Spring Sale Spring Sale

PUBLICIDAD

Puede que esta situación te asuste, pero tu perro mantendrá la calma

estornudo inverso en mascotas

Historia en Breve -

  • El estornudo inverso es una afección común y por lo general inofensiva, en perros pequeños de cara chata
  • En un estornudo inverso el aire entra por la nariz en lugar de ser expulsado
  • Por lo general, cuando un perro estornuda al revés suena y parece como si estuviera pasando por algo terrible
  • Por fortuna, el estornudo inverso casi nunca requiere tratamiento, ya que los episodios pasan muy rápido y el perro vuelve a su estado normal
  • Los episodios frecuentes o prolongados deben ser examinados por un veterinario para descartar posibles causas o afecciones subyacentes

Por la Dra. Karen Shaw Becker

El estornudo inverso (que también se denomina reflejo mecanosensible de aspiración, respiración inspiratoria paroxismal y reflejo faríngeo) es un problema respiratorio muy común en los perros. Las razas pequeñas son quienes lo sufren con más frecuencia y quizás esto se deba a que tienen gargantas y tráqueas de menor tamaño.

Las razas braquiocefálicas (de cara chata) como los pugs y bulldogs tienen paladares blandos y alargados y, en ocasiones, aspiran el paladar hacia la garganta, lo cual puede desencadenar un episodio de estornudos inversos. Por fortuna, esta afección es muy rara en los gatitos.

¿Cuáles son los indicadores visuales y auditivos?

Cuando se estornuda de manera normal, el aire es expulsado por la nariz. Ahora bien y como su nombre lo indica, en un estornudo inverso, el aire entra de manera rápida y estrepitosa hacia el interior de la nariz.

Algunos perros tienen estornudos inversos con tal frecuencia que lo toman como algo cotidiano. De la misma forma que estornudar es parte de la vida de muchos seres humanos, sufrir estornudos inversos es parte de la vida de muchos perros.

El sonido de un estornudo inverso suele ser repentino y puede causar una gran impresión, por lo que muchos dueños piensan que su perro se está ahogando o está teniendo un ataque de asma.

Cuando un perro tiene uno de estos estornudos suele quedarse quieto con las patas delanteras separadas, con su cuello extendido o la cabeza hacia atrás, y con los ojos exaltados, haciendo a su vez un tipo de resoplido muy escandaloso. Gracias a dicho ruido inusitado y a esta extraña posición, en un santiamén muchos perros terminan en el consultorio veterinario o en la clínica de urgencias ante el espanto de sus dueños.

Los episodios de estornudos inversos pueden durar unos cuantos segundos o hasta un par de minutos. En cuanto acaban, el perro vuelve a respirar de manera normal, por lo que el resto del día actúa como si nada hubiera pasado.

Las causas del estornudo inverso

El estornudo inverso es causado por un espasmo en la garganta y el paladar blando. El espasmo es provocado por alguna irritación en la garganta, faringe o laringe. Algunos de los factores desencadenantes más comunes son:

  • Estar emocionados
  • Ser intolerantes al ejercicio
  • Usar un collar demasiado apretado
  • Tirar de la correa
  • Inhalar irritantes ambientales como el polen, perfumes, productos químicos o de limpieza, aerosoles para habitaciones, velas aromáticas o aromatizantes de pared. Puede que incluso se deba a percibir un cambio repentino en la temperatura

En raras ocasiones una infección respiratoria o goteo posnasal crónico podría ser lo que esté causando la afección.

Cómo ayudarle a un perro que sufre estornudos inversos

Solo en casos excepcionales estos estornudos requieren algún tipo de tratamiento. Tan pronto como el episodio cese, su estado vuelve a la normalidad. Pero en vista de que el estornudo inverso puede hacer que tu perro se sienta muy ansioso, es importante que mantengas la calma.

Por lo general, el principal problema que veo como veterinaria es una respuesta condicionada de pánico en el perro, que ha sido provocada por su dueño que se asusta cada vez que el perro tiene un estornudo inverso. Cabe recordar que casi todos los perros son sumamente sensibles ante las emociones humanas.

Si sientes la necesidad de auxiliar a tu perro ante uno de estos episodios, puedes darle un suave masaje en su garganta para reducir el espasmo. También puedes utilizar tus dedos para cubrir con delicadeza sus fosas nasales. Esto hará que tu perro trague, lo cual puede ayudarle a eliminar la irritación y detener el estornudo.

Si el episodio tarda mucho y estás completamente seguro de que tu perro no te morderá, puedes intentar poner tus dedos con cuidado sobre su lengua para presionarla. Esto hará que abra el hocico y que el aire pase a través de la nariz de manera efectiva, lo cual deberá detener el estornudo.

La verdad es que este tipo de intervenciones suelen ser innecesarias e incluso pueden aumentar el estrés que tu perro y tú están experimentando.

Cómo identificar los factores desencadenantes

Te recomiendo que prestes atención al momento en que se presenta el estornudo inverso, fíjate dónde está tu perro y qué está haciendo justo antes de que pase o cuando comience. Si puedes identificar los factores desencadenantes de sus episodios, puedes buscar la manera de reducir o resolver el problema.

Por ejemplo, mi perro Rosco solía padecerlos cada vez que abría la puerta principal durante el invierno. Otra de mis perras sufre de estos estornudos cuando se despierta a mitad de la noche de manera repentina, así que procuro no molestarla cuando está durmiendo. Si oye un ruido o la toco, es muy probable que se levante y comience a tener un episodio.

Sufrir esto la asusta mucho, así que solo mantengo la calma y le digo que todo está bien. El episodio pasa en unos cuantos segundos y vuelve a estar bien.

También tengo un cliente cuyo perro, de casi 3 kilos, suele emocionarse cuando sale a pasear. Él jala la correa que está sujeta a su collar y en vista de que es propenso a padecer este tipo de estornudos, dicha acción puede provocarle un episodio. La solución en este caso es evidente: Usar un arnés que quitará la tensión del cuello, y adiestrarlo un tanto más para que aprenda a caminar con calma mientras usa la correa.

¿Cuándo debes llamar al veterinario?

Si el estornudo inverso de tu mascota se convierte en un problema crónico, o los episodios son cada vez más frecuentes o prolongados, te recomiendo que hagas una cita con tu veterinario.

El veterinario deberá descartar la presencia de un organismo extraño (por ejemplo, pelusas de la planta conocida como “cola de zorro”) en la nariz o el tracto respiratorio, así como padecer de algún cáncer nasal, pólipo o tumor, ácaros nasales, tráquea colapsada, tos de las perreras, o bien, alguna infección respiratoria.

Si puedes grabar a tu perro durante un episodio, la grabación puede ayudarle a tu veterinario a determinar si se trata de un estornudo inverso o quizás de otra cosa. Si tu perro está experimentando episodios prolongados, secreciones nasales u otros problemas respiratorios, es hora de hacer una cita con tu veterinario.

En caso de que tengas un gato que parezca estar experimentando este tipo de episodios, es importante investigar la posibilidad de que sufra asma felina o alguna infección respiratoria del tracto superior, ya que esta es una afección sumamente rara en los felinos.

Así como los perros tienen estornudos normales de forma intermitente a lo largo de sus vidas, la mayoría también tienen al menos 1 o 2 episodios de estornudos inversos. En la gran mayoría de los casos, los episodios cesan por sí solos y no hay nada que temer. Una vez que entiendas lo que está pasando, puedes relajarte y ayudarle a tu perro a que supere esto.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario