Por favor ingrese el término de búsqueda

El Procedimiento Humano que Podría Darle una Vida Normal a Tu Perrito Enfermo

Diciembre 13, 2017

Historia en Breve

  • El primer marcapasos colocado en un perro fue en 1967, el paciente fue un Basenji de 10 años que padecía insuficiencia cardiaca congestiva crónica
  • Se coloca marcapasos en perros con arritmias que amenacen la vida, así como en perros con trastornos cardiacos que afecten su calidad de vida
  • Hay tres trastornos cardiacos caninos que pueden beneficiarse de un marcapasos, y son: el síndrome del seno enfermo, la detención auricular, y el bloqueo auriculoventricular avanzado
  • También recomiendo el uso de nutracéuticos especiales y otras terapias complementarias que fortalezcan la salud cardiaca incluso en perros con problemas cardiacos eléctricos

Por la Dra. Karen Shaw Becker

Existen muchos procedimientos médicos que han pasado de la medicina humana a la veterinaria, uno de ellos es el uso de un dispositivo para salvar vidas que seguramente conoces, el marcapasos.

Los cardiólogos lo han utilizado en los humanos durante más de 50 años. El primer perro en recibir uno fue un Basenji de 10 años que padecía insuficiencia cardiaca congestiva crónica.1 El marcapasos se colocó en 1967, después de haber sido extraído de un paciente humano que había fallecido 6 meses después de haber recibido el dispositivo.

El perro Basenji fue sometido a un electrocardiograma cada 6 meses (EKG por sus siglas en inglés), el marcapasos funcionó con normalidad durante 5 años y 4 meses, tiempo en el que el perro presentó ritmo cardiaco irregular y comenzó a sufrir desmayos. Debido a que a sus 15 años y medio todavía gozaba de buena salud, se reemplazó el marcapasos.

El perro vivió otros 6 meses más, y fue sacrificado cuando se descubrió una masa abdominal (no relacionada con su problema).

Colocamos marcapasos para salvar las vidas de los perros que padecen arritmias potencialmente mortales (ritmos cardiacos anormales), así como en perros cuyo ritmo cardiaco es demasiado lento como para permitirles ejercitarse y llevar una vida normal.

Cómo Funcionan los Marcapasos en los Perros

El marcapasos realmente se compone de dos partes. Una de ellas es el dispositivo en sí mismo, el cual es un generador minúsculo que cuenta con una batería de litio y un chip de computadora programado especialmente para satisfacer la necesidad de cada perro. La otra parte consta de los cables que salen del generador y van por las venas del cuello hasta el interior de corazón, de donde se sujetan.

Cuando el ritmo cardiaco del perro desciende a un punto inferior al ritmo programado, el cual generalmente ronda entre los 80 y los 120 latidos por minuto, el marcapasos se activa y estimula las contracciones del corazón hasta que el ritmo se resetea y permanece constante.

Se administra anestesia a los perros que reciben un marcapasos. EL veterinario cardiólogo realiza una pequeña incisión en el cuello y alimenta los cables por la vena yugular externa, y luego el generador se coloca en la piel. Luego el veterinario utiliza fluoroscopia para buscar los cables que van al corazón y asegurar que estén sujetos correctamente.

El procedimiento es muy poco invasivo, y a pesar de que los dispositivos sean los mismos que los de los humanos, la cirugía es mucho menos costosa –generalmente rondan entre los $3,500 y $4,000, según el Dr. Ryan Fries, veterinario cardiólogo del Hospital de Enseñanza Veterinaria de la Universidad de Illinois en Urbana.2

Sin embargo, de acuerdo con Embrace Pet Insurance, el costo del diagnóstico y de la colocación del marcapasos puede rondar entre $5,000 y $15,000,3 por lo que si tu perro necesita uno, infórmate bien de los costos que conllevan.

Los perros generalmente necesitan descansar durante un mes después de la colocación del marcapasos, es sumamente importante cambiar el uso del collar por un arnés y asegurar que no genere presión en el cuello.

Si tu perro tiene un marcapasos, necesitará tener al menos 6 meses de edad, es ideal que alterne visitas entre su veterinario de cabecera y su veterinario cardiólogo. Realizar los ajustes en el marcapasos es sencillo y para nada invasivo, simplemente hay que colocar un imán en la piel sobre el dispositivo.

“Los marcapasos pueden proporcionar el único tratamiento que permite que el perro regrese a una vida normal,” dice Fries. “Incluso los agregamos a los perros que trabajan y se reincorporan a sus trabajos. Es mucho más común de lo que piensas.

¡No hay signos externos que indiquen la diferencia entre un perro con o sin uno!

3 Trastornos Cardiacos Caninos que Pueden Tratarse con un Marcapasos

1. Síndrome del Nodo Enfermo (SSS)

Hay algunas razas que tienen cierta predisposición genética a las anomalías cardiacas como el síndrome del seno enfermo (SSS por sus siglas en inglés), un trastorno en el cual el nodo sinusal del corazón no funciona como debería, lo cual provoca pausas largas entre los latidos. En los perros con SSS, el nodo sinusal no descarga constantemente el impulso eléctrico que provoca que el corazón se contraiga.

El resultado es una pausa larga entre los latidos, o dicho de otra manera, el corazón literalmente deja de latir. Si el corazón se para por 8 segundos, el perro se desmaya. A veces algún impulso eléctrico proveniente de otra parte del corazón provoca que el corazón lata y evite el paro cardiaco.

Estos latidos de rescate tienden a ser muy rápidos. En la mayoría de los casos, el nodo sinusal eventualmente retomará su función, brindar periodos de latidos normales de 60 a 100 latidos por minuto, con sus pausas correspondientes.

Algunos perros con SSS tienen un latido lento y constante (bradicardia sinusal) como resultado de una descarga baja del nodo sinusal. Incluso durante el ejercicio o cuando se excita, el ritmo cardiaco del perro disminuirá a 40 latidos por segundo.

Otros perros con ese trastorno tendrán episodios de latidos rápidos (taquicardia), además de pausas largas.

El trastorno se ve principalmente en dachshunds, cocker spaniels, terries blancos de las tierras altas del oeste, pugs de mediana edad o hembras mayores, y especialmente en schnauzers miniatura.

2. Detención Auricular

Los springer spaniel ingleses están predispuestos a otro tipo de problema cardiaco llamado detención auricular, una alteración rara del ritmo cardiaco que típicamente se confirma con un EKG. La prueba identifica las ondas P faltantes, las cuales son una medida de la actividad eléctrica en las arterias o en las dos cámaras superiores del corazón, y también podría mostrar si el ritmo cardiaco es lento y regular-regular o con arritmias.4

La detención auricular puede ser temporal, persistente o terminal debido a complicaciones como insuficiencia cardiaca.

3. Bloqueo Auriculoventricular Avanzado (AV)

El bloqueo auriculoventricular avanzado es un trastorno en el que el impulso eléctrico que provoca las contracciones de la aorta no pasa de la manera adecuada al ventrículo.

El corazón posee un nudo sinatrial (SA), el cual controla el ritmo cardiaco. Este sistema eléctrico genera impulsos u ondas que se transmiten por medio del nodo AV a los ventrículos, los cuales estimulan la contracción cardiaca y bombean sangre al interior de las arterias y a través del cuerpo.

Bloqueo AV avanzado (también conocido como un bloqueo de tercer grado o completo) hace referencia a cuando los impulsos eléctricos transmitidos por el nodo SA están bloqueados en el nodo AV, el cual provoca anomalías en el ritmo cardiaco. Los perros coquer spaniels, pinschers doberman, y pugs están predispuestos a este trastorno, que suele ser más común en perros en edad avanzada.5

Alternativas Para los Perros con Arritmias

Existen medicamentos convencionales que los veterinarios suelen utilizar para tratar de mantener un ritmo cardiaco normal en perros. Estos son vagolíticos como la teofilina, terbutalina y bromuro de propantelina.

Más allá de sus efectos secundarios, estos medicamentos no siempre son exitosos y conllevan un riesgo significativo que puede empeorar el ritmo cardiaco, haciéndolo demasiado lento o demasiado rápido, por lo que no los recomiendo.

A pesar de que las arritmias comiencen como un problema cardiaco eléctrico, como resultado, muchos perros terminan con insuficiencia cardiaca. Es por ello que recomiendo considerar nutracéuticos de apoyo cardiaco como el ubiquinol, el aceite de kril, el acetil-l-carnitina, taurina, extracto de espino blanco, D-ribosa, así como la homeopatía o la medicina china tradicional (TCM por sus siglas en inglés) acompañada de un veterinario holístico o integral.

Estas terapias complementarias podrían ayudar a nutrir y fortalecer la salud cardiaca al reducir la probabilidad de padecer insuficiencia cardiaca en un futuro. Curiosamente, la acupuntura (si, ¡el corazón tiene un meridiano!) también podría beneficiar a sus pacientes.

Articulo AnteriorBellas Fotografías de Mascotas Antes y Después Siguiente ArticuloColt, Un Asombroso Perro de Servicio

[+] Fuentes y Referencias [-] Fuentes y Referencias

  • 1 First Pacemaker in a Dog: A Historical Note, September 2003, University of Pennsylvania, School of Veterinary Medicine
  • 2 Herald & Review July 22, 2017
  • 3 Embrace Pet Insurance
  • 4, 5 PetMD