Eso Sí Que Es Usar la Cabeza

Desde la azotea, sus ojos entran en contacto… Por suerte Marianne pudo presentir el intento del enorme búho, y logra ponerse la gorra antes de que aterrizara sobre su cabeza.

Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo