Esto es común en los refugios, evita este error para proteger a tu mascota

socializacion de animales

Historia en Breve -

  • Los cachorros deben sociabilizar para convertirse en perros adultos con confianza y equilibrio
  • Aquellos que no sociabilizan adecuadamente durante los primeros 3 meses corren un riesgo sumamente alto de desarrollar problemas conductuales
  • Algunos de los secretos para tener un cachorro adaptable son ayudarlo a sentirse cómodo cuando lo tocan y exponerlo a nuevas personas, animales, lugares, situaciones, imágenes y sonidos
  • Tu mascota deber seguir sociabilizando a lo largo de su vida mediante herramientas como clases de obediencia, citas para jugar con perros amigables, actividades de agilidad o alguna otra actividad enfocada en los canes y entrenamiento terapéutico canino

Por la Dra. Karen Shaw Becker

Los cachorros, al igual que los niños, necesitan de nuestra ayuda y orientación para convertirse en adultos saludables. A menudo les digo a mis clientes: "Los buenos cachorros no nacen; se hacen."

Los cachorros pasan por varias etapas del desarrollo en el camino hacia la madurez:

  • Entre las 4 y 8+ semanas, los cachorros aprenden a interactuar con otros perros
  • Entre las 5 y 10+ semanas, desarrollan las habilidades necesarias para interactuar con los humanos
  • Entre las 5 y 16 semanas, están más abiertos a investigar nuevos entornos y estímulos; los cachorros que no reciben una variedad de oportunidades de sociabilización en aproximadamente 10 semanas, pueden desarrollar miedo a lo desconocido

Las personas que cuidan a los cachorros deben aprovechar al máximo cada delicada etapa al proporcionarles oportunidades sociales y de aprendizaje apropiadas para su edad.

Los cachorros que no sociabilizan lo suficiente durante los primeros 3 meses de vida, tienen un riesgo drásticamente mayor de desarrollar problemas conductuales como agresividad, miedo y evasión. Los refugios para animales e instalaciones de rescate en cada ciudad y estado de todo el país están repletos de perros con problemas derivados de la falta de sociabilización temprana.

La veterinaria Dra. Kathryn Primm, quien escribe para la revista veterinaria dvm360, revela 5 secretos para tener un cachorro adaptable además de la siguiente advertencia:

"¡No fuerces las cosas! Asegúrate de que estas exposiciones se realicen de una manera que sea cómoda para el cachorro. No expongas a un cachorro a una nueva experiencia si tiene miedo. Habla con tu veterinario para que te guíe."1

5 secretos para tener un cachorro bien adaptado

(Los comentarios del Dr. Primm se muestran en cursiva).

1. Toca a tu cachorro - literalmente.

"Procura tocar a tu cachorro por todas partes. Nunca seas agresivo ni presiones de modo que le sea molesto. Solo toca y mantén presionado ligeramente y recompensa su consentimiento con un premio especial.

Recuerda que, en un futuro, necesitarás poder recortar sus garras, limpiar sus orejas y cepillar sus dientes.

Si tu nuevo cachorro disfruta estos rituales, ambos podrán disfrutar mejor de la vida (sin mencionar a tu veterinario, peluquero de perros, entrenador, niñera de mascotas y cualquier otra persona que cuide a tu perro durante su vida)."

2. Sociabiliza con tu cachorro.

"Deja que tu cachorro conozca a personas de todas las formas, tamaños y estilos, de esta manera aprenderá que no hay razón para temerle a las personas de todo tipo.

Preséntale niños, hombres y mujeres, e incluso a personas con sombreros o disfraces – celebramos Halloween una vez al año. ¡No olvides los premios para que el "miedo" sea algo divertido!"

Una buena guía a seguir es que durante los primeros 2 meses que tu cachorro esté contigo, debes hacer lo siguiente:

  • Presentarle a tantas personas sanas y seguras como sea posible, además de animales, lugares, situaciones, vistas y sonidos (te sugiero que le presentes al menos 3 nuevos seres vivos al día)
  • Motivarlo a explorar e investigar su entorno con supervisión
  • Exponerlo a diversos juguetes, juegos, superficies y otros estímulos
  • Llevarlo diariamente de paseo en automóvil a entornos nuevos y desconocidos

3. Juega a disfrazarte con tu cachorro.

"Si tu perro alguna vez va a necesitar un suéter o abrigo – o incluso un vendaje – ahora es el momento de enseñarle qué son. Aún y cuando solo le ates una camiseta para adultos y dejes que se acostumbre a la sensación, esto será una inversión en su futuro."

"Lo mejor de todo es que si puedes ayudar a tu nuevo cachorro a que se acostumbre a un collar electrónico – como esos conos y collares que usará el veterinario cuando tu peludo amigo se recupere de una cirugía o enfermedad – tu equipo veterinario realmente lo apreciará.

En un futuro tu cachorro ya adulto no se asustará cuando necesite utilizar uno para salvar su vida."

4. Haz ruido con tu cachorro presente.

"Exponlo a ruidos fuertes y objetos novedosos, como la aspiradora, el timbre e incluso haz sonar repentinamente una lata con monedas. Demuéstrale que estas cosas no son dañinas y recompénsalo únicamente cuando esté calmado. Es normal que tu cachorro se alarme cuando escucha un fuerte ruido, sin embargo, puede aprender que no hay nada que temer y recuperarse rápidamente del sobresalto. Las fobias al ruido son reales, y puedes hacer lo que te corresponde para evitarlas."

El desarrollo de una fobia implica un complejo cambio molecular que no se comprende del todo, sin embargo, parece implicar un cambio en la forma en que un perro afectado procesa la información.

Asimismo, cabe señalar que la fobia al ruido puede ser hereditaria, por lo que es posible que un cachorro esté predispuesto a la afección si los perros de su linaje han mostrado una reacción exagerada al ruido.2

La conexión genética es tan directa que, si uno de los padres de tu perro reaccionó de forma exagerada a las tormentas u otros ruidos, razonablemente puedes esperar que tu mascota presente una reacción similar.

De igual forma se sabe que el problema es sumamente común en las razas de pastoreo, y una reacción exagerada a los ruidos fuertes puede predisponer a un perro a otros trastornos de pánico, como ansiedad por separación, así como a problemas conductuales.

Aquí puedes encontrar un análisis detallado sobre la fobia canina al ruido, que incluye consejos sobre cómo calmar a tu perro.

5. Aventúrate con tu cachorro.

"Tú y tu cachorro experimentarán juntos todo lo que la vida tiene por ofrecer, sin embargo, las experiencias no serán tan divertidas si tu cachorro tiene miedo o es difícil de controlar.

Lleva a tu cachorro a todos los lugares posibles que puedas con el fin de exponerlo a nuevos lugares. Ve al veterinario un día solo como visita – y como ocasión para dale a tu cachorro deliciosos premios.

Lleve a tu cachorro contigo cuando debas salir con el fin de que conozca nuevos lugares y olfatee nuevos olores. Haz que todos los lugares a los que vaya sean más especiales con fabulosos premios o visita nuevamente los mismos sitios hasta que sean tan normales que tu cachorro se muestre aburrido de ellos.

La ciencia demuestra que es más fácil para el cerebro recordar las malas experiencias que las buenas, así que asegúrate de que el cimiento para el cerebro de tu cachorro esté lleno de fantásticas asociaciones. Puedes evitar grandes problemas en el futuro y, seamos sinceros, ¡tocar y pasar tiempo con tu cachorro es muy divertido!"

Tu cachorro debe seguir sociabilizando a lo largo de su vida

Una vez que las tareas de sociabilización inmediata de tu cachorro se completen y tu perro esté por convertirse en un adulto equilibrado, es fundamental que siga teniendo la oportunidad de disfrutar nuevas experiencias, sociabilizar y recibir adiestramiento durante el resto de su vida.

Incluso los perros que sociabilizaron lo suficiente cuando eran cachorros, si no tienen constantemente oportunidades de interactuar con otros perros cuando son adultos, pueden perder su capacidad de llevarse bien con otros de su especie.

Y aunque algunas mascotas son naturalmente diestras en las relaciones caninas, muchas otras necesitan una práctica regular mediante actividades que les brinden la oportunidad de sociabilizar con personas y mascotas desconocidas.

6 tips de sociabilización para perros adultos

Las clases de obediencia proporcionan un entorno donde todos los perros se mantienen bajo control. Esto puede ser muy útil si tu mascota parece ser reservada o temerosa cuando está con otros perros. Las clases organizadas le dan la oportunidad de estar cerca de otros cachorros, pero desde una corta distancia.

Si tienes amigos con perros, organiza citas de juego con un perro que sea compatible a la vez. Sitúa a tu perro y a su amigo en un área segura y cerrada y deja que se conozcan entre sí.

Esta es una agradable situación social de baja presión en la que tu cachorro puede perfeccionar sus habilidades sin ser abrumado por demasiados perros o un perro excesivamente dominante.

Si todo sale bien, puedes organizar futuros paseos para que los 4 vayan de excursión o hagan caminatas, lancen discos voladores, busquen pelotas de tenis, vayan a nadar, etc.

Si crees que es apropiado para ti y tu perro, participen en competiciones de agilidad canina. Estos eventos brindan una gran oportunidad para que tu mascota esté cerca de otros perros y personas mientras hace mucho ejercicio, estimula su mente y comparte tiempo contigo.

Si la agilidad no es su fuerte, existen muchas otras actividades que podrían serlo, algunos ejemplos son atrapar discos voladores, saltar o nadar en el muelle, atrapar la pelota en el aire, practicar flygility, pastorear, cazar, hacer excursiones en el campo, bailar y hacer ejercicios para entrenar el olfato, por solo nombrar algunas.

Dogplay es un buen recurso para explorar el ejercicio organizado y las posibilidades que tu perro tiene para sociabilizar.

Otra maravillosa actividad de sociabilización que puedes compartir con tu mascota, dependiendo de su temperamento y personalidad, es la capacitación para ser un perro de apoyo emocional para los programas de terapia con mascotas.

Estos perros y sus dueños visitan hospitales, asilos, centros de detención, instalaciones de rehabilitación, ciertas escuelas, apartamentos de adultos mayores y otros lugares donde a las personas no se les permite tener mascotas o no pueden cuidarlas.

Finalmente, nunca subestimes el valor de la sociabilización cuando sacas a pasear diariamente a tu perro. Ambos obtienen aire fresco, menos estrés, quizás algún ejercicio aeróbico y oportunidades para encontrar viejos y nuevos amigos cuadrúpedos y bípedos.

Publique su comentario