El Problema Cardíaco que Podría Permanecer Oculto por Años

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Mayo 30, 2015 | 3,811 vistas

Historia en Breve

  • Síndrome del Seno Enfermo (SSS, por sus siglas en inglés) es una condición en la que el nódulo sinusal en el corazón no funciona como debería, lo que da como resultado largas pausas entre los latidos del corazón
  • SSS es más frecuente en perros, sobre todo en hembras mayores y de ciertas razas, incluyendo Schnauzer miniatura, Dachshunds, Cocker Spaniel, West Highland White Terriers y Pugs
  • Algunos perros con síndrome de seno enfermo no tienen síntomas. Los perros sintomáticos suelen tener ya sea un latido del corazón demasiado rápido o demasiado lento y también podrían mostrar signos de debilidad, fatiga, intolerancia al ejercicio y desmayos
  • El tratamiento a elegir para los perros con síntomas de SSS es la implantación de un marcapasos. También hay medicamentos que se utilizan para algunos pacientes con SSS, pero tienen un historial inconsistente, así como efectos secundarios

Por la Dra. Becker

Si nunca has oído hablar de la enfermedad canina llamada síndrome del seno enfermo, es posible pensar que un perro con la condición tendría un montón de estornudos, resoplidos o tos. Pero en este caso, el seno implicado no está en el tracto respiratorio. El síndrome del seno enfermo (SSS por sus siglas en inglés) en realidad se refiere a un nodo sinusal situado dentro del corazón.

El Síndrome del Seno Enfermo es un Problema Cardíaco

El trabajo del nodo sinusal es iniciar los latidos del corazón y establecer un ritmo cardíaco normal. En los perros con SSS, el nódulo sinusal no dispara constantemente un impulso eléctrico para accionar que el corazón se contraiga. El resultado es una larga pausa entre latidos, o dicho de otra manera, el corazón literalmente deja de latir.

Si el corazón se detiene por más de 8 segundos, el perro se desmayara. A veces un impulso eléctrico desde otra parte del corazón disparará un latido para evitar que se detenga por completo. Estos latidos de rescate tienden a ser muy rápidos. En la mayoría de los casos, el nódulo sinusal en algún momento empezará a hacer su trabajo de nuevo, proporcionando períodos de una frecuencia cardíaca normal de 60 a 100 latidos por minuto, intercalados con pausas.

Algunos perros con SSS tienen un ritmo cardíaco anormalmente lento y consistente (bradicardia sinusal) como resultado de una tasa de disparo baja desde el nodo sinusal. Incluso durante el ejercicio o cuando está excitado, la frecuencia cardíaca del perro será de menos de 40 latidos por minuto.

Otros perros con la condición tendrán episodios de latidos cardiacos rápidos (taquicardia excesiva), además de pausas largas.

Causas y Síntomas del Síndrome del Seno Enfermo

Las causas exactas del SSS hasta el momento son desconocidas. La genética es sospechosa porque mientras cualquier raza podría adquirir la condición, principalmente se ve en hembras de mediana edad o mayores de razas Dachshunds, Cocker Spaniel, West Highland White Terriers, Pugs y especialmente en los Schnauzers miniatura. Cualquier perro con síndrome del seno enfermo no debería ser cruzado.

Otras posibles causas incluyen enfermedades cardíacas que cortan el suministro de sangre hacia o desde el corazón y alteran la función normal del corazón y el cáncer de un órgano del pecho.

Algunos perros con síndrome del seno enfermo no presentan síntomas evidentes - especialmente si normalmente no son físicamente activos.

Además de un ritmo cardíaco demasiado rápido o demasiado lento y largas pausas entre los latidos del corazón, los perros sintomáticos también podrían mostrar signos de debilidad, fatiga, intolerancia al ejercicio, desmayos/colapso, convulsiones y de vez en cuando, muerte súbita.

Los perros con SSS grave y a largo plazo podrían tener síntomas de insuficiencia cardíaca congestiva incluyendo debilidad, dificultad para respirar y tos.

Diagnóstico de SSS

Si la raza de tu perro está predispuesta al síndrome del seno enfermo, tu veterinario podría hacer un diagnóstico preliminar basado en una historia clínica de los síntomas y un examen físico. Con el uso de un estetoscopio, tu veterinario podría elevar el ritmo cardíaco más lento de lo normal que permanece lento incluso cuando tu perro se esfuerza por sí mismo.

Otras pruebas que tu veterinario probablemente recomendará incluyen un análisis de sangre para buscar un posible problema metabólico subyacente, tal vez niveles anormales de calcio en la sangre o de potasio. Un electrocardiograma (ECG, por sus siglas en inglés) informará cambios característicos del SSS. Podría ser necesario realizar un ECG de 24 horas, en cuyo caso el perro se va a casa con un chaleco que alberga el equipo para la prueba.

Una prueba de respuesta provocada por la atropina podría realizarse para evaluar la función del nodo sinusal de su perro. La atropina es un medicamento que se administra para estimular la actividad eléctrica del nodo sinusal, que en perros sanos aumenta el ritmo cardíaco. Los perros con SSS generalmente no tienen respuesta, o una respuesta incompleta a la atropina, lo que significa que la frecuencia cardíaca baja se mantiene sin cambios.

Las radiografías de pecho de tu perro le ayudarán a tu veterinario a determinar si hay evidencia de insuficiencia cardíaca y un ecocardiograma podría ser ordenado para comprobar si hay cambios visibles en las válvulas o cámaras del corazón.

Opciones de Tratamiento Para Perros con SSS

El objetivo del tratamiento para perros con el síndrome del seno enfermo es lograr y mantener un ritmo cardíaco normal. En las primeras etapas de la enfermedad y en los perros que no muestran síntomas, monitorearlo cuidadosamente podría ser todo lo que se requiere.

Para los perros con síntomas, el tratamiento como opción es la implantación de un marcapasos, lo que podría restaurar la buena calidad de vida durante muchos años. Los cardiólogos veterinarios son expertos en la implantación de marcapasos, y fuertemente recomiendo que el procedimiento sea realizado por un especialista. La buena noticia es que implantar un marcapasos es una cirugía relativamente sencilla. La noticia no tan buena es que el costo del diagnóstico y la colocación del marcapasos podrían variar entre $5,000 a $15,000 dólares.1

También hay medicamentos que se utilizan para tratar de mantener un ritmo cardiaco normal. Estos se llaman medicamentos vagolíticos e incluyen teofilina, terbutalina y bromade propantelina. Más allá de sus efectos secundarios comunes, estos medicamentos no siempre son exitosos y tienen un riesgo significativo de empeorar un ritmo cardíaco llevándolo a los extremos, demasiado rápido o demasiado lento, así que no los recomiendo.

A pesar de que esta condición comienza como un problema eléctrico en el corazón, muchos perros terminan con insuficiencia cardíaca como resultado. Yo recomiendo tomar en cuenta los nutracéuticos de apoyo al corazón como ubiquinol, aceite de krill, Acetil-l-carnitina, extracto de Hawthorne y D-ribosa, así como la Medicina Tradicional China (TCM, por sus siglas en inglés) o la Medicina Homeopática, con tu veterinario holístico.

Estas terapias complementarias podrían ayudar a minimizar las dosis de los medicamentos necesarios para tratar la condición, así como ayudar a nutrir y apoyar la salud general del corazón. Curiosamente, la acupuntura (¡sí, hay un meridiano del corazón!) también podría beneficiarle a estos pacientes.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1 Embrace Pet Insurance