Controversial para tu salud, pero desastroso para la salud de tu mascota

habas en el alimento para perros

Historia en Breve -

  • Hace poco, la industria de los alimentos procesados para mascotas publicó un estudio que demuestra que alimentar a los perros con una cantidad limitada de habas biológicamente inapropiadas no provoca trastornos digestivos
  • Este resultado, junto con el hecho de que las habas pueden soportar el proceso de extrusión, hacen que este ingrediente sea el favorito de los fabricantes de alimento para mascotas
  • Sin embargo, las habas son un ingrediente inapropiado para los perros porque contienen sustancias que no pueden ser digeridas por su cuerpo, además de que interfieren con la absorción de minerales y también pueden causar problemas gastrointestinales
  • Otro problema relacionado con el uso de legumbres y otros almidones en las fórmulas libres de granos es su posible vínculo con las enfermedades cardíacas caninas relacionadas con la alimentación

Por la Dra. Karen Shaw Becker

Hace poco, Journal of Animal Science, publicó un estudio que sugiere que las habas (también conocidas como faba o alubia) son un “ingrediente efectivo para su uso en el alimento comercial para perros”.1

Uno de los coautores del estudio, Greg Aldrich, PhD, profesor de ciencias de granos de la Universidad Estatal de Kansas y colaborador de PetfoodIndustry.com compartió las buenas nuevas al señalar que:

Parece que las habas fueron bien toleradas en todos los niveles probados y solo influyeron en la digestibilidad en niveles elevados. Las habas sin cáscara utilizadas en nuestro estudio soportan positivamente el proceso de extrusión. Por lo que serían un excelente complemento en los alimentos modernos para mascotas”.2

Este es solo un ejemplo más de un “estudio científico” realizado por la industria del alimento para mascotas, diseñado para saber qué cantidad de un ingrediente biológicamente inapropiado puede ingerir un perro antes de que interfiera con su digestión de manera inmediata y cuantificable.

Parece que los 12 beagles que participaron en el estudio, no desarrollaron problemas digestivos aparentes hasta que fueron sometidos a “niveles elevados” de habas.

Según la industria del alimento procesado para mascotas esto es algo bueno, porque ahora cuentan con otro ingrediente barato y abundante de origen vegetal (es decir, biológicamente inapropiado) que pueden utilizar para aumentar el porcentaje de proteína en sus fórmulas y que también pueden utilizar para remplazar la proteína de carne en el alimento vegetariano o vegano para perros.

La realidad es que la mayoría de los estudios sobre el alimento para perros no están diseñados para el beneficio de estos animales

Otra gran noticia para los fabricantes de alimento para mascotas es que las habas “soportan muy bien el proceso de extrusión”. Como sabemos, la extrusión, es un método de fabricación que ha sido utilizado por la industria alimentaria durante décadas. Alrededor del 95 % del alimento deshidratado para mascotas se produce a través del proceso de extrusión.

Se mezclan todos los lotes de ingredientes crudos para posteriormente cizallarse y calentarse bajo alta presión, luego pasan a través de un tornillo en forma de espiral y del troquel de la máquina extrusora. Lo que da como resultado un material extruido—un producto en forma de tiras que se corta con un cuchillo y se pone a secar.

Las altas temperaturas utilizadas en el proceso de extrusión (alrededor de 400 °F) y el corto tiempo de procesamiento (menos de cinco minutos) producen alteraciones físicas y químicas en la mezcla de ingredientes. Esto no solo cambia su actividad molecular, sino que también contribuye con una carga cancerígena más pesada.

Así que revisemos, las conclusiones del estudio según la industria de los alimentos para mascota son:

  • En cantidades moderadas, las habas pueden ser toleradas por los perros
  • Las habas soportan muy bien el proceso de extrusión
  • Las habas pueden utilizarse para aumentar los porcentajes de proteína (algo que en mi opinión es muy engañoso) en las fórmulas de alimento para perros

Desde mi punto de vista: Dejando la biología canina a un lado, el simple hecho de que un ingrediente como las habas deba probarse en perros para saber hasta qué cantidad pueden tolerar es la prueba necesaria para darse cuenta de que los perros no obtienen ningún beneficio al comer habas.

Por lo tanto, la intención y resultado de este “estudio científico” es 100 % para el beneficio de los fabricantes de alimento procesado para mascotas y 0 % para el beneficio de los perros que en algún punto de su vida serán alimentados con croquetas que contienen habas.

Las habas son legumbres

Las legumbres también conocidas como pulsos o leguminosas son plantas con una vaina. El término “pulso” se utiliza para identificar las semillas comestibles de las legumbres y se deriva de la palabra latina puls, que significa sopa espesa.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO por sus siglas en inglés) reconoce estas 11 legumbres:3

Frijoles secos (riñón, lima, azuki, mung, gram negro, escarlata, mambí, polilla y tépari)

Lentejas

Habas (faba, caballo, campo)

Vigna subterranea

Chícharos secos (jardín, proteína)

Algarroba

Garbanzo

Lupinus

Alubia carilla seca

Legumbres secundarias (zarandaja, jack, alado, terciopelo y ñame)

Guandú

Debido a que son ricas en fibra, folato, hierro (cuando se comen con una fuente de vitamina C), carbohidratos complejos y son bajas en grasa, algunos nutriólogos consideran que las legumbres son saludables para los humanos, mientras que otros consideran los contrario.

La razón por la que algunos expertos recomiendan mantener un consumo mínimo de legumbres es la misma razón por la que te recomiendo evitar darle este tipo de alimentos a tu mascota—debido a los fitatos y lectinas naturales contenidos en las legumbres.

Los fitatos son sustancias que los carnívoros no pueden descomponer debido a que carecen de fitasa, la enzima necesaria para procesar el ácido fítico. Los fitatos se unen a los minerales (como zinc, hierro, calcio y magnesio) y los eliminan del cuerpo de tu mascota.

Las lectinas son proteínas pegajosas que cuando se consumen en grandes cantidades pueden contribuir a los trastornos gastrointestinales (GI) y otros problemas como intestino permeable.

Los fabricantes de alimento para mascota y sus proveedores de ingredientes saben que muchos dueños de mascotas suelen creer que los alimentos que son saludables para los humanos, también son saludables para los perros y gatos.

De hecho, se aprovechan de que los dueños no saben que muchos de los ingredientes utilizados por los fabricantes de alimento para mascotas son biológicamente inapropiados para su mascota. Por ejemplo, una de las tácticas de marketing utilizada para promover el alimento para mascotas que contiene harina de frijol es la pérdida de peso.

El perfil de nutrientes en los frijoles puede beneficiar a algunos humanos y a otros omnívoros y herbívoros, sin embargo, los carnívoros se benefician de la proteína de origen animal—no de origen vegetal—y no se benefician fisiológicamente del almidón o de los niveles elevados de fibra alimenticia.

Los perros son carnívoros facultativos, no omnívoros, ni herbívoros, pero está claro que este detalle no ha interferido con la industria del alimento para mascotas y su necedad de producir un alimento para carnívoros utilizando ingredientes que por naturaleza, no deberían consumir.

Otro problema: Las croquetas libres de granos podrían estar vinculadas con enfermedades cardíacas caninas relacionadas con la alimentación

Hace poco, salió a la luz algo que llamó la atención de miembros de la comunidad veterinaria, dueños de mascotas, industria del alimento para mascotas e incluso de la FDA y se trata de que las dietas libres de granos y ricas en legumbres podrían estar vinculadas con un aumento en el riesgo de miocardiopatía dilatada relacionada con la deficiencia de taurina (DCM por sus siglas en inglés) en perros que no están predispuestos a esta forma de enfermedad cardíaca.

De acuerdo con una alerta emitida en julio por el Centro de Medicina Veterinaria (CVM por sus siglas en inglés) de la FDA:

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos está alertando a los dueños de mascotas y profesionales veterinarios sobre reportes de miocardiopatía dilatada (DCM) en perros que comen ciertos tipos de alimento para mascotas que contienen chícharos, lentejas, otras semillas de legumbres y papas como ingrediente principal. Estos reportes son inusuales debido a que la DCM se está desarrollando en razas que no son genéticamente propensas a esta enfermedad.4

Dado a que el alimento deshidratado libre de granos es relativamente nuevo en el mercado, es posible que haya algo relacionado con el alto contenido de almidón (carbohidratos) en este tipo de alimento que agota los niveles de taurina o hace a la taurina menos biodisponible.

El problema podría relacionarse con una reacción química (llamada reacción de Maillard) entre la taurina y un carbohidrato durante el proceso de extrusión que acaba con los niveles de taurina digerible en el alimento.

Y aunque las legumbres han sido señaladas como el posible ingrediente problemático, las croquetas libres de granos muchas veces contienen más carbohidratos enteros y almidones purificados (como almidón de chícharo, almidón de papa y almidón de tapioca) que el alimento deshidratado a base de granos.

Mientras mayor sea el nivel de almidón en cualquier alimento para mascotas, menor será su contenido de proteína.

La investigación demuestra que los subproductos de la reacción química entre aminoácidos y azúcares (carbohidratos) en el alimento deshidratado para gatos alteran el microbioma (bacterias intestinales), lo que provoca degradación de la taurina en el alimento, reduce su disponibilidad para el gato y también evita que el cuerpo del gato recicle la taurina de forma eficiente.5

El alimento comercial libre de granos que tiene un bajo contenido de proteína de origen animal es rico en carbohidratos, lo que desplaza a los aminoácidos. También contiene antinutrientes (como saponinas, inhibidores de tripsina, fitatos y lectinas) que podrían interferir con la absorción de taurina.

Y si además de todo esto, tomamos en cuenta el procesamiento a altas temperaturas que utilizan para fabricar las croquetas, entonces no es una sorpresa que este tipo de alimento no es una fuente adecuada de taurina para muchos perros.

Como siempre, mi recomendación es darle a tu perro una alimentación fresca, balanceada, orgánica, sin transgénicos que sea apropiada para su especie. Si puedes prepararla tú mismo, mucho mejor.

Y hasta que no tengamos más información sobre el aumento de DCM canina relacionada con la alimentación, mi recomendación es suplementar a tu perro con alimentos ricos en taurina, sin importar su tipo de alimentación. Una forma fácil de lograrlo es mezclar una lata de sardinas con su comida, una vez a la semana.

También puedes encontrar el contenido de taurina de muchos otros alimentos en la página 2 de este estudio, así como en este artículo de Raw Feeding Community.

Publique su comentario