Alerta bacteriológica: Pruebas de laboratorio revelan niveles asombrosos en estos artículos para mascotas

perro con juguetes

Historia en Breve -

  • Los juguetes para perros están repletos de bacterias, por lo que es importante para la salud de todos en el hogar lavarlos al menos una vez al mes; también debes desechar los juguetes viejos, rotos, masticados o desgastados
  • Selecciona juguetes que sean de un tamaño adecuado para tu perro y que no tengan piezas pequeñas o afiladas
  • Ciertos juguetes para perros solo deben proporcionarse bajo una cuidadosa supervisión, por ejemplo, los juguetes con baterías
  • Hay "juguetes" que deben evitarse por completo, incluyendo a las cuerdas y piedras, y juguetes de plástico que contienen toxinas como BPA
  • Debes considerar que jugar de forma interactiva con tu perro siempre le parecerá más divertido y estimulante que proporcionarle una canasta con juguetes

Por la Dra. Karen Shaw Becker

Recientemente, una estación de televisión en Grand Rapids, Michigan, presentó un segmento sobre bacterias en los juguetes para perros. La estación colaboró con un laboratorio para analizar la suciedad en los juguetes pertenecientes al perro de uno de los periodistas, un Poodle tamaño Toy llamado Henry.

Los expertos evaluaron exclusivamente sus juguetes de peluche, y el recuento de bacterias era tan elevado que tenían que diluir las muestras tan solo para analizarlas.

Quizá a los padres de perros no les parezca sorpresivo el hecho de que haya cientos de miles de bacterias en cada juguete, así como en la cama del perro Henry. El laboratorio no encontró E. coli, pero detectó miles de colonias bacterianas después de cuantificar el recuento bacteriano total de las muestras diluidas.

De igual manera, el mismo laboratorio realizó un análisis forense del polvo, y concluyo que el 60 % del polvo en los hogares con mascotas provenía de los miembros peludos de la familia.

No es necesario decir que es importante que laves los juguetes de tu perro con regularidad, en especial si tiende a aferrarse a juguetes de peluche específicos, en vez de destruirlos como lo hacen muchos cachorros. Además, es fundamental lavar los juguetes de plástico de forma cotidiana, así como también su cama.

Lo más probable es que a tu mascota no le moleste en lo más mínimo la masiva cantidad de bacterias presentes en sus pertenencias, pero existe la posibilidad de que un miembro de su familia humana se enferme después entrar en contacto con alguno de sus juguetes, si no se lava adecuadamente las manos antes de tocarse la cara, comer sus alimentos, etc.

Además, lavar los juguetes de tu perro con regularidad (una vez al mes es una pauta razonable) te da la oportunidad de verificar su estado y desechar los que estén deteriorados o deshaciéndose.

No todos los juguetes son adecuados para todos los perros

En los Estados Unidos, la mayoría de los perros poseen múltiples juguetes, y muchos padres recurren al método de prueba y error para determinar qué tipo de juguetes prefiere su perro--y cuáles son más seguros--de entre una sorprendente selección de remolcadores, pelotas, frisbees u otros similares, juguetes para masticar, rompecabezas, juguetes chirriantes, peluches y muchos más.

Y dado que muchas tiendas de mascotas permiten la entrada de perros, inclusive algunos padres de mascotas llevan consigo a los miembros de cuatro patas de la familia y les permiten olfatear para elegir sus favoritos.

No obstante, es importante que selecciones con cuidado sus juguetes, ya que no todos los juguetes para perros son una buena opción. Por ejemplo, algunos perros, en especial las razas grandes, son propensos a destrozar los juguetes de peluche en cuestión de segundos para probar el sabor del relleno.

También, hay perros que tragan enteros los juguetes de peluche pequeños. Por lo tanto, obviamente, este tipo de juguetes no son una buena opción para ciertas mascotas.

El temperamento, tamaño y edad de tu cachorro son cruciales para determinar qué juguetes son seguros, y además hay otras cuestiones que debes considerar, en función del juguete (el material utilizado, tamaño, forma y más).

Lo recomendable es aplicar las siguientes directrices, compiladas por Vet Street,1 para asegurarte que los juguetes que elijas para tu perro, no solo lo mantengan feliz, sino también que esté a salvo.

Recomendaciones para seleccionar juguetes seguros para perros

Elije juguetes que sean de un tamaño adecuado para tu perro. Proporcionarle un juguete pequeño a un perro grande representa un riesgo de inhalación y asfixia. En particular, las pelotas pequeñas son peligrosas, ya que podrían atorarse fácilmente en la tráquea de tu perro

Por lo general, debes elegir juguetes grandes para perros grandes y juguetes más pequeños solo para perros más pequeños

Evita los juguetes que tengan piezas pequeñas que pueda masticar o desprender

Evita los juguetes con bordes afilados o que puedan masticarse y volverse filosos

Ten cuidado de dejar que tu perro juegue con ramas. Evita las ramas que tengan puntas afiladas y elije alguna que no sea demasiado larga o corta para que tu perro no la golpee contra el suelo cuando la cargue verticalmente (como un popote), ya que esto podría causarle graves heridas en la boca y/o garganta

Cuando juegue a buscar, evita juguetes que sean muy pesados o duros y puedan dañar sus dientes o lastimarlo

Si a tu perro le gusta quitarle el relleno a sus juguetes, asegúrate de que no se lo coma. Algunos perros realmente disfrutan los juguetes sin relleno

Estos juguetes requieren una atenta supervisión

  • Supervisa a tu perro cuando tenga juguetes de cuerda o remolcadores, ya que podrían enredarse alrededor de su cuello
  • Si a tu perro le gusta “destruir los juguetes chirriantes” proporciónale este tipo de juguetes solo cuando puedas supervisarlo adecuadamente
  • Ten cuidado con los juguetes que requieran baterías. Ya que si tu perro logra sacarlas y tragárselas, podrían ocasionarle una toxicosis por baterías
  • Sé cuidadoso con las pelotas de tenis. Podrían constituir un riesgo de asfixia en perros grandes, y su pelusa áspera podría desgastar los dientes de tu perro si es un masticador agresivo o persistente (pero, si juega de forma normal no será peligroso para sus dientes)
  • Ten cuidado con los juguetes, como los Frisbees, ya que podrían ocasionar que tu perro salte y gire al mismo tiempo. Dichos movimientos pueden provocarle lesiones en sus patas y espalda

¿Cuáles son los 'juguetes' que debes evitar?

Los perros no deben jugar con cuerdas, listones, pantimedias, calcetines o bandas elásticas, ya que podrían tragárselos y causarles complicaciones posiblemente fatales una vez que se encuentran en el tracto digestivo

No le proporciones juguetes para niños (como peluches); no están diseñados para resistir el tipo de juego que realizan los perros

Evita los juguetes rellenos de perlas o granos

No dejes que tu perro juegue con piedras

No le proporciones contenedores (incluyendo bolsas) lo suficientemente grandes como para que se las coloque en la cabeza. Si su cabeza se atasca, será incapaz de liberarse y podría asfixiarse

Si tu perro tiene problemas de cuello o espalda, como hernias discales, debes evitar darle juguetes remolcadores

Los juguetes de goma con un orificio en un solo extremo podrían formar un vacío que atrape la lengua de tu perro. Puedes evitar estos juguetes o hacer un agujero en el otro extremo para que no se forme un vacío

No recomiendo proporcionarle masticables de cuero crudo por varias razones, una de ellas sería porque representan un alto riesgo de asfixia y obstrucción intestinal

¿Cuáles juguetes podrían ser tóxicos?

Los juguetes para mascotas no están regulados, por lo que prácticamente pueden fabricarse con cualquier material. En particular, los juguetes de plástico pueden ser peligrosos, ya que muchos contienen sustancias químicas que alteran el sistema endocrino, como los ftalatos y el bisfenol-A (BPA).

Los juguetes oxidados o desgastados (como los que se han quedado al aire libre) lixivian concentraciones más altas de químicos dañinos.

Si bien, hay juguetes sin BPA disponibles comercialmente, el BPA podría reemplazarse por sustancias químicas tóxicas similares (u otros), incluyendo el bisfenol-S (BPS), así que por desgracia, este no es un indicador confiable de la seguridad del juguete. Algunas otras toxinas que a veces se encuentran en los juguetes para perros son los metales pesados (plomo, entre otros) y formaldehído.

Cuando busques juguetes nuevos, elije los que estén fabricados en los Estados Unidos a base de caucho 100 % natural, algodón orgánico u otros materiales ecológicos y libres de contaminantes. Recomiendo hacer una prueba con la nariz, ya que los juguetes no deberían oler. Si un juguete que consideras adquirir tiene un olor fuerte a químicos, lo mejor es no comprarlo.

Las pruebas demuestran que algunas pelotas hechas para mascotas contienen más contaminantes que las fabricadas para deportes.2 Por lo general, he descubierto que los mejores juguetes para mascotas son hechos a mano por personas o empresas muy pequeñas, y los he encontrado en mercados de productores locales o vendidos regionalmente en tiendas para mascotas que son pequeñas o independientes.

Por desgracia, no he encontrado una gran cantidad de empresas que produzcan juguetes 100 % orgánicos. Sin embargo, hay algunos excelentes juguetes naturales que podrías encontrar en línea.

Al parecer, estos son los tipos de juguetes que los perros prefieren

Los investigadores han descubierto que, independientemente del tipo de juguete, una vez que el perro está familiarizado por completo con la imagen, sonido, olor y sensación, este le produce aburrimiento.

Además, es posible que debas evitar los juguetes "indestructibles" que tu perro no puede dañar, porque las investigaciones también sugieren que a los perros les agradan los juguetes que pueden desarmar y destruir o los que son comestibles, probablemente porque perciben a los juguetes de la manera en que los lobos consideran a sus presas.3 Quieren algo que puedan destrozar y comer.

Por supuesto que, tampoco es ideal proporcionarle a tu perro un juguete que pueda destruir de forma fácil, ya que de forma accidental (o intencionalmente) podría ingerir algunas de las piezas que no son comestibles. Una buena alternativa podrían ser los huesos recreativos (grandes trozos de carne de res y huesos de fémur de bisonte), que son muy agradables para la mayoría de los perros, aunque técnicamente no son "juguetes".

Los juguetes de rompecabezas dispensadores de premios, juguetes destinados a ser masticados y los que hacen ruido o son comestibles (como un hueso dental que no es tóxico), también podrían ser excelentes opciones, mientras que es probable que los juguetes que son duros, inflexibles y silenciosos no le parecerán tan interesantes.

Finalmente, no debes subestimar tu capacidad para estimular el interés de tu perro. Una sesión de tiempo de juego contigo--jugar a buscar, tira o afloja o al escondite--será mucho más estimulante para tu cachorro que cualquier juguete. Si necesitas algunas ideas para el tiempo de juego, consulta estos juegos y actividades que podrías hacer con tu perro.

Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo