Si tu perro gentil se pone agresivo, esta podría ser la razón

comportamiento agresivo

Historia en Breve -

  • A menudo, el comportamiento repentinamente agresivo en perros de carácter apacible, es la señal de un padecimiento subyacente y doloroso
  • Según un estudio publicado a principios de año, los perros de buen carácter que desarrollan agresividad debido a un padecimiento doloroso, son más propensos a demostrar una postura corporal defensiva, tener un episodio agresivo durante el manejo y atacar sin previo aviso, en comparación con los perros agresivos
  • Un perro que usualmente es gentil, pero de repente presenta episodios aleatorios de agresividad requiere un examen veterinario exhaustivo para detectar padecimientos dolorosos, como la displasia de cadera

Por la Dra. Karen Shaw Becker

Si tu perro, que por lo regular tiene un carácter relajado y afectuoso, repentinamente manifiesta signos de agresión súbitos y aleatorios, es posible que sienta dolor en alguna parte de su cuerpo. De acuerdo con un nuevo estudio,1 los perros con dolor se encuentran sensibles y podrían reaccionar agresivamente si son tocados.

En su defecto, los perros cariñosos podrían volverse violentos por causa del dolor, y los perros que ya tienen tendencias agresivas podrían ponerse aún más agresivos.

"Si tocas a una mascota cuando tiene dolor, actuará de forma agresiva rápidamente para evitar sentir más molestias, sin que el dueño pueda advertirlo", indica el investigador del estudio, Tomàs Camps.

"Los perros que no habían manifestado agresividad antes de que se presentara el dolor, comenzaron a comportarse de esta manera en situaciones en las que trataban de manejarlos".

Características de la agresión relacionada con el dolor

Existen muchos factores que intervienen en el desarrollo de agresividad en un perro, incluyendo la salud y el bienestar de la madre durante el período de gestación de la camada, cómo se toca el cachorro durante la fase neonatal, edad del destete, si el cachorro es apropiada y adecuadamente socializado, alimentación, ejercicio, rasgos heredados, y si el perro fue o no entrenado mediante técnicas de refuerzo positivo o castigo activo.

Sin embargo, el objetivo del estudio retrospectivo, realizado en la Universidad Autónoma de Barcelona, España, fue examinar las principales características de la agresión canina provocada por un padecimiento doloroso.

El estudio incluyó a 12 perros de raza principalmente grande, que fueron atendidos en el Hospital Veterinario de la Universidad Autónoma por problemas relacionados con agresión durante el 2010 y 2011. El grupo incluyó a un Schnauzer gigante, setter Irlandés, pit bull, dálmata, dos pastor Alemán, mastín Napolitano, shih-tzu, bobtail, pastor Catalán, chow-chow y doberman.

Eran 11 machos y 1 hembra, y los 12 perros fueron diagnosticados con un comportamiento agresivo relacionado con el dolor. De los 12 ejemplares, 8 tenían displasia de cadera; no obstante, este padecimiento doloroso específico no parecía estar relacionado con el tipo de comportamiento agresivo que manifestaban.

Los dueños de los perros completaron un cuestionario para ayudar a determinar las situaciones en las que los perros serían agresivos, su postura durante el episodio, objetivo de su agresión (generalmente el dueño), nivel de impulsividad (si había o no signos de advertencia, antes del episodio de agresión), y grado de agresividad manifestado antes de desarrollar el padecimiento doloroso.

Los perros fueron clasificados en función de si ya eran agresivos antes de presentar dolor, o únicamente después.

Los perros que no eran agresivos antes de la aparición de su padecimiento doloroso, manifestaron:

  • Mayor impulsividad (atacaban más a menudo y sin previo aviso)
  • Agresividad con mayor frecuencia, al ser tocados
  • Una postura corporal defensiva más frecuente

De acuerdo con los autores del estudio, "estos resultados sugieren que expresar previamente un comportamiento agresivo tiene un efecto importante en el patrón de agresión relacionada con el dolor que exhiben los perros".

El estudio enfatiza la necesidad de diagnosticar padecimientos dolorosos en los perros y hacer el tratamiento eficaz de estos problemas de salud.

Si de pronto tu perro tiene conducta agresiva...

Te recomiendo que hagas una cita con tu veterinario para que examine a tu mascota. Un perro que por lo general ama la tranquilidad y de repente presenta episodios aleatorios de comportamiento agresivo, muy probablemente tenga un padecimiento doloroso en el que necesita ayuda – y cuanto antes mejor.

+ Fuentes y Referencias
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario