Por favor ingrese el término de búsqueda

El Beso de la Muerte: ¿Deberías Dejar que Tu Mascota te Lama?

Enero 27, 2018

Historia en Breve

  • Algunas personas les gusta ser "besadas" por sus mascotas y otras no
  • La saliva de los perros y gatos contienen bacterias extrañas para el cuerpo y por lo general nuestra piel genera una barrera efectiva contra posibles patógenos
  • Sin embargo, cabe señalar que las bacterias en la saliva de tu mascota pueden representar una amenaza si tienes alguna herida abierta en la piel
  • Es posible que tú también puedas contagiar a tu mascota, en especial, con la bacteria E. coli que puede ser resistente a los antibióticos
  • Es importante que implementes medidas de seguridad propias del sentido común con el fin de proteger a todos los miembros de tu familia de infecciones bacterianas potencialmente mortales, esto incluye tanto a humanos como a cuadrúpedos

Por la Dra. Karen Shaw Becker

Las personas suelen tener 2 tipos de opiniones en lo referente a los “besos” de perros y gatos. O les encantan o los odian. ¡A muy pocas personas les da igual!

Sin embargo, algo en lo que la mayoría de nosotros podríamos coincidir, es que en realidad no sabemos qué hay en la saliva de nuestra mascota o si representa un posible riesgo para nuestra salud. Afortunadamente, para aquellos que amamos los besos de cachorros y mininos, por lo general nuestra piel y nuestro sistema inmune generan una barrera efectiva contra los posibles patógenos en su saliva.

No obstante, si tienes una herida de cualquier tipo en la piel y tu mascota lame el área, en el peor de los casos, puede tener consecuencias devastadoras. Existe el siguiente caso: Una mujer en Australia tenía una quemadura superficial en su pie izquierdo y su perro lamió el área quemada. Más tarde sufrió un shock séptico y el responsable fue la bacteria Capnocytophaga canimorsus, la cual se encuentra comúnmente en la saliva de perros y gatos sanos.1

El cuerpo humano no reconoce a la bacteria C. canimorsus, y una vez que entró en el torrente sanguíneo de la mujer, tuvo dificultades para combatirlo. Afortunadamente, los antibióticos pudieron eliminar la infección, sin embargo, la pobre mujer perdió la pierna izquierda debajo de la rodilla, parte de su pie derecho y todos los dedos de las manos y de los pies.

Te reitero, esta es la situación más desfavorable y es un caso sumamente raro (¡no te preocupes!), Sin embargo, cabe señalar que los perros y los gatos no son humanos y que sus cuerpos albergan patógenos que son extraños y potencialmente peligrosos para nuestros organismos (y viceversa).

Las Bacterias Orales de Tu Mascota son muy Diferentes a las Tuyas

Se han identificado de 400 a 500 cepas bacterianas en la boca humana, y hasta la fecha, los científicos han descubierto alrededor de 400 cepas en perros y 200 en gatos.2 Los microbiomas de las personas y sus mascotas son claramente diferentes, por este motivo, corremos el riesgo de contraer alguna infección si nuestro perro o gato deposita su saliva en nosotros.

Aunque no lo creas, una lamida de tu mascota puede dejar virtualmente millones de bacterias que tu cuerpo no reconoce y esos patógenos son muy resistentes.

"Si un perro te lame,” declaró el genetista bacteriano Floyd Dewhirst en una entrevista para National Geographic, "y 5 horas después alguien toma un Q-tip y frota esa área, se podrían encontrar más de 50 especies diferentes de bacterias en el hocico del perro."3

Y, por cierto, es un mito que la saliva de las mascotas tiene un efecto antibacteriano en los humanos. Es posible que la saliva de perro y gato contengan ciertas propiedades protectoras, pero solo para los miembros de su propia especie.

Infecciones Bacterianas que Podrías Obtener de Tu Mascota

Un organismo común que se encuentra en el hocico de perros y gatos es la pasteurella, la cual puede causar infecciones en la piel y en los ganglios linfáticos. La Bartonella henselae es una bacteria que los gatos adquieren mediante las picaduras de pulgas.

Asimismo, la Bartonella reside en el hocico y puede causar una infección conocida como enfermedad por arañazo de gato. En teoría, estas bacterias de la saliva de tu mascota son capaces de infectarte.

Sin embargo, la mayoría de estas infecciones en humanos son el resultado de mordeduras o arañazos. Muy pocos datos señalan avistamientos de enfermedades de transmisión por besos de mascotas.

Algunas de las bacterias intestinales que se encuentran comúnmente en perros y gatos (sin importar el tipo de alimento que consuman) son la E. coli, salmonela, clostridios y campylobacter.

Estos patógenos no representan un riesgo en las mascotas sanas, sin embargo, pueden causar enfermedades intestinales en los humanos. Estas bacterias están presentes en el excremento de tu mascota. Si tu perro o gato lame su trasero, podría tener dichas bacterias en su hocico y podría transmitirlas a tu piel.

No obstante, la mayoría de las infecciones humanas por estas bacterias se deben a que alguien toco con sus manos el excremento de las mascotas, y luego se toca la boca o la cara. No existe evidencia suficiente que avale que los besos de mascotas son un medio de transmisión.

Los Dueños de Perros Pueden ser más Propensos a Transmitir Estas Bacterias a sus Canes y no a la Inversa

Curiosamente y en comparación con los perros, los humanos portan más cepas de E. coli resistentes a los medicamentos, un estudio realizado en 2009 analizó cómo se puede propagar la enfermedad entre los dueños y sus perros.4 Los resultados del estudio demostraron que en el 10 % de las parejas perro-hombre, los dueños y sus perros compartían las mismas cepas de E. coli, las cuales tenían una resistencia mayor a los antibióticos de lo que se esperaba.

Los propietarios tenían más cepas resistentes a múltiples medicamentos en comparación con sus perros, esto indica que las personas son más propensas a contagiarle a sus canes la bacteria E. coli multirresistente y no a la inversa.

Al parecer las conductas de apego entre las personas y sus perros no tenían relación alguna con la transmisión de las bacterias. Sin embargo, se encontró una relación entre la E. Coli multirresistente y los dueños que no lavaron sus manos después de tocar a sus perros o antes de cocinar.

Las Infecciones Parasitarias que Tu Mascota Puede Contraer

Las personas pueden ser más propensas a contagiar ciertos tipos de bacterias a las mascotas, sin embargo, dado que tu perro o gato es un huésped natural de una variedad de parásitos, es más probable que las mascotas contagien dichos parásitos a las personas. En el caso de estar infectado, es posible que contraigas un sinfín de afecciones, desde problemas cutáneos hasta enfermedades cerebrales.

Y aunque estos parásitos pueden ser inofensivos para tu mascota, los huevecillos en el excremento de perro o gato pueden causar diversas infecciones en los humanos. Tal y como pasa con las bacterias, el principal método de transmisión es fecal-oral.

Sin embargo, y con ciertas excepciones, este tipo de infección es inusual. Los huevecillos del parásito deben madurar en el excremento o en otro ambiente contaminado para tornarse infecciosos.

Tu perro tendría que lamer tu cara tras haber tenido su hocico en contacto con un excremento que tuviera de 1 a 21 días (esto depende del tipo de parásito). La mayoría de los gatos no comen excremento, por lo cual es aún menos probable que transmitan una infección parasitaria a sus dueños.

Estas circunstancias presentan excepciones, la giardia y la cryptosporidium, se tornan infecciosas de inmediato cuando están presentes en el excremento de las mascotas.

5 Consejos de Sentido Común para que Tú y Tu Mascota Estén Saludable

1. Rechaza el Tratamiento Antibiótico Innecesario

Procede con extrema precaución si a ti o a tu mascota se les recetan antibióticos por cualquier motivo, a menos que se haya realizado un cultivo y análisis de sensibilidad, esto demostrará que es la elección adecuada. Si tu veterinario no ha identificado qué antibiótico será el más eficaz para tratar la infección, seguramente estará adivinando, lo cual es una mala señal.

El uso frecuente e innecesario de estos medicamentos está causando que cava vez más cepas bacterianas desarrollen resistencia a los antibióticos. Cuando los antibióticos ya no son eficaces contra las infecciones bacterianas graves, las consecuencias pueden ser mortales.

2. Considera la Posibilidad de Darle a Tu Mascota un Probiótico

Un suplemento probiótico de alta calidad recolonizará el tracto digestivo de tu mascota con bacterias saludables, estimulará su sistema inmunológico y mejorará su salud en general. Esto es sumamente importante si tu perro o gato ha recibido una terapia con antibióticos.

3. Cubre las Heridas, Llagas y Abrasiones Cutáneas

El verdadero peligro de la saliva de las mascotas se suscita cuando las personas permiten que su perro o gato laman una zona de la piel que está herida y que pudiera permitir la entrada de bacterias al torrente sanguíneo.

Por lo tanto, si tienes algún tipo de lesión en la piel, sin importar cuán leve sea, mantenla cubierta si estás cerca de tu mascota, o bien, no permitas que la lama hasta que la herida haya cicatrizado por completo.

4. Ten Hábitos de Higiene

En especial si eres un individuo inmunocomprometido, la mejor manera de asegurar que tú y tu mascota no intercambien sus gérmenes, es lavándote las manos antes y después de tocar a un perro, y antes de tocar los alimentos.

Lavar tus manos constantemente y de forma exhaustiva es la clave para evitar enfermedades, sin importar el contexto. Si tu mascota te da besos, después de que lo haga, lávate la cara (o donde sea que te haya lamido).

Cepilla y baña a tu perro regularmente. Es más agradable estar cerca de un perro limpio, además, esto reducirá la cantidad de mugre, alérgenos y bacterias que ingresan a tu hogar mediante tu cuerpo y, sobre todo, mediante tus pies.

5. Trata las Mordeduras con Suma Responsabilidad

Aunque por lo general las bacterias que se transmiten en los besos de mascotas no son motivo de preocupación, las mordeduras sí lo son. Es necesario proporcionar tratamiento urgente ante una mordedura ya sea superficial o profunda. Limpia la herida inmediatamente con jabón y agua tibia, después enjuaga por completo.

En el caso de heridas superficiales, desinfecta varias veces al día con povidona yodada diluida y cubre la herida con una gasa limpia y seca. Mantente atento a los signos de infección, como enrojecimiento e hinchazón. Si la mordedura es profunda, busca atención médica de inmediato, pues posiblemente requerirás un tratamiento más exhaustivo.

Articulo Anterior¿Cómo Enseñarle a Tu Perro a Dormir en Su Propia Cama? Siguiente Articulo10 Perros más Cariñosos

[+] Fuentes y Referencias [-] Fuentes y Referencias

  • 1 ABC Australia, July 24, 2008
  • 2, 3 National Geographic October 24, 2017
  • 4 American Journal of Veterinary Research, September 2009