El Amor a Prisa

Corriendo para ver si lo siguen los perritos, un niño queda encantado cuando todos los cachorros se dejan ir detrás de él. Lo siguen por todo el jardín, y no paran hasta que el niño se detiene.

Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo