CÓMO ALIVIAR LAS ALERGIAS ESTACIONALES DE TU MASCOTA
CÓMO ALIVIAR LAS ALERGIAS ESTACIONALES DE TU MASCOTA

ADVERTISEMENT

¿Cómo responden los pacientes con Alzheimer a los perros de terapia?

Análisis escrito por Dra. Karen Shaw Becker
perros de terapia para personas con alzheimer

Historia en Breve -

  • Un estudio en 2006 mostró que la terapia asistida por animales (AAT, por sus siglas en inglés) mejora la calidad de vida de las personas con demencia al impactar positivamente en su socialización y disminuir el comportamiento agitado
  • La Fundación de Alzheimer de América (AFA, por sus siglas en inglés) brinda sesiones gratuitas de terapia con perros para personas con enfermedades relacionadas con la demencia, sus familiares, amigos y cuidadores
  • Las mascotas amigables y no amenazantes pueden ayudar a los pacientes con demencia a ser más interactivos, incluso cuando no pueden hacerlo en entornos sociales con otros adultos
  • Al elegir qué perros cumplen con los requisitos, los expertos a menudo evalúan a los animales por su comportamiento con las personas y otros por su habilidad para seguir órdenes básicas y sociales
  • Los perros de terapia también deben ser capaces de manejar con calma situaciones inesperadas, como interactuar con grandes grupos de personas y ser manejados de manera que no estén acostumbrados a hacerlo

Hay algo en la mirada de un perrito dulce, o grande, que hace que la gente se sienta tranquila, contenta y reconfortada. No importa qué tan viejo o joven sea, tener un compañero que quiera compartir un momento o una tarde contigo puede convertirlo en "el ahora", que es particularmente beneficioso para los pacientes de Alzheimer.

Eso es lo que la gente en la Fundación de Alzheimer de América (AFA) ha encontrado. De los muchos servicios proporcionados por la organización, las sesiones gratuitas de terapia con perros para personas con enfermedades relacionadas con la demencia, es una de las más gratificantes para todos los involucrados.

El Centro de Educación y Recursos de la AFA en la ciudad de Nueva York abre sus puertas una vez al mes para recibir a los perros de terapia y sus cuidadores. Los beneficios son mutuos, ya que los residentes y sus invitados obtienen algo especial en forma de un compañero canino para disfrutar por un tiempo.

Molly Fogel, directora de servicios sociales y educativos de AFA, dice que la misión a nivel nacional es brindar apoyo, servicios y educación a cualquier persona involucrada con el Alzheimer y otras formas de demencia. Según Fogel:

"Somos una organización de amantes de mascotas y reconocemos el valor terapéutico que los animales tienen para personas de todas las edades. Específicamente cuando se trata de enfermedades relacionadas con la demencia, hay una variedad de formas en que la terapia tiene valor”.

¿Cómo reaccionan los pacientes con demencia cuando aparecen los perros?

Una cosa que las personas notan cuando alguien que aman comienza a mostrar signos de demencia es que a veces es difícil para ellos comunicarse y relacionarse con otros. Sin embargo, si incluimos a un perro, todo puede cambiar.

"Su rostro puede iluminarse, pueden comenzar a acariciar al perro", dice Fogel. No solo proporciona amor, comodidad y estimulación mental y emocional, sino que también es un medio para revivir algunos de los recuerdos que tenían cuando eran niños. "Pueden participar a través de esta reminiscencia y hablar todo sobre su mascota", agregó.

"Una vez que los ves con los perros, son solo sonrisas, alegría e historias y risas", agrega. "Casi se transforman y se van con sonrisas en sus rostros, emocionados de regresar".

Cada sesión de terapia incluye dos caninos y sus cuidadores, entrenados por The Good Dog Foundation para interactuar de manera segura con las personas mayores del área metropolitana de la Ciudad de Nueva York en un entorno de cuidado de ancianos. Hay 15 cupos para las sesiones de terapia de la Fundación, y se llenan rápido, dice Fogel, pero todos tienen un montón de tiempo con un amigo peludo.

Al igual que cualquier persona que tiene que acariciar, abrazar o de otra manera interactuar con un perro, las personas con demencia están ansiosas por la oportunidad de dar y recibir amor incondicional. Cualesquiera que sean sus problemas de cognición, entienden instintivamente que, en este entorno, tienen la oportunidad de expresarse libremente.

¿Cómo pueden los animales hacer tal diferencia?

BrightFocus Foundation, una organización sin fines de lucro que apoya la investigación y la educación pública sobre las enfermedades del cerebro y los ojos, incluyendo el Alzheimer, dice que, si se trata de un perro, un gato, un ave o un pez, las personas con demencia reciben numerosos beneficios al estar cerca de ellos:

“Por su propia naturaleza, las mascotas no juzgan ni tampoco critican. Y para alguien con demencia, esas cualidades los hacen un buen compañero. Su sola presencia puede ayudar a reducir los efectos de la demencia: ansiedad, agitación, irritabilidad, depresión y soledad.

Por su amabilidad y forma no amenazadora, las mascotas pueden ayudar a un paciente con demencia a ser más interactivo, cuando no pueden hacerlo con otros adultos".

Los perros se han abierto camino en varias instituciones de Alzheimer en los Estados Unidos. Los expertos dicen que los perros pueden incluso ayudar a los familiares y cuidadores con pacientes que presentan conductas problemáticas.

Un estudio en 2006 mostró que la terapia asistida por animales (AAT, por sus siglas en inglés) mejora la calidad de vida de las personas con demencia. Puede impactar positivamente la socialización y disminuir la agitación, particularmente cuando los perros de terapia están entrenados. Además:

“La AAT es una intervención efectiva porque el animal se usa como un complemento en la terapia. Actúa como un agente de unión, haciendo que los ancianos se sientan cómodos, en un estado de intimidad inmediata, y posiciona al terapeuta como menos amenazador...

Esto promueve la relación entre el anciano y el terapeuta. El uso de un animal como creador de intimidad inmediata puede basarse en la capacidad del animal para proporcionar la atención que es la base de todas las interacciones sociales. Los ancianos con demencia tienen mayor necesidad de atención porque ya la sociedad ya no los toma en cuenta".

Publicidad
Clic aquí para obtén acceso a la guía GRATUITA de la Dra. Becker para vencer las alergias estacionales de las mascotas.Clic aquí para obtén acceso a la guía GRATUITA de la Dra. Becker para vencer las alergias estacionales de las mascotas.

¿Qué rasgos debe tener un buen perro de terapia?

Al elegir qué perros cumplen con los requisitos para convertirse en un perro de terapia, los expertos a menudo los examinan observando su comportamiento con las personas y otros animales, así como su capacidad para seguir órdenes básicas, como sentarse o acostarse, y utilizar buenas habilidades sociales sin llegar a ser excitable.

Los perros de terapia también deberían poder manejar con calma situaciones inesperadas, incluyendo niños, grandes grupos de personas y ser manejados de maneras a las que no estén acostumbrados, dice Laura Hey, la fundadora de Health Heelers, una Organización en Menomonee Falls, Wisconsin de perros de terapia.

También hay diferentes tipos de perros de ayuda, y aunque algunas personas usan términos como "asistencia", "servicio", "apoyo emocional" y "terapia" de forma intercambiable, cada uno tiene su propia designación. Esto incluye perros entrenados para ayudar a personas con discapacidades, aquellos que realizan tareas específicas, que satisfacen las necesidades emocionales de las personas mientras son apoyados por un profesional de salud mental y perros de terapia, que a menudo cubren los desafíos emocionales y físicos.

Reducir los síntomas de la depresión y otros problemas emocionales es una de las características de un perro de terapia. Una de las formas en que esto ocurre es en las instalaciones de vivienda asistida donde, por desgracia, la soledad y el aislamiento son comunes. Cuando los perros entran en confianza con los pacientes, incluso durante unas pocas horas, los efectos son alentadores y no solo positivos, sino que también pueden cambiar la vida de estas personas.

Para quienes observan a los perritos sedosos, esponjosos, amigables y ansiosos que interactúan con personas que están solas o que a veces aparecen encerradas en sus propios mundos confusos, es evidente que cualquier esfuerzo que se requiera para reunir a los perros con los pacientes y las personas que los cuidan vale la pena.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario