14 señales importantes que no se deben ignorar por la salud de tu mascota

Escrito por Dr. Karen Shaw Becker
signos de enfermedad en perros

Historia en Breve -

  • Debido a que tu perro no puede indicarte cuándo está enfermo o con dolor, es importante estar siempre alerta de síntomas que indiquen posibles problemas de salud
  • Existen diversos síntomas que necesitan la atención de un veterinario, incluyendo bultos y protuberancias en el cuerpo, aumento o pérdida de peso evidente, y sangrado o secreción inusual
  • Otros síntomas incluyen: rigidez o cojera, tos persistente y dificultad para respirar

Cuando nuestros perros se sienten mal o sospechamos que así es, sería un gran alivio que tan sólo pudieran decirnos, ¿no? Es increíblemente estresante tener un perro que, claramente se siente miserable a juzgar por su postura encorvada, su cola escondida y sus ojos tristes, y no hay forma alguna de saber qué está sucediendo, cuánto tiempo puede durar o qué tan grave es.

Incluso si eres muy disciplinado para llevar a tu perro a sus revisiones habituales con el veterinario, es muy importante estar alerta a sus cambios de salud o comportamiento entre dichas consultas. Después de todo, conoces a tu peludo amigo mejor que nadie y eres su primera línea de defensa cuando hay un problema bajo la superficie.

14 Síntomas comunes de advertencia de salud en perros

La Morris Animal Foundation enumera los síntomas más comunes que deben vigilarse en los perros y que necesitan la atención de un veterinario.

1. Bultos o protuberancias en la piel — La mayoría de las veces, los bultos y protuberancias en la piel de un perro son inofensivos, aunque pueden ser un poco inquietantes y desagradables. Sin embargo, es importante que tu veterinario evalúe los nuevos crecimientos. Es inusual que una protuberancia requiera medidas de emergencia; sin embargo, alguna que otra vez, una masa como un absceso o quiste puede requerir atención urgente.

Se recomienda monitorear las protuberancias cada que se descubra una nueva. Si esta crece o cambia rápidamente, es necesario visitar al veterinario lo antes posible. Sin embargo, si se observa, por ejemplo, un cambio de color en la piel o lo que parece ser un papiloma cutáneo que no crece o cambia en el transcurso de algunos días, semanas o meses; es necesario discutirlo con el veterinario en el próximo examen de bienestar de tu mascota.

2. Colapso repentino - ¡Esta es una emergencia! — Cuando un perro se colapsa, quiere decir que experimenta una pérdida repentina de fuerza que hace que este caiga y no pueda levantarse nuevamente. Un perro se desmaya si este pierde la conciencia después de haberse colapsado. Cualquiera de estas situaciones se considera una emergencia, incluso si tu perro se recupera rápidamente y se ve normal en segundos o minutos después del colapso.

Todas las razones de desmayo o colapso son consideradas graves y requieren la atención de un veterinario de inmediato. Estas incluyen un problema potencial con el sistema nervioso (cerebro, médula espinal o nervios), el sistema musculoesquelético (huesos, articulaciones, músculos), el sistema circulatorio (corazón, vasos sanguíneos, sangre) o el sistema respiratorio (boca, nariz, garganta, pulmones).

3. Ganancia o pérdida de peso notable — Si tu perro parece estar ganando mucho peso, es probable que sea debido a lo que está comiendo (por ejemplo, una dieta seca), cuánto está comiendo y la falta de actividad física (numerosos perros, sin importar su tamaño o edad, no se ejercitan como deberían).

Sin embargo, también es posible que un tumor en el abdomen pueda ser el causante de que tu perro pueda estar ganando peso o engordando, por lo que es mejor contactar al veterinario si este continúa creciendo y no existe una buena razón.

Por otro lado, la pérdida de apetito muchas veces es el primer síntoma de una enfermedad no aparente en los perros. Puede haber muchas razones por las que tu perro no tiene apetito o se niega a comer, pero la falta de este puede comenzar a afectar negativamente su salud dentro de las 24 horas siguientes. Para los cachorros de 6 meses o menos, el problema puede ser aún más grave.

La pérdida de peso es el resultado de un balance calórico negativo, y puede ser consecuencia de anorexia (pérdida de apetito) o cuando el cuerpo de un perro utiliza o elimina nutrientes esenciales de la dieta más rápido de lo que se reponen. La pérdida de peso que exceda el 10 % del peso corporal normal de tu perro será una señal de advertencia para su veterinario. Pueden existir diferentes causas no aparentes, algunas de las cuales son consideradas como graves.

4. Cambios de hábito (masticar, comer y beber) — Si tu perro tiene dificultades para masticar, puede ser debido a algo doloroso en su hocico que necesita mayor investigación. Las posibilidades incluyen enfermedades dentales o de las encías, un diente roto y reabsorción dental.

Los cambios de apetito o de hábitos alimenticios pueden indicar una serie de problemas no aparentes, desde una enfermedad oral hasta un trastorno gastrointestinal (GI) o cáncer. Si de manera repentina tu perro bebe su tazón de agua hasta secarlo, también se considera como un signo de atención. La sed excesiva (junto con la micción desmesurada) son síntomas de varios trastornos, incluyendo problemas del tracto urinario y enfermedades renales.

5. Llagas o heridas que no cicatrizan — Si tu perro tiene una llaga o herida que no se está curando, las preocupaciones más inmediatas son el dolor y la posibilidad de infección. Existen muchas terapias no tóxicas que pueden tratar con éxito dichas heridas, incluyendo la miel de manuka, terapia de heridas por presión negativa (NPWT), terapia de ondas de choque y terapia con láser.

Dado que las llagas sin cicatrizar también pueden ser una señal de una enfermedad más grave, como el cáncer, se recomienda hacer una cita con el veterinario para un mejor diagnóstico y tratamiento.

6. Pérdida de energía — Un perro letárgico se verá somnoliento, "perezoso" o indiferente. Puede parecer lento para responder a la vista, a los sonidos y a otros estímulos en su entorno.
El letargo o agotamiento es un síntoma no especifico que puede indicar una serie de posibles trastornos no aparentes, incluyendo algunos considerados como graves o potencialmente mortales.

Si tu mascota se encuentra letárgica por más de 24 horas, es hora de ver a su veterinario.

7. Sangrado o secreción de cualquier orificio — Los "orificios" o aberturas dentro y fuera del cuerpo de tu perro incluyen los ojos, oídos, nariz, boca, ano y uretra. Si observas sangrado o secreción inusual en cualquiera de estas aberturas, consulta a tu veterinario.

Ten en cuenta que la sangre digerida en las heces de tu perro, aparecerá como heces negras alquitranadas. La sangre fresca en las heces es un indicador de sangrado en el colon o recto. Cualquiera de las dos situaciones es motivo de preocupación y debe de investigarse lo antes posible.

La sangre en la orina de tu perro, llamada hematuria, puede ser evidente o microscópica. Hay una serie de trastornos graves que pueden causar la orina con sangre, incluyendo una obstrucción en el tracto urinario, infección bacteriana e incluso cáncer.

La sangre vomitada puede ser de color rojo brillante (fresca) o parecerse a los posos de café (indicador de sangre parcialmente digerida). Existen numerosas razones por las que tu perro puede vomitar sangre, algunas de las cuales son relativamente menores, pero otras son graves e incluso potencialmente mortales.

8. Tos persistente — La tos en perros, a menos que se trate de una situación única, generalmente indica un problema no aparente. Los ejemplos incluyen una posible obstrucción de la tráquea, tos de la perrera, bronquitis, neumonía, enfermedad del gusano del corazón, insuficiencia cardíaca, y tumores del corazón y los pulmones. Todas las causas de la tos requieren investigación y, en la mayoría de los casos, tratamiento.

9. Cambio en el aliento u olor corporal — Una causa común de aliento apestoso en los perros es la enfermedad dental o de las encías, que es totalmente prevenible en la gran mayoría de los casos. Si la boca de tu mascota ha alcanzado el punto de emitir un mal olor, ya es hora de hacer una cita con el veterinario para un examen oral.

La mala condición de la piel y el pelaje pueden causar un olor corporal desagradable en los perros, al igual que una infección por levadura. Si el "olor a perro" normal de tu mascota se vuelve un poco amargo de repente, consulta al veterinario.

10. Cojera o rigidez persistente — Los problemas de movilidad en los perros son siempre un signo de una condición no aparente y a menudo dolorosa, como la artritis. Existen muchas cosas que tú y tu veterinario pueden hacer para resolver o manejar efectivamente los trastornos que inhiben la capacidad de tu perro para moverse cómodamente, por lo que es importante que el veterinario lo vea lo antes posible.

11. Dificultad para respirar, orinar o defecar — Un perro con dificultad respiratoria tendrá dificultad para respirar o falta de aire al inhalar o exhalar. Las dificultades respiratorias pueden significar que no llega suficiente oxígeno a sus tejidos. Además, los perros con insuficiencia cardíaca pueden no ser capaces de bombear suficiente sangre a sus músculos y otros tejidos.

La dificultad respiratoria a menudo va de la mano con una acumulación de líquido en los pulmones o en la cavidad torácica que causa dificultad para respirar y tos. Si tu perro experimenta problemas respiratorios repentinos no diagnosticados o parece respirar más fuerte, pesado o rápido que antes, debes consultar a un veterinario de inmediato.

La dificultad para orinar incluye molestias al orinar, forzarse para orinar y los intentos frecuentes de orinar con poco éxito. Si tu perro llora al relajarse, parece preocupado con dicha área de su cuerpo o se lame excesivamente, consulta al veterinario de inmediato. Hay varias causas no aparentes de dificultades urinarias, algunas de las cuales pueden causar la muerte en pocos días.

Tu perro debe defecar al menos una vez al día porque es una parte importante del proceso natural de desintoxicación de su cuerpo.

Por eso es importante prestar atención a dichos "depósitos" diarios. La cantidad, color, textura y olor, así como la presencia de moco o sangre en las heces (y orina), son todos indicadores de su bienestar general.

Generalmente, lo que sale del cuerpo de tu mascota (o no, debido al estreñimiento) es el primer síntoma de un problema de salud, por lo que se debe monitorear regularmente el área del baño de tu mascota y familiarizarse con el aspecto "normal" de sus heces. 

En los paseos para sus necesidades, los perros estreñidos tienden a parecer que están tratando de ir o necesitan ir, pero no logran hacerlo. Si después de unos minutos de encorvarse y esforzarse, no defeca o defeca heces pequeñas, duras y secas, significa que se encuentra estreñido.

A veces, los perros estreñidos se ven hinchados y adoloridos, especialmente cuando intentan defecar sin éxito. Las heces que un perro estreñido logra defecar normalmente son más oscuras de lo normal y pueden tener moco, sangre o residuos extraños. Si tu perro parece estreñido, consulta al veterinario para verificar las condiciones no aparentes.

12. Vómito o diarrea — A menos que tu perro tenga vomito o un brote de diarrea por comer algo indebido, que hayas identificado, es algo de qué preocuparse. Los vómitos crónicos o la diarrea son síntomas de alerta de un problema no aparente que requiere la atención de un veterinario.

13. Comer más de lo normal — Si tu perro se obsesiona repentinamente con los alimentos (o está más obsesionado de lo normal), existe una posibilidad poco probable pero potencialmente grave de que sea por la presencia de un problema médico no aparente que causa hambre excesiva, sin importar cuánto se alimente.

Es recomendable hacer una cita con un veterinario si tu perro parece tener hambre adicional a pesar estar comiendo bien, especialmente si está perdiendo peso.

14. Beber en exceso, jadear, rascarse u orinar — La infección de vejiga, diferentes tipos de infección, problemas metabólicos como la enfermedad de Cushing y diabetes, pueden causar sed y consumo de agua excesivos. Algunos tipos de cáncer pueden causar más sed de lo normal. Si tu perro está bebiendo más agua de lo normal, consulta a un veterinario para descartar una condición no aparente.

El jadeo normal suele ocurrir cuando el cuerpo del perro se sobrecalienta. Esta se considera una respuesta natural y saludable. Por otro lado, el jadeo anormal, puede ser una señal de problemas físicos o emocionales que necesitan mayor atención.

El jadeo anormal es excesivo en comparación con el comportamiento normal de jadeo de tu perro. Este sucede en momentos que el perro no está demasiado caliente y no necesita enfriar su cuerpo. Este no suena como un jadeo normal, puede ser más fuerte o áspero, y requiere más esfuerzo.

Si tu perro comienza a jadear repentinamente en momentos inapropiados o si el jadeo suena más pesado de lo normal, es necesario preocuparse, pero no hay necesidad de entrar en pánico. Consulta a un veterinario para hablar sobre los síntomas de tu mascota y para una revisión más detallada.

Si tu perro se rasca demasiado, existen diversas razones, las cuales merecen una investigación más detallada. Un perro con picazón crónica puede sentirse miserable; además, las causas no aparentes casi siempre empeoran con el tiempo cuando no son diagnosticadas y tratadas efectivamente.

Por lo general, la micción excesiva en los perros va de la mano con la sed excesiva, como se mencionó anteriormente. Ambas situaciones son signos claros de un trastorno no aparente que requiere la consulta de un veterinario.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario