Extraña enfermedad reduce la cantidad de proteína y provoca la acumulación de fluido

Análisis escrito por Dra. Karen Shaw Becker
linfangiectasia en perros

Historia en Breve -

  • La linfangiectasia es una enfermedad poco frecuente que se caracteriza por la dilatación de los vasos linfáticos y que resulta en otra enfermedad (enteropatía pierdeproteínas)
  • La linfangiectasia rara vez se observa en gatos, pero se presenta con más frecuencia en razas caninas: puede ser una enfermedad primaria, o más comúnmente, secundaria
  • Los síntomas incluyen vómito, diarrea crónica, pérdida del apetito y acumulación de líquido en el abdomen y cavidad torácica
  • El tratamiento para las mascotas con linfangiectasia implica abordar la inflamación y reducir la acumulación de líquido en el cuerpo
  • También es necesario hacer cambios en la alimentación para reducir el estrés en los conductos linfáticos intestinales y sanar el tracto gastrointestinal (GI)

Es probable que, si no has cuidado de una mascota con linfangiectasia, ni siquiera hayas escuchado hablar sobre esta enfermedad. La palabra linfangiectasia quiere decir: “Vasos linfáticos dilatados”. Esta afección rara vez se da en gatos, y ocurre con más frecuencia en perros basenji, lundehund noruegos, wheaten terriers, yorkshire terriers, shar pei y rottweilers.

La edad promedio de los perros con linfangiectasia es de cinco años, pero también se presenta en perros de edad avanzada y más jóvenes. Así mismo, es más probable que las hembras padezcan esta enfermedad en comparación con los machos.

Los vasos linfáticos se dilatan en respuesta a la inflamación

La linfangiectasia provoca una considerable dilatación y disfunción en el sistema linfático intestinal. La linfa es un líquido que viaja a través del cuerpo, pero que a diferencia de la sangre que circula, la cual es bombeada por el corazón, esta se bombea a todo el cuerpo como resultado de una actividad muscular normal.

La linfa está compuesta de células del sistema inmunológico llamadas linfocitos. La inflamación suele ser la causa de la dilatación de los vasos linfáticos, la cual ejerce presión sobre los mismos y provoca que se expandan. El flujo de la linfa puede ser bloqueado como respuesta a la inflamación.

Existen vasos linfáticos especiales en los intestinos llamados lacteales. Su tarea es absorber las grasas de los alimentos. Cuando estos vasos se dilatan y están bajo presión, los lacteales se rompen y se pierde el líquido, células, grasas y proteínas dentro de ellos. Puede que el intestino reabsorba algunas de estas sustancias, pero si la inflamación se ha extendido, el resultado neto es la pérdida de nutrientes.

La linfangiectasia resulta ser una enfermedad llamada enteropatía pierdeproteínas, que es la pérdida inusual de proteína del tracto digestivo o la incapacidad de este para reabsorber proteínas. Con frecuencia, esta enfermedad se junta con otras deficiencias de absorción o enteropatías pierdeproteínas, pero en realidad tiene sus propias características y causas.

Tipos y causas de la linfangiectasia

La linfangiectasia puede ser una enfermedad primaria o secundaria de otra afección. La linfangiectasia primaria por lo general es congénita (heredada) y toma alguna de las siguientes formas:

Linfangiectasia intestinal

Colecistitis (acumulación de líquido linfático en cavidad abdominal)

Anormalidades linfáticas extendidas

Obstrucción del conducto torácico

Quilotórax (acumulación de líquido linfático en la cavidad torácica)

Linfedema (hinchazón del cuerpo debido a la falta de drenaje linfático)

La linfangiectasia secundaria es mucho más común y puede provocar cáncer, enfermedad hepática venooclusiva, pericarditis constrictiva e insuficiencia cardíaca derecha.

El síndrome del intestino irritable (IBD, por sus siglas en inglés) con frecuencia es diagnosticado junto con la linfangiectasia, pero aún no se sabe cuál de estas enfermedades precede a la otra o si ambas son el resultado del mismo proceso de enfermedad. Sin embargo, tengo la fuerte sospecha de que la inflamación intestinal crónica provoca el IBD, el cual precede a la linfangiectasia.

Señales y síntomas

Los síntomas de la linfangiectasia son:

Vómito

Pereza

Diarrea crónica

Acumulación de líquido subcutáneo y en el abdomen

Pérdida del apetito

Exceso de gases

Pérdida de peso

Dificultad para respirar (debido a la acumulación de líquido en el tórax)

El principal síntoma clínico de la linfangiectasia es la pérdida de proteína, pero existen otras enfermedades que la involucran y deben ser descartadas antes de confirmar un diagnóstico.

Cómo diagnosticar la linfangiectasia

Tu veterinario deberá hacer un perfil bioquímico completo. Sobre todo, deberá buscar una baja cantidad de linfocitos, lo cual casi siempre se presenta en casos de linfangiectasia. Un nivel bajo de colesterol debido a la pérdida de líquido linfático y un nivel bajo de albúmina (que es un tipo de proteína) también estarán presentes y son muy consistentes en esta enfermedad.

También será necesario hacer un análisis de orina, así como una muestra y prueba fecal para revisar si hay algún parásito intestinal. De igual forma, se pueden hacer cultivos a partir de las heces para ver si hay agentes infecciosos.

Podrían realizarse radiografías torácicas y abdominales, así como un ultrasonido abdominal para descartar otras formas de enfermedades cardíacas y cáncer. Si se sospecha de una insuficiencia cardíaca, podría ser necesario realizar un electrocardiograma.

Puede que tu veterinario también haga una endoscopia, la cual involucra pasar una cámara por el tracto gastrointestinal (GI) para examinar y recolectar muestras de tejido microscópico con el fin de analizarlos.

Una vez que se ha hecho el diagnóstico, los veterinarios enfocados a la medicina funcional usarán la proteína C reactiva (PCR) como medio para monitorear qué tan inflamado está el cuerpo y evaluar la respuesta al tratamiento con pruebas continuos de PCR.

Tipos de tratamiento

El primer paso para tratar la linfangiectasia es reducir la inflamación que siempre está presente.

Mientras que los veterinarios convencionales recetan medicamentos como la prednisona (un corticosteroide) y azatioprina (un inmunosupresor), los veterinarios integrales como yo, preferimos utilizar antiinflamatorios GI naturales para reducir o compensar los medicamentos que se emplean para tratar la enfermedad.

Considero que la terapia con enzimas proteolíticas es muy beneficiosa para esta enfermedad, ya que las enzimas reducen la inflamación y al mismo tiempo mejoran la asimilación de nutrientes. De igual forma, los esteroles vegetales compuestos pueden reducir la necesidad de prednisona y otros esteroides que pueden ser recetados a largo plazo para esta enfermedad.

Los nutracéuticos que pueden favorecer el flujo de la linfa también son beneficiosos y trabajar de la mano de un veterinario especializado en medicina funcional permite obtener un plan médico basado en los síntomas específicos de tu perro.

Los diuréticos naturales y caseros también se emplean con frecuencia para ayudar a incrementar la cantidad de orina y reducir la cantidad de líquido acumulado en el cuerpo.

Así mismo, pinchar o punzar las partes del cuerpo de tu perro donde se ha acumulado el líquido puede ser beneficioso. En ocasiones podría ser necesario succionar el líquido.

El ejercicio moderado, masaje terapéutico y la terapia láser pueden ser beneficiosos para ayudar a mejorar el flujo de linfa a través del cuerpo. Si la enfermedad es secundaria a otra que puede contrarrestarse o controlarse, existe una posibilidad de que la linfangiectasia se pueda mantener bajo control durante periodos prolongados de remisión.

Cambios en la alimentación

Siempre debe de haber un cambio en la alimentación cuando una mascota es diagnosticada con linfangiectasia.

La mayor parte de las grasas se transforman en linfa, la cual después debe pasar por los conductos linfáticos intestinales que no funcionan de forma adecuada.

Al limitar el consumo de grasas y complementar con suficiente lipasa (la enzima necesaria para desintegrar la grasa), podemos reducir la cantidad de linfa intestinal que se forma, lo cual reduce la presión en los conductos que no están funcionando. Se derrama menos linfa y con frecuencia los síntomas disminuyen o desaparecen en su totalidad.

La alimentación para perros con linfangiectasia no debería contener más de 20 % de calorías de grasas. Recomiendo alimentarlo con triglicéridos de cadena media (MCTs, por sus siglas en inglés), ya que estas grasas saludables se disipan a lo largo de la pared GI sin necesidad de ser digeridas.

Mi forma preferida de MCTs naturales es el aceite de coco orgánico y puro, pero también he utilizado el polvo y aceite de MCT con perros a los que no les gusta el aceite de coco.

Durante el tratamiento también recomiendo una alimentación de bajo contenido residual, que sea baja en grasas, blanda y con proteínas que puedan ayudar a que el tracto GI sane. Las carnes bajas en grasa incluyen pechugas de pollo sin piel, pavo, venado, cabra, bisonte o conejo. Por lo general, la carne de cerdo y cordero tiene altas cantidades de grasa. La carne molida y otros cortes de carne roja varían en cuanto al contenido de grasa.

Sugiero evitar los alimentos comerciales para mascotas que son bajos en grasa, incluyendo el alimento terapéutico o de prescripción que se vende en clínicas veterinarias, así como las formulas vegetarianas y veganas. Muchos no tienen la proteína suficiente o no son de buena calidad y tienen grandes cantidades de carbohidratos a base de granos y otros embutidos que no son nutritivos.

De igual forma, creo que este tipo de alimentos contienen subproductos procesados (productos finales de glicación avanzada), conservadores e ingredientes sintéticos que podrían dificultar el alivio del tracto GI y su recuperación de esta enfermedad.

Así mismo, considera trabajar de la mano de un veterinario integral para diseñar un plan de nutrición de grado humano, balaceado y sin transgénicos que satisfaga las necesidades individuales de una mascota que requiere una alimentación baja en grasa ya sea a corto o largo plazo. También puedes obtener un plan de alimentación personalizado y casero, diseñado para tratar esta enfermedad en Animal Diet Formulator.

En la mayoría de los casos con linfangiectasia que he tratado, la enfermedad es resultado de una inflamación y deterioro GI considerables. Cuando los intestinos sanan por completo, los problemas linfáticos secundarios también desaparecen.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario