Por favor ingrese el término de búsqueda

¿Cuánto Tiempo Estará Tu Perro Contigo? Depende Mucho de Esto...

Diciembre 18, 2017

Historia en Breve

  • En general, cuando se trata de especies de mamíferos, los animales más grandes viven más tiempo que los más pequeños. Pero dentro de las especies, no siempre sucede lo mismo – por ejemplo, en el caso de los ratones, caballos y en especial los perros – entre más grande sea el cuerpo, más corta es su esperanza de vida
  • Según un nuevo estudio, los perros grandes mueren más jóvenes que las razas más pequeñas, sobre todo porque envejecen rápidamente. El promedio de vida de un Gran Danés es de aproximadamente 7 años; de un Yorkshire Terrier es de 13 a 16 años
  • El estudio concluye que las razas grandes parecen envejecer a mayor velocidad que las razas más pequeñas, y la velocidad con la que el riesgo de muerte aumenta por la edad también es mayor en los perros grandes. Los perros más grandes contraen cáncer con más frecuencia, lo cual tiene sentido ya que el cáncer es el resultado de un crecimiento celular anormal
  • Hay muchas cosas que los criadores y propopietarios de perros grandes pueden hacer para ayudar a estas mascotas a vivir mejor y por más tiempo – incluida una nutrición apropiada; mantenimiento regular del sistema y órganos musculoesqueléticos; promover un sistema inmunológico fuerte y equilibrado; y seguir prácticas de crianza responsables y enfocadas en la salud

Por la Dra. Karen Shaw Becker

Al evaluar especies de mamíferos, rápidamente es evidente que, como regla general, entre más grande es la criatura, más larga es su vida. Los elefantes silvestres bien pueden vivir hasta los 60 años, mientras que las ardillas solo viven unos seis años.

Sin embargo, al observar a detalle especies individuales, esta regla general no siempre aplica, y los perros son un buen ejemplo. Como cualquier aficionado canino sabe, los perros grandes tienen vidas mucho más cortas que los perros pequeños. Lo mismo ocurre con los ratones, caballos y es posible que incluso en los humanos.

Las Razas Grandes Envejecen Rápidamente y Mueren más Jóvenes

Según un estudio publicado en la edición de abril de la revista American Naturalist,1 los perros grandes mueren más jóvenes, sobre todo porque envejecen rápidamente. Los autores del estudio creen que estos nuevos hallazgos pueden ayudar a los científicos a comprender los vínculos biológicos entre el crecimiento y la mortalidad.

Los perros parecen ser el objeto de estudio perfecto, porque a lo largo de la historia, los humanos los han criado para que sean de tamaños muy variables. De acuerdo con LiveScience, es probable que el perro más pesado que se haya registrado sea un mastín inglés que pesaba 343 libras, mientras que el más pequeño era un terrier que pesaba menos de un cuarto de libra. No hay otra especie de mamífero con una disparidad de tamaño tan grande.

Las razas gigantes tienen la vida más reducida de todos los perros. Por ejemplo, el Gran Danés tiene un promedio de vida de aproximadamente siete años, mientras que un Yorkie puede vivir de 13 a 16 años.

La Vida de un Perro Grande se Desarrolla con Rapidez

El estudio de American Naturalist analizó las edades de muerte de 74 razas y más de 56 000 perros que visitaron los hospitales de enseñanza veterinaria.

Los investigadores descubrieron que las razas grandes parecen envejecer a mayor velocidad que las razas más pequeñas, y la velocidad a la cual el riesgo de muerte aumenta con la edad también es mayor en los perros grandes. De acuerdo con los autores del estudio, "…los perros grandes envejecen a un ritmo acelerado, lo que sugiere que su vida adulta se desarrolla con rapidez." Para un perro, cada 4.4 libras de masa corporal le quita alrededor de un mes de su vida.

Luego, los investigadores observaron el crecimiento y los antecedentes de salud de los perros para delimitar las principales causas de muerte en razas grandes. Por ejemplo, los perros más grandes adquieren cáncer con mayor frecuencia, lo cual tiene sentido al considerar que crecen más que los perros pequeños, y el cáncer es resultado de un crecimiento celular anormal.

Es posible que los humanos hayan seleccionado, de manera involuntaria, características – como el crecimiento rápido – que predisponen a los perros grandes al cáncer.

Otros animales grandes como los elefantes que tienen muchas más células que las criaturas más pequeñas y que, por lo tanto, también deben estar en mayor riesgo de desarrollar cáncer, sin duda alguna han desarrollado mecanismos especiales de defensa contra las enfermedades.

Es probable que estos mecanismos se hayan desarrollado por medio de la selección natural durante un período de tiempo muy largo, mientras que la mayoría de las razas de perros han evolucionado a través de la selección hecha por los humanos, y durante un período de tiempo mucho más corto.

Desde el punto de vista evolutivo, los perros han evolucionado en un abrir y cerrar de ojos, y los mecanismos de protección contra el cáncer y otras enfermedades no han tenido tiempo de ponerse al día.

Extender la Vida de Perros de Razas Grandes y Gigantes

Si tienes un perro de raza grande o gigante o estás pensando en conseguir uno de estos chicos grandes, espero que consultes mi entrevista con el Dr. Jeff Bergin.

El Dr. Bergin y su pareja, Christine, crían y reproducen Terranovas, y en mi opinión, hacen las cosas de la manera correcta. De hecho, no es inusual que sus perros de raza gigante vivan hasta la adolescencia. En el mundo de los Terranovas, una esperanza de vida de 17 años es algo casi insólito.

Algunas de las maravillosas prácticas que el Dr. Bergin implementa con sus Terranovas incluyen:

Brindarles una alimentación exclusiva de productos crudos

Reproducirlos por salud, principalmente. El Dr. Bergin reproduce a sus perros solo una o dos veces durante el transcurso de sus vidas, con al menos seis años entre camadas. No cría perros con defectos congénitos, y hasta ahora solo uno de sus perros ha tenido una cuestión genética de salud, un problema cardíaco. (Los problemas cardíacos, osteosarcoma y displasia de cadera son los problemas de salud más comunes para esta raza).

Realizarles ajustes quiroprácticos regulares. En los perros de razas grandes y gigantes, es muy importante cuidar el esqueleto. El Dr. Bergin resulta ser tanto quiropráctico de animales, como quiropráctico humano certificado. Le realiza manipulación manual ortopédica a todos sus perros de manera regular, desde el momento en que se sostienen por sí solos y durante el resto de sus vidas.

Esta práctica es una de las claves para evitar que el sistema musculoesquelético de un perro grande se degenere con la edad. Los perros del Dr. Bergin suelen tener plena movilidad, incluso al final de sus vidas.

Limitar las vacunas y otros ataques a su sistema inmunológico. El Dr. Bergin solo vacuna a sus perros contra la rabia, porque la ley así lo exige. Al limitar estrictamente la cantidad de vacunas que reciben, ayuda a mantener fuerte y resistente el sistema inmunológico de sus perros.

Asegurarse de que las camadas de terranova se vayan con las familias correctas. El Dr. Bergin y Christine realizan una visita domiciliaria obligatoria a las familias interesadas en sus perros. No entregan un perro sin ver su nuevo hogar.

Le realizan entrevistas exhaustivas a los posibles propietarios con el fin de asegurarse de que el cachorro será bien atendido. También insisten en un compromiso de los posibles propietarios para brindarles alimentos crudos.

Para la mayoría de los dueños de mascotas, la calidad de la vida de su perro es lo más importante. Puedes tener contigo a tu precioso cachorro durante ocho años o el doble de eso. Al enfocarte en los tres pilares de la salud – nutrición, mantenimiento del esqueleto y un sistema inmunológico fuerte y resistente – puedes asegurarte de que le estás brindando todo lo que necesita para que goce de una excelente calidad de vida, sin importar lo larga que sea.

Articulo AnteriorEste Pitbull con Enanismo Tiene el Mejor Papá Siguiente ArticuloEl Asombroso Cangrejo en Búsqueda de un Nuevo Caparazón

[+] Fuentes y Referencias [-] Fuentes y Referencias

  • 1 The American Naturalist, Vol. 181, No. 4, April 2013