Conviértete en el mejor padre para tu mascota en el 2020 Conviértete en el mejor padre para tu mascota en el 2020

PUBLICIDAD

¿Quién quiere más a sus dueños, los gatos o los perros?

Análisis escrito por Dra. Karen Shaw Becker
gato y humano

Historia en Breve -

  • Las investigaciones recientes concluyeron que, al igual que los bebés, perros y primates, la mayoría de los gatos también forman vínculos seguros e inseguros con sus dueños
  • Sin embargo, un estudio anterior descubrió lo contrario; los resultados de las investigaciones contradictorias sobre el vínculo gato-humano pueden ser debido a una deficiencia general de investigaciones sobre el pensamiento y comportamiento de los gatos domesticados
  • Dejando a un lado la teoría del vínculo, un cuerpo de investigación cada vez mayor, sugiere que los gatos disfrutan al interactuar con sus humanos

Los investigadores de la Universidad Estatal de Oregón han concluido científicamente un hecho sobre los gatos que los humanos que convivimos con ellos concluimos hace años; es decir que, al igual que los perros, los gatitos nos aman y pueden crear un vínculo con nosotros, solo que lo hacen al estilo felino.

Según ScienceDaily, "... la forma en que los gatos domésticos responden a sus dueños sugiere que subestiman sus habilidades sociocognitivas y la profundidad del vínculo con los humanos".

El estudio demuestra que la mayoría de los gatos hicieron un vínculo seguro con sus humanos

El estudio demostró que, al igual que los niños y caninos, los gatos domésticos pueden formar vínculos seguros e inseguros con sus humanos. Estos hallazgos sugieren que la unión entre especies no es exclusiva de los perros.

"Al igual que los perros, los gatos exhiben flexibilidad social en cuanto a su apego con los humanos", indicó la autora principal del estudio, Kristyn Vitale, de la Universidad del Estado de Oregón. "La mayoría de los gatos tiene un vínculo seguro con su dueño y lo utiliza como fuente de seguridad en un entorno nuevo".

Las investigaciones previas sobre el apego por medio de la Prueba de base segura (SBT, por sus siglas en inglés), ha demostrado que los bebés, perros y primates que hacen un vínculo seguro se comportan de forma similar cuando se reúnen con su cuidador después de una breve ausencia, en un entorno desconocido. Cuando reaparece su cuidador, rápidamente regresan a explorar de forma relajada su entorno, mientras que los individuos inseguros se aferran de forma excesiva o lo evitan cuando regresa.

En el estudio del estado de Oregon, los gatitos y gatos adultos de tres a ocho meses de edad pasaron dos minutos en una habitación desconocida con su dueño, luego dos minutos solos, seguidos por una reunión de dos minutos con su dueño. Las respuestas de los gatos al reunirse con sus dueños se clasificaron en estilos de apego (seguros o inseguros).

Los investigadores observaron que los gatos pueden hacer un vínculo de una manera muy similar a los bebés. En los humanos, el 65 % de los bebés hace un vínculo de forma segura con su cuidador, y este estudio demostró que alrededor del 65 % de los gatos y gatitos hace un vínculo seguro con sus humanos.

Además, estos hallazgos demuestran que el apego de los gatos con sus humanos es estable y ocurre en la adultez. Según Vitale, esta flexibilidad social pudo ayudar a los gatos a adaptarse de forma exitosa a vivir en hogares humanos.

Ahora, el equipo de investigación ha cambiado su enfoque a los gatitos y gatos en los refugios de animales.

"Hoy en día, analizamos diversos aspectos del comportamiento de apego de los gatos, incluyendo si la socialización y oportunidades de hogares temporales podrían influir en la seguridad del apego en los gatos de refugio", indicó Vitale.

Un estudio previo sugiere que los gatos NO forman un vínculo de apego seguro con los humanos

Lo curioso es que, un pequeño estudio del Reino Unido publicado en 2015 concluyó lo contrario al estudio del estado de Oregón. Para el estudio del Reino Unido dos investigadores de la Universidad de Lincoln utilizaron una versión adaptada para felinos de la Prueba de Situación Extraña (SST) de Ainsworth para evaluar a 20 gatos y sus dueños.

Aparte de observar que los gatos vocalizaban más cuando sus dueños los dejaban con extraños, los investigadores no encontraron otra evidencia que sugiriera que los gatitos habían formado un vínculo seguro con sus humanos. La síntesis del estudio indica que:

"Estos resultados son consistentes con la opinión de que los gatos adultos suelen ser muy autónomos, incluso en sus relaciones sociales, y no necesariamente dependen de otros para lograr una sensación de seguridad y protección".

Presiento que estos y otros resultados conflictivos del estudio sobre el vínculo gato-humano son el resultado de una deficiencia general de investigación sobre todos los aspectos de la salud felina, incluyendo a la conducta de los felinos domesticados. Los gatos no reciben la misma cantidad de atención en los estudios de investigación que los perros, por eso sabemos mucho más sobre la forma en que los perros piensan e interactúan con los humanos.

La escasez de datos científicos sobre un tema en particular podría impulsar a los investigadores a "solucionar este dilema" con tendencias y experiencias de vida particulares.

Publicidad
Clic aquí para optimiza la salud de tu mascota en el 2020Clic aquí para optimiza la salud de tu mascota en el 2020

Aparte de la teoría del apego, la investigación demuestra que los gatos disfrutan al interactuar con sus humanos

En un estudio realizado en 2017, un par de investigadores universitarios de los Estados Unidos concluyeron que a los gatos les agradan los humanos mucho más de lo que expresan. De acuerdo con Phys.org:

“[Los investigadores] señalan que, los gatos podrían ser malinterpretados y señalan que las investigaciones recientes encontraron que los gatos tienen habilidades socio-cognitivas y de resolución de problemas complejos.

Además, sugieren la típica creencia de que la baja reacción de los gatos a los estímulos sociales podría deberse a una falta de conocimiento sobre las cosas que los gatos encuentran más estimulantes".

Los investigadores se propusieron a determinar qué tipos de cuestiones y en qué grado estimulaban a los gatos. Había dos grupos de gatitos involucrados: un grupo vivía con sus familias; y el otro grupo estaba compuesto por gatos de refugio. Para el estudio, se aisló a los gatos durante algunas horas, después se les presentaron tres artículos de una de las cuatro categorías: alimento, olor, juguete e interacción humana.

Los investigadores mezclaron los artículos para que los gatos pudieran evaluar mejor cuáles les parecían más estimulantes y determinaban el nivel de interés de los gatitos para un estímulo dado si lo hacían primero, y cómo y cuánto tiempo interactuaron con el estímulo.

Los investigadores observaron una gran variabilidad de un gato a otro, independientemente de si vivían en una casa o refugio. Pero, en general, los gatos prefirieron interactuar con un humano que con todos los demás estímulos, incluyendo a los alimentos.

Durante el experimento, los gatitos invirtieron un promedio del 65 % de su tiempo en interactuar con una persona, lo que hizo que los autores del estudio concluyeran que a los gatos les gusta estar cerca de sus humanos, a pesar de cómo se comportan algunas veces.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario