Ocultar
Transfusion de Sangre para Mascotas

Historia en Breve -

  • Una xenotransfusión es la transfusión sanguínea de una especie a otra. El procedimiento es bastante raro, pero existen algunos precedentes de transfusiones sanguíneas exitosas de perros a gatos
  • Buttercup, un atigrado color naranja, fue diagnosticado con anemia severa. No le quedaba mucho tiempo y la sangre compatible de gato puede ser difícil de conseguir. Así que el veterinario de Buttercup le hizo una transfusión con sangre canina que tenía a la mano
  • Las investigaciones sugieren que los gatos no tienen anticuerpos naturales similares a los glóbulos rojos caninos, sin embargo, después de una transfusión de sangre canina, la situación cambia, haciendo que las futuras transfusiones pongan su vida en peligro
  • Buttercup no mostró signos de rechazo al momento de la transfusión y se encuentra de vuelta en casa. Su cuerpo volvió a producir glóbulos rojos una vez más.
 

Como la Sangre de un Galgo le Salvo la Vida a Este Gato

Enero 8, 2015 | 3,953 vistas
| Available in EnglishAvailable in English

By Dr. Becker

¿Alguna vez ha escuchado sobre la xenotransfusión? (Pista: “xenos” en griego significa extraño o extranjero.) Es una transfusión de sangre de una especie a otra y rara vez se lleva a cabo. Pero se llevó a cabo hace unos cuantos meses y actualmente un felino en Florida tiene sangre de perro corriendo por sus venas.

Buttercup Necesitaba una Transfusión Sanguínea y de Inmediato

Buttercup, un gatito atigrado color naranja, vive en Key West con su dueño, Ernie Saunders. Saunders notó que Buttercup parecía atigrado y lo llevó al veterinario.

El veterinario, el Dr. Sean Perry del Hospital Veterinario Marathon, realizó algunos análisis y descubrió que el conteo de glóbulos rojos de Buttercup, que debería ser de al menos 35 por ciento, en realidad era de tan sólo 7 por ciento. Diagnóstico: Buttercup tenía anemia severa y necesitaba una transfusión de sangre.

Desafortunadamente, iba tomar un tiempo en llegar la sangre de gato compatible y Buttercup no tenía mucho tiempo. (Al igual que los seres humanos, los perros y los gatos tienen diferentes tipos de sangre, pero los perros tienen un tipo de sangre universal y son animales más grandes, por lo que su sangre muchas veces está más disponible.)

El Dr. Perry recomendó que Buttercup recibiera una trasfusión de sangre canina porque sus niveles sanguíneos eran peligrosamente bajos.

“Es una situación en la que no puede dar sangre de gato tipo A, a un animal con tipo de sangre B porque puede causar reacciones inmunológicas severas,” dijo Perry. “De hecho, era mucho más seguro suministrarle sangre de perro. Es una práctica que ha sido utilizada en el pasado pero no es común.”

Historia de las Xenotransfusiones de Perros a Gatos

En un estudio publicado en el 2013 en Journal of Feline Medicine and Surgery, 1 los investigadores revisaron la práctica histórica de la xenotransfusión. El procedimiento ha estado documentado en la literatura veterinaria desde la década de 1960 y actualmente se practica en algunos países, incluyendo Australia, Francia e Italia.

Los investigadores encontraron que de 1962 al 2013, se realizaron cuatro estudios y un reporte de caso documentando la transfusión de sangre canina a gatos (62 gatos en total). En la mayoría de los casos, las transfusiones tuvieron éxito, lo que indica que los gatos no producen anticuerpos contra los glóbulos rojos caninos. En otras palabras, su sistema inmunológico no reaccionó a la presencia de glóbulos rojos extraños.

Algunos de los gatos tuvieron reacciones leves a las transfusiones, incluyendo respiración rápida, temperatura corporal elevada e ictericia.

Sin embargo, las transfusiones posteriores realizadas después de una semana o más de la transfusión inicial causó reacciones severas en los gatos, incluyendo sangre en la orina (hemoglobinuria), anafilaxia y muerte. Esto sugiere que después de la primera transfusión, el sistema inmunológico de los gatos desarrolla anticuerpos en contra del antígeno canino.

Los investigadores también se dieron cuenta que los glóbulos rojos caninos tienen une vida media mucho más corta-menos de cuatro días- cuando es transfundida a pacientes felinos.

Los autores del estudio concluyeron que el uso de la sangre entera o los glóbulos rojos de los perros para transfusión de gatos no debe convertirse en una práctica estándar. Puede ser considerado un tratamiento opcional en ciertos casos específicos, como cuando la sangre del gato es compatible, o no hay solución portadora de oxígeno a base de hemoglobina y siempre y cuando el gato no haya sido sometido a una xenotransfusión antes.

También es sumamente importante que se le informe al dueño del gato sobre los riesgos y beneficios de este procedimiento.

Buttercup Recibe Sangre de un Galgo

A mediados de septiembre, el Dr. Perry realizó la transfusión de sangre en Buttercup- que fue considerada lo que le salvó la vida. Se utilizó sangre de galgo obtenida del banco de sangre que separa los glóbulos rojos del plasma.

Buttercup no mostró signos de rechazo durante la transfusión y fue mandado enviado a casa con un régimen de esteroides y antibióticos. Necesitó regresar a chequeos regulares con el Dr. Perry.

“Buttercup se encuentra en casa y está muy bien,” dijo Perry. “Lo que tratamos de hacer con las transfusiones es ganar un poco de tiempo en lo que la médula ósea de Buttercup trabaje correctamente de nuevo. Buttercup ha desarrollado sus propios glóbulos rojos.”

Los veterinarios de Buttercup no están muy seguros de por qué desarrolló anemia, pero espero que esto no vuelva a ocurrir o bien que encuentren la causa y la resuelvan. También espero que Buttercup no haya necesitado los esteroides por mucho tiempo, ya que tienen efectos secundarios severos, debilitantes, que acortan la vida.