¡Mil Veces Mejor Que el Chocolate!

Al recibir y abrir una caja de regalo llena de gatitos, los “probadores” se olvidan del chocolate que les habían prometido… “¡Me importa muy poco el chocolate ahora!”

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario