Una de las órdenes más importantes que debes enseñarle a tu perro

entrenamiento canino con gestos

Historia en Breve -

  • Un reciente estudio confirma lo que muchos entrenadores de perros profesionales recomiendan cuando le enseñas a tu perro algo nuevo
  • Los perros responden más rápidamente a los gestos de señalización y otras señales con las manos en comparación con los comandos verbales por sí solos
  • Sin embargo, es más seguro que respondan cuando se utiliza tanto un comando verbal como una señal con la mano

Por la Dra. Karen Shaw Becker

Aunque la forma de comunicación que la mayoría de los humanos utilizamos es verbal, nuestros perros no pueden hablar y se comunican mediante el lenguaje corporal.

Por este motivo, en ocasiones utilizamos tanto palabras como gestos cuando le pedimos a nuestro compañero canino que haga algo, por lo general tras haber intentado emplear solo palabras o gestos por separado.

Por ejemplo, cuando le lanzas una pelota a tu perro para que vaya a buscarla. Este se puede poner de pie frente a ti con la pelota en su hocico y le indicas: "Suéltala". Tu perro no la soltará si no ha aprendido lo que significa dicho comando (detallaremos esto a continuación), o si está tan emocionado por tener la pelota que no puede tolerar dejarla en el suelo.

Por lo que te inclinas o te pones en cuclillas y golpeas el suelo, haciendo un gesto para que suelte la pelota. Pero no lo hace. Así que golpeas el suelo y dices: "Suéltala", y como magia, deja caer la pelota. Claramente, algo en tu gesto y palabras hizo que esto funcionara.

La mayoría de los entrenadores de perros profesionales recomiendan utilizar esta forma de comunicación "bimodal" porque por experiencia saben que funciona.

Sin embargo, no sabemos con certeza qué señales – palabras o gestos –los perros priorizan cuando nos comunicamos con ellos de manera "bimodal". Afortunadamente, un reciente estudio publicado por investigadores universitarios en Italia esclarece un poco el tema.1

Los perros prefieren los gestos en lugar de los comandos verbales, pero es más seguro que respondan cuando se utilizan ambos

Para el estudio, 13 perros (6 machos, 7 hembras) sin adiestramiento previo, junto con sus dueños, fueron reclutados en un centro de entrenamiento canino en Italia. En una primera fase, los investigadores intentaron entrenar a los 13 perros con el fin de que trajeran 3 objetos diferentes cuando así se les indicara, mediante un comando verbal y un gesto de señalización.

Los perros que aprendieron a traer invariablemente los objetos con ambos tipos de señales (4 machos, 5 hembras) pasaron a la siguiente fase del estudio, que consistió en 32 ensayos.

Se colocaron 2 objetos separados a una distancia aproximada de 1 metro en una habitación, y los perros recibieron solamente comandos verbales, gestos aislados (los propietarios señalaron el objeto) y comandos tanto verbales como gestuales. En los últimos 8 ensayos, se utilizaron ambos comandos, pero en forma contradictoria.

Por ejemplo, un dueño emitía el comando verbal "pelota", pero no apuntaba a la pelota, sino a otro objeto. Los investigadores elaboraron la teoría de que el comando más efectivo sería al que el perro respondía.

Los investigadores observaron que, en la situación bimodal, en la que se utilizaba tanto una señal verbal como un gesto de señalización, los perros respondían más rápido. Sin embargo, en los ensayos en los que el comando verbal y el gesto de señalización eran contradictorios, 7 de los 9 perros siguieron consistentemente el gesto de señalización frente a la señal verbal.

Los otros 2 perros respondieron de forma un tanto aleatoria, pero ninguno mostró una preferencia significativa por el comando verbal sobre el gesto de señalización.

Los investigadores concluyeron que los perros priorizan los gestos sobre las señales verbales, pero utilizar ambos al mismo tiempo da como resultado una respuesta significativamente más rápida y constante.

Recientemente tuve el placer de conocer a este equipo de investigadores para realizar una entrevista sobre otra innovadora investigación en la que están trabajando (por ejemplo, la capacidad de los perros para oler las emociones humanas).

El Dr. Biagio señaló que, por naturaleza, los perros son expertos en leer el lenguaje corporal, pero no siempre son los mejores para interpretar el lenguaje verbal, lo que explica por qué pueden interpretar mucho mejor los gestos de manera innata.

Curiosamente, también comentó que los perros guía para las personas con ceguera no entienden los gestos tan bien como otros perros porque sus dueños no los utilizan, lo cual me pareció algo fascinante.

Piensa en tu perro como un niño peludo

De acuerdo con el Dr. Stanley Coren, autor del libro La Fabulosa Inteligencia de los Perros, los resultados de este estudio respaldan la teoría de que los perros parecen tener habilidades mentales comparables con las de los niños pequeños:

"Puedes confirmarlo por ti mismo si conoces un niño que tenga alrededor de 3 años de edad", escribe Coren. "Simplemente dale 2 objetos, por ejemplo, una pelota roja y una verde – y colócalas separadas a unos 2 metros de distancia aproximadamente en un lado de la habitación. Luego, señala la pelota verde y di: "Agarra la pelota roja".

"Investigaciones previas sugieren que, bajo estas circunstancias, el niño actuará de manera muy similar a la de los perros en dicho experimento, pues seguirán el gesto de señalización en lugar de la palabra emitida. Esto corrobora la hipótesis de que existen muchas similitudes en la forma en que tanto los perros como los niños piensan".2

Cómo enseñar el comando 'Suelta'

Si tienes un perro, sabes perfectamente lo fundamental que es entrenar a tu mascota para que "suelte" o "deje" algo al recibir dicho comando. Los perros exploran el mundo con su nariz y hocico, y las cosas que suelen recoger pueden ser peligrosas para su salud.

Por este motivo, enseñar el comando "suéltalo" es fundamental. También esto resulta sumamente útil cuando juegas con tu perro a traer la pelota u otro tipo de juego. Es mucho más fácil agarrar esa babosa pelota de tenis del césped que intentar abrir el espumoso hocico de tu amigo peludo.

Para la mayoría de los perros, el comando "suelta" es fácil de aprender cuando se enseña de la manera correcta, que es ofrecerle a tu mascota un intercambio, el objeto en su hocico por el premio en tu mano. El sitio The Spruce ofrece los siguientes pasos de entrenamiento para enseñarle a tu mascota el comando "suéltalo":3

Sostén uno de los juguetes favoritos de tu perro en tu mano y dile "tómalo". Si se encuentra sumamente entusiasmado con el juguete, déjalo jugar un par de minutos con él antes de que comiences con el entrenamiento, pero no dejes que juegue demasiado con él hasta que se aburra del mismo.

Mientras tu perro tiene el juguete en su hocico, sostén un premio a la altura de su nariz. Tan pronto como suelte el juguete, dale el premio.

Repite este mismo procedimiento tantas veces como sea necesario hasta que tu perro responda de manera constante.

Ahora añade el comando verbal "suelta". Dilo de manera convincente y clara mientras sostienes el premio cerca de su nariz.

Después de varias repeticiones, sostén el premio alejado de su nariz y gradualmente aumenta la distancia si continúa respondiendo al comando "suelta".

Ahora utiliza el comando sin el premio y señala hacia el suelo. Felicita a tu perro cuando suelte el juguete.

Lo ideal es que tu perro aprenda a responder de manera segura y rápida ante el comando "suelta" y el gesto de señalización, cada vez que lo hagas.

Lo más importante que debes recordar cuando entrenes a tu perro

Cuando estés por enseñar una nueva conducta o dediques tiempo a reforzar una que tu familiar cuadrúpedo recientemente aprendió, repítete la siguiente frase: ¡Hazlo divertido! El entrenamiento debe ser una experiencia agradable tanto para ti como para tu perro.

La clave es hacer que tu amigo canino quiera hacer dicha conducta en lugar de forzarlo a hacerlo, así que utiliza todo aquello que lo anime a "jugar". Haz que parezca que ambos están a punto de divertirse utilizando tu voz, lenguaje corporal lúdico, premios, un juguete, etc.

Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo