Estas Comunes y Costosas Visitas de Emergencia Pueden Ser Evitadas Fácilmente

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Septiembre 27, 2016 | 2,215 vistas

Historia en Breve

  • Los gatos tienen casi las mismas probabilidades que los perros de terminar en la sala de emergencias de un hospital veterinario, pero esto ocurre ocasionalmente
  • Una de las emergencias felinas más comunes es la obstrucción urinaria que ocasiona que orinar sea extremadamente difícil o imposible. Esta es una situación potencialmente mortal que puede ser fatal en cuestión de uno o dos días
  • Otra crisis de salud felina bastante común es la insuficiencia cardíaca congestiva, que se produce en los gatos que padecen una enfermedad cardíaca que ha sido o no diagnosticada
  • La tercera razón más común por la que los gatos son llevados a la sala de emergencias, es por una insuficiencia renal aguda
  • Todas las emergencias de salud son estresantes y costosas, por lo que el mejor plan es tomar medidas para evitar una crisis con tu mascota

Por la Dra. Becker

Los gatos son mucho menos propensos, que los perros, a tener una lesión o enfermedad que requiera llevarlos a un hospital de emergencia para animales. Debido a que en la actualidad, muchos gatos viven en ambientes interiores de tiempo completo, no están expuestos a los peligros y accidentes como muchos perros.

Además, los gatos son extremadamente ágiles y naturalmente precavidos, por lo que tampoco tienden a meterse en problemas en ambientes interiores. Dicho esto, en realidad hay algunos problemas de salud felina que son observados con frecuencia en los hospitales de emergencia para animales.

En una entrevista con VetStreet, la Dra. Amanda Duffy del Hospital Animal VCA South Shore al Sur de Weymouth, en Massachusetts, analiza las tres principales crisis de salud que ella atiende en su rol como especialista en cuidados intensivos y emergencias.

#1 – Obstrucción Urinaria

Una obstrucción urinaria ocurre cuando un material similar a la arcilla que se ha formado en la vejiga de tu gato no puede pasar por la uretra, que es el pequeño tubo que transporta la orina desde la vejiga al exterior del cuerpo. El bloqueo puede ser ocasionado por piedras en la vejiga, minerales cristalizados, o algún otro material.

Las obstrucciones urinarias son mucho más comunes en los gatos machos que en las hembras porque sus uretras son más largas y estrechas. Estos bloqueos no solo son extremadamente dolorosos para un gato, sino también son potencialmente mortales. Si una obstrucción urinaria no es atendida, puede ser fatal en uno o dos días.

El tratamiento involucra un procedimiento para desbloquear la uretra, junto con un análisis de orina y cultivo de orina, análisis sanguíneo, y una frecuente monitorización de electrolitos. También, se requerirán, ya sea rayos X o un ultrasonido, para verificar si hay piedras y otros trastornos subyacentes.

La mayoría de los hospitales veterinarios de emergencias sugieren que estos pacientes felinos permanezcan hospitalizados y cateterizados durante 48 horas. Es posible que también se requieran medidas de apoyo, incluyendo el control del dolor y líquidos por vía intravenosa.

En casos muy graves, que usualmente implican a gatos machos, o cuando un gato experimenta bloqueos recurrentes, podría recomendarse una cirugía correctiva. Los tratamientos de emergencia para las obstrucciones urinarias pueden ser costosos. En el hospital que atiende la Dra. Duffy, pueden variar entre US$ 2 500 y US$ 4 500, si es requerida una cirugía.

Consejos de prevención:

Los gatos que padecen la enfermedad del tracto urinario inferior felina (FLUTD, por sus siglas en inglés) necesitan beber más agua y orinar más. A muchos gatos no les gusta beber el agua estática de un recipiente, por lo que debes considerar una fuente de agua para mascotas para animarle a beber más.

También es esencial proporcionarle a tu gato una alimentación (sin carbohidratos ni granos) que sea antiinflamatoria y tenga altos niveles de humedad. En los gatos que consumen alimentos secos debe hacerse una lenta transición a alimentos enlatados, y posteriormente a alimentos enteros, frescos y balanceados. Alimentar a tu gato solo con alimentos secos y procesados puede ocasionar que se deshidrate crónicamente

De igual manera, es extremadamente importante minimizar el estrés ambiental en la vida de los gatos que tienen trastornos del tracto urinario. Los factores de estrés ambiental pueden incluir mudarse a un nuevo hogar, el nacimiento de un bebé, un divorcio, un hijo que deja el hogar para acudir a la universidad, o agregar una nueva mascota.

En función del factor de estrés ambiental, podría recomendar un producto como Feliway, un spray relajante con feromonas para gatos. Además, hay remedios homeopáticos muy eficaces para disminuir el estrés, tales como aconitum. De igual forma esta Rescue Remedy, que utilizo para ayudar a balancear los trastornos emocionales en los gatos.

#2 – Insuficiencia Cardíaca Congestiva

Los gatos que padecen enfermedades cardiacas tales como cardiomiopatía hipertrófica (HCM, por sus siglas en inglés), pueden sufrir una insuficiencia cardíaca congestiva que requiera atención veterinaria de emergencia.

Es importante saber que los gatos que sufren de insuficiencia cardíaca congestiva no tosen como las personas y los perros. En vez de ello, tienden a respirar con la boca abierta, e incluso ni siquiera pueden jadear un poco. Además, tienen dificultades para respirar al hacer el esfuerzo.

Algunos de los gatos que padecen HCM e insuficiencia cardíaca congestiva tienen dificultades para caminar alguna distancia sin detenerse a descansar y recuperarse.

Generalmente, el tratamiento para la insuficiencia cardíaca congestiva implica la hospitalización del gato y colocarlo en una jaula con oxígeno. Muchos gatos son sedados ligeramente para aliviar el considerable estrés que experimentan.

Se les administra medicamentos para aliviar la acumulación de líquido en el tórax. Asimismo, algunos pacientes podrían requerir una toracocentesis, que es un procedimiento para extraer el líquido o el aire que se encuentra alrededor de los pulmones. Junto con el análisis sanguíneo, se realizan radiografías del tórax y un ecocardiograma.

En el hospital donde trabaja la Dra. Duffy, en Massachusetts, atender una emergencia cardíaca congestiva, como una insuficiencia cardíaca, tiene un costo aproximado de US$ 3 500.

Consejos de prevención:

Para ayudar a reducir la posibilidad de que tu gato adquiera problemas cardiacos, aliméntalo con un tipo de alimentación a base de carne, de grado humano, y elimina todos los alimentos de relleno, tales como los granos y carbohidratos innecesarios

Ayuda a tu mascota a mantener un peso corporal saludable a través de hacer ejercicio aeróbico regular

Proporciona un excelente cuidado a la salud dental de tu mascota (las bacterias de una boca sucia están relacionadas con infecciones en las válvulas cardiacas)

Habla con tu veterinario holístico o integrativo acerca de los suplementos cardiovasculares de apoyo como el ubiquinol, aminoácidos (taurina, L-arginina, y la acetil L-carnitina), bayas de espino, d-ribosa, TMG para glándulas cardiacas, y formulas homeopáticas y de medicina tradicional china, que se adapten específicamente a los síntomas de tu mascota.

Solicita a tu veterinario un análisis proBNP para verificar si hay signos tempranos de enfermedades cardíacas. Este un análisis sanguíneo sencillo que puede proporcionarte la información necesaria para gestionar de forma proactiva la salud cardiaca de tu gato.

#3 – Insuficiencia Renal

Los gatos que padecen una enfermedad renal crónica pueden experimentar una repentina insuficiencia renal aguda que requiera atención veterinaria de emergencia. Otras razones por las que los riñones podrían fallar repentinamente incluyen el consumo de una toxina y una infección u obstrucción en las vías urinarias.

Cuando la insuficiencia renal es aguda, los síntomas aparecen de repente y a menudo son severos. Los tres primeros que se observan son: vómitos, total pérdida de apetito y un evidente letargo. También, podrías notar que tu gato hace el esfuerzo de orinar junto con una menor producción de orina, está desorientado o sufre debilidad o pérdida de coordinación.

La insuficiencia renal aguda es una crisis médica que puede ser potencialmente mortal, por lo que esto requiere una acción urgente para salvar la vida de tu mascota. Posiblemente, tu gato tenga que ser hospitalizado y suministrado con líquidos por vía intravenosa y medicamentos, en función de sus síntomas. Necesitará que le sean realizados un monitoreo rutinario de la presión sanguínea y pruebas de diagnóstico, que incluyen análisis sanguíneo, de orina y un cultivo de orina, así como una ecografía abdominal.

De acuerdo con la Dra. Duffy, una atención de emergencia por un episodio de insuficiencia renal aguda puede costar aproximadamente entre US$ 2 800 y US$ 4 500.

Consejos de prevención:

Asegúrate de que el entorno de tu gato sea adecuado para felinos, y que no tenga acceso a plantas para interiores que sean posiblemente venenosas, medicamentos humanos, u otras toxinas.

Proporcionarle agua potable fresca y filtrada, en todo momento. Anímale a beber de una fuente de agua para mascotas, o al aromatizar su agua con el líquido de una lata de atún o de alimento para gatos, para hacerlo más apetecible.

Aliméntalo con una comida alta en proteínas de excelente calidad (de grado humano) y niveles inferiores a los normales de sodio y fósforo. Las proteínas de alta calidad son la clave. Si tu gato es adicto a un alimento de baja calidad que es difícil de digerir y procesar, te recomiendo reducir la cantidad de proteína tóxica en su alimentación.

La única alimentación prescrita comercializada que recomendaría para atender una enfermedad renal es Darwin's Intelligent Design. Esta marca alimenticia ha creado el único alimento fresco de excelente calidad, formulado específicamente para los gatos que padecen una enfermedad renal. Puede ser proporcionado ligeramente cocinado o crudo.

Las vitaminas B pueden ayudar con la anemia, a aliviar las náuseas, y mejorar la sensación general de bienestar de un paciente con problemas renales.

Los antioxidantes, L-carnitina, y triglicéridos de cadena media (aceite de coco) también puede ser beneficiosos. Puede ser de ayuda complementar con una fuente de súper alimentos verdes desarrolladores de sangre, tales como clorofila, junto con apoyos para desintoxicación, como el diente de león y SOD (superóxido dismutasa), si tu gato los consume.

También puede ser extremadamente beneficioso proveerle probióticos que contengan cepas de apoyo específicas para problemas renales, tales como Lactobacillus acidophilus, casei, y plantarum, Streptococcus thermophilus, y Bifobacterium longum.

Estas cepas, que apoyan a tener un metabolismo de urea saludable, están disponibles en productos "para problemas renales específicos", así como los probióticos sin prescripción, por lo que sugiero leer las etiquetas cuidadosamente.

Asimismo, Feline Renal Support, de Standard Process, puede ser muy útil, y de igual forma, en su caso, los aglutinantes de fósforo, así como el bicarbonato de sodio. Tu veterinario holístico o integrativo puede ayudarte a decidir si estos son adecuados, en base a la situación específica de tu gato.

Finalmente, te recomiendo vigilar rigurosamente los sistemas de órganos de tu gato. El objetivo debe ser identificar los riesgos y cambios sutiles, mucho antes de que se produzca la insuficiencia renal.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias