Una cacatúa sedienta pero paciente

Un hombre parece renuente a encender el agua para una cacatúa grande y aparentemente sedienta, pero al fin del día no tenía por qué preocuparse. ¡Las cosas buenas vienen a aquellos que esperan!

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario