Los Dueños Creen Que Esto Demuestra El Amor Por Su Mascota - Pero Un Estudio Señala lo Contrario

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Abril 30, 2016 | 2,442 vistas

Historia en Breve

  • Una de las razones por las que los dueños de gatos con sobrepeso no les ayudan a bajar de peso es por un miedo a que la mascota deje de amarlos
  • Un reciente estudio sugiere lo contrario - que los gatos que hacen dietas, en realidad no se vuelven menos cariñosos si no más
  • Hay muchas razones por las que las personas alimentan en exceso a sus gatos, incluyendo equivaler la comida con el amor, y también la mala interpretación de ciertos comportamientos felinos
  • Para bajar el peso de un gato con sobrepeso, práctica el control de porciones, aprende exactamente cuántas calorías debes proveerle, aliméntalo con una comida biológicamente apropiada, y asegúrate de que tu gato haga ejercicio

Por la Dra. Becker

En algún punto alrededor de la última mitad de siglo, se puso de moda hacer lo más fácil en lugar de lo correcto. (De vez en cuando, lo más fácil es también lo correcto--pero no es muy frecuentemente).

Una excelente pero trágica visión de este fenómeno es la epidemia de las mascotas con sobrepeso y obesidad en los Estados Unidos. Al parecer, para muchos dueños de mascotas, la alimentación excesiva de sus compañeros animales es más fácil que asegurar que se mantengan delgados y en forma. Ofrecer premios es más sencillo que pasar tiempo con ellos.

Uno solo tiene que mirar a los lobos y gatos salvajes para comprender que la naturaleza no diseña caninos o felinos gordos--los humanos lo hacen. La naturaleza de los animales salvajes es comer solo la cantidad de alimentos necesarios para sobrevivir y mantener un cuerpo bien acondicionado al hacer una gran cantidad de actividad física.

Lamentablemente, en la actualidad, la naturaleza de muchos dueños de mascotas, es llenar a sus perros y gatos con excesiva cantidad de alimentos no adecuados, y ofrecerles pocas oportunidades para estar físicamente activos.

¿Cuál es el Miedo Tácito de las Personas con Mascotas con Sobrepeso?

Como médica veterinaria del bienestar proactivo, mi objetivo es ayudar a mantener a los cuerpos y las mentes de mis pacientes vigorosamente saludables durante toda su vida.

Dado que hoy en día, prácticamente todo el mundo es consciente de que tener demasiado peso es peligroso, siempre he quedado perpleja con los clientes que tienen mascotas con sobrepeso que simplemente se niegan a abordar el problema.

Esta es la razón por la cual un artículo reciente del New York Times titulado “Fat Cats on a Diet: Will They Still Love You?”1 (Gatos con Sobrepeso a Dieta: ¿Te Seguirán Queriendo?) capto mi atención. El artículo cuenta la historia de Maya, una gata de 10 años de edad que pesa unas impactantes 25 libras, y estaba teniendo problemas para moverse (y no es de extrañar, con ese peso).

La pobre de Maya estaba a punto de contraer un sin número de enfermedades relacionadas con la obesidad. El veterinario de Maya les dijo a sus dueños que era absolutamente necesario que bajara de peso--una gran cantidad de peso--pero se mostraron reacios a disminuir el consumo de alimentos de su mascota.

Los dueños de Maya estaban preocupados de que se volviera "agresiva y deprimida" si reducían la cantidad de comida que le ofrecían. También estaban preocupados de que empezara a odiarlos.

Para mí, este fue un pequeño instante de "¡sí, claro!". De todas las excusas que he escuchado de parte de las personas en los últimos años acerca de por qué no pueden ponen a dieta a sus mascotas para que tengan un peso saludable, temer a que un gato o perro los dejara de querer, es una excusa que nunca hubiera imaginado.

Creo que tal vez es un temor de las personas que no se sienten cómodas al compartir.

El Estudio Dice Que Tu Gato No Te Odiará Si lo Pones a Dieta

Parece que no era la única que reflexionaba acerca de la razón por la que algunos dueños de mascotas permiten que sus compañeros animales engorden, y se queden así.

En un estudio titulado “Owner’s perception of changes in behaviors associated with dieting in fat cats” (La percepción del dueño hacia los cambios del comportamiento asociados con la dieta de gatos con sobrepeso), los investigadores de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Cornell afirmaron lo siguiente:

"Los propietarios son reacios a imponer un programa de pérdida de peso en sus gatos porque piensan que los gatos serán menos cariñosos y estarán pidiendo comida todo el tiempo.

Temen que el gato ya no los quiera y no desean que el gato exhiba comportamientos molestos".2

Los investigadores descubrieron que no hay necesidad de que los dueños de gatos se preocupen acerca de perder el amor de su mascota si disminuyen su consumo de alimentos. De acuerdo con los resultados reportados por los dueños, después de 8 semanas con una dieta, los gatos en el estudio en realidad fueron más cariñosos de lo normal, después de que fueron alimentados.

De acuerdo con el New York Times:

"... Los propietarios sintieron que a pesar de la alimentación restringida, los gatos no se volvieron vengativos. En cambio, los dueños creían que los gatos mostraron más afecto. Después de alimentarlos, los gatos estarían ronroneando y sentándose más a menudo en el regazo del dueño".3

Los Dueños de Mascotas con Sobrepeso Muestran Amor al Ofrecerles (Demasiado) Alimento

Cuando un gato tiene sobrepeso, es una apuesta segura de que su humano está demostrándole el amor con la comida. Como resultado, el gato ha aprendido a cómo comportarse para obtener premios adicionales y comidas más abundantes.

"Un gato aprende a manipularnos muy bien", dice el Dr. Richard Goldstein, del Centro Médico Animal de Nueva York, "cuando tiene hambre, es el gato más cariñoso del mundo. Y las personas harán cualquier cosa para mantener a sus gatos felices".4

Además, muchos dueños de gatos alimentan libremente a sus mascotas y mantienen el tazón hasta el tope. Esta es una buena forma de convertir a un cazador en un herbívoro, y en uno con sobrepeso. "Los gatos no se autorregulan bien", dice el Dr. Goldstein.

Uno de los autores principales del estudio, la Dra. Emily Levine, cree que los dueños de gatos leen mal el comportamiento de su mascota, y sin querer lo refuerzan con premios. Por ejemplo, a la mayoría de las personas les gusta cuando su gato se frota contra ellos, pero en vez de devolver el afecto del gato con atención y caricias, lo alimentan.

Este aprende rápidamente que frotarse contra mamá o papá produce snacks. A menudo, si un gato está a la espera de ser alimentado y mamá no coopera, el gato podría atacarla repentinamente. Inmediatamente, la mama alimenta al gato para detener el comportamiento, y ¿qué es lo que aprende el gato? Atacar para obtener snacks.

"Una gran cantidad de gatos están aburridos y ese es el panorama más amplio", dice Levine. "Si lo único que tienen que hacer todo el día es comer, van a pedir más y más".

Afortunadamente, para la gata Maya, su dueño finalmente recapacitó y la puso en un programa para perder peso. Después de aproximadamente un año y medio de hacer dieta, Maya había perdido 10 libras y estaba a unas pocas libras de su peso ideal.

Incluso en el caso de una gata mayor de 11 años, Maya tiene una nueva oportunidad de vida. Ha vuelto a perseguir juguetes, jugar con el otro gato en el hogar, e inclusive es capaz de saltar de nuevo en la cama para poder dormir con sus humanos.

¿Necesita Tu Gato Bajar de Peso?

Aliméntalo con porciones de comidas controladas en un horario constante. En mi experiencia, la mayoría de los dueños de gatos con sobrepeso sirven a sus mascotas un buffet durante todo el día. Sirven un tazón de comida y le permiten al gato comer durante todo el día. Cuando la comida se acaba, el recipiente se vuelve a llenar.

El instinto natural de tu gato es comer una pequeña cantidad de comida seguida de un ayuno, y luego de otra pequeña cantidad de comida y otro período de ayuno. Los gatos que son provistos de un suministro constante de alimentos disponibles se convierten en comedores contantes. Esto es contrario a la naturaleza, y los gatos que comen constantemente, muy a menudo consumen demasiadas calorías en porciones descontroladas.

Aliméntalo con dos porciones de comidas controladas por día, una por la mañana y otra por la noche aproximadamente a la misma hora todos los días, funciona bien para la mayoría de los gatos, y también se adapta fácilmente a la programación diaria de la mayoría de las familias.

Si estás en casa durante el día, en vez de eso, puedes alimentarlo con varias porciones pequeñas de comida, ya que un estudio muestra que los gatos alimentados con más frecuencia son más activos.

Inicialmente, dividir una porción diaria de alimento para tu gato en cuatro pequeños "snacks" es una buena manera de engañarlo para que no se dé cuenta de que el tamaño de las porciones y las calorías son menores.

Saber exactamente cuántas calorías diarias debe comer tu gato. Con el fin de saber con cuanta cantidad de comida debes alimentar a tu gato, hay que calcular las calorías. Yo recomiendo consultar con tu veterinario sobre el peso adecuado para tu gato.

Para averiguar la cantidad de calorías que tu gato requiere por día para alcanzar su peso ideal, en primer lugar, debes pesarlo. Posteriormente, calcula el peso de tu gato en kilogramos al dividir su peso en libras por 2.2. Por ejemplo, si tu gato pesa 15 libras, su peso en kilogramos es 15 dividido entre 2.2 o 6.82 kilogramos.

Multiplica el peso de tu gato en kilogramos entre 30 y luego agrega 70 a ese resultado: 6.82 kilos x 30 = 205 + 70 = 275. Ahora multiplica ese resultado por 0.8: 275 x 0.8 = 220.

Tu gato necesita 220 calorías diarias para mantener su peso de 15 libras. Si tu gato come menos de 220 calorías va a perder peso. Si obtiene más de 220 calorías diarias, va a aumentar de peso. Si mantienes una alimentación constante de 220 calorías, va a conservar su peso actual.

Digamos que el peso ideal de tu gato de 15 libras es 10 libras. Aquí se explica cómo calcular la cantidad de calorías que debe comer:

10 libras dividido entre 2.2 = 4.55 kilogramos
4.55 kilos x 30 = 137
137 + 70 = 207
207 x 0.8 = 166 calorías

Para lograr que tu gato baje a su peso ideal de 10 libras, necesitas alimentarlo con alrededor de 166 calorías en un período de 24 horas—y no las 220 calorías que ha consumido. Por lo tanto disminuir paulatinamente su consumo de calorías permitirá una lenta y saludable pérdida de peso.

Si tu gato tiene que perder una gran cantidad de peso, es importante reducir el consumo de calorías poco a poco. Conforme cumplas con el nuevo objetivo de peso de tu gato (digamos 12 libras, por debajo de 14 libras) vuelve a ajustar sus calorías diarias hasta llegar a su peso objetivo (10 libras).

Aliméntalo con una comida apropiada para su especie. Si tu gato come croquetas, tendrá que ser una transición lenta y segura hacia una nutrición adecuada para su especie. Los gatos requieren de una alimentación a base de carne fresca y balanceada con un denso contenido de humedad que puedes elaborar de recetas caseras, o que puedes comprar de un minorista.

Para obtener información detallada así como muchos trucos y consejos sobre cómo hacer el cambio para alejarlo de las croquetas, ve mi video con valiosos consejos para ayudar a tu gato con sobrepeso.

Los gatos también pueden tener sobrepeso al comer demasiada comida fresca y no hacer el ejercicio apropiado. Así que asegúrate de calcular el consumo calórico adecuado para tu gato, independientemente del tipo de alimentos que coma.

En un hogar donde hay varios gatos, se deben alimentar por separado. Algunos gatos son comedores voraces, mientras que otros son perpetuamente exigentes. Si sucede que tiene ambos tipos de comedores en su casa, lo mejor es separarlos a todos a la hora de comer.

Esto le da la capacidad de controlar con precisión la cantidad de comida que sirves a cada uno de ellos, te permite saber inmediatamente si el apetito de alguno de ellos vuelve o disminuye notablemente (ambos pueden ser signos de enfermedad), y comer solos también le permite a cada gato alimentarse a su propio ritmo, sin ninguna necesidad de tener que protegerse.

Tengo una clienta con una docena de gatos, en una casa pequeña. Algunos de sus gatos tienen sobrepeso; otros son muy delgados. A ella se le ha ocurrido una brillante idea—los alimenta bajo un cesto de plástico para ropa (al revés).

Estas pequeñas “guaridas para comer”, como ella les llama, le permiten personalizar las calorías de cada uno de sus gatos, y evitar que compartan entre ellos las comidas y medicinas.

Ella puede mirar fácilmente a través de los agujeros de plástico para ver quién ha terminado de comer y quién podría no estar comiendo. Es una excelente forma de manejar los tiempos de comida en los hogares con varios gatos.

Has que tu gato se mueva con regularidad. La buena noticia es que tu gato solo para interiores se encuentra mucho más seguro de un traumatismo, enfermedad y un mal generalizado que los gatos que son de interiores/exteriores.

La no tan buena noticia es que los gatos de interiores a menudo no hacen mucha cantidad de ejercicio, y tampoco llegan a hacer actividades por ellos mismos.

Asegúrate de que tu gato tenga los medios para trepar, como una torre o árbol de múltiples niveles para gato. Invierte en un juguete con láser, ya se uno muy económico, simple o uno un poco más sofisticado, como la línea FroliCat ™.

Cuando consideres otras diversiones para tu gato, piensa como un cazador y elige los juguetes y actividades que apelen al instinto de acecho de tu gato.

No pases por alto los viejos recursos, ya sea, arrastrar un trozo de cuerda por el piso a la vista de tu gato. Las pelotas de ping pong son otro viejo pero buen recurso, junto con trozos de papel enrollados en forma de bolitas, y casi cualquier objeto ligero que pueda ser hecho para moverse de forma rápida e imprevista.

También recomiendo pasear a tu gato con un arnés, en un día con buen clima. Esto lo lleva a estar en el aire fresco, estimula sus sentidos, y les proporciona a sus patas un contacto directo con el suelo. Una alternativa sería el área del patio o portal completamente cerrada y asegurada que evite que tu gato salga y entren otros animales.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1, 3, 4 The New York Times February 16, 2016
  • 2 Journal of Veterinary Behavior 11 (2016) 37-41