Cómo identificar las alergias estacionales

Análisis escrito por Dra. Karen Shaw Becker
alergias en perros

Historia en Breve -

  • Si tu mascota desarrolla alergias estacionales, la afección generalmente se manifiesta en la piel y no en los ojos, oídos, nariz y garganta, como ocurre en los seres humanos
  • Las mascotas con alergias estacionales suelen experimentar mucha picazón, y el ciclo de picor y rasguño crea irritación en la piel, inflamación, áreas sensibles e infecciones secundarias
  • Existen numerosos métodos para aliviar las molestias estacionales de tu mascota, incluyendo enjuagar sus patas, lavar sus ojos a diario y bañarlo frecuentemente
  • También es importante minimizar los alérgenos en casa y proporcionar un apoyo antihistamínico natural, así como revisar su alimentación y el protocolo de suplementos de tu mascota
  • También es posible que necesites considerar un protocolo de desensibilización

Si moqueas, estornudas, frotas tus ojos y te suena la nariz cada primavera, entonces es probable que tengas alergias estacionales. Pero, ¿sabías que tu mascota también puede sentirse miserable por el polen y otros alérgenos ambientales de la primavera?

Es posible que no comprendas que sucede con tu amigo peludo, ya que estas alergias generalmente aparecen como una condición llamada dermatitis alérgica, la cual se presenta como una irritación o inflamación de la piel. En raras ocasiones, una mascota (especialmente los gatos) desarrolla síntomas similares a los de un humano con alergias, como secreción nasal, ojos llorosos, estornudos y tos.

Es importante considerar que solo existen dos tipos de alergias: por alimentos o ambientales. Las alergias a los alimentos crean síntomas durante todo el año en las mascotas, mientras que los síntomas de las alergias ambientales estacionales son intermitentes según cuándo broten, florezcan y crezcan los desencadenantes.

La sensibilidad a los ácaros del polvo o las pulgas pueden desencadenar las alergias ambientales, las cuales pueden desarrollarse durante todo el año, dependiendo de la exposición de su mascota.

Picazón, rasquiña y áreas sensibles

Una mascota con alergias estacionales suele experimentar picazón, rasquiña y un poco de irritabilidad porque se siente miserable. Puede morder o masticar solo una o dos áreas del cuerpo, o puede rascarse de la nariz a la cola. Lo más probable es que frote la cabeza o el cuerpo a lo largo de la alfombra o el sofá en un intento de aliviar la picazón insoportable. Y no lo dudes, es insoportable.

A medida que avanza el ciclo de picor y rasguño, la piel se inflama y se vuelve sensible, lo que prepara el escenario para infecciones secundarias. Puede haber pérdida de cabello, llagas abiertas o costras en ciertas áreas. También puede desarrollar áreas sensibles (los gatos también las desarrollan), las cuales son áreas de piel inflamada e infectada que resultan en un crecimiento excesivo de bacterias normales.

Las mascotas con alergias estacionales a menudo desarrollan problemas en sus orejas y patas, en particular. Los canales del oído producen picazón e inflamación, y en ocasiones desarrollan infecciones por hongos o bacterias. Los síntomas de una infección de oído incluyen rascarse los oídos, sacudir la cabeza, pérdida de cabello alrededor de los oídos y mal olor o secreción proveniente de los oídos.

Debido a que las mascotas sudan a través de las almohadillas de sus patas, cuando salen a pasear, los alérgenos se adhieren a sus patas húmedas. Dichos alérgenos ingresan a tu hogar, especialmente en las áreas donde se encuentra tu mascota, y se convierten en una fuente importante de picazón.

Las mascotas con alergias a menudo lamen o mastican sus dedos y patas. Lamer y masticar en exceso puede desencadenar una infección secundaria por levadura, por lo que si sus patas comienzan a oler a moho, palomitas de maíz o frituras de maíz, es probable que haya desarrollado levadura en sus patas.

Recomendaciones para mascotas con alergias

Las siguientes medidas son lógicas y totalmente naturales que se pueden implementar para ayudar a aliviar la incomodidad de tu mascota cuando se trata de alergias estacionales.

1. Baña a tu mascota con regularidad; enjuaga sus patas y ojos diariamente — Lo primero que puedes hacer es eliminar los alérgenos presentes en el cuerpo de tu mascota. Las mascotas que salen a pasear regularmente recolectan millones de alérgenos. Es simplemente lógico enjuagar a tu mascota, para así aliviar inmediatamente la inflamación e irritación de la piel.

Cuando sea momento de bañar a las mascotas (cuando se encuentren apestosas, sucias o con una infección en la piel), es necesario utilizar únicamente champús libres de granos y con un pH equilibrado. No es recomendable utilizar champús de harina de avena, ya que es una levadura que contiene carbohidratos. Da seguimiento con un enjuague de jugo de limón o vinagre para ayudar a controlar las infecciones por hongos.

Si le han recetado un champú medicado a tu mascota, es una buena idea re balancear el microbioma de la piel: mezcla una cucharadita de polvo probiótico en un litro de agua y enjuaga a tu mascota desde el cuello hasta la cola; frota y seca con una toalla.

Enjuagar sus patas es una excelente manera de reducir la cantidad de alérgenos que tu mascota ingresa en el hogar para propagarlos en todo el ambiente interior.

Los enjuagues de ojos diarios también pueden ser muy efectivos para las mascotas que tocan sus ojos con las patas Es muy importante que no se utilicen gotas para los ojos recetadas para seres humanos. Existe una excelente opción de gotas para los ojos de ingredientes naturales, fabricada por Halo Pets, que se puede comprar sin receta y que puede reducir la irritación y la inflamación ocular.

La plata coloidal también es una excelente manera de desinfectar de manera segura la cara de tu mascota, así como las áreas delicadas que rodean sus ojos.

2. Minimiza los alérgenos dentro de tu hogar — Otra opción para ayudar a tu mascota alérgica es reducir los alérgenos y las toxinas que se encuentran en tu hogar. Aspira todas las alfombras, tapetes y tapicería; limpia los pisos duros y lava todas las cobijas con un detergente natural sin perfume, por lo menos una vez a la semana. No utilices hojas para la secadora.

Mantén las áreas de tu hogar lo más libres de alérgenos como sea posible, especialmente las áreas donde tu mascota pasa mucho tiempo. Utiliza productos de limpieza no tóxicos en lugar de los limpiadores domésticos tradicionales.

Durante la temporada de alergias, mantén las ventanas cerradas al máximo, y cambia los filtros de la calefacción o circulación de aire con frecuencia. Compra un purificador de aire para eliminar los alérgenos que se encuentran dentro del hogar. También considera cubrir la cama de tu mascota con una cubierta para ácaros que se pueda lavar con frecuencia para ayudar a reducir la contaminación por alérgenos que puede introducir del exterior.

También se recomienda eliminar todos los productos aromáticos, como enchufes, velas aromáticas y aerosoles para habitaciones y para mascotas que contengan ingredientes tóxicos.

3. Proporciona antihistamínicos naturales — Existen suplementos que receto de manera rutinaria para las alergias estacionales, como la quercetina, la cual es un bioflavonoide con propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y antihistamínicas. Lo llamo "Benadryl de la naturaleza", porque es realmente eficaz para suprimir la liberación de histamina.

La bromelina y la papaína son enzimas proteolíticas que aumentan la absorción de quercetina, lo que la hace más efectiva. Me gusta combinar bromelaína y papaína con vitamina C y quercetina, porque ofrecen un gran efecto sinérgico.

Las hierbas como la ortiga, la espátula, la acedera, la verbena, la flor de saúco y la uña de gato cuentan con un gran historial de ayudar a los animales a combatir las respuestas alérgicas estacionales.

Los esteroles vegetales y las esterolinas, los cuales son agentes antiinflamatorios, también se han utilizado exitosamente para modular el sistema inmunitario hacia una respuesta más equilibrada en pacientes alérgicos.

La miel producida localmente contiene una pequeña cantidad de polen del área local, que con el tiempo puede ayudar a desensibilizar el cuerpo a los alérgenos locales. Por lo general, el mejor lugar para encontrar miel local es en el mercado agrícola o en tiendas de alimentos saludables. Consulta a un veterinario acerca de la dosis correcta para tu mascota.

4. Cambia la alimentación — Una de las primeras cosas que se recomienda para una mascota con alergias es revisar su alimentación y verificar la existencia del síndrome del intestino permeable. Muchas veces, la disbiosis, también conocida como intestino permeable, es la razón por la cual las alergias estacionales empeoran progresivamente de un año al otro.

El tracto gastrointestinal (GI) de tu mascota tiene la función de decidir qué nutrientes ingresan al torrente sanguíneo y cuáles no. El trabajo del tracto GI es permitir el ingreso de nutrientes y mantener alejados a los alérgenos. Cuando el intestino es "permeable", significa que está permitiendo que los alérgenos ingresen al torrente sanguíneo.

A menudo, los medicamentos, especialmente los antibióticos y los esteroides, causan el síndrome del intestino permeable. Cualquier mascota en una terapia farmacológica habitual debe ser evaluada para descartar el síndrome del intestino permeable. Otro desencadenante del intestino permeable es una alimentación procesada rica en ingredientes transgénicos.

Existe la prueba de disbiosis canina en el laboratorio de Texas A&M GI lab, el cual puede ser útil para verificar dicha condición, pero aún mejor, puedes evaluar el microbioma de tu mascota a través de AnimalBiome. También existe un programa de restauración de biomas que puede mejorar dramáticamente la calidad de vida de las mascotas que sufren de atopia.

Las mascotas con alergias deben tener una alimentación antiinflamatoria con un mínimo contenido de granos. No debe contener soya, maíz, arroz, trigo, trigo integral orgánico, tapioca, guisantes, lentejas, garbanzos ni papas.

Al eliminar el azúcar y los carbohidratos adicionales de la alimentación, también se limita el suministro de alimentos para la levadura, lo que puede ser muy beneficioso para las mascotas con alergias.

También es importante ofrecer agua limpia y pura que no contenga flúor, fluoruro, metales pesados u otros contaminantes.

5. Suplementos de ácidos grasos y ácido láurico — Es necesario aumentar los ácidos grasos de omega-3 en la alimentación de una mascota alérgica. Las mejores fuentes de dichos ácidos grasos provienen del océano, incluyendo el aceite de kril, salmón, atún, anchoas y sardinas, así como otras fuentes de aceites de pescado.

También recomiendo el aceite de coco para mascotas alérgicas, ya que contiene ácido láurico, el cual ofrece propiedades antifúngicas naturales que pueden ayudar a suprimir la producción de levadura en el cuerpo. Los aceites de omega-3 combinados con aceite de coco pueden modular o incluso suprimir la respuesta inflamatoria en mascotas alérgicas.

6. Considera implementar un protocolo de desensibilización — Si no tuviste éxito con las sugerencias anteriores, se recomienda ayudar a relajar el sistema inmunológico de tu mascota a través de la desensibilización. Esto se puede lograr mediante una técnica llamada Técnicas de Eliminación de Alergias de Nambudripad (NAET, por sus siglas en inglés) realizada por profesionales capacitados para tratar mascotas, o mediante inmunoterapia sublingual.

La inmunoterapia sublingual (SLIT, por sus siglas en inglés) es una variación relativamente nueva de las inyecciones para alergias para tratar la dermatitis atópica (alergias en la piel) en perros, gatos y caballos. La SLIT es bastante común en Europa y se utiliza para tratar las alergias respiratorias y cutáneas en los seres humanos. La inmunoterapia sublingual se administra por vía oral, lo que la hace mucho más sencilla que las inyecciones.

He tenido mucho éxito al utilizar un producto sublingual denominado como inmunoterapia regional específica, o RESPIT®. Me agrada porque no depende de las pruebas para determinar la alergia de la mascota En su lugar, utiliza una mezcla de los alérgenos más importantes de la región.

Si decides utilizar la inmunoterapia sublingual, es importante saber que la mayoría de las mascotas requieren de un protocolo de "alivio inmediato" (incluyendo baños terapéuticos, hierbas y nutracéuticos que reducen la inflamación), además de un protocolo de desensibilización de cualquier tipo.

Desensibilizar a las mascotas es una de las mejores soluciones a largo plazo para controlar las alergias, mientras que la inmunoterapia sublingual es una excelente opción libre de agujas.

7. Rechaza todas las vacunas innecesarias y preventivas contra las plagas y medicamentos veterinarios — Debido a que las alergias son una respuesta exagerada del sistema inmunológico, es importante evitar las vacunas y los medicamentos veterinarios innecesarios, incluyendo los químicos preventivos contra las plagas, los cuales interfieren con el rendimiento del sistema inmunológico.

Si tu mascota toma medicamentos regularmente o tomó durante mucho tiempo, consulta a tu veterinario sobre la posibilidad de implementar un programa de desintoxicación intermitente para ayudar al cuerpo a eliminar los subproductos dañinos y los residuos de medicamentos.

Importante: las alergias estacionales a menudo progresan a alergias durante todo el año

Las reacciones alérgicas son producidas por el sistema inmunológico de tu mascota, y la manera en que funciona su sistema inmunológico es el resultado de la naturaleza (genética) y la nutrición (medio ambiente).

A menudo se observan algunas variaciones como las siguientes:

  • Una mascota joven, quizás de 4 a 6 meses de edad, comienza con enrojecimiento en su barriga, picazón en las orejas y quizás una infección leve en una de ellas. Su veterinario habitual lo trata sintomáticamente, a menudo con una ronda de antibióticos innecesarios, para satisfacer al dueño. Aunque parezca mentira, esto es suficiente para sentar las bases del intestino permeable.
  • Al año siguiente, tan pronto como el clima comienza a calentarse, la mascota regresa al veterinario habitual con picazón en las patas, otra infección en el oído y un área sensible o dos. Nuevamente, el veterinario trata los síntomas (a menudo con esteroides, desgraciadamente) hasta que llega el invierno y los síntomas desaparecen.
  • Durante el tercer año, de mayo a septiembre la misma mascota desarrolla enrojecimiento e inflamación en la piel, pérdida de cabello, un mayor número de áreas sensibles, infecciones frecuentes en los oídos y la piel, así como una tendencia a masticar sus patas o rascarse hasta sangrar.
  • Para el quinto año, todos los síntomas han empeorado significativamente y el sufrimiento del animal dura todo el año.

Esto es lo que comúnmente ocurre con las alergias ambientales estacionales. Cuanto más expuesta se encuentre tu mascota a los alérgenos que le causan sensibilidad, más intensa y duradera será su respuesta alérgica. Por esta razón, es extremadamente importante comenzar a abordar las posibles causas desde la raíz con el primer síntoma de una respuesta alérgica, sin importar la levedad de su aparición.

+ Fuentes y Referencias
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario