Parece un Padecimiento Alarmante, Pero, ¿Sera Real?

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Agosto 01, 2017 | 1,785 vistas

Historia en Breve

  • El síndrome de la "fatiga de bigotes" parece ser una invención de los fabricantes de recipientes de comida para mascotas; no es un diagnóstico reconocido para la pérdida del apetito en gatos
  • Ahora, las compañías de tazones de comida para mascotas están vendiendo tazones menos profundos y más amplios y costosos para gatos que podrían estar sufriendo "fatiga de bigotes"
  • Hay muchas razones para la falta de apetito en gatos, y si tu propio gatito pierde interés en la comida es importante controlar la situación
  • El estrés ambiental puede ser la causa de la negativa de tu gato hacia los alimentos, así como un trastorno médico no diagnosticado
  • Es extremadamente importante que tu gato se mantenga bien nutrido y hay muchas cosas que puedes hacer para alentarlo a comer

Por la Dra. Becker

Si eres como muchas personas que poseen un gato melindroso, siempre estás en búsqueda de nuevas maneras de convencer a tu gatito quisquilloso de que coma. Parece que algunos gatitos nunca se terminan un alimento que no les gustó, mientras que otros pueden ser casi imposibles de complacer a la hora de la cena.

Hay muchas posibles razones para la falta de apetito de un gato, pero una de las más populares en este momento parece ser un fenómeno llamado "fatiga de bigotes". Sin duda, esto no es nada que hayamos aprendido en la escuela de veterinaria, y en la comunidad de veterinarios muchos se están preguntando: "¿Las compañías de recipientes para mascotas inventaron una enfermedad felina?"

¿Una Solución en Búsqueda de un Problema?

Parece que un puñado de empresarios fabricantes de productos de mascotas están vendiendo la "cura" para "fatiga de bigotes" en forma de un tazón de comida que va de $ 20 a $ 40 que le permite a gatito a comer sin que sus bigotes entren en contacto con el tazón, lo cual dicen que es una fuente de estrés.

El New York Times publicó un artículo sobre el tema, declaró:

"La fatiga de bigotes es un diagnóstico bastante nuevo, que muchos (pero no todos) veterinarios se toman en serio. Cuando los gatos tienen que acercar sus caras a los profundos tazones de comida y sus bigotes rozan los lados, la experiencia puede ser estresante lo cual los incita a patear la comida al suelo, pelear con otros gatos o hacerse más inquietos durante las comidas.”1

El artículo, nos enlaza amablemente a unos tazones increíblemente caros que parecen ser más anchos y más superficiales que los recipientes comunes para mascotas. Lo que no hace, es mencionar muchas evidencias de que la fatiga de bigotes sea algo real. Sin embargo, otra publicación comprobó la información del Times, al igual que la revista veterinaria dvm360.

Consenso: "La Fatiga de Bigotes" No Es Un Diagnóstico

La Boston Magazine lo revisó junto con la Escuela de Medicina Veterinaria Cummings de la Universidad de Tufts y con la Asociación Americana de Medicina Veterinaria (AVMA, por sus siglas en inglés). Nadie de quienes fueron consultados en Tufts había oído hablar de la fatiga de bigotes.

El Dr. Thomas Meyer, presidente de la AVMA, señaló: "Aunque los bigotes de un gato son muy sensibles, actualmente no hay pruebas que demuestren que si los bigotes rozan el tazón de alimento provocan estrés o molestia en los gatos."2

El reportero de la revista también buscó el término "fatiga de bigotes" en varias bases de datos de revistas veterinarias y no encontró estudios ni documentos sobre el tema.

La Dra. Elizabeth Colleran, una veterinaria especializada en medicina felina, le dijo a dvm360 con respecto a los bigotes de los gatos: "Ya que los órganos de los sentidos tienen un alto grado de terminaciones nerviosas especializadas bastante sensibles, se podría argumentar que el exceso de estimulación de los bigotes causa un poco de molestia. Pero no hay absolutamente ningún dato que lo respalde como ‘algo’.3

Por supuesto, todas las personas entrevistadas por la Boston Magazine, estuvieron de acuerdo en que cualquier cambio en los hábitos alimenticios de un gato es motivo de preocupación y debe ser examinado por un veterinario. Estoy absolutamente de acuerdo con esto, y tampoco descartaría por completo la posibilidad de que algunos gatitos sufren molestias por la sensación de que sus bigotes entren en contacto con sus platos de alimento mientras comen.

Sin embargo, un caso de "fatiga de bigotes" estaría al final de la lista de cosas que yo consideraría primero en un paciente gatito que no está comiendo bien, y tampoco esperaría que sea la única razón de la falta de apetito en un gato. Cuando un gatito no se siente bien o está estresado por su entorno, es probable que cosas pequeñas como un bigote en contacto con su tazón de comida agudicen su malestar.

Dicho esto, es importante tener en cuenta que hay algunos recipientes de comida para gatos que son muy pequeños y algunos gatos realmente grandes. En lo personal, he visto gatitos que parecen estar hambrientos y ansiosos por comer, pero se rehúsan a poner sus rostros dentro de su tazón de comida.

Una forma de evaluar rápidamente si a tu gato no le gusta el tazón que está usando es poner su comida en un plato de papel para ver si su conducta alimenticia parece ser más natural y desinhibida. Es curioso que muchos gatos parezcan disfrutar más de la comida cuando se sirve en recipientes amplios y poco profundos.

Incluso los Cambios Pequeños en la Rutina Diaria de Tu Gato Pueden Quitarle el Apetito

Uno de los primeros signos de enfermedad en gatos es la falta de interés por los alimentos. En ocasiones, el gatito deja de comer de repente; otras veces es un rechazo gradual o intermitente hacia la comida. El problema tiende a crecer, porque entre menos coma el gato, peor se sentirá y su apetito disminuirá aún más.

Esto es una espiral descendente en el que no quieres que tu gatito quede atrapado, por ello debes hacer todo lo posible para animarlo a comer. Lo primero que tienes que considerar es si ha habido un cambio en su entorno o rutina. Para los gatos, el cambio es igual a estrés, y con frecuencia, un gatito estresado pierde el apetito.

Los acontecimientos estresantes para un gato pueden incluir:

Un nuevo miembro en el hogar, de dos o cuatro patas

Ausencia repentina de un miembro de la familia

Mudarse a una nueva casa

Un cambio en tu rutina diaria que te hace estar en casa a diferentes momentos o con menos frecuencia de lo que tú gato está acostumbrado

Fiestas o muchas visitas

Gatos vecinos que son visibles para tu gato o que puede oler u oír

Estrés por estar envejeciendo

A veces algo tan simple como cambiar la ubicación del tazón de alimento de tu gato o su caja de arena, puede provocarle estrés. Si sospechas que hay un cambio detrás de la pérdida del apetito de tu gato, de ser posible, regresan las cosas a la "vieja normalidad" y revisa si la situación mejora. Como alternativa, mantén lo "nuevo normal" para tu gatito lo más coherente posible y dale unos días para que se ajuste.

¿Tiene un Trastorno o Enfermedad No Diagnosticada?

Si un cambio en el entorno de tu gato no parece ser el problema, te recomiendo bastante hacer una cita con su veterinario lo más pronto posible. Hay muchas razones relacionadas con la salud que hacen que los gatos pierdan interés en los alimentos.

Si hay un proceso patológico detrás de su falta de apetito, entre más pronto descubras qué es y comiences a tratarlo, será mejor. Mientras tanto, necesitas probar otras cosas para alentar a tu gato a comer con el fin de mantenerse nutrido y para prevenir la lipidosis hepática felina (enfermedad del hígado graso), que puede desarrollarse muy rápido en un gato anoréxico.

Después de un corto período de tiempo sin los alimentos o calorías diarias adecuadas – unos días como mucho – el cuerpo del gato comenzará a enviar células de grasa al hígado para convertirlas en energía. Ahí es donde comienza el problema ya que los cuerpos de los gatos no metabolizan la grasa de forma eficiente.

Recomendaciones para Animar a Tu Gato a Comer

Ayudar a un gatito que se niega a comer y mantenerse nutrido es un ejercicio de creatividad, estímulos leves y paciencia. Hay varias cosas que puedes hacer para despertar el apetito de tu gato, por ejemplo:

Calienta sus alimentos regulares para realzar el aroma (los gatos responden más al olor que al sabor de la comida). También, eleva un poco su tazón para que el olor de la comida esté más cerca de su nariz.

Ofrécele alimentos enlatados con olor fuerte o una sardina (envasada ​​en agua).

Bríndale nuevos alimentos en una superficie plana (plato de papel) en caso de que lo asocie un mal recuerdo o pueda detectar contaminantes que hay en su tazón de comida.

Compra una pequeña selección de diferentes sabores y texturas de comida enlatada para gatos, carne cocida o caldo de hueso hecho en casa y observa si llaman su atención.

Atráelo con los “alimentos para personas” apropiados para su especie que ha disfrutado antes, como pollo horneado o salmón caliente.

Si es adicto a los alimentos secos y rechaza todo lo demás, trata de agregar agua tibia a sus croquetas o un aroma tentador como jugo de atún o caldo de pollo.

Algunos gatos mayores parecen tener momentos de senilidad en los que se alejan de su comida después de comerse unos bocados, después regresan y comen un poco más. Si esto te suena a tu gatito, mientras regrese a su tazón de alimento y se coma la mayor parte o toda su comida, deja su alimento servido durante un tiempo razonable (no demasiado como para que se eche a perder) y deja que coma a su propio ritmo.

Trata de hacer de la hora de comer de tu gato una experiencia agradable para él. Asegúrate de que esté en un ambiente tranquilo y silencioso que sea óptimo y cómodo. Si tienes más de un gato, dales de comer en espacios separados.

Si el gatito duda para comer de su tazón de alimento, intenta ofrecerle comida en un plato limpio de papel o dale cantidades mínimas con la mano. (Si parece que prefiere comer de una superficie plana, podrías considerar comprar un recipiente para "fatiga de bigotes", o simplemente usar un plato).

También puedes intentar darle pequeñas cantidades de comida líquida con una jeringa, pero sólo si él está dispuesto. La alimentación forzada es muy estresante para los gatos y con frecuencia, los seres humanos que lo intentan terminan mordidos o arañados. Asegúrate de acariciar a tu gatito y halagarlo en el proceso; no importa lo preocupado o frustrado que te estés sintiendo, trata de no transmitirle esa angustia a tu gato.

Si Todo Falla

Si a pesar de tus mejores esfuerzos no puedes darle suficientes calorías a tu gato, consulta a su veterinario, quien puede prescribirle un estimulante del apetito, remedio homeopático o una inyección de vitamina B12. Si tu gato está perdiendo peso por no comer, lo más probable es que esté enfermo y el veterinario tendrá que determinar lo que está causando su falta de apetito.

Si pierde peso de forma significativa, su veterinario podría recomendar un tubo de alimentación. Esto no es agradable de considerar, pero es vital que tu gatito se alimente hasta que esté comiendo de nuevo por sí solo. A menudo, el tubo de alimentación en realidad es mucho menos estresante para el gato y el propietario, y es muy efectivo para mantener alimentado e hidratado (y medicado, si es necesario) al gatito.

Es importante entender que a diferencia de los perros y los seres humanos, los gatos no pueden pasar mucho tiempo sin alimento. En cuestión de días, las consecuencias de una mala nutrición comenzarán a afectar negativamente los órganos de tu gato.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1 New York Times, June 5, 2017
  • 2 Boston Magazine, June 7, 2017
  • 3 dvm360, June 12, 2017