Cómo Eliminar el Estrés de Tu Gato Durante Su Visita al Veterinario

Gato Enojado

Historia en Breve -

  • Los gatos tienen mentes, estados de ánimo y metas por sí mismos. Y a diferencia de sus contrapartes caninas, muchos felinos no tienen la inclinación natural de complacer a sus dueños, incluso cuando es por su propio bien.
  • Si compartes tu vida con un gato, sabes que generalmente ellos hacen lo que quieren, cuando quieren. Pero una de las pocas veces cuando es necesario ejercer tu voluntad sobre él es cuando se trata de visitar al veterinario.
  • Si has estado postergando estas visitas porque tu gato se estresa mucho con los viajes al veterinario -- busca un veterinario a domicilio que haga exámenes de salud en casa o aprende cómo aminorar el estrés de tu gatito antes de llevarlo al veterinario.

Como lo expresa muy descriptivamente el artículo de dvm360:

“El silbido ominoso, los maullidos tristes, los rasguños y mordidas defensivas, los intestinos alterados - el estrés felino es incómodo para los gatos, los clientes y para ti [el veterinario del gatito]."

Muchos gatos se estresan mucho con los viajes al veterinario. Tan estresados, de hecho, que muchos dueños de gatos evitan por completo las visitas rutinarias al veterinario.

Comentarios por la Dra. Becker:

Como cualquier dueño de gato bien sabe, tratar de convencer al tu gato a hacer "A" cuando él quiere hacer "B", es prácticamente inútil.

Los gatitos tienen mentes, estados de ánimo y metas por sí mismos. Y a diferencia de sus contrapartes caninas, muchos felinos no tienen la inclinación natural de complacer a los humanos en sus vidas.

Si compartes tu vida con un gato, probablemente desde antes entendiste a dejar a "Garfield" hacer lo que quiera, cuando quiera, porque enfrentémoslo - lo hará de todas maneras.

Una de las pocas excepciones a la frase general de "deja al gato reinar" rige cuando se trata de visitar al veterinario. Este es un momento en la vida de tu compañero felino cuando es necesario ejercer tu voluntad sobre la de él.

Los gatos necesitan al menos uno y preferiblemente dos exámenes profesionales de salud anuales, justo como se les hace a los perros.

Si has estado postergando estas visitas -- y no puedes encontrar un veterinario a domicilio que haga exámenes de salud en casa -- es el momento de aprender cómo ganarle una batalla a tu gatito que quiere esconderse bajo la cama en el preciso momento que tú quieres llevarlo al veterinario.

Todo Se Trata de la Caja Transportadora

Si aún no tienes una, te recomiendo ampliamente que inviertas en una transportadora para tu gato.

Tratar de transportarlo y cargar a tu gatito en tus brazos cuando esta estresado y no está familiarizado con los alrededores puede ser peligroso para ambos. Un gato que está determinado a escapar de tus abrazos, encontrará eventualmente una manera -- y podrías recibir rasguños en el proceso.

Además, llevar un gato suelto en un vehículo en movimiento nunca es una buena idea. La mayoría de los gatitos encontrarán rápidamente un lugar oscuro, cubierto y escondido para esconderse, como debajo del asiento. Buena suerte en conseguir que salga una vez que ha encontrado su destino.

Algunos gatos tratarán también de estar tan cerca de sus humanos como sea posible, mientras se esconden. ¿La opción obvia? bajo tu pedal de gasolina o del freno. Es innecesario decir, que tu gatito debe estar confinado durante el viaje.

Así que invierte en una transportadora de plástico duro con una tapa que se remueva fácilmente. La caja debe ser lo suficientemente grande para permitir a tu gato se pare, de vueltas, pero no tan grande para que resbale o rebote de extremo a extremo y de lado a lado mientras es transportado.

Enséñale a tu Gato la Transportadora en Casa

Entre más cómodo este tu gato con su transportadora, menos estrés sentirá cuando este ahí por tu decisión y no por la suya. En teoría, dado que a los felinos les gustan los lugares oscuros, cubiertos, confortables para descansar o esconderse, les deben gustar los contenedores.

Digo "en teoría" porque los gatos además tienen una costumbre de hacer un desplante de desagrado hacia los pequeños espacios confortables que las personas les proveen, en favor de algunos otros lugares de su propia elección.

Te sugiero que compres tu caja transportadora adelantándote a una visita al veterinario planeada. Tráela a casa y déjala afuera en un lugar accesible para tu gato.

Si tu gatito está acostumbrado a ver su transportadora todos los días, probablemente la estará asociando mucho menos a eventos estresantes como viajar o una visita al veterinario.

Probablemente, necesitarás tentar a tu gato a usar su caja-- al menos inicialmente. Pon una manta o toalla favorita y un juguete ahí. También, pon algunos obsequios adentro. He atraído a mis gatos al colocar una bufanda calentada o una botella de agua caliente bajo una manta suave. Con mucha paciencia y un poco de suerte, tu felino favorito se preparará para su transportadora y empezará a meterse a descansar, dormir o solo observar el mundo pasar.

El Ensayo del Paseo en Carro y la Visita al Veterinario

Con suerte por ahora, tu gato está cómodo y quizás incluso disfrute estar en su nueva transportadora.

Si es así, es momento de cerrar la puerta, llevar la caja al carro, y tomar un corto paseo para hacer que tu gato se familiarice con estar confinado en su caja, en un vehículo en movimiento.

Toma paseos cortos y monitorea la reacción de tu gato cada vez. El objetivo es lograr que él se sienta un poco más cómodo en cada paseo corto.

Si es posible, incluye una parada al consultorio del veterinario en una de estas excursiones. Toma la transportadora a la clínica y espera lo suficiente para dejar que tu gatito asimile la vista, sonidos y olores del consultorio del veterinario.

No hay necesidad de ver al doctor en la visita -- tu objetivo es simplemente familiarizar a tu gatito con nuevos alrededores en un esfuerzo por disminuir la cantidad de estrés que sienta durante su visita agendada con el veterinario.

Sacar y Meter al Gatito en la Transportadora

A menos que tu gato sea un espécimen bastante singular, las posibilidades son que objetará que lo pongas dentro de la transportadora.

Por supuesto, una vez que esté en la caja y en la oficina del veterinario, se rehusara a salir.

Es por eso, que recomiendo una transportadora con una tapa que sea fácilmente removible. Estas transportadoras típicamente tienen varios tornillos y pestillos largos los cuales son fáciles de girar manualmente y te permiten sujetar o separar la tapa de la caja.

Más que tratar de meter a un gatito renuente ya sea primero por la cabeza o por la cola a través de la puerta de la transportadora, puedes simplemente quitar la tapa, sentarlo en la parte del fondo, recolocar la tapa y asegurarla en la posición.

Cuando llegas al consultorio del veterinario, si el gato está ahora determinado a permanecer en la caja, puedes simplemente remover la tapa.

Esto le permite a tu asustado y cauteloso felino a permanecer en la relativa seguridad de su transportadora, mientras el veterinario realiza la primera observación. Entonces, puede fácilmente ser levantado y sacado para una examinación más de cerca cuando llegue el momento.

Así como no es un buen plan el tratar de forzar a un gatito, a entrar a una transportadora, también es mala idea forzarlo a salir ya sea al jalarlo o sacarlo a la fuerza. Uno de los dos o ambos pueden ser lastimados en la pelea, y eso es una buena forma de elevar el nivel de estrés de tu gato exponencialmente, lo cual es exactamente lo que no quieres hacer.

Unos Cuantos Consejos Más Para Gatos Estresados

Algunos gatos son más propensos a estar estresados que otros. Es posible que a pesar de tus mejores esfuerzos, no alcances una diferencia perceptible en el nivel de molestia de tu gatito durante los paseos en carro y las visitas al veterinario.

Habla con un veterinario holístico acerca de remedios homeopáticos específicos, herbales o neutracéuticos, que podrían ayudar a tratar el nivel de estrés de tu gato. También, puedes investigar las esencias de las flores de Bach, Spirit Essences o remedios de OptiBalance Pet.

Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo