Presidents Day Presidents Day

PUBLICIDAD

¿La saliva de tu perro es una señal de peligro?

Escrito por Dr. Karen Shaw Becker
babeo en perros

Historia en Breve -

  • La saliva de los perros tiene varios propósitos, como ayudar a mantener los dientes limpios y la humedad en el hocico
  • La saliva es necesaria para que tu perro mastique y trague bien su comida, y contiene enzimas que inician el proceso de digestión
  • La salivación en respuesta a la comida es un comportamiento normal y natural para los perros. Además, los perros con labios gruesos y caídos a menudo tienen saliva que se acumula en sus pliegues y gotea como si fuera llave de agua
  • Algunos perros pueden babear debido a la emoción, como cuando visitan un lugar nuevo o salen a pasear
  • El babeo excesivo también puede ser un síntoma de afecciones médicas, como el sobrecalentamiento, problemas estomacales, tumores o verrugas en la boca, convulsiones y ciertos trastornos metabólicos

Para la mayoría de los dueños de perros, el babeo es una parte inevitable de la vida. Es probable que en algún momento del día te encuentres con que traes saliva en tu cara o en tus manos, después de que tu perro te haya saludado o de que lo hayas alimentado.

Para algunas razas, en especial las razas grandes y gigantes como el Gran Danés o San Bernardo, la baba puede ser tan prolífica que te la pasas limpiando los pisos y paredes.

Si bien el babeo de un perro puede parecer excesivo en comparación con la ligera cantidad de saliva que secretamos los humanos, en realidad es una parte natural y normal de ser un perro.

El babeo puede ser favorable para tu perro y puede estar vinculado a diferentes emociones. Sin embargo, también puede ser un síntoma de enfermedad, en especial si se presenta de manera repentina o excesiva.

Razones por las que un perro babea

La baba de tu perro no es más que saliva, del mismo tipo que tienes en la boca. Al igual que en los seres humanos, la saliva de los perros sirve para varios propósitos, como ayudar a mantener los dientes limpios y la humedad en el hocico. La saliva es necesaria para que tu perro mastique y trague bien sus alimentos, y contiene enzimas que inician el proceso de digestión.

El babeo, que en resumen se refiere al goteo de saliva, puede ocurrir por muchas razones, incluyendo las siguientes. En términos médicos, el babeo excesivo se conoce como hipersalivación o ptialismo.

La llegada de los alimentos — Lo más seguro es que conozcas la historia de los perros de Pavlov, experimentos en los que los perros aprendieron a asociar el sonido de una campana con el hecho de ser alimentados y, por lo tanto, comenzaron a babear al esperar la comida que recibirían. El babeo como respuesta a la comida es un comportamiento normal y natural en los perros.

Sobrecalentamiento — Si tu perro está demasiado caliente, solo puede sudar a través de las almohadillas de sus patas. Un método más eficiente de enfriamiento, que se conoce como enfriamiento por evaporación, se produce cuando tu perro jadea.

El jadeo permite que la humedad en la lengua de tu perro se evapore, lo que ayuda a bajar la temperatura corporal. Cuando tu perro está jadeando, es difícil, si no es que imposible, tragar saliva al mismo tiempo, por lo que puede que babee mientras esto ocurre.

Aunque esto puede ser normal, si el babeo es excesivo y las temperaturas son altas, podría tratarse de una señal de que tu perro está teniendo problemas para enfriarse o incluso que está sufriendo de agotamiento por calor o insolación, ya que generar saliva adicional ayuda a disipar aún más el calor.

Un mal sabor de boca — Si tu perro ingiere un medicamento amargo o de mal sabor, como el Tramadol (medicamento para el dolor), podría babear en exceso.1 Comer algo tóxico, como plantas venenosas, hongos o sapos, también puede causar salivación. Si sospechas que tu perro está babeando debido a una exposición tóxica, llévalo de inmediato a una clínica veterinaria de emergencia.

Problemas estomacales — Un malestar estomacal, incluyendo las náuseas, puede hacer que tu perro salive. Esto puede ser causado por algo tan inofensivo como un viaje en automóvil, que hace que tu perro se maree, o que sienta dolor estomacal por haber comido algo que no debería, como un calcetín o productos químicos de limpieza.

Emoción — Para algunos perros, el sentirse emocionados es un tipo de señal para que comiencen a babear. Si notas que tu perro suelta demasiada saliva cuando visitan un lugar nuevo, salen a pasear o reciben la visita de un buen amigo, tu perro está literalmente babeando de emoción.

Su hocico está lastimado — El babeo excesivo también puede ser el resultado de una lesión en el hocico, una infección o un diente problemático, así como por algún trauma como haber masticado un cable eléctrico o tener un palito atorado en el paladar.2

Afecciones médicas — La rabia, moquillo, tumores o verrugas en el hocico, convulsiones y ciertos trastornos metabólicos son ejemplos de afecciones médicas que pueden provocar un babeo excesivo. Los problemas que afectan al sistema nervioso central o a la cavidad oral, así como las enfermedades que afectan a la faringe, esófago y estómago también pueden estar involucrados.

Perros grandes y hocicudos — Ciertas razas tienen una estructura facial que las hace famosas por babear. Es decir, los perros grandes con labios gruesos y caídos a menudo tienen saliva que se acumula en los pliegues y gotea como si fuera una llave de agua. Esto incluye a razas como el Mastín, San Bernardo, perro de San Humberto, Basset Hounds, Gran Danés y Terranova.

¿En qué momento hay que preocuparse?

La aparición repentina o incremento de salivación en tu perro es motivo para agendar una cita con tu veterinario, quien puede asegurarse de que no haya ninguna afección médica subyacente responsable por esta nueva situación. Sin embargo, en la mayoría de los casos, la salivación es normal para los perros.

Si compartes tu casa con un perro que babea mucho, ten un trapo a la mano para limpiar su cara con frecuencia, incluso después de que coma y beba, y cuando llegue a casa después de un paseo.

También puedes atar un pañuelo o bandana alrededor del cuello de tu perro para que funcione como un babero. Además, pon un tapete que sea fácil de lavar debajo de sus platos de comida y agua. Si bien esto ayudará a evitar que tus paredes, ropa y pisos se empapen de baba, no esperes que el babeo se detenga o disminuya. En su lugar, acéptalo y aprende a limpiar con mayor velocidad los restos de baba, ya que tienden a endurecerse como costras cuando se secan.

+ Fuentes y Referencias
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario