6 errores que pueden hacer que tu perro se deprima, ¿eres culpable de ellos?

perro deprimido

Historia en Breve -

  • Es posible que los perros experimenten o no depresión tal como la conocemos, pero definitivamente experimentan cambios de humor y comportamientos que podrían ocasionar que algún dueño se preocupe de que su perro pueda estar deprimido
  • Algunas razones por las que tu perro podría sentirse deprimido son, un problema médico subyacente, falta de ejercicio, pérdida de un miembro de la familia o una mascota con la que tenía un vínculo, y un entrenamiento de comportamiento con castigo en vez de refuerzo positivo
  • Las recomendaciones para ayudar a un perro con depresión incluyen implementar una alimentación y rutinas diarias constantes, distraerlo con actividades saludables y divertidas, y en caso de ser necesario, proporcionarle remedios naturales

Por la Dra. Karen Shaw Becker

La ciencia aún no ha descubierto si los perros padecen depresión de la misma manera que los seres humanoss. Lo cierto es que experimentan cambios en su estado de ánimo y comportamiento, pero esos cambios suelen ser temporales y podrían atribuirse a un evento reciente en la vida del perro.

Por ejemplo, tal vez los niños apenas acaban de regresar a la escuela, después de haber pasado el verano nadando y jugando con su perro, y extraña tenerlos cerca. O quizá acabas de incluir un cachorro a la familia y tu perro de edad avanzada se siente excluido.

Con frecuencia, los perros que padecen la pérdida de un miembro de la familia (humano o mascota) pasan por un período de duelo. Y desde luego que, muchos perros abandonados en refugios atraviesan un período de tristeza e incertidumbre.

El problema con el diagnóstico de depresión clínica (que es diferente al de los episodios breves de comportamiento depresivo) es que, incluso en los seres humanos, no existe una prueba biológica para identificar la enfermedad. Los médicos registran los síntomas y todo lo que el paciente les indique acerca de sus sentimientos para obtener el diagnóstico.

Ya que los perros no pueden hablar, debemos confiar en nuestra capacidad de observación para determinar si el compañero canino se siente deprimido. En términos generales, cuando un veterinario o conductista veterinario describe a un paciente como deprimido, es porque el perro ha demostrado un cambio en su comportamiento normal.

6 razones por las que los perros se deprimen

Tiene un problema médico no diagnosticado

Si el comportamiento de tu perro cambia, incluso si sospechas por qué ha ocurrido, siempre es una buena idea consultarlo con tu veterinario.

Muchos de los cambios en el comportamiento sintomático de la depresión, incluyendo la falta de apetito, eliminaciones accidentales en la casa, dormir más de lo normal, renuencia a hacer ejercicio y comportamiento agresivo repentino en un perro que nunca antes había demostrado agresión, también podrían ser indicaciones de un sin número de padecimientos subyacentes.

Se siente ignorado

Un perro saludable que está deprimido podría perder interés en comer o jugar, ser destructivo, hacer sus eliminaciones por toda la casa o ya no correr para saludarte y recibirte cuando entras por la puerta. Al igual que un perro somnoliento y perezoso, a menudo un perro deprimido solo necesita más tiempo de calidad con su ser humano.

Establece el hábito de pasar una hora ininterrumpida con tu perro todos los días e impulsarlo a realizar actividades físicas, rituales de aseo, ejercicios de entrenamiento y muchas caricias en su panza. ¡Relajará el estado de ánimo de ambos!

No hace suficiente ejercicio

Por desgracia, algunos perros se inhiben socialmente cuando no obtienen suficiente ejercicio ni tiempo de juego. Esto podría disminuir su interacción con otros miembros de la familia, o hacer que prefiera aislarse en su jaula u otra habitación. Si de repente tu perro usualmente alegre, ya no lo está, debes considerar la posibilidad de que quizá necesite realizar más ejercicio.

La mayoría de los perros requiere hacer mucha más actividad física de la que sus dueños creen. Como mínimo absoluto, tu perro debe realizar 20 minutos del tipo de ejercicio que mantiene acelerada la frecuencia cardiaca, tres veces a la semana. Es mejor hacer 30 que 20 minutos, y 6 o 7 que 3 días a la semana.

Cumplir con el mínimo requerimiento de ejercicio podría prevenir la atrofia muscular, pero no necesariamente sirve para aumentar la masa muscular, fortalecer los tendones y ligamentos,  perfeccionar el equilibrio y la propiocepción, ni optimizar la capacidad cardiovascular; razón por la cual siempre es mejor hacer más.

Si le puedes proporcionar caminatas diarias, así como sesiones adicionales de entrenamiento todos los días para cumplir con otros objetivos de ejercicio, ¡será aún mejor!

Ha sufrido la pérdida de un miembro humano o mascota

No es inusual que los perros padezcan la pérdida de una persona o amigo animal con el que tienen un vínculo. Según la ya fallecida, Dra. Sophia Yin, veterinaria y especialista en el comportamiento aplicado de los animales, los perros sienten las mismas emociones básicas que los seres humanos, incluyendo el dolor, miedo, ira, felicidad, tristeza e incluso posesividad.

Cuando un perro está de luto por una pérdida, es común que padezca depresión. Las señales de depresión en los perros simulan a las que manifiestan las personas--duermen más de lo normal, se mueven más lentamente, comen menos y demuestran muy poco interés en jugar.

Si tu perro parece estar deprimido por la pérdida de una persona o animal cercano, impúlsalo a realizar actividades que le gusten, como hacer caminata, jugar a buscar, o ir al parque para perros. En realidad, es cuestión de distraerlo con actividades que disfrute hasta que haya pasado el tiempo suficiente y ya no busque por todas partes a quien ahora está ausente en su vida.

Y es mejor no esperar una solución rápida. Podría tomar desde unas cuantas semanas hasta algunos meses antes de que comience a mejorar el estado de ánimo deprimido de tu perro.

Su humano favorito está deprimido

Tu perro se encuentra muy atento a tu estado emocional, que puede detectar al observar el tono de tu voz, lenguaje corporal y otros signos sutiles, incluyendo a tus feromonas (es decir, tu olor). La forma en que te mueves, hablas y te comportas le envía señales sutiles a tu perro que le indican tu estado de ánimo.

Por ejemplo, cuando te encuentras en una situación estresante para tu perro, como en el consultorio del veterinario, te mirará para que le ayudes a tranquilizarse. Sin embargo, si pareces tenso y nervioso, es probable que se ponga más ansioso.

Tu perro es muy intuitivo; así que si te sientes triste, no te sorprendas si él también parece deprimido.

Es sometido a un entrenamiento de comportamiento con castigo

Los perros que son castigados por un comportamiento indeseable, en vez de ser recompensados por un comportamiento positivo, podrían dejar de interactuar con sus dueños en un intento de evitar el castigo. Adoptan un estado de ánimo depresivo llamado "indefensión aprendida" porque se sienten incapaces de evitar situaciones negativas.

Realmente, es de suma importancia que se realice un entrenamiento de comportamiento con refuerzo positivo, no solo para ayudar a tu perro a convertirse en un buen ejemplo canino, sino también para preservar y proteger el vínculo cercano e invaluable que comparten.

5 recomendaciones para ayudar a un perro con depresión

1. En la medida de lo posible, mantén una rutina diaria y consistente. Las mascotas se desempeñan mejor cuando saben qué pasará el siguiente día. Trata de que las comidas, ejercicio, caminatas, tiempo de juego, aseo personal, hora de dormir y otras actividades diarias estén programas de manera constante.

El ejercicio es una herramienta poderosa para ayudar a aumentar la cantidad de endorfinas u hormonas de "bienestar" en tu perro. Hacer muchas caminatas (con muchas oportunidades para olfatear), podría ser un poderoso estimulante para el estado de ánimo.

2. Proporciónale el mismo tipo de alimentación y comidas, y sazónalas. Es importante que le ofrezcas los mismos alimentos a los que este acostumbrado, a la misma hora todos los días, pero si descubres que tu perro no está interesado en comer mucha cantidad, considera proporcionarle unos apetitosos huesecillos como postre, o prepara un delicioso premio para la hora de entrenamiento, que no haya probado antes.

Guarda lo que no consuma en el refrigerador y ofréceselo de nuevo en su próxima comida programada. Utiliza su apetito para ayudarle a recuperarlo, al resistir la tentación de tentarlo con aderezos de alimentos poco saludables.

3. Ten cuidado de no recompensar inadvertidamente la depresión de tu perro. Es natural querer consolar a tu mascota triste, pero por desgracia, ponerle atención a un perro que demuestra un comportamiento indeseable podría reforzar tal conducta. Es obvio que lo último que debes hacer es recompensar la falta de apetito, inactividad u otros tipos de conducta depresiva en tu perro. En cambio, debes ayudarle a superar la fase.

Una mejor idea sería tratar de distraerlo con actividades saludables y divertidas que le brinden oportunidades para reforzar los comportamientos positivos. Como por ejemplo, hacer caminatas, realizar sesiones breves de entrenamiento, jugar a buscar, olfatear u ofrecerle un juguete de rompecabezas dispensador de comida o hueso recreativo.

4. Dale suficiente tiempo. La depresión de tu perro podría tardar unos días o incluso semanas en expresarse, pero con el tiempo la mayoría de las mascotas vuelve a su estado normal y vivaz.

Si en algún momento sientes que tu mascota sufre innecesariamente o es algo más allá que un simple caso de tristeza, te recomiendo que comentes la situación con un médico veterinario o veterinario conductista.

5. En caso de ser necesario, utiliza remedios naturales. Hay algunos excelentes remedios homeopáticos y de flores de Bach que le puedes administrar fácilmente a tu perro depresivo, hasta que mejore su estado emocional.

Algunos de mis favoritos incluyen a la Ignatia homeopática, diversos remedios de flores de Bach, incluyendo a la mostaza, madreselva, y Grief and Loss de Green Hope Farm.

+ Fuentes y Referencias
Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo