Como Convertir a Tu Perro En Tu Compañero de Entrenamiento

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Noviembre 30, 2017 | 2,466 vistas

Historia en Breve

  • Muchos dueños de perros viven con la inquietante preocupación de que su mascota no hace suficiente ejercicio. Cuando se dirigen al gimnasio o salen a correr, se sienten increíblemente culpables al dejar atrás a su aburrido y triste amigo de cuatro patas
  • Lo creas o no, con un poco de esfuerzo, tu perro podría convertirse en un gran compañero de entrenamiento. Él siempre está listo para levantarse y salir, y tendrá el cuidado de recordarte todos los días cuando sea "el momento"; es decir, la hora de hacer una caminata intensa o trotar todos los días
  • También, podrías aprovechar el tiempo de juego con tu perro para hacer ejercicio adicional

Por la Dra. Karen Shaw Becker

Muchos dueños de perros saben que sus peludas responsabilidades necesitan más ejercicio y tiempo de juego, en comparación con la energía y el tiempo del que disponen. ¿Es este tu caso?

Y ¿qué tan mal te sientes mientras te preparas para acudir al gimnasio o dar un paseo en bicicleta, mientras tu amiguito te persigue por toda la casa, esperando a que le pidas que te acompañe?

¿Necesitas un Compañero de Entrenamiento? ¿Qué Hay de Tu Perro?

Llevar a pasear a tu perro probablemente signifique detenerse cada pocos metros para que pueda marcar durante todo el camino, probar el pasto, tal vez hacer una pequeña excavación--todo a un ritmo pausado que no califica como ejercicio.

Pero, por increíble que parezca, tu perro podría ser un gran compañero de entrenamiento, incluso si apenas han empezado a hacer ejercicio. A diferencia de un compañero humano, tu perro siempre estará listo para levantarse y salir. Y dado que a los perros les encanta tener una rutina diaria con la que puedan contar, el tuyo estará encantado de recordarte cuándo es el momento de hacer ejercicio, todos los días.

Hacer ejercicio juntos podría proporcionarles importantes beneficios de salud, tanto para ti como para tu perro. Estos incluyen reducir el riesgo de obesidad, diabetes, enfermedades cardíacas y articulares. No solo tendrás una mejor condición física, sino que tu compañero canino también se beneficiará tanto física como mentalmente. A menudo, los perros que se encuentran aburridos y hacen poco ejercicio desarrollan problemas de comportamiento que se resuelven al incluir una mayor cantidad de actividad física en su rutina diaria.

La Mayoría de los Perros Deben Saber la Diferencia Entre Una Caminata Casual y un Entrenamiento

Si lo haces bien, las caminatas intensas o "caminatas de entrenamiento" con tu perro podrían simplemente reemplazar tu necesidad de tener una membresía para un gimnasio. Y ¿qué podría ser mejor que pasar ese tiempo adicional con tu mascota, al asegurarte de que haga toda la actividad física que necesita para estar saludable?

No obstante, primero, debes reprogramar a cualquier perro que se haya acostumbrado a pasear mientras olfatea. No esperes hacer una transición de un día de paseos tranquilos a caminatas intensas. A tu mascota le tomará varias sesiones para ponerse al día.

Por supuesto que, también debes llevar a tu perro a hacer caminatas casuales, por lo que necesitarás ayudarle a aprender a distinguir entre las dos. Podría ser una cuestión del momento del día en que se realicen; por ejemplo, podrías programar caminatas más lentas a primera hora de la mañana y nuevamente antes de acostarse, y las caminatas de entrenamiento podrían ser en algún punto intermedio.

Alternativamente, podrías crear una clave verbal que le indique a tu mascota que está a punto de hacer una caminata intensa. También, te recomiendo encarecidamente utilizar un arnés para hacer ejercicio con tu perro. Una correa sujeta al collar de tu perro podría convertirse rápidamente en un riesgo para su salud, mientras cruza las calles de la ciudad o incluso senderos. Muchos perros aprenden qué tipo de caminata hacen, ya sea si la correa está sujeta al cuello (caminata corta) o un arnés (¡el momento para hacer una caminata intensa!).

Aprovecha al Máximo Tus Entrenamientos

Para que tanto tú como tu mascota aprovechen al máximo las caminatas de entrenamiento, tu perro debe aprender a moverse a tu lado al mismo paso, en vez de ir delante o detrás de ti. Cuando hagas una camina intensa, trotes o corras con tu mascota, debe estar en una posición sostenida de hombro con rodilla. Esto permitirá que los dos se muevan como uno, y reducirá el riesgo de golpearse el uno contra el otro a lo largo del camino.

Si necesitas ayuda para que tu perro se mueva bien a tu lado al caminar o correr, Karen Pryor del popular sitio web Clicker Training, proporciona algunas recomendaciones y trucos excelentes.

Para que el entrenamiento con tu perro sea una verdadera experiencia para desarrollar su condición física, la clave es la variedad. Intenta aumentar tu ritmo después de un calentamiento corto. Aumenta la distancia que cubres. Haz un entrenamiento en intervalos mientras aceleras tu ritmo al caminar, o empieza a trotar o incluso correr por una o dos cuadras para elevar tu ritmo cardíaco y el de tu mascota. Sustituye una caminata cuesta arriba o escalada por tu caminata intensa habitual.

Tu perro también se beneficiará física y mentalmente del tiempo de juego, así que sé creativo y encuentra formas de jugar con tu mascota que además te brinden la oportunidad de hacer ejercicio. Si le gusta correr sin correa en el parque para perros, corre junto con él. Si le encanta recuperar una pelota, tírala y compite contra él.

Al aplicar esto correctamente, hacer ejercicio con tu pareja canina podría proporcionarte todo el ejercicio aeróbico que ambos necesitan para tener una buena condición física. Es posible que aún tengas que acudir al gimnasio para hacer un entrenamiento de fuerza, pero ahora puedes salir de tu casa con la conciencia tranquila, sabiendo que haya hiciste las actividades físicas con tu mascota.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias