Errores Que Comprometen el Sistema Inmune de Tu Mascota

Ejercicio Canino

Historia en Breve -

  • La función del sistema inmunológico de tu mascota es proteger su cuerpo de los patógenos extraños
  • Un sistema inmunológico saludable y activo está equilibrado – es decir, no es lento ni activo en exceso
  • Muchas cosas pueden interrumpir el funcionamiento saludable del sistema inmunológico de tu perro o gato, como enfermedades, estrés crónico, medicamentos y las vacunas
  • Hay cuatro categorías de trastornos autoinmunes (tipo I, II, III y IV)
  • Para mantener su sistema inmunológico equilibrado, concéntrate en su alimentación, ejercicio, masajes terapéuticos y en reducir la carga tóxica de tu mascota

Por la Dra. Becker

El sistema inmunológico a veces es llamado "el gran protector." La palabra inmune proviene de la palabra latina "immunis", que significa "sin" o "exento". Tu mascota es inmune si está protegida contra una enfermedad específica, por medio de la inoculación o como resultado de una resistencia innata o adquirida.

El sistema inmunológico está constituido por una compleja red de células que interactúan, por productos celulares y tejidos que generan células que protegen al cuerpo de los patógenos y de otras sustancias extrañas, destruyen las células infectadas y malignas y eliminan los desechos celulares.

El sistema inmunológico incluye el timo, bazo, nodos y tejido linfático, células madre, glóbulos blancos, anticuerpos y linfoquinas. Las linfoquinas son subgrupos de las citocinas producidas por un tipo de célula inmune llamada linfocito.

La Importancia de un Sistema Inmunológico Equilibrado

La función del sistema inmunológico es responder adecuadamente a las sustancias infecciosas del mundo exterior. Una respuesta adecuada es cuando el sistema inmunológico organiza una defensa contra un desafío exterior sin destruir el cuerpo. Esto requiere que el sistema inmunológico sepa la diferencia entre "sí mismo" (el cuerpo de tu mascota) y el invasor extraño.

Cada célula y sistema de órganos en el cuerpo de tu mascota tiene sus propios mecanismos inmunes y también cada uno tiene un tipo de regulador interno independiente. Estudios recientes muestran que las emociones de un animal tienen un efecto gigantesco en su inmunidad, tanto positivo, como negativo. También las influencias ambientales, como los ruidos, olores, patrones de luces y los contaminantes ambientales pueden afectar dramáticamente el sistema inmunológico.

Mientras que la medicina occidental ve al sistema inmunológico como partes individuales separadas del todo, desde un punto de vista holístico, el aspecto más importante del sistema inmunológico es que cada componente de inmunidad individual está interconectado y todas las partes del sistema están en comunicación constante con todas las otras partes. Cuando tenemos un acercamiento holístico al bienestar de una mascota, nos enfocamos en esta comunicación interna.

Mientras que la medicina occidental se concentra únicamente en un componente de la enfermedad, el objetivo del acercamiento holístico es integrar todos los componentes del sistema inmunológico para equilibrarlos de nuevo.

En realidad, el equilibrio es la palabra clave. Siempre destaco la importancia de un sistema inmunológico equilibrado, ya que un desequilibrio en cualquier dirección – es decir, si el sistema inmunológico está demasiado lento o activo en exceso – eventualmente ocasionará enfermedades en el cuerpo.

Interruptores del Sistema Inmunológico

Hay muchas formas en las que la función inmune normal puede interrumpirse o reprimirse. Muchas enfermedades, especialmente aquellas generadas por virus, pueden atacar directamente las células del sistema inmunológico. Su asalto también puede ser más sutil e invadir lentamente uno o más componentes del sistema inmunológico, lo que disminuye su efectividad general.

El estrés crónico, de plazo largo e inevitable saturará, con el tiempo, la capacidad del sistema inmunológico para responder, lo que ocasionará que el animal sea más susceptible a las enfermedades. Curiosamente, el estrés moderado de plazo corto ha demostrado mejorar la respuesta inmunológica. Los cortos episodios de estrés que hacen funcionar los "músculos" inmunes para mantenerlos más fuertes pueden preparar el cuerpo del animal para responder adecuadamente a los desafíos, como las infecciones y lesiones.

Por un lado, los antibióticos pueden asistir al sistema inmunológico, al eliminar las bacterias patogénicas. Pero al mismo tiempo, pueden destruir gran parte de los mecanismos protectores, al matar a las bacterias buenas que viven en el intestino, en la piel y en otras partes del cuerpo de un animal.

Los corticosteroides, como la prednisona, a menudo se usan para suprimir una respuesta hiperactiva del sistema inmunológico, pero el uso excesivo o el uso a largo plazo de estos medicamentos puede inutilizar al sistema inmunológico por completo.

Las vacunas estimulan al sistema inmunológico de tal forma que estará listo para organizar un ataque contra una enfermedad específica más adelante. Pero las vacunas también pueden estimular en exceso el sistema inmunológico, al punto de la anafilaxia, la cual es una reacción adversa que podría amenazar su vida.

Más a menudo, las vacunas repetidas exceden el umbral inmunológico de algunos animales, lo que ocasiona enfermedades autoinmunes (también llamadas enfermedades inmunomediada), que ocurren cuando el sistema inmunológico del animal se confunde y se ataca a sí mismo.

Categorías de los Trastornos del Sistema Inmunológico

La mayoría de los veterinarios holísticos creen que casi todas las enfermedades que adquiere un animal están relacionadas directamente con algún desequilibrio del sistema inmunológico. La anafilaxia, que es como se le llama a una Reacción Tipo I, describe cualquier respuesta inmunológica aguda, hiperactiva y sistémica que se desencadena debido a una mordida de insecto, una vacuna, medicamentos, alimentos o, menos frecuentemente, a los productos sanguíneos durante una transfusión.

Otras enfermedades inmunomediada, llamadas Reacciones Tipo II, involucran la producción de anticuerpos contra las células del cuerpo mismo del animal. En otras palabras, el sistema inmune no se reconoce a sí "mismo". Puede ser difícil saber qué desencadena una respuesta autoinmune, pero a menudo se relaciona a la administración de medicamentos o vacunas, así como a las toxinas ambientales.

Dos de las enfermedades autoinmunes Tipo II son la anemia hemolítica autoinmune (AHAI) y la trombocitopenia autoinmune. La miastenia gravis es otra enfermedad inmunomediada en la cual el cuerpo ataca sus propias células musculares.

Las reacciones autoinmunes tipo III suceden cuando el cuerpo de un animal produce anticuerpos que interfieren con la función normal de diferentes áreas del cuerpo. Algunos ejemplos de éstas son la artritis reumatoide canina, lupus eritematoso sistémico (LES) y una enfermedad de los riñones llamada glomerulonefritis.

Las reacciones tipo IV involucran a los componentes mediados por células del sistema inmunológico, entre las cuales encontramos la sensibilidad al contacto, la enfermedad tiroidea autoinmune y la queratoconjuntivitis seca (ojo seco). Todos estos son ejemplos de respuestas hiperactivas del sistema inmunológico.

Del otro lado del espectro están las respuestas hipoactivas (lentas) del sistema inmunológico, las cuales pueden ser ocasionadas por una infección viral, un trastorno genético como la deficiencia IgA, la mala nutrición y por un ambiente estresante o tóxico.

Sugerencias Para Mantener la Salud Inmunológica de Tu Mascota

Un sistema inmunológico saludable está equilibrado y hay una variedad de cosas que puedes hacer como dueño de una mascota para mantener la salud inmunológica de tu perro o gato.

  • El ejercicio brinda beneficios directos al sistema inmunológico de tu mascota. Cuando tu perro o gato usa sus músculos, le ayuda a limpiar el cuerpo de toxinas y mantiene a su sistema linfático en funcionamiento.
  • El masaje aumenta la cantidad de linfocitos y mejora su función. Masajear a tu mascota también la relaja, lo que es bueno para su salud emocional y por lo tanto, para su salud inmunológica.
  • También es muy importante mantener a tu mascota en su peso ideal. Una alimentación adecuada para su especie ayudará a controlar las respuestas inflamatorias, lo que a su vez mejorará la función inmunológica de tu perro o gato. Mientras más antioxidantes le puedas ofrecer a tu mascota a través de una nutrición completa, será mejor. Esto es imposible cuando le das una alimentación completamente procesada en la forma de comida seca o enlatada para mascotas.
  • Los animales tienen requerimientos muy altos de antioxidantes y realmente sólo tienes dos opciones para satisfacer sus necesidades. Puedes darle un suplemento de vitaminas y minerales sintético (que es como los fabricantes de comida para mascotas lo hacen) o puedes brindarle nutrientes a través de alimentos enteros.

    Para tener buena salud y vitalidad, los animales necesitan grandes cantidades de alimentos sin procesar, vivos y frescos para alcanzar sus requerimientos de antioxidantes, entre los cuales están la vitamina A, todas las vitaminas B, vitamina C y E, zinc, selenio y vitamina D. La carne y órganos frescos, las hierbas y los vegetales orgánicos y no transgénicos son excelentes fuentes naturales de vitaminas y antioxidantes que tu mascota necesita para tener un sistema inmunológico equilibrado y saludable.

  • También es importante reducir la cantidad de sustancias químicas que están dentro, sobre y alrededor de tu mascota, para mantener el buen funcionamiento de su sistema inmunológico. Yo creo que las toxinas en el ambiente inmediato de un animal juegan un gran papel para generar la disfunción de su sistema inmunológico.

Es muy importante ofrecerle agua sin fluoruro ni cloro, así como aire sin toxinas. También es importante minimizar las vacunas y los pesticidas tópicos que se encuentran en los preventivos de pulgas y garrapatas.

Es casi imposible evitar todas las fuentes de toxinas ambientales, así que también es una buena idea organizar un protocolo de desintoxicación para tu perro o gato.

Los veterinarios holísticos han reconocido desde hace mucho la importancia de un sistema inmunológico equilibrado. Tienen muchas herramientas para ayudar a reequilibrar un sistema inmunológico lento o activo en exceso. Mi recomendación es hacer equipo con un veterinario que le dé prioridad a la salud del sistema inmunológico de tu perro o gato.

Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo