Jamás regañes a tu perro por este motivo, puede que no sea su culpa

incontinencia urinaria en mascotas

Historia en Breve -

  • La incontinencia urinaria es un goteo involuntario de orina y está fuera del control de tu perro
  • Esta enfermedad a menudo es inducida por hormonas que surge como resultado de la esterilización o castración, y es más común en las hembras
  • Otras causas del goteo de la orina incluyen el tener daños en el nervio pudendo, padecer enfermedades de la vejiga, riñón o glándulas suprarrenales, tener cálculos en la vejiga o una obstrucción uretral, defectos de nacimiento o una incontinencia relacionada con la edad
  • La causa de la incontinencia urinaria determinará qué tratamiento se debe llevar a cabo. Por desgracia, los tratamientos tradicionales para la incontinencia urinaria inducida por hormonas incluyen medicamentos que tienen efectos secundarios
  • A menudo, el tratamiento exitoso de la incontinencia urinaria inducida por hormonas se puede lograr usando una combinación de terapias naturales

Por la Dra. Karen Shaw Becker

La incontinencia urinaria, o goteo de la orina, es involuntaria y los perros con esta enfermedad no la pueden controlar. Esto es muy diferente a otros problemas relacionados con la micción, tales como orinar con mucha frecuencia o como los problemas causados por el comportamiento, como es el caso de orinar por sumisión

Cómo saber si tu perro padece incontinencia urinaria

En general, el goteo involuntario de orina ocurre mientras tu perro se encuentra dormido o en reposo. Una vez que se levanta, te das cuenta que hubo una fuga de orina. Puede que solo sea una pequeña mancha húmeda o puede que se trate de un charco grande, depende de la cantidad de orina que se haya liberado.

Puede que te des cuenta de que hay un problema cuando tu perro brinca al sofá o sobre tu regazo y se le escapa un poco de orina, o que gotea mientras camina o cuando corre por la casa.

Tal como lo decía al inicio, tu mascota no gotea orina de manera intencional, ni tampoco se ha olvidado de su adiestramiento. Tu perro no puede controlar lo que le sucede.

No se trata de un problema de conducta, sino de un problema médico, por lo que tratar de corregirlo o castigarlo sería tanto contraproducente como cruel. De hecho, muchos perros se angustian al darse cuenta de que están “yendo al baño” en lugares en donde no deberían hacerlo.

Un perro se sentirá confundido e incluso avergonzado al saber que ha orinado en lugares inapropiados. Es por eso que es de gran importancia tratar ese goteo de orina como un problema médico, el cual requiere de un diagnóstico médico, en vez de verlo como un problema de conducta que necesite una corrección en el comportamiento o, peor aún, un castigo.

Causas de la incontinencia urinaria

Incontinencia urinaria inducida por hormonas — Sin duda, ésta la causa más común del goteo involuntario de orina en perros. Después de que un perro es esterilizado o castrado, sus hormonas sexuales, estrógeno y testosterona, las cuales son necesarias para ayudar a cerrar el esfínter uretral externo, ya no se encuentran disponibles. Esto puede ocasionar que haya un goteo de orina.

La incontinencia urinaria inducida por hormonas es demasiado común en las hembras que han sido esterilizadas y es un poco menos común en machos castrados. En general, se trata de mascotas saludables y con mucha energía las cuales, en ocasiones, gotean orina en cualquier lugar, desde varias veces al día, hasta una o dos veces al año.

Incontinencia urinaria relacionada con el envejecimiento — Es posible que las mascotas de edad avanzada tengan un piso pélvico débil o un tono muscular deficiente en la vejiga. Lo cual podría ocasionar el goteo de orina.Si tu perro presenta síntomas de senilidad o demencia canina, puede que tan solo se le olvide avisarte cuando necesita salir a evacuar. Es posible que su vejiga se llene demasiado y esto ocasione una fuga de orina.

Daño en el nervio pudendo — Se trata de un problema en la parte inferior de la espalda de los perros, el cual se da a menudo en perros mayores con artritis, mielopatía degenerativa o enfermedades articulares, o que tengan un trauma en la parte inferior de la espalda. Si el nervio pudendo, el cual hace que el cuello de la vejiga de tu mascota funcione, se ha dañado, es posible que el cuello de la vejiga permanezca ligeramente abierto, lo cual podría dar lugar a que ocurra el goteo de la orina.

Defectos de nacimiento — Puede que ciertos defectos de nacimiento estén causando la incontinencia. Si ha sido difícil o imposible entrenar a tu cachorro, podría deberse a un defecto de nacimiento. Por ejemplo: el uréter (un conducto que recolecta la orina de los riñones y la transporta hasta la vejiga) podría esquivar por completo a la vejiga y estar conectado de forma directa con la uretra.

Este problema es conocido como uréter ectópico, el cual hará que la orina, conforme es producida, se elimine de inmediato del cuerpo de tu mascota.

Algunas razas de perros presentan más inconvenientes con respecto a este tipo de problemas de nacimiento que otras, entre ellas están los husky siberianos, poodles miniatura, labradores retriever, collies, westies, fox terriers, fox terriers de pelo duro y corgis. Si tu cachorro está goteando orina, debes investigar sobre la posibilidad de que sea un defecto de nacimiento.

Cálculos en la vejiga — A menudo a un perro con cálculos en la vejiga le es difícil tratar de orinar. Parecerá que ha vaciado su vejiga con éxito, pero una vez dentro de la casa, continuará goteando orina. Si has observado este comportamiento en tu mascota, debes considerar la posibilidad de que padezca de cálculos en la vejiga.

Obstrucción de la uretra — Esto también podría causar un goteo involuntario de la orina. Por ejemplo, un tumor podría obstruir el flujo de la orina y ocasionar el goteo. Esto mismo puede ocurrir con los cálculos en la uretra.

Es importante que sepas que los cálculos en la uretra son una emergencia médica. Puede que observes que, de la mano de esta fuga de orina, tu mascota esté adolorida, se vea estresada o que incluso esté en pánico. Es posible que eso se deba a que necesita vaciar su vejiga, pero no pueda. La vejiga se llena de orina y no hay manera de que pueda aliviar esa presión acumulada.

Debes buscar atención veterinaria de inmediato si parece que tu mascota siente dolor junto con la incontinencia, y, en especial, si no puede orinar en lo absoluto.

Ciertas enfermedades — Es posible que alguna enfermedad en la vejiga, riñones o glándulas suprarrenales, enfermedad de Cushing, hipotiroidismo, una infección del tracto urinario (ITU) y la diabetes causen el goteo de la orina.

Trauma en el sistema nervioso central (SNC) — Si el cerebro o médula espinal de tu mascota no envía las señales de forma correcta a la vejiga, esa falta de comunicación podría ocasionar esta fuga de orina.

Te recomiendo que evites estos tratamientos para la incontinencia urinaria

Mis recomendaciones siempre empiezan con los remedios naturales (hablaré de ellos más adelante), porque algunos de los medicamentos tradicionales que se utilizan para tratar la incontinencia urinaria, en especial el DES (dietilestilbestrol), son potencialmente tóxicos, y tienen efectos secundarios que pueden ocasionarle más problemas (por ejemplo, diabetes y cáncer) a tu mascota que el problema que buscabas corregir. Debido al riesgo de salud que representa en general para su sistema, nunca recomiendo este medicamento.

Otro medicamento que se receta con frecuencia para la incontinencia urinaria se llama PPA, el cual es mucho más seguro que el DES, pero uno de los mayores problemas con estos medicamentos es que muchos veterinarios los recetan sin investigar la causa de la fuga de orina. Tan solo asumen que se trata de una incontinencia inducida por las hormonas.

He observado que los perros que toman estos medicamentos terminan teniendo un proceso de enfermedad que está causando esta fuga de orina. A menudo, me encuentro con que los perros tratados por incontinencia urinaria inducida por hormonas padecen de cristales o cálculos en la vejiga, enfermedad de Cushing, diabetes o alguna enfermedad renal.

Los medicamentos sintéticos de reemplazo hormonal pueden llegar a causarles a las hembras algunos de los mismos problemas que les ocasionan a las mujeres que los toman. Si tu mascota gotea orina, te recomiendo tratarlo con un veterinario holístico o integral para determinar cuál es la causa del problema.

A los perros que padecen de una incontinencia que no puede solucionarse por completo se les puede colocar algún tipo de pañal para perro o una tolla absorbente. Incluso podrías ponerle pañales desechables para humanos y cortar un agujero para su cola.

Solo recuerda que, la orina es cáustica y no debe permanecer en contacto con la piel de tu mascota durante largos períodos de tiempo, así es que, si vas a ponerle pañales, debes asegurarte de cambiárselos con frecuencia o quitárselos en momentos en los que no es probable que tu mascota presente incontinencia.

Opciones naturales para el tratamiento

La causa de la incontinencia urinaria de tu perro determinará qué tratamiento deberá recibir. Si hay un proceso de enfermedad subyacente o una anomalía estructural que esté causando el problema, y se puede corregir a través de la intervención médica o la cirugía, ese es el camino evidente a seguir.

Si a tu mascota se le diagnostica una incontinencia urinaria inducida por hormonas, te recomiendo que consideres tratar el problema de forma natural. Yo he tratado con éxito casos de incontinencia urinaria inducida por hormonas con la terapia glandular de Proceso Estándar (Symplex-F para hembras y Symplex-M para machos) y con otros productos glandulares que se combinan para el apoyo hormonal masculino y femenino.

También incluyo la terapia de reemplazo hormonal natural, biológicamente apropiada (no sintética), además de algunos excelentes remedios herbales como el mechón del maíz, bálsamo de limón, lignanos y la equicetácea, así como los nutracéuticos, que son formulados especialmente para tratar las fugas de orina.

Además, con frecuencia uso la acupuntura para mejorar la función del nervio pudendo y controlar o estimular el cierre apropiado del esfínter uretral externo. La atención quiropráctica también puede hacer que el SNC funcione de manera correcta, ayudando así al funcionamiento normal de la vejiga normal y función neurológica.

+ Fuentes y Referencias
Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo