Remedios Para la Diarrea Obtenidos Directamente del Manual de la Madre Naturaleza

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Febrero 26, 2017 | 4,516 vistas

Historia en Breve

  • Si tienes un perro o un gato en casa, es normal que tenga brotes esporádicos de diarrea
  • Hay muchas razones que pueden provocarle diarrea a tu mascota, sin embargo, la más común es la imprudencia alimenticia
  • Las señales típicas de la diarrea son la frecuencia, urgencia y heces blandas y acuosas; sin embargo, muchos propietarios de mascotas no se dan cuenta de que esforzarse al evacuar también puede ser un síntoma
  • El tratamiento casero para brotes esporádicos de diarrea en una mascota sana, incluye el ayuno temporal seguido de una dieta blanda de pavo cocido sin grasa y 100 % de calabaza enlatada
  • Los brotes recurrentes de diarrea, heces blandas que duran más de 3 días y diarrea acompañada de otros síntomas de la enfermedad deben ser tratados por un médico veterinario

Por la Dra. Becker

Si tienes un miembro de cuatro patas en la familia, sabes que los brotes esporádicos de diarrea son parte de tener una mascota. No se trata de saber que tu mascota tendrá diarrea sino cuándo, ya que en algún momento va a suceder.

Saber qué esperar cuando tu mascota haga heces blandas — y cómo manejarlo — es información útil que hay que tener, de preferencia antes de necesitarla.

Causas de la Diarrea

Existen diversas razones por las que los perros y los gatos tienen diarrea, sin embargo, la causa más común es la imprudencia alimenticia, esto significa que tu mascota comió algo que no debía y su cuerpo quiere desecharlo de inmediato. Es probable que esta sea la razón del porqué los brotes de diarrea son un problema más común en perros que en gatos.

Los gatos tienden a vomitar, mientras que los perros desarrollan problemas en el tracto gastrointestinal (GI) inferior y heces sueltas. Por otra parte, mientras que muchos perros comen sin hacer distinciones, los gatos por lo regular son más selectivos con lo que ingieren.

Si tu perro muerde un palo o un juguete masticable, el resultado puede ser un brote de diarrea o heces sueltas intermitentes. Si tu gatito se traga una liga, aunque no le provoque un bloqueo gastrointestinal, puede causarle diarrea.

Un cambio repentino en la alimentación también puede provocar diarrea, en especial en mascotas que se han alimentado de la misma forma todos los días durante mucho tiempo. Esta es una de las razones por las que recomiendo variedad en la alimentación de tu mascota. Si tu perro o gato tiene un tracto gastrointestinal fuerte y resistente, debe ser capaz de comer diferentes alimentos de forma habitual sin tener diarrea.

Así como tu cuerpo está diseñado para comer alimentos distintos todos los días y no tener diarrea, también el de tu mascota. Si alimentas a tu perro o gato con la misma comida todos los días, meses y años, y de repente cambias a un nuevo régimen alimenticio, un brote de diarrea está casi garantizado.

No es culpa de los nuevos alimentos — es porque el intestino de tu mascota ha sido condicionado a procesar sólo un tipo de alimentos — esto no es lo ideal en términos fisiológicos ni nutricionales.

La Transición de Tu Mascota a una Alimentación Variada

El objetivo es diversificar la alimentación de tu mascota e incluir una variedad de alimentos con diferentes contenidos nutricionales, lo que a la larga propicia un microbioma intestinal variado y hace más fuerte y resistente al sistema digestivo.

Hasta el 80 % del sistema inmunológico de tu mascota se encuentra dentro del tracto gastrointestinal, por lo que cuanto más te concentres en procurar una buena salud estomacal, tu mascota será más saludable en general.

Si deseas alimentar a tu mascota con comida diferente, tienes que hacerlo de forma paulatina. No podría contar el número de veces que he tenido clientes que tiran la antigua comida de su mascota y cambian de inmediato la comida de su perro o gato por una nueva.

Con frecuencia terminan de emergencia en el hospital veterinario con un animal debilitado que está lidiando con un terrible caso de diarrea debido a un cambio repentino en su alimentación.

Una transición alimenticia paulatina significa de días a semanas para la mayoría de los perros, y a menudo de semanas a meses para los gatos. Yo recomiendo comenzar por el 10 % de alimentos nuevos mezclados con un 90 % de la alimentación anterior, durante varios días. Observa las heces de tu mascota y si todo parece ir bien, aumenta a 20 % el alimento nuevo y 80 % alimento anterior.

Continúa observando los cambios en las heces y si no ocurren, aumenta a un 30% de comida nueva y un 70% de la anterior, y así de forma gradual, hasta llegar a consumir sólo la nueva comida. El proceso debe ser lento, lo suficiente como para que no se produzcan cambios intestinales.

Otras Causas de la Diarrea

Las alergias o la sensibilidad a ciertos alimentos son otra causa común de diarrea en perros y gatos. Lo que muchos veterinarios llaman la enfermedad inflamatoria intestinal (EII) o síndrome del intestino irritable (SII) en realidad es una respuesta a algo en la alimentación. Tanto la EII como el SII pueden causar heces sueltas intermitentes o diarrea.

La diarrea es un síntoma de pancreatitis, que es la inflamación del páncreas, y de hipertiroidismo felino.

Las infecciones virales y bacterianas en el tracto gastrointestinal pueden causar diarrea. Y los parásitos como el giardia son otro causante, este parásito microscópico causa diarrea intermitente que puede ser difícil de diagnosticar.

Suponiendo que de no ser por esto tu perro o gato estaría sano, pero desarrolla heces blandas intermitentes de manera inesperada. No cambiaste sus alimentos, no comió nada que no debía--sólo tuvo heces blandas por unos días — mientras te decides a llamar al veterinario, tu mascota regresa a hacer deposiciones firmes por sí mismo.

Asumes que todo está bien — hasta que otro brote de diarrea ocurre días o semanas después. En este momento, es hora de pedirle al veterinario que revise si hay una infección ocasionada por giardia.

El estrés es otra causa de heces blandas en algunas mascotas. La diarrea por estrés se produce cuando el peristaltismo aumenta debido a la ansiedad o el estrés. El peristaltismo es el movimiento ondulatorio del tracto gastrointestinal que hace que los alimentos transiten a través de los intestinos.

Síntomas de Diarrea

Los síntomas de la diarrea pueden ser bastante variados. Por supuesto, la frecuencia, urgencia y las heces acuosas sueltas son los síntomas típicos, pero también lo es el esfuerzo al evacuar. Muchos propietarios de mascotas confunden estreñimiento con diarrea porque ven a su gato encorvado en su caja de arena o al perro encorvado afuera y no parece ocurrir nada.

Lo que parece estreñimiento en este caso, en realidad sólo es otro signo de que tu mascota tiene un brote de diarrea. La diarrea altera las contracciones rítmicas y las sensaciones normales del tracto gastrointestinal, lo que provoca que tú perro o gato sienta la constante necesidad de evacuar. Esta es la razón por la que se está encorvado haciendo esfuerzo.

Es fácil saber si un gato que vive dentro de la casa tiene diarrea — con sólo observar su caja de arena. Los gatos y los perros que viven en el exterior de la casa pueden ser un poco más difíciles de diagnosticar, por lo que, si ves a tu perro o gato encorvado afuera, observa alrededor en busca de heces blandas, de color marrón o acuoso. Si encuentras algunas, tu mascota tiene más probabilidades de tener diarrea que estreñimiento.

Otros síntomas que pueden ir de la mano con la diarrea incluyen letargo, pérdida del apetito, fiebre y deshidratación. Por lo general, las mascotas jóvenes y saludables tienen un solo episodio de heces blandas o diarrea y es todo. Sin embargo, si tu perro o gato tiene brotes crónicos de diarrea corre el riesgo de debilitarse y enfermarse.

Los cachorros y gatitos, las mascotas pequeñas y los animales más viejos corren el riesgo de deshidratarse incluso con sólo un brote de diarrea. Si tu mascota parece estar bien y saludable después de un brote de diarrea, es prudente mantenerse atento. Pero si notas algún letargo, fiebre o cambio de comportamiento, debes llamar al veterinario.

Si tu mascota parece estar bien, pero tiene brotes recurrentes de diarrea que no parecen desaparecer, o brotes que duran más de 3 días, también es hora de llamar al veterinario.

Si hay sangre en las heces de tu perro o gato o si notas cualquier debilidad u otros signos de debilitamiento junto con diarrea, es importante acudir a un veterinario de inmediato.

Cómo Tratar la Diarrea de Tu Mascota en Casa

Si de no ser por la diarrea, tu perro o gato son saludables y su comportamiento es normal, mi recomendación es retenerle el alimento — nada de agua, sólo comida — durante 12 horas. El ayuno a corto plazo le brinda al tracto gastrointestinal la oportunidad de descansar, repararse y restaurarse. Los tejidos sanan solo cuando están descansando.

Después del ayuno de 12 horas continúa con una dieta blanda. Recomiendo pavo sin grasa, molido y cocido, y 100 % de calabaza enlatada. Si la calabaza enlatada no es accesible, puedes utilizar calabaza fresca al vapor. Si no puedes utilizar cualquiera de estas dos, puedes utilizar batata o incluso papa blanca cocidas.

Muchos veterinarios todavía recomiendan una dieta blanda de carne de res molida y arroz. Yo no estoy de acuerdo. Incluso la carne magra molida, es alta en grasas, lo que puede empeorar las molestias en el tracto gastrointestinal, y hervirla no disminuye el contenido de grasas de forma significativa. Es por eso que recomiendo la carne sin grasa para dietas blandas. Es muy fácil encontrar pavo molido sin grasa o pechuga de pavo en la mayoría de los supermercados.

El arroz es un carbohidrato rico en almidón que tiende a fermentarse en el tracto GI y también es una fuente de alimento para bacterias oportunistas. También, con frecuencia el arroz se comprime por completo a través del sistema digestivo y pareciera que deja el cuerpo de tu mascota igual que cuando lo ingirió. Esto indica que en términos de nutrientes y calorías, no ha dejado mucho a su paso.

La calabaza 100% enlatada proporciona cerca de 80 calorías y 7 gramos de fibra soluble por taza, en comparación con 1.2 gramos de fibra en una taza de arroz blanco cocido. La fibra soluble (el tipo de fibra que se disuelve en agua y forma un gel espeso) de la calabaza, recubre y calma el tracto gastrointestinal.

La fibra soluble también retrasa el vaciado gástrico, retarda el tiempo del tránsito gastrointestinal y ayuda a revertir los efectos del aumento del peristaltismo.

Cuando los animales tienen diarrea, pueden perder electrolitos importantes, incluido el potasio, lo que los pone en riesgo de deshidratación. La hipocalcemia, o niveles bajos de potasio, pueden causar calambres, fatiga, debilidad e irregularidades en el ritmo cardiaco.

La calabaza resulta ser una excelente fuente de potasio, con 505 miligramos de potasio natural por taza. También la calabaza es más adecuada para mascotas diabéticas que el arroz. Y a la mayoría de los animales les encanta, incluidos los gatos.

Ya que los perros y los gatos no incluyen los granos en sus requerimientos nutricionales, brindarles un alimento proinflamatorio, como el arroz, cuando ya están sufriendo de molestias gastrointestinales, es contraproducente. Por otra parte, también está la cuestión del arsénico en el arroz.

Mezcla el pavo y la calabaza, 50/50, y sírvelo a tu mascota hasta que la diarrea desaparezca. Si con una dieta blanda, la diarrea no desaparece en alrededor de tres días, es momento de llamarle al veterinario.

Sugerencias de Tratamiento Adicionales

También recomiendo tener olmo americano a la mano. El olmo americano u olmo blanco es una fuente neutral de fibra que sirve para aliviar los brotes de diarrea. Lo llamo "Pepto-Bismol natural" porque reduce la inflamación gastrointestinal y actúa como una fuente no irritante de fibra para endurecer las heces y disminuir el tiempo de tránsito gastrointestinal.

Dale a tu perro o gato una media cucharadita o una cápsula por cada 10 libras de peso corporal con cada comida. También recomiendo añadir un probiótico de buena calidad una vez que las heces empiecen a endurecerse.

Además del olmo y los probióticos, muchos propietarios de mascotas tienen buen éxito con el uso de hierbas como la menta, el hinojo o la manzanilla. Estos son especialmente útiles para los cólicos y otros síntomas incómodos que acompañan a la diarrea.

Existen varios remedios homeopáticos que pueden ser muy benéficos para la diarrea intermitente de acuerdo con los síntomas específicos de tu mascota, incluidos la nux vomica, el veratrum, podophyllum, arsenicum album y la china.

Cuándo Visitar al Veterinario

Si la diarrea de tu mascota no desaparece o desaparece de manera intermitente, te recomiendo que recojas una cuarta parte de sus heces, por ejemplo, con un trozo de cartón rígido, y colócalo dentro de una bolsa de plástico. De lo contrario, el veterinario tendría que extraer una muestra de forma manual, lo que le provocaría aún más incomodidad a tu mascota.

Es probable que el veterinario realice análisis de sangre, además de evaluar las heces, para determinar si hay una infección. Si es necesario, también debe tratar la deshidratación de tu mascota con líquidos intravenosos o subcutáneos.

Se deben realizar dos análisis fecales. Uno para comprobar los antígenos y/u huevos de los parásitos y el otro para analizar los agentes bacterianos o virales que causan la diarrea.

Tips de Prevención

Si tu mascota es un cachorro, lo más probable es que cada vez que lo sacas, ande entre hierba, corteza de árboles, palos, piedras, suciedad y más. Es importante supervisar de cerca a los perros demasiado jóvenes. Si tienes un gato que está obsesionado con tus plantas, una vez más, la supervisión es esencial.

Los cachorros albergan parásitos internos de forma natural. Si la madre del cachorro tenía parásitos durante el embarazo, la camada también tendrá parásitos. Algo que no me agrada de mis colegas los veterinarios convencionales es que recetan un desparasitante universal a cada cachorro que ven.

El problema es que no existe un desparasitante universal como tal. Los parásitos ascáride/helminto, la solitaria, los coccidios y el giardia requieren diferentes desparasitantes. No dejes que tu veterinario trate de convencerte de que un desparasitante universal se deshará de todos los parásitos. No es verdad.

Adivinar no es lo correcto. Recomiendo preguntarle al veterinario qué parásito en específico es el que tiene tu perro o gato antes de darle a tu mascota lo que podría ser un medicamento innecesario.

Mantén las plantas potencialmente tóxicas lejos del alcance de tu mascota. Es importante que tu casa este apta para cachorros y gatitos. Debes revisar cada habitación y asegurarte de que nada de lo que tu mascota pudiera ingerir sea mortal para ella. Los animales jóvenes son curiosos por naturaleza e investigan su entorno por medio de su hocico.

Tu nuevo cachorro o gatito es el mejor incentivo para mantener tu hogar limpio y ordenado. También, es importante recoger cualquier alimento que caiga al suelo.

Aunque las alteraciones digestivas son parte de tener una mascota, una dieta blanda y un remedio calmante a base de hierbas, tales como el olmo americano suele ser la solución a la hora de combatir los brotes esporádicos de diarrea en perros y gatos.