No pagues por esto, tu mascota prefiere esta versión cariñosa y casera

uñas de perro

Historia en Breve -

  • Aprender a cortar las garras de tu perro en casa tiene muchos beneficios
  • En vista de que cortar las garras de tu perro puede ser estresante para él, lo primero que debes hacer es acostumbrarlo al tacto y manejo de sus patas
  • Puedes usar un cortagarras o una herramienta giratoria, dependiendo de lo que tu perro pueda tolerar, así como de tus propias preferencias
  • Debes cortar sus garras con mucho cuidado para evitar cortar el hiponiquio
  • El polvo estíptico es imprescindible y debe estar al alcance de tu mano antes de comenzar a cortar las garras

Por la Dra. Karen Shaw Becker

Si eres un dueño con una aversión a cortar las garras de tu perro, no eres el único. De hecho, muchas personas son tan reacias a hacer la tarea que prefieren contratar a su veterinario o peluquero canino. Este enfoque resulta apropiado si estás en condiciones de programar (y pagar) citas con la frecuencia que tu perro necesita para que le corten sus garras.

Sin embargo, lo que sucede a menudo en estos casos es que pasa mucho tiempo entre una cita y otra, por lo que las garras del perro se vuelven incómodamente largas. Esto puede causarle lesiones por una garra enganchada en algo, o bien, por una uña enterrada que se está clavando en su pata.

Te sorprendería descubrir cuántos perros terminan en clínicas veterinarias por un dolor en su pata y otros problemas que podrían haberse evitado si sus garras se cortaran con regularidad.

Aprender a cortar las garras de tu perro en casa tiene muchas más ventajas. No solo podrás mantener las garras en una longitud segura, sino que también evitarás que tu perro genere “estrés por viajar en automóvil” o “estrés por ir al veterinario o peluquero canino”. En vista de que conoces a tu mascota mejor que nadie, podrás consolarla si ves signos de estrés además de ir despacio cuando sea necesario, incluso cortar una garra por día si te funciona mejor.

Finalmente, mantener cortas las garras de tu perro no tiene por qué ser una tarea que ambos teman, aun y cuando hayan tenido una mala experiencia en el pasado. Es evidente que las mascotas que han desarrollado una fobia a esta práctica necesitarán algo más de tiempo y cuidados amorosos, pero con paciencia y un enfoque adecuado para los cachorros, la mayoría de los perros pueden aprender a tolerar los recortes de garras regulares.

Cómo conseguir que tu perro se sienta cómodo

Las patas de los perros están llenas de receptores nerviosos que ayudan a protegerlos cuando caminan y corren; estos receptores también hacen que sus patas sean más sensibles al manejo en comparación con otras partes de su cuerpo. Por este motivo, la mayoría de los perros se sienten incómodos cuando su humano trata de "tomarle la mano", asimismo, por esta razón se oponen a que sus patas sean sujetadas mientras se les cortan las garras.

Lo último que quieres hacer es someter a tu mascota o sujetarla demasiado fuerte, ya que esto puede aumentar su nivel de miedo y puede producir una respuesta de lucha o huida.

Cuando rescaté a mi perro Rosco, rápidamente me di cuenta que no le gustaba que le tocaran las patas. Así que de inmediato comencé a insensibilizarlo mediante caricias en donde incorporé mimos en sus patas. Le acariciaba la cabeza, el cuerpo y poco a poco llegaba hasta sus patas. Si solo tocas las patas de tu perro para cortarle sus garras, él sabrá de inmediato lo que pasará en cuanto las toques.

Otra cosa fundamental que debes recordar es que, si su garra ha quedado muy larga, siempre puedes cortar un poco más, sin embargo, no puedes borrar el recuerdo del dolor que sentirá si la cortas demasiado. Si creas una experiencia dolorosa para tu perro mientras le cortas sus garras, siempre relacionará la práctica con un "¡Ouch!"

Con Rosco, usé premios para crear una atmósfera de positividad, además, opté por cortarle una garra al día ya que su umbral de tolerancia al estrés era muy bajo, y cortarle las garras era un evento estresante para él. En lugar de tratar de "acabar de una vez con todo”, mejor corté una garra por día.

Se convirtió en una experiencia diaria tan rápida y relativamente agradable para él que no tuvo tiempo de estresarse.

Cómo elegir las herramientas adecuadas

En lo personal, con Rosco utilicé un cortagarras, pero muchos de los dueños usan una herramienta de limaje giratorio con baterías de la marca Dremel. Esta lima las garras en vez de cortarlas. A Rosco no le gustó para nada el Dremel, pero a muchos perros no les causa problemas en lo absoluto.

No hay una herramienta adecuada o inadecuada para cortar las garras, por lo que si a tu perro no le molesta una herramienta que funciona con baterías, inténtalo. Pero si la vibración o el ruido le causan nervios, quizás el Dremel no sea una buena opción. Si has tenido una mala experiencia con una herramienta en particular, elige algo diferente.

Es importante interpretar el lenguaje corporal de tu perro para que puedas utilizar la herramienta que te funcione mejor y puedas crear una experiencia de muy bajo estrés.

La primera regla para cortar las garras: Recorta lo suficiente, pero no demasiado

Para muchos dueños tratar de averiguar hasta donde puedes cortar las garras de tu perro es uno de los aspectos más inquietantes. No es como cortar las uñas humanas, que se pueden recortar hasta las puntas de los dedos. Los perros usan las garras para la tracción, lo que quizás explique porque el límite de la garra, también conocido como hiponiquio, no esté en la línea de su piel como la nuestra.

Muchos perros tienen garras tanto blancas como oscuras, y las oscuras son especialmente difíciles porque no puedes ver el hiponiquio rosado, que es el vaso sanguíneo que nutre a la garra por dentro. Enciende una pequeña lámpara o linterna sobre las garras oscuras de tu mascota para que puedas verlo, en lugar de adivinar qué tan cerca estás del mismo.

cortar-uñas-de-los-perros

Debes evitar recortar el hiponiquio. De hecho, ni siquiera debes acercarte a él. Solo debes cortar los extremos blancos u oscuros de cada garra.

Algunos cortagarras vienen con un guarda. Puedes levantarla y esta solo te permitirá cortar una pequeña parte. Para estar completamente seguro, haz cortes muy pequeños, incluso puedes hacer media docena o más por garra, hasta que veas el hiponiquio.

No olvides el polvo estíptico

Una cosa importante que debes tener a la mano antes de comenzar a cortar las garras de tu can, es el polvo estíptico o un cicatrizante inmediato en caso de que cortes el hiponiquio. Puedes comprar polvo estíptico para mascotas en cualquier tienda departamental para mascotas, o bien, puedes usar polvo estíptico para humanos. La clave es tenerlo al alcance antes de comenzar a cortar esas garras.

Si cortas el hiponiquio de tu perro, la cantidad de sangre que producirá esa pequeña herida puede ser impresionante. El pánico no solo recorrerá el cuerpo de tu mascota, sino también el tuyo. Puedes terminar con sangre por todas partes y la hemorragia puede ser difícil de detener.

Entonces, en caso de que cortes el hiponiquio (Dios no lo quiera) y sangre, ten este polvo estíptico a la mano. Yo usaría un cotonete (hisopo) húmedo, pondría un poco de polvo en la herida y lo sostendría contra la garra cortada para detener la hemorragia.

Esperemos que nunca necesites usarlo, pero tenlo disponible para que ni tú ni tu perro necesiten entrar en pánico ante un corte.

+ Fuentes y Referencias
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario