Perros alrededor del mundo Perros alrededor del mundo

PUBLICIDAD

Alimentar a las aves en el jardín puede producir efectos positivos y negativos

Análisis escrito por Dra. Karen Shaw Becker
alimentar aves silvestres

Historia en Breve -

  • Alimentar a las aves puede ayudar a las poblaciones de estos animales de diferentes maneras, incluyendo a una mayor cantidad de aves que sobreviven durante el invierno, un mayor tamaño de la población de ciertas especies y un incremento de sus rangos geográficos
  • También existe la posibilidad de que se produzcan efectos negativos por dicha alimentación, incluyendo un mayor riesgo de propagación de enfermedades

Más de 57 millones de hogares en los Estados Unidos alimentan a las aves de jardín, incluyéndome a mí, y gastamos más de $ 4 mil millones cada año en alimentos para aves. Esta práctica es tan extensa que se ha convertido en una de las formas más comunes en la que los humanos interactúan con la vida silvestre, y aunque la mayoría de las personas lo hacen para ayudar a las aves, su interacción puede influir en la conservación.

Alimentar a las aves puede ayudar a las poblaciones de aves de diferentes maneras, incluyendo a una mayor cantidad de aves que sobreviven durante el invierno, un mayor tamaño de la población de ciertas especies y un incremento de sus rangos geográficos. Sin embargo, también existe la posibilidad de que se produzcan efectos negativos, incluyendo un mayor riesgo de propagación de enfermedades y ser víctima de los depredadores.

Los investigadores de Virginia Tech estaban interesados en la influencia de los humanos que alimentan y observan a las aves, por lo que se asociaron con Project FeederWatch, que es un proyecto de ciencia administrado por el Laboratorio de Ornitología de Cornell para averiguarlo.

Observar a las aves puede influir en las emociones y acciones humanas hacia la naturaleza

Project FeederWatch alienta a las personas a contar y observar a las aves que visitan los jardines, centros naturales, centros comunitarios y otros lugares en toda América del Norte. Se utilizaron los datos de más de 1 100 participantes como parte del estudio, lo que reveló que las personas no solo notaron cambios importantes en su jardín al alimentar a las aves, sino que tomaron decisiones con base en eso.

Por ejemplo, la mayoría de las personas notaron un aumento en el número de aves en el jardín, así como un gato o halcón cerca de los comederos y pájaros enfermos. De acuerdo con el estudio:

“Los encuestados informaron que manejaron a los depredadores o mantuvieron a los comederos, como respuesta a factores observables (como una mayor incidencia de enfermedades, la presencia de depredadores, y una mayor abundancia de aves).

Además, los encuestados describieron una variedad de respuestas emocionales a los escenarios de depredadores o enfermedades en los comederos, algunos de los cuales (particularmente ira) se relacionaban a si una persona tomaría medidas como respuesta".

Cuando los participantes notaron la presencia de un gato junto al comedero, la mayoría se enojó y asustaron al gato. Al observar las aves enfermas, la mayoría de las personas limpiaron sus comederos, y al observar más aves, la mayoría de las personas añadían una mayor cantidad de alimentos a los comederos.

"En mis 17 años trabajando con este tipo de personas como parte de un proyecto ciudadano, he escuchado mucho acerca de sus observaciones", explicó el coautor David Bonter, director de Ciencia Ciudadana en el Laboratorio Cornell de Ornitología, en un comunicado de prensa, al añadir lo siguiente:

"Este estudio ofrece información importante sobre la amplitud y el patrón de estas experiencias a través de las respuestas de más de 1 000 participantes. Estos hallazgos nos ayudarán a mejorar la manera en la que trabajamos con los observadores de aves hacia nuestro objetivo de conservación".

Publicidad
Clic aquí para conoce a perros de todo el mundoClic aquí para conoce a perros de todo el mundo

¿Cómo es que los humanos afectan la conservación de aves?

Esto aún se desconoce, pero está claro que los humanos pueden estar alterando el comportamiento y la salud de las aves. Más de dos tercios de los participantes del estudio explicaron que aumentarían la cantidad de alimento para incrementar el número de aves en el jardín. Dichos cambios, podrían crear un ciclo de retroalimentación positiva que influye en una mayor cantidad de alimento para atraer más aves, y así sucesivamente.

Resulta curioso que, el tiempo y el dinero no fueron factores principales para decidir la cantidad de alimento para las aves. En cambio, los factores naturales fueron los motivos principales, como el clima frío. Sin embargo, con un mayor número de aves debido a una mayor cantidad de alimento, existe un mayor riesgo de infecciones y puede atraer a más depredadores.

Es muy importante desinfectar regularmente los comederos (y las estaciones de riego) para controlar las enfermedades, al igual que elegir mezclas de semillas saludables y libres de micotoxinas. Decidir qué alimento ofrecer depende de la especie que se busque atraer, por lo que es necesario investigar en internet antes de visitar la tienda local para comprar semillas a granel.

Mientras el 84 % de los participantes espantarían a un gato de los comederos, únicamente el 14 % espantaría a un halcón. Sin embargo, el 46 % tomaría algún tipo de acción, incluyendo ofrecer un refugio o protección para las aves más pequeñas.

"Evidenciamos que las personas observan diferentes componentes de la naturaleza que se relacionan a su comportamiento de alimentar aves, y la mayoría ha tomado o tomaría medidas como respuesta a dichas observaciones", según los investigadores, al mostrar que las personas que alimentan a las aves contribuyen a la conservación de las aves.

Es posible convertirse en un científico ciudadano y observar a las aves en el jardín

Si amas las aves o la naturaleza, alimentar a las aves en tu jardín es un acto altruista que puede ayudarlas mientras tienes la oportunidad de interactuar con la vida silvestre en tu propio jardín. Sin embargo, queda pendiente observar los cambios en el curso de la naturaleza causados por el hombre.

"Además", anotaron los investigadores, "nuestros resultados demuestran que la mayoría de las personas consideran que al alimentar a las aves se genera un impacto positivo en sus vidas; sin embargo, las consecuencias pueden variar según la especie y el contexto (como la ubicación, la época del año, la comunidad local de depredadores)".

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario