El Ingrediente en la Comida Para Mascotas que Debes Evitar a Toda Costa

Aflatoxinas de Maíz

Historia en Breve -

  • Dos culpables comunes de las enfermedades relacionadas con los alimentos para mascotas son las aflatoxinas y la salmonela
  • La presencia de aflatoxinas, un carcinógeno muy reconocido, es más común en los alimentos procesados para perro que en los alimentos para gato, ya que los alimentos comerciales para perro a menudo contienen grandes cantidades de productos de maíz y otros cultivos agrícolas propensos a tener hongos
  • La contaminación por salmonela es la causa principal de la orden para retirar del mercado los alimentos procesados para mascotas, pero lo que muchos dueños de perros y gatos no saben es que la mayor amenaza de salmonelosis es hacia ellos -- no hacia sus mascotas
  • Los perros y gatos saludables naturalmente tienen algún rastro de salmonela en sus tractos gastrointestinales. Sus cuerpos están diseñados para sobrellevar una carga bacteriana fuerte, que usualmente se encuentra en los alimentos de los carnívoros silvestres
  • Existen algunas medidas de sentido común que pueden tomar los dueños de mascotas para mantener protegidos a los miembros de la familia de dos y cuatro patas de la amenaza de las infecciones por aflatoxicosis y salmonela

Por la Dra. Becker

Si eres como la mayoría de los dueños de mascotas, probablemente has pensando mucho acerca del tipo de alimento con el alimentas a tu compañero animal.

Parece que la orden para retirar del mercado los alimentos comerciales para mascota está sucediendo actualmente semana tras semana, por lo que no es extraño que muchos dueños de perros y gatos estén preocupados de que la comida que compran para los peludos miembros de su familia pudieran enfermar a las mascotas.

Después de todo, muchas de las enfermedades relacionadas con los alimentos para mascota (por ejemplo, cualquier enfermedad o trastorno vinculado o causado por comida para mascota) pueden ser mortales.

Cuando los alimentos para mascota desencadenan una enfermedad en un perro o gato, a menudo involucra, ya sea una infección provocada por un contaminante bacteriano, o toxicosis. Dos agresores comunes son las aflatoxinas y la salmonela.

Aflatoxinas

La contaminación por aflatoxina fue la responsable de un sin número de retiros regionales de alimento para mascota en el 2011, así como de varios brotes importantes de enfermedades en los últimos 20 años.1

Las aflatoxinas son metabolitos nocivos generados por los hongos Aspergillus flavus y Aspergillus parasiticus, y son las micotoxinas más extensamente investigadas en el mundo.

Las aflatoxinas son conocidas por causar enfermedades tóxicas agudas y cáncer en los humanos y animales, y están consideradas entre las sustancias más carcinógenas del planeta. Los perros y gatos son más sensibles a las aflatoxinas a diferencia de muchos animales.

Las aflatoxinas pueden afectar a los cultivos agrícolas antes de que sean recolectados. Las condiciones que fomentan la contaminación incluyen las altas temperaturas, los períodos prolongados de sequía y la actividad de insectos.

Las aflatoxinas también pueden ser un problema después de la cosecha en caso que el cultivo permanezca húmedo por mucho tiempo. También, pueden crecer en cultivos almacenados, si el nivel de humedad es demasiado alto y se desarrolla moho.

Las tres plantas con el porcentaje más alto de contaminación por aflatoxinas son el maíz, los cacahuates y la semilla de algodón. Otros productos agrícolas frecuentemente contaminados incluyen:

  • Los cereales como el maíz, sorgo, mijo perla, arroz, y trigo
  • Soya, cacahuate, y semillas oleaginosas de girasol
  • Las especias como jengibre, cúrcuma, cilantro, pimienta negra y chile
  • Almendras, pistachos, nueces, coco, y nueces de Brasil

Los alimentos procesados que contienen maíz también pueden portar el riesgo de adulteración por aflatoxina. Las harinas de semillas de algodón y maíz infectado con las que alimentan a las vacas que producen leche, ha ocasionado una contaminación de aflatoxina en la leche y otros productos lácteos, incluyendo al queso y el yogur.

Aflatoxinas en los Alimentos Para Mascota

En los Estados Unidos, la contaminación por aflatoxinas es más común en los alimentos procesados para perros que en los alimentos para gatos, porque las fórmulas de los alimentos comerciales para perro contienen, con mayor frecuencia, productos del maíz.

Una investigación del 2016 en Brasil acerca de los alimentos para mascota premium y súper premium, destaca los continuos problemas serios de la contaminación por micotoxinas:

"Basados en los resultados de la investigación, se cree que la comida para mascota que contiene granos no debe ser considerada segura para los gatos y perros de Brasil. Los granos y productos derivados de granos, tales como harina de gluten de maíz, trigo, soya, etc. son las fuentes más importantes de micotoxinas en los alimentos para mascotas”. 2

La investigación analizó 14 muestras de alimentos secos premium y súper premium para perros y gatos disponibles comercialmente, y adquiridos en tiendas para mascotas en Brasil. Se dirigieron casi 100 ensayos para verificar la presencia de micotoxinas encontradas frecuentemente en los cultivos agrícolas destinados a la producción de alimento para mascotas.

Los resultados de las pruebas fueron impactantes:

  • El 93 % de las muestras de alimento para mascota estaba contaminado con la micotoxina fumonisina B1 (FB1)
  • El 85 % estaba contaminado con fumonisina B2 (FB2)
  • El 43 % contenía la micotoxina zearalenona (ZEN, por sus siglas en inglés)
  • El 22 % contenía aflatoxina B1

La mayoría de las micotoxinas encontradas en las muestras estaban en concentraciones consideradas como "medianas".

Si alimentas con croquetas a tu mascota (lo cual solo recomiendo si no tienes los recursos para ofrecer un alimento de mejor calidad), asegúrate de analizar cuidadosamente la lista de ingredientes y evita las marcas que contienen granos o maíz en cualquiera de sus formas, incluyendo la harina de gluten de maíz, granos enteros de maíz, harina de maíz, etc.

El maíz, además de tener un riesgo elevado de contaminación por aflatoxina, es un alimento notoriamente alergénico que es difícil de digerir para muchos animales.

También, evita las fórmulas que contienen granos de cereal como maíz, sorgo, mijo perla, arroz y trigo. El arroz puede tener además niveles tóxicos de arsénico.

Muchos alimentos para mascota económicos y de baja calidad cuentan, en gran medida, con todos estos ingredientes. Asimismo, muchos premios contienen estos ingredientes, incluyendo los "premios" orgánicos (elaboradas con granos enteros de arroz o trigo orgánicos) que, en mi opinión, son una posible fuente de toxicosis con mínima representación.

Señales de Aflatoxicosis en las Mascotas

La enfermedad causada por las aflatoxinas es denominada aflatoxicosis, y en los animales, involucra principalmente al hígado. Las señales clínicas de un problema con el hígado incluyen la disfunción gastrointestinal, problemas de reproducción, anemia e ictericia.

Cierto tipo de aflatoxinas están relacionadas con el desarrollo de cáncer en los animales. Si tu mascota se enferma por alimentos contaminados con aflatoxinas, observaras uno o más de estos síntomas:

  • Vomito severo y persistente combinado con diarrea con sangre
  • Pérdida de apetito
  • Fiebre y aletargamiento
  • Orina descolorida
  • Ictericia (manchas amarillas en la parte blanca de los ojos, en las encías y en el vientre)

Si sospechas que tu mascota ha consumido aflatoxinas (si tu mascota se enferma después de cambiar a un nuevo alimento o premio a base de granos), incluso si parece normal, llévalo con el veterinario o a una clínica de emergencias para animales, ya que una vez que la mascota muestra los síntomas, la tasa de mortalidad es alta. Si es posible lleva contigo el alimento de tu mascota para analizarlo.

También, debes de consultar a tu veterinario holístico para que te recomiende agentes naturales desintoxicantes para el hígado como NAC, glutatión, cardo lechero, SAMe y clorofila.

Salmonela

La contaminación por salmonela es la causa principal de que alimento para mascota (y de consumo humano) sea retirado del mercado. Y a pesar de lo que muchos miembros de la comunidad tradicional veterinaria han creído, la gran mayoría de los retiros son de alimentos procesados para mascota, y no por alimentos naturales o crudos (sin procesar).

La cosa más importante que hay que entender acerca de la contaminación por salmonela del alimento para mascota es que el riesgo de enfermedad es principalmente para los miembros humanos de la familia, no para los miembros de cuatro patas.

Esto es porque casi todo el tiempo los perros y los gatos tienen naturalmente salmonella en sus tractos gastrointestinales. La salmonela no es un invasor extraño desconocido --es una bacteria con la que está familiarizado el cuerpo de tu mascota. La cepa más común que se encuentra en los perros y gatos es la salmonella typhimurium.

Los perros y los gatos están diseñados para sobrellevar las cargas bacterianas de la comida, las cuales podrían causar enfermedades significativas en los humanos. El cuerpo de tu mascota se encuentra bien equipado para hacerse cargo de fuertes dosis bacterianas familiares o extrañas, ya que evolucionaron para capturar, comer y consumir presas.

El estómago de tu mascota es altamente ácido, con un rango de pH de 1 a 2.5. No hay mucho que pueda sobrevivir en ese entorno ácido. Fue creado para que los perros y gatos puedan consumir carne cruda probablemente contaminada y otros alimentos.

Además del ácido, los perros y los gatos también pueden producir naturalmente una enorme cantidad de bilis. La bilis es tanto anti patógena como antiparasitaria. Por lo que si algo potencialmente dañino no es enteramente neutralizado por el ácido de su estómago, la bilis es una defensa adicional.

Ahora, eso no significa que ningún perro o gato nunca se haya enfermado por salmonela. Sin embargo, las mascotas saludables usualmente no se enferman.

Los factores de riesgo para una enfermedad clínica incluyen la edad de la mascota, su estado nutricional, la presencia de cáncer o alguna otra enfermedad concurrente, su nivel de estrés, y si se les han suministrado antibióticos, esteroides, o quimioterapia.

Como Mantener a Tu Mascota a Salvo de una Infección por Salmonela

  • Alimenta a tu mascota con una comida balanceada, fresca, completa y apropiada para su especie, que no contenga ingredientes transgénicos.
  • Si alimentas a tu mascota con comida cruda (sin procesar), congela la carne o la mezcla de carne en pequeños paquetes en porciones de tamaño individual, al menos por 3 días antes de proporcionársela. Déjala que se descongele en el refrigerador durante la noche.
  • Usa técnicas de manejo seguro de alimentos. Limpia y esteriliza todos los utensilios, tazones, superficies y equipo después de usarlos.
  • Deshecha cualquier alimento fresco que no sea consumido después de 30 minutos.
  • Minimiza los medicamentos que le administras a tu mascota, incluyendo a las vacunas.
  • Vuelve a repoblar el intestino con probióticos, durante y después de una terapia de antibióticos. También es buena idea darle probióticos diarios a tu perro o gato para balancear la proporción de bacterias (flora intestinal) buenas y malas.
  • Ayuda al cuerpo de tu mascota a sacar el máximo de los alimentos que come, al ofrecerle una buena calidad de enzimas digestivas.

Manejo Seguro de Alimento Procesado Para Mascota

  • Lava muy bien tus manos después de manipular cualquier premio o alimento para mascota.
  • No permitas que los niños muy pequeños, personas mayores o personas que estén inmunocomprometidas toquen los premios o alimentos para mascota.
  • Mantén todos los premios o alimentos para mascota lejos de los alimentos para la familia.
  • No prepares los alimentos para tu mascota en la misma área o con los mismos utensilios/equipo que utilizas para preparar los alimentos para consumo humano.
  • Lava los tazones donde pones el alimento de tu mascota, después de cada comida.
  • No permitas que las mascotas se suban sobre la cubierta u otras áreas donde se preparan los alimentos para consumo humano.
  • Alimenta a tu mascota en un área diferente a la de tu cocina, o tan alejada como sea posible de las áreas donde se preparan los alimentos para consumo humano. Alimentar a tus mascotas en la cocina puede ser una fuente de infección por salmonela.

Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo