Ocultar
Envenenamiento por Sapos

Historia en Breve -

  • Ciertas especies de sapos secretan una toxina mortal a través de la piel. Los perros generalmente están expuestos cuando tienen contacto con estos sapos por medio de su hocico
  • Los signos de toxicidad por veneno de sapo aparecen en cuestión de segundos a minutos después de la exposición y se requiere de un tratamiento de emergencia para salvar la vida de la mascota
  • Las dos especies más comunes de sapos mortales son el sapo del Desierto de Sonora o del Río Colorado y el sapo Marino o de Caña. Estos sapos se encuentran tan sólo en algunos estados de los Estados Unidos
 

La Amenaza Venenosa Para Tu Mascota Que Probablemente Desconoces

Julio 1, 2015 | 52,431 vistas
| Available in EnglishAvailable in English

Por la Dra. Becker

Te sorprenderá saber que el envenenamiento por sapos en perros no es algo inusual.

Durante un periodo de 4 años, Veterinary Pet Insurance (VPI) procesó casi 300 peticiones de dueños de mascotas cuyos perros (o de forma menos frecuente, gato) habían tenido un encuentro con un sapo mortal. De hecho, era uno de los primeros 10 tipos de envenenamiento durante ese periodo de 4 años.1

Y toma en cuenta que estas estadísticas no incluyen el envenenamiento por sapos en perros con dueños que no tienen un seguro medico para mascotas (que es la gran mayoría).

Cómo los Perros se Envenenan con los Sapos

Muchos perros ven a los sapos como una presa y los atrapan con sus hocicos. Todos los sapos secretan una sustancia a través de su piel que tiene un mal sabor para otros animales, pero las especies de sapos mortales, cuando se sienten amenazados, secretan una sustancia química altamente tóxica que se absorbe a través de las membranas en la boca del perro y algunas veces por los ojos.

La toxina es similar al medicamento cardíaco de uso humano, digoxina, y consiste en compuestos llamados bufotoxinas, bufodienólidos, y aminas biógenas como las bufoteninas, bufotioninas, epinefrina y serotonina que son producidas por las glándulas parótidas y la piel del sapo. Cuando el perro muerde, lame o mastica al sapo, las glándulas se comprimen, lo que hace que se secrete la toxina.

Con menos frecuencia, la toxina es absorbida por las heridas y aberturas de piel y también ha habido reportes de envenenamiento como resultado de que los sapos se metan en el tazón de agua de los perros o incluso en el borde del tazón.

Síntomas de la Toxicidad del Veneno del Sapo

Si tu perro entra en contacto con un sapo tóxico, exhibirá uno o más de los siguientes síntomas de forma casi inmediata:

  • Babeo severo
  • Sacudir la cabeza
  • Tallarse la boca u ojos
  • Membranas mucosas color rojo fangoso
  • Hipertermia (sobrecalentamiento)
  • Dificultad para respirar
  • Vómito de líquido amarillo
  • Diarrea
  • Signos neurológicos como pupilas dilatadas, pérdida de la coordinación, vocalización, convulsiones, colapso y muerte

El envenenamiento causado por un sapo es una emergencia médica potencialmente mortal. Si sabes o sospechas que tu mascota ha estado expuesta a una especie mortal de sapo, enjuaga su hocico inmediatamente (de preferencia con un flujo constante de agua de grifo o manguera) y llama a tu veterinario, la clínica veterinaria más cercana y/o llame a la Línea de Ayuda Nacional para Mascotas Envenenadas al 855-764-7661.

Diagnóstico de la Toxicidad del Veneno del Sapo

Si un veterinario está checando un posible envenenamiento por sapo en un perro, él o ella llevará a cabo un examen físico y realizará un análisis de conteo sanguíneo completo (CSC), perfil químico de sangre y análisis de la orina.

Los resultados de estos análisis por lo general suelen ser normales, sin embargo, muchas veces hay un nivel inusualmente alto de potasio (un problema de salud llamado hiperpotasemia) y el perro también podría tener un ritmo cardíaco anormal.

Ciertamente, si tu mascota exhibe los síntomas de toxicidad del veneno de sapo, tu veterinario utilizará esa información para hacer su diagnóstico.

Protocolo de Tratamiento Para la Toxicidad por Sapo

El primer paso en el tratamiento de la toxicidad por sapo es limpiar el hocico de la mascota con grandes cantidades de agua durante unos 5 a 10 minutos para evitar que absorba más el veneno. Muchas veces esto se lleva a cabo bajo anestesia para que pueda limpiarse por completo todo el hocico y garganta. También podría administrarse carbón activo.

Dado a que el ritmo cardíaco anormal es un síntoma común de este tipo de envenenamiento, tu veterinario monitoreará la función cardíaca de tu perro y respuesta al tratamiento utilizando un electrocardiograma (EKG). Podrían administrarse medicamentos para controlar un ritmo cardíaco anormal.

Tu perro también podría necesitar un baño frio para mantener su temperatura corporal estable. Se le administrarán líquidos IV para mantenerlo hidratado y controlar las convulsiones.

Podría ser necesario sedarlo, especialmente si tu perro tiene mucho dolor o angustia.

Tu perro podría necesitar un chequeo continuo hasta que esté recuperado por completo.

Si tu perro ha estado expuesto a un sapo tóxico, el tiempo es tu enemigo, así que es crucial que lleves a tu mascota al veterinario o clínica de emergencia inmediatamente. Las mascotas tratadas antes de que la toxina se absorba por completo, como 30 minutos, tienen mayores probabilidades de recuperarse.

Desafortunadamente, el pronóstico en general no es bueno y la muerte es muy común en perros expuestos al veneno de sapo.

Especies de Sapos Venenosos

Las dos especies mejor conocidas que son mortales para las mascotas son el sapo del Desierto de Sonora o del Río Colorado (Incilius alvarius, antes conocido como Bufo alvarius) y el sapo Marino o de Caña (Rhinella marinus, antes conocido como Bufo marinus).

Sapo del Desierto de Sonora

Sapo del Desierto de Sonora

Sapo de Caña

Sapo de Caña

Estos sapos son bastante grandes, llegan a medir de 8 a 9 pulgadas de largo en su etapa adulta. Generalmente se encuentra entre Arizona y California, así como en Texas, Florida, Hawái y otras áreas tropicales. De las dos especies, el sapo Marino o de Caña son considerados los más venenosos.

La mayoría de los casos de envenenamiento por sapo ocurren durante los meses más cálidos del verano cuando la humedad es alta y los sapos son más activos. Los perros generalmente se encuentran con los sapos muy temprano o por la noche.

Los sapos son omnívoros. Su alimentación se basa en insectos y pequeños roedores, pero también se comerán el alimento de tu mascota si lo dejas al aire libre. Esta muchas veces es una de las formas en las que entran en contacto con ellos – por el alimento o tazón de agua al aire libre. Es recomendable que si tú vives en un área en donde habitan estos sapos, que no dejes los alimentos o agua de mascota afuera.

[+] Fuentes y Referencias