Perros alrededor del mundo Perros alrededor del mundo

PUBLICIDAD

Piensa como felino cuando acaricies a tu gatito

Análisis escrito por Dra. Karen Shaw Becker
Acariciar a un gato

Historia en Breve -

  • Los gatos pueden ser muy quisquillosos sobre dónde y cómo les gusta que los humanos los toquen y acaricien
  • Cuando tratas de descubrir en qué áreas le gusta recibir caricias, es útil comprender cómo los gatitos se demuestran afecto y en qué áreas del cuerpo
  • Una investigación del Reino Unido concluyó que a la mayoría de los gatos les disgusta que los acaricien cerca de la base de la cola; sin embargo, hay diversas opiniones al respecto, ya que al parecer a algunos gatitos sí les agrada
  • La mayoría de los expertos coinciden en que el vientre es un área que debe evitarse al acariciar a un gato

Si compartes tu hogar con uno o varios gatitos, tal vez sepas que podría ser difícil descubrir la mejor manera de interactuar con un gato, en especial en cuestión de contacto físico. Y dado que cada gatito es diferente, adaptarte al ritmo de alguno no significa que podrás aplicar el mismo enfoque con otro.

Por ejemplo, algunos gatos son muy extrovertidos y buscan la atención de los humanos, mientras que otros son distantes. Hay gatos que aman ser cargados y recibir caricias; otros parecen disfrutar la atención solo para cambiar de opinión (por completo) en cuestión de segundos. La conclusión es que acariciar a un gato, en especial uno que no conoces muy bien, podría ser arriesgado porque el tipo de contacto que tienes con uno podría ser contraproducente con otro gatito.

Por fortuna, en 2015, los investigadores de la Universidad de Lincoln en el Reino Unido decidieron tratar de descifrar el misterio de las preferencias de las mascotas felinas. Enseguida hablaré sobre este estudio con mayor detalle.

Debes pensar como felino, para acariciar a un gatito de forma correcta

Debido a nuestra condición de humanos, somos propensos a asumir que nuestras mascotas aprecian el mismo tipo de contacto. Pero, las investigaciones indican que los animales prefieren el contacto humano que es similar al contacto de los miembros de su propia especie. Por ejemplo, a menudo los felinos amigables se lamen unos a otros, una actividad conocida como allo-grooming, por lo que es posible que tu gato prefiera que lo lamas en vez de recibir caricias (¡algo que no recomiendo!).

Los felinos también tienden a lamerse en zonas con muchas glándulas aromáticas, incluso alrededor de los labios, barbilla y mejillas; entre los ojos y oídos; y alrededor de la base de la cola. Cuando los gatos se frotan unos contra otros en estas áreas, intercambian olores, y como resultado, terminan con un olor similar.

Además, los expertos en gatos recomiendan intercambiar olores entre dos felinos extraños antes de presentarlos. Esto puede lograrse al limpiar suavemente la cabeza de un gato con un paño limpio y luego utilizarlo para acariciar la cabeza del otro gato.

Dado lo anterior, pareciera lógico que la cara, cabeza y base de la cola serían las zonas donde los gatos preferirían que los acariciaran sus humanos.

De igual manera, puede haber un orden en el que los gatos prefieran ser acariciados. Por ejemplo, los gatitos tienden a comenzar a interactuar al frotarse la cabeza unos contra otros. Lo curioso es que cuando practican el allo-grooming no existe un orden en particular.

Este estudio demuestra que acariciar la base de la cola no es adecuado

En el estudio del Reino Unido realizado en 2015 que ya mencioné, los investigadores decidieron analizar dos aspectos sobre las caricias en los gatos; primero, cómo responden los gatitos al ser acariciados por un familiar frente a una persona desconocida; y segundo, qué áreas del cuerpo son las mejores zonas para acariciar. Para lograrlo, grabaron a 34 gatos entre los seis meses y un año de edad en sus hogares. Los gatitos tuvieron tiempo para adaptarse a la presencia del investigador y a la grabadora antes de comenzar el experimento.

Cada gato fue evaluado en dos días diferentes. El primer día, el dueño acarició a su gatito, y al segundo el investigador. El equipo no solo realizó pruebas en las tres áreas de las glándulas aromáticas (alrededor de los labios, barbilla y mejilla; entre los ojos y orejas; y alrededor de la base de la cola), sino también en cinco áreas adicionales: la parte superior de la cabeza, parte posterior del cuello, parte superior de la espalda, centro de la espalda, así como pecho y garganta.

El orden en que se aplicaron las caricias en las diversas partes del cuerpo de los gatitos fue de forma aleatoria y deliberada. Las caricias se realizaron con dos dedos en cada zona, durante 15 segundos.

Los gatos tuvieron la libertad de alejarse en cualquier momento durante las sesiones de caricias, y, de hecho, varios lo hicieron. Entre los 34 gatitos observados, solo 16 permitieron que su dueño y el investigador los acariciaran en las 8 zonas.

Al final del experimento, el equipo de investigación analizó los videos. En primer lugar, buscaron la cantidad de veces que los gatos respondieron de forma positiva con parpadeos lentos, lamiendo a la persona o frotando su cabeza contra ellos, levantando la cola, acicalando y amasándose contra ellos.

Enseguida, los investigadores contaron la cantidad de veces que los gatos demostraron un comportamiento negativo, como sacudir o mover la cola, alejar la cabeza de la persona, lamerse los labios, morder o golpear con la pata a la persona.

Los resultados del experimento demostraron que los gatos exhibían comportamientos más negativos cuando se los acariciaba en la base de la cola. Lo curioso es que también parecían preferir recibir caricias del experimentador, en vez del dueño. Los investigadores expusieron algunas teorías para explicar el sorprendente resultado:

  • Simplemente, los experimentadores eran algo novedoso y, por lo tanto, captaban más la atención de los gatos
  • Las caricias con dos dedos realizadas por los dueños no eran lo que los gatos esperaban o a lo que estaban acostumbrados
  • Los gatos estaban acostumbrados a iniciar interacciones con sus dueños, en vez de al revés
  • Algunos de los gatos podrían haber desconfiado de sus dueños por razones desconocidas
Publicidad
Clic aquí para conoce a perros de todo el mundoClic aquí para conoce a perros de todo el mundo

El segundo grupo de gatos valida la perspectiva de no hacer caricias cerca de la cola

Los investigadores realizaron un segundo experimento con un grupo diferente constituido por 20 gatos. Los dueños les hicieron caricias a sus gatos en un orden prescrito, ya sea desde la parte superior de la cabeza y hacia abajo hasta la cola, o al revés. Utilizaron el método normal de acariciar en vez de algún método prescrito (con dos dedos).

Durante el experimento, solo 3 de los 20 gatos se alejaron; no obstante, los investigadores observaron que a estos gatos les disgustaba que los acariciaran cerca de la base de la cola, independientemente de cuándo ocurría la secuencia de caricias.

Tercera opinión: caricias en la base de la cola, pero no en el vientre

Para saber acerca de otra perspectiva sobre las caricias en la base de la cola, puede consultar el artículo escrito por el veterinario Dr. Marty Becker en VetStreet, en el cual indica que hay cuatro zonas ideales para acariciar a tu gato, incluyendo la base de su cola.

Por lo tanto, puedes acariciar aquí:

1. Base de la barbilla. Al parecer, los gatitos disfrutan de caricias suaves por debajo de la barbilla, en especial justo donde la mandíbula se conecta con el cráneo, que está cargada de glándulas aromáticas.

2. Mejillas, detrás de los bigotes. Esta es otra área llena de glándulas aromáticas. Al parecer a los gatitos les agrada cuando los frotan en zonas que contienen glándulas de olor, porque esas pequeñas glándulas liberan su olor sobre ti. Así que, ¡te han “marcado con su olor” sin siquiera hacer el intento!

3. Base de las orejas. ¿Adivina qué es lo que tiene en la base de sus orejas? Así es, tu gatito tiene más glándulas aromáticas. Al parecer el objetivo del marcado con olores es establecer su territorio (incluyéndote) para que adquiera un olor familiar y, por lo tanto, le parezca cómodo y seguro. Es por eso que golpear la cabeza o golpearse contra otros es uno de los pasatiempos favoritos de los felinos.

4. Base de la cola. Muchos gatos parecen disfrutar cuando su humano pasa una mano sobre su espalda y aplica una leve presión sobre la base de su cola. Si tu gatito intensifica su ronroneo y levanta la base de la cola hacia tu mano, significa que le agrada este tipo de caricia. He conocido gatos que hacen exactamente lo que he descrito aquí, y he conocido a otros que se sienten incómodos al tocar esta zona.

Áreas donde no debes acariciarlo:

1. Vientre. La mayoría (no todos, pero la mayor parte) de los gatos le desagrada que acaricies el vientre. Una explicación es porque si tu gatito viviera en la naturaleza, estaría constantemente amenazado por depredadores; entonces, el área más vulnerable es su vientre, y justo debajo de su sedoso abrigo están todos sus órganos vitales.

Otra razón podría ser porque los folículos pilosos de su vientre y cola son hipersensibles al contacto, por lo que recibir caricias en esa zona podría estimularlos demasiado. En cualquier caso, la mayoría de los gatos protegen sus vientres por instinto, aunque algunos aprenden a disfrutar de recibir un ligero masaje en su vientre. Pero, tu mejor opción es asumir que a tu gato no lo agrada y limitar tus caricias a zonas seguras.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario