La promoción de nuevas leyes para prevenir la crueldad a los animales

Escrito por Dr. Karen Shaw Becker
fabricas de cachorros

Historia en Breve -

  • California acaba de aprobar la primera ley estatal en los Estados Unidos que dicta que las tiendas de mascotas solo pueden vender animales que vengan de refugios (perros, gatos y conejos) y de no ser así deberán ser sancionadas
  • A partir del 1 de enero de 2019, las tiendas de mascotas en este estado deben llevar un registro del origen de cada animal y poner letreros que indiquen de manera evidente de dónde proviene la mascota
  • Existe otra ley similar en el Reino Unido que prohíbe la venta de animales en las tiendas de mascotas. Las personas que busquen comprar o adoptar una mascota deben realizar un trato directo con algún criadero o refugio para mascotas
  • La intención detrás de estas leyes es limitar aún más la rentabilidad de los criaderos de cachorros. La inspiración detrás de esta prohibición en el Reino Unido fue el caso de una perrita llamada Lucy que fue rescatada a sus 5 años de un criadero de cachorros en Gales después de ser víctima de un maltrato extremo
  • Hay distintas acciones que todos los dueños de mascotas y defensores del bienestar de los animales pueden tomar para acabar con los criaderos de cachorros de una vez por todas

El 1 de enero de 2019, California se convirtió en el primer estado en los Estados Unidos en obligar a las tiendas de mascotas a vender exclusivamente animales que vengan de refugios para animales, tales como perros, gatos y conejos.

Siendo más precisos, el Proyecto de Ley de la Asamblea de California No. 485 (AB-485) les prohíbe a los gestores de tiendas de mascotas:

“...Vender perros, gatos o conejos vivos en una tienda de mascotas a menos de que ese perro, gato o conejo provenga de un refugio o agencia pública de control de animales, de una asociación a favor de la prevención de la crueldad hacia los animales, de un refugio con prácticas gentiles o de un grupo de rescate, según se defina, los cuales deben tener un acuerdo de cooperación con al menos un refugio privado o público, según lo especificado”.1

Otra victoria contra los criaderos de perros

El propósito de este proyecto de ley es frenar la enorme cantidad de criaderos de perros que se lucran a partir de la venta de los mismos. La gran mayoría de las personas que operan estos criaderos ven a los animales que crían como productos que no piensan ni sienten y pueden ser puestos en venta.

Es por ello que la mayoría de los criaderos resultan ser operaciones denigrantes e inhumanas y los animales criados allí suelen llegar a las tiendas de mascotas o a sus nuevos hogares con importantes problemas de salud o comportamiento.

En conformidad con la ley AB-485, las tiendas de mascotas en California ahora deben mantener un registro del origen de cada animal o enfrentar una multa de 500 dls. Además, deben colocar un letrero en cada jaula o recinto que indique de dónde provienen las mascotas. Ahora, los residentes de California que deseen comprar un perro, gato o conejo que no venga de un refugio u operación de rescate tendrán que encontrar un criadero privado.

Este proyecto de ley, previamente conocido como Pet Rescue and Adoption Act, fue presentado por un miembro de la asamblea de California y promulgado por el gobernador de este estado en octubre de 2017.

El autor del proyecto de ley considera que esta aprobación es una gran victoria para los animales de compañía, así como para los contribuyentes de California, cuyos impuestos se destinan cada año para pagar 250 millones de dólares con el fin de albergar y sacrificar a los animales que viven en refugios.2

Aunque es terrible que las personas deban ser obligadas por la ley para poder tomar medidas que impidan el tratamiento inhumano de los animales, la ley AB-485 es sin duda es un gran avance para California. Con suerte, el resto de los 49 estados de este país decidirán unirse a promulgar este tipo de leyes a nivel estatal.

Gran Bretaña acaba de promulgar una prohibición similar

En noticias similares, por medio de un proyecto de ley conocido como “Lucy’s Law” (Ley de Lucy), el Reino Unido ha impuesto una prohibición a la venta de cachorros y gatitos por medio de tiendas de mascotas, distribuidores en línea y otros vendedores independientes.3

La intención de esta ley es proteger a los animales de ser explotados, acabar con los criaderos de cachorros y, en general, dificultar el negocio para aquellos que se dedican a generar ingresos a partir de la cría y venta de mascotas sin preocuparse por el bienestar de las mismas.

En un extracto tomado del Independent:

Por lo general, los animales que se venden a través de estos puntos de venta provienen de criaderos masivos, donde las hembras se ven obligadas a vivir en jaulas sucias, produciendo una camada tras otra, hasta que sus cuerpos se desgastan. Por supuesto, todo tipo de criadero contribuye a la crisis de la sobrepoblación de animales, y es por ello que adoptar a los animales que vienen de los refugios (en lugar de comprarlos de los criaderos) sigue siendo la mejor opción”.4

En conformidad con la “Ley de Lucy”, las personas que busquen comprar o adoptar una mascota deben realizar un trato directo con algún criadero o un “centro de reubicación” para animales.

Lucy

La inspiración detrás de esta ley fue Lucy, una perrita Cavalier King Charles Spaniel, que fue rescatada en 2013 de un criadero de perros en Gales. La información proporcionada por la BBC dice que:

Las caderas de esta perra se habían fusionado y su columna vertebral se había encorvado. Además sufría de calvicie y epilepsia tras años de maltrato. La habían mantenido en una jaula gran parte de su vida y ya no podía tener cachorros”.5

Después de su rescate, a los cinco años, Lucy fue adoptada por Lisa Garner.

A partir de su condición física, era evidente que había estado sujeta a condiciones terribles”, dijo Garner en una entrevista con Mirror. “Sin embargo, con mucha paciencia, Lucy continuó disfrutando de una vida plena y feliz, aunque haya sido por muy poco tiempo”.6

Lucy murió en 2016.

Fue recatada a sus cinco años de edad y para ése entonces su cuerpo estaba deshecho”, explicó el veterinario Marc Abraham, quien ayudó a promover la campaña de la Ley de Lucy. “Posterior a eso, disfrutó de tres años de libertad, llevando una vida normal y llena de cariño como mascota. Pusimos en marcha la Ley de Lucy un año después de su muerte como un tributo hacia ella y hacia todos los perros usados para la crianza lucrativa que se mantienen ocultos al público”.7

5 maneras de acabar con las fábricas de cachorros

1. No compres un cachorro en una tienda de mascotas, ya que la mayoría recibe su “inventario” de las fábricas, pero tampoco compres un cachorro de un vendedor en línea. Recuerda que al hacer eso no estás “rescatando” a un cachorro de una tienda de mascotas, solo estás perpetuando el ciclo de reproducción. Cuando las personas dejen de hacer negocios con los comerciantes de cachorros, estos criaderos quedarán inactivos.

Además, procura no comprar los suministros para tus mascotas de empresas que también se dediquen a la venta de cachorros. Tal como lo deja en claro la Sociedad Americana para la Prevención de la Crueldad hacia los Animales (ASPCA, por sus siglas en inglés):

La participación del consumidor es un elemento crítico en la lucha contra los criaderos de cachorros. Convencer a los consumidores de no comprar nada, ya sean cachorros o suministros, en las tiendas que tienen cachorros a la venta es la forma más efectiva de detener la demanda de cachorros que vienen de criaderos”.8

2. Jamás compres una mascota por impulso. Asumir la responsabilidad de cuidar a un ser que depende de ti no debería surgir de un capricho. Es una decisión que requiere de reflexión, investigación, planificación y preparación detallada.

Cuando se trata de esos adorables cachorros que se venden en el centro comercial, en Craigslist, o en la parte trasera de una camioneta en el estacionamiento del supermercado, debes decir NO, sin importar lo adorables que sean o qué tanto creas que te necesiten. No formes parte del negocio de los criadores de cachorros ni de los vendedores clandestinos.

3. Si tu intención es comprar un cachorro de raza pura, busca la manera de obtenerlo de un criadero local respetable. Asegúrate de verificar sus antecedentes y referencias, y revisa detalladamente el contrato de venta.

Las personas a cargo de un criadero que funcione con integridad querrán conocer y entrevistar a cualquiera que esté interesado en comprar un cachorro, además de mostrar con confianza las condiciones de vida y registros médicos de los cachorros. Es por eso que no verás a ningún criador respetable vendiendo cachorros por medio de tiendas de mascotas.

El año pasado conocí a una criadora de perros en un evento conocido como Superzoo. Lo que ella hace es criar “razas híbridas” para aquellas personas con alergias. Su enfoque es hacer un análisis meticuloso de los dueños para detectar todos los defectos potenciales en las razas, y luego crea “cruzas personalizadas” que vende para una larga lista de compradores que buscan tener “híbridos saludables”.

A pesar de la controversia que conlleva el tema de las razas híbridas, reconozco los esfuerzos de esta mujer por poner los defectos genéticos a prueba, algo que muchos criadores todavía se niegan a hacer. Además, ella deja sus puertas abiertas para recibir visitas e insiste en que todos los cachorros le sean devueltos si, por alguna razón, los dueños deciden que no pueden mantenerlos.

Es absolutamente necesario que visites las instalaciones de los criaderos. Debes ver por ti mismo las condiciones en las que tu cachorro nació y creció. De hecho, yo sugiero que insistas en conocer a los padres del cachorro (como mínimo a su madre). Debes desconfiar de un criador que no te muestra las condiciones de vida que maneja en sus instalaciones.

4. Movilízate en contra de estos criaderos al apoyar y recomendar leyes que regulen la cría y venta de animales en tu ciudad, municipio o estado. Comparte tu tiempo o talento en algún voluntariado, u ofrece donaciones a organizaciones que se encarguen de vigilar las buenas prácticas en los criaderos.

Ponte en contacto con tus legisladores estatales y federales para compartir tus inquietudes sobre lo que ocurre en los criaderos y exige la aprobación leyes que aseguren que los perros sean criados en ambientes saludables. Denuncia a los criadores u operadores de criaderos que ejerzan prácticas abusivas con las autoridades correspondientes y mantente al tanto para ver qué medidas se han tomado al respecto.

5. Adopta a tu próximo cachorro o perro de un refugio de animales o de una organización de rescate. Hay millones de mascotas maravillosas que merecen tu atención y están a la espera de un hogar. Te sentirás muy bien con esta decisión y es muy posible que estés salvando una vida.