Ocultar
Significado de los Ladridos

Historia en Breve -

  • Los perros ladran de diferente manera según el contexto, generalmente emiten una variedad de subtipos de ladridos que podrían funcionar como formas particulares de comunicación
  • Por ejemplo, los perros emiten diferentes ladridos como respuesta a perturbación, aislamiento y ganas de jugar
  • También puedes identificar a los perros gracias a sus ladridos particulares
 

Tu Perro Hace Esto Todos los Día, Pero ¿Qué Está Diciendo?

Octubre 17, 2016 | 3,031 vistas
| Available in EnglishAvailable in English

Por la Dra. Becker

Muchos dueños de mascotas pueden distinguir el significado de varios de los ladridos de sus perros. Alguno de ellos lo podrían utilizar cuando se emocionan (como cuando su dueño llega a casa), otro cuando se sienten amenazados y otro cuando tienen ganas de jugar.

Sin embargo, para el mundo de la investigación, se ha sugerido que el ladrido del perro, el cual algunas veces puede durar mucho incluso cuando no parece recibir respuesta, es en mayor parte solo ruido.

La creencia empezó a cambiar cuando se empezó a investigar las vocalizaciones de otros animales, como las de los pollos. Los pollos emiten al menos 30 sonidos diferentes, como "clac”, “pak”,”brac”, y “squac”, cada uno tiene su propia traducción.

Emiten sonidos diferentes para llamar la atención, recibir alimento, advertir sobre depredadores y más (incluso distinguen entre los depredadores que vuelan y los que andan en el suelo). Si los pollos tienen un lenguaje complejo, ¿entonces por qué no los perros? Incluso las conversaciones largas que parecen no llevar a una respuesta directa (como ladrar) podrían malinterpretarse.

Los estudios han demostrado que las marmotas al escuchar vocalizaciones largas de otras marmotas cambian su actividad y postura corporal como respuesta. Incluso los lobos podrían aullar durante horas, y es poco probable que esto no tenga algún propósito.

Los Perros Emiten Diferentes Subtipos de Ladridos

La especialista en conducta animal, y fallecida recientemente, Sophia Yin, exploró la hipótesis que los perros ladran diferente según el contexto, generalmente emiten una variedad de subtipos de ladridos que podrían funcionar como formas particulares de comunicación.

Ella grabó a 10 perros ladrando en 3 situaciones diferentes y encontró que cada uno podía, de hecho, clasificarse dentro de un subtipo:

1. Una situación perturbadora: Los perros que ladraban con el sonido del timbre emitían unos ladridos graves con poca variación de tono. Yin escribió en The Bark, "Los perros emitían estos ladridos con mucha energía y lo hacían tan rápido que con frecuencia se mezclaban con los que yo generalmente llamé 'súper ladridos'"1

2. Una situación de aislamiento: Cuando dejaban a los perros afuera, aislados de sus dueños, emitían ladridos más agudos y melodiosos que variaban en tono y amplitud.

Yin explicó, “Generalmente, era un solo ladrido, pero algunos perros definitivamente aprendieron a ladrar de manera repetitiva cuando aquello lograba que se reunieran con sus dueños."2

3. Una situación de juego: Los ladridos que emitían los perros cuando jugaban con sus dueños o con otros perros eran parecidos a los ladridos de aislamiento pero tendían a presentarse entrecortados, no corridos melodiosamente.

Los subtipos se revelaron a través de un análisis profundo de más de 4,600 ladridos grabados.

Yin y Brenda McCowan, una colega y especialista en comunicación acústica animal de la Universidad de California, Davis, utilizaron un programa de análisis de sonido para convertir las grabaciones en representaciones visuales según el tono y amplitud con relación al tiempo.

Los Perros Pueden Ser Identificados Gracias a Sus Ladridos

Otro aspecto interesante del estudio tenía que ver con identificar individualmente a los perros según su ladrido. Resultó que esto si es posible, pero si tú eres el dueño de varios perros, probablemente ya lo sabías.

No solamente puedes determinar cuál de tus perros está ladrando (sin tener que verlo), si pones atención también deberías ser capaz de identificar cuál de los perros de tu vecino ladra simplemente con escuchar el ladrido.

Además, el estudio reveló que ya que los subtipos de ladridos tienden a presentarse en diferentes contextos, estos pueden proporcionar información específica a quienes escuchan. Por ejemplo, tu perro podría tener un ladrido específicamente para alertarte de algún intruso y otro para decirte que hay un amigo conocido en la puerta.

También podría emitir sonidos diferentes (por ejemplo, jadear) dependiendo de lo urgente que le parezca (como cuando quiere entrar a la casa o salir).

¿Son los Ladridos de Tu Perro una Forma de Comunicación?

Nuevamente, muchos dueños responderían rápidamente que "si", pero en términos de científicos, Yin escribió "Para que una vocalización se tome como comunicación, el animal que lo escucha debe responder de cierta manera".3

Al menos un estudio en perros realizado en Italia indica que así funciona. Cuando un grupo pequeño de perros silvestres escuchó los ladridos de otro grupo de perros salvajes que se dirigía hacia un basurero, el grupo pequeño dejó el área (probablemente para no enfrentar a los otros perros).

Para que las vocalizaciones se consideren una forma de comunicación, también se dice que el vocalizador debería modificar su “tono” en respuesta a las reacciones de quienes escuchan. Yin sugiere que así es también como funciona. Ella escribió en The Bark:4

“Aunque hay poca investigación en este campo, las observaciones generales indican que esto también sucede.

Por ejemplo, cuando un perro le ladra a la puerta o a otro perro, o incluso cuando el humano se une diciendo, ‘¡No! ¡No!’, el perro responde con un ladrido más fuerte y más prolongado. Quítale su respaldo y de repente verás cómo deja de ladrar.”

Un Lenguaje Universal Animal

Algunos investigadores también han sugerido que el lenguaje universal de los animales, de cierta forma une a todos los mamíferos, incluso a los humanos. Por ejemplo, en un estudio publicado en la revista Applied Animal Behaviour Science, los investigadores encontraron que tanto los adultos como los niños podían identificar los ladridos de miedo, solitud, enojo y ganas de jugar de los perros.5

Incluso las personas que tenían poca experiencia eran capaces de interpretar correctamente el estado emocional de un perro con base en su ladrido. Es posible que todos los mamíferos estén genéticamente conectados para emitir (e interpretar) sonidos similares como respuesta a ciertas emociones.

Como lo sugirió quien tiene un PhD, Stanley Coren, profesor emérito de la Universidad de British Columbia, también es posible que los humanos prefirieran perros con ladridos más fáciles de interpretar, y que este rasgo haya sido seleccionado a través del tiempo.

El resultado podría ser que los perros son capaces de comunicar con facilidad emociones diferentes por medio de sus ladridos (y ellos a cambio, son capaces de captar también nuestras emociones).6