La Susurradora de Ciervos

La pequeña Maya estaba jugando fuera de su casa cuando de repente vio llegar a un diminuto cervato recién nacido. El tierno venadito, libre de temores y preocupaciones, siguió a Maya a todas partes – incluso al bosque para ir en busca de su madre.

Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo