CÓMO ALIVIAR LAS ALERGIAS ESTACIONALES DE TU MASCOTA
CÓMO ALIVIAR LAS ALERGIAS ESTACIONALES DE TU MASCOTA

ADVERTISEMENT

5 tareas de aseo para todos los dueños de perros

Análisis escrito por Dra. Karen Shaw Becker
aseo para mascotas

Historia en Breve -

  • Algunos dueños consideran equivocadamente que sus perros no requieren de ningún otro tipo de aseo aparte de los cortes de pelo o baños ocasionales
  • Pero, al igual que los humanos realizan sus rituales de aseo cotidianos, muchos perros necesitan un nivel de cuidado similar
  • Por lo que hay ciertas tareas de aseo que cada dueño debe realizar en su perro, como cepillar su pelaje, cepillar sus dientes, recortar sus uñas, bañarlo y limpiar sus orejas

Más de unos cuantos dueños actúan bajo la equivocada suposición de que mantener a su mascota bien aseada, es el trabajo de otra persona (por ejemplo, de un peluquero profesional), o que puede resolverse de forma sencilla con un baño de vez en cuando.

Pero, esta perspectiva siempre me ha desconcertado, y me parece aún más sorprendente dado que, cada vez más dueños consideran a los perros como miembros de su familia. Como humanos, realizamos nuestras propias rutinas cotidianas de forma automática y no esperaríamos hasta 4 o 6 semanas para cepillarnos los dientes o el cabello.

Tampoco permaneceríamos sin bañarnos, cortarnos las uñas o limpiarnos las orejas durante meses, entonces, ¿cómo podría ser correcto para los miembros de cuatro patas de la familia?

5 tareas de aseo obligadas para todos los dueños de perros

1. Cepilla el pelaje de tu perro: Es necesario peinar o cepillar el pelaje de tu perro con regularidad (en algunos casos todos los días) para disminuir la muda, evitar las bolas de pelo y eliminar los desechos de piel y pelo. Los perros que no son cepillados de forma regular tienen más probabilidad de presentar marañas y nudos, y el trabajo que se requiere para desenmarañar y desenredar podría ser doloroso para tu perro, sin mencionar que puede quitarles mucho tiempo a ti o al peluquero.

Una ventaja adicional de las sesiones de cepillado cotidianas es que también pueden fortalecer el vínculo que compartes con tu compañero canino. Los expertos en peluquería sugieren primero utilizar un cepillo más suave y luego un peine de acero fino para mascotas, pero es importante encontrar un cepillo que le parezca agradable a tu perro. 

2. Cepilla sus dientes: Así como tu rutina de higiene cotidiana incluye cepillarte y utilizar hilo dental, también deberías implementarlo en tu perro. Cepillar los dientes de tu perro solo te llevará unos cuantos minutos y podría mejorar drásticamente su salud en general. Si comienzas a cepillar sus dientes de forma cotidiana cuando aún es joven, tan solo será una parte más de un día normal. Si no comenzaste cuando era joven, o si adoptaste una mascota mayor, debes proceder de forma paulatina. Elije una hora del día en que realizarás el cepillado (como por ejemplo antes de dormir) y continúa con la rutina. Esto te ayudará a establecer un hábito.

También, te recomiendo incluir un masaje facial (y desensibilización de su boca) dentro del tiempo de caricias/masaje regular. Esto le ayudará a tu perro a entrar en un estado de relajación mental, y sospechará menos cuando trates de poner tus dedos en su boca.

Después de que se sienta cómodo con que le toques la cabeza, orejas y mandíbula, podrás enfocarte en su hocico y labios. De hecho, muchas mascotas disfrutan de que se les masajeen ligeramente las encías cuando se sienten relajadas. La clave no es hacerlo a la fuerza, sino avanzar a un ritmo en que tu perro se sienta relajado y cómodo. En el caso de muchas mascotas, cepillar un diente al día es una excelente manera para que las sesiones continúen sin estrés.

Cuando hayas dominado el masaje de las encías, será más fácil hacer la transición a los dientes. Mojar tu dedo en caldo de huesos es un truco que hará que tu cachorro permita de mejor manera tener tus dedos en su boca. Además, puedes sumergir una gasa o paño suave en el caldo y utilizarlo para masajear sus encías y frotar ligeramente sus dientes.

Una vez que acepte tus dedos en su boca, te recomiendo empezar a utilizar una solución dental enzimática diseñada para mascotas. Los geles enzimáticos pueden ayudar a descomponer la placa y el sarro acumulados en la superficie dental. Aplícala en un dedo y masajea brevemente los molares en la parte posterior de la boca de tu perro. Una vez que se haya relajado con la gasa y los dedos, podrás usar un cepillo de dientes o cepillo de dedo para mascotas.

Hacer el cepillado regular puede ayudar a mantener limpios los dientes de tu perro, así como minimizar sus problemas dentales, además de mantener al mínimo sus requerimientos de limpieza dental profesional.

3. Recorta sus uñas: Si te produce aversión recortar las uñas de tu perro, lo cierto es que no eres la única persona. De hecho, muchas personas son muy reacias a hacerlo por lo que contratan a un peluquero o veterinario para que lo realicen. Este enfoque es bueno si cuentas con las circunstancias para hacer (y pagar) citas con la frecuencia en la que tu perro requiera que le recorten las uñas.

Sin embargo, a menudo lo que sucede en estas situaciones es que pasa mucho tiempo entre cada cita y sus uñas crecen muy largas. Lo que puede ser incómodo para tu perro y causarle lesiones si una uña se engancha, se enrosca en algo o se clava en su pata. Podría sorprenderte saber cuántos perros terminan en clínicas veterinarias con dolor crónico en las patas y otros problemas que podrían evitarse al hacer un recorte de uñas regular.

Hay muchas otras ventajas al aprender a recortar las uñas de tu perro en casa. Así no solo podrás mantener sus uñas a una longitud segura con regularidad, sino que también podrás evitar el "estrés de transportarlo en automóvil" o "estrés por el aseo o visita veterinaria". Y dado que conoces a tu mascota mejor que nadie, podrás proporcionarle alivio si percibes signos de estrés y tomarlo con tranquilidad cuando sea necesario, incluso hacer una uña al día si eso resulta mejor opción.

En pocas palabras, mantener recortadas las uñas de tu perro no tiene por qué ser una tarea terrible para ambos, aún si ya has tenido una mala experiencia. Es evidente que las mascotas que han desarrollado una fobia por el recorte de uñas requerirán un poco más de tiempo y mimos, pero con paciencia y un enfoque amigable, la mayoría puede aprender a tolerar el recorte de uñas regular.

4. Baña a tu perro: Muchos dueños aún tienen la idea anticuada de que los perros no deben bañarse con demasiada frecuencia porque podría secarse su piel y pelaje. Sí, es cierto que demasiados baños y uso de champús fuertes podrían resecar su piel. Sin embargo, a menudo los perros con enfermedades cutáneas (y hay millones) requieren bañarse varias veces a la semana para reducir la carga bacteriana, así como la irritación e inflamación de su piel.

Una excelente regla general es bañar a tu familiar de cuatro patas cuando lo requiera, que es cuando presenta mal olor, está sucio, grasiento o manifiesta picazón e irritación.

Siempre recomiendo usar un champú suave y natural. El champú para humanos tiene un pH equilibrado para humanos, pero no para los perros y gatos. Por desgracia, muchos champús populares para humanos y mascotas contienen ingredientes que podrían ser tóxicos, son absorbidos por medio de la piel y pueden llegar a los tejidos y torrente sanguíneo.

Tampoco recomiendo utilizar champús de avena para mascotas, aunque haya docenas de opciones comerciales. La avena puede ser relajante para la piel, pero muchos animales son alérgicos a los granos, y es probable que presenten problemas con el contenido de avena del champú. Los champús a base de granos también podrían promover el desarrollo de levaduras y bacterias.

Recomiendo el uso de champús para mascotas que cuenten con certificado orgánico, que no contengan sulfatos ni químicos agresivos, y que estén especialmente formulados para aliviar, acondicionar, así como para fomentar una piel y pelaje saludables en las mascotas. Busca productos que contengan extractos herbales orgánicos relajantes, sin aromas sintéticos ni ingredientes difíciles de pronunciar.

5. Limpia sus orejas: Otra característica fundamental de la buena higiene en las mascotas es mantener limpias sus orejas. Después de bañar y secar a tu perro, es el momento de quitarle el algodón de las orejas y revisar si hay suciedad y mugre, lo que siempre es un problema mayor en ciertas razas de perros.

Si necesitas limpiar sus orejas, puedes colocar el limpiador de orejas dentro de la misma (siempre y cuando las instrucciones indiquen que es seguro y que sepas que el tímpano de tu mascota está intacto), o puedes aplicarlo en bolas de algodón y luego limpiar la cera y residuos.

Si viertes o pones un chorrito de la solución directamente en la oreja, antes de que tu perro pueda sacudir la cabeza, deberás masajear, para que cubra el interior de la oreja por completo. Utiliza tantas bolas de algodón como te sea necesario hasta que obtengas una bola de algodón limpia en cada oreja.

La parte externa y flexible de la oreja de tu perro se llama pabellón auricular. Una vez que hayas limpiado el interior de las orejas, utiliza una bola de algodón limpia para asear y desinfectar el pabellón auricular de cada oreja. Deberás limpiar sus orejas con tanta frecuencia como sea necesario para evitar la formación de cera y desechos; en el caso de muchos perros será de forma cotidiana o varias veces por semana.

Publicidad
Clic aquí para obtén acceso a la guía GRATUITA de la Dra. Becker para vencer las alergias estacionales de las mascotas.Clic aquí para obtén acceso a la guía GRATUITA de la Dra. Becker para vencer las alergias estacionales de las mascotas.

+ Fuentes y Referencias