Lo Que Puede Ser Un Signo de Felicidad Felina También Puede Ser Una Bandera Roja

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Junio 07, 2016 | 3,497 vistas

Historia en Breve

  • Muchos gatos babean, aunque hay solo algunas razones benignas para la salivación excesiva de un gatito.
  • En la mayoría de los casos, el babeo felino se debe a un problema subyacente que debe tratarse.
  • El babeo de un gato puede originarse en una variedad de trastornos graves, como una enfermedad dental, enfermedades renales crónicas, náuseas y envenenamiento.
  • Algunos gatos babean un poco cuando se sienten felices y satisfechos. Si tu gato babea en otros momentos o de forma excesiva, es importante que lo revise un veterinario.

Por la Dra. Becker

Una de las citas más memorables de la película Homeward Bound en 1993 (De vuelta a casa): Un viaje increíble, proviene de Sassy, la gata, que le dice a Chance, el bulldog, “los gatos comen, los perros babean”.

Cuando Chance menosprecia esa ocurrencia, Sassy explica, “Pero, es cierto. Los gatos somos más listos que los perros y más atractivos... ¡y no bebemos del escusado!”

Alguien deberá informar a la señorita Sassy que, en realidad, los miembros de su especie sí babean (y algunos incluso beben del escusado).

Si tienes un felino que babea, no estás solo. Los gatitos babean por una variedad de razones. Sin embargo, solo algunas de ellas son causas realmente benignas para el babeo de un gato.

Algunos gatitos babean cuando ronronean y se sienten muy contentos. Otros, babean cuando “dan masajes” (amasan). Y muchos gatos babean al disfrutar un poco de menta gatuna.

Un gato que babea en cualquier otro momento, o la gran parte del tiempo, requiere una visita al veterinario. Algunas causas potenciales de la salivación excesiva son:

Enfermedad Dental u Oral

Un problema bucal es, por mucho, la causa más probable del babeo excesivo del gatito. Podría tener acumulación de placa y sarro. Sus encías podrían estar inflamadas o infectadas (gingivitis). O su enfermedad dental podría ser tan avanzada que experimente pérdida ósea.

Otro problema llamado reabsorción dental también podría ocasionar babeo. La reabsorción dental es la destrucción gradual de un diente o dientes causado por las células llamadas odontoclastos.

A menudo, un gato afectado babeará, sangrará de la boca o tendrá dificultad para comer. Ocasionalmente, podría haber vómito de comida sin masticar, cambios en el comportamiento y mal aliento.

Otra enfermedad oral con síntomas similares, como el babeo, es la estomatitis felina, una condición crónica y muy dolorosa que se considera de naturaleza autoinmune.

El sistema inmunológico de un gato afectado parece reaccionar excesivamente a la placa dental alrededor de los dientes, lo que desencadena la inflamación de los tejidos de la boca.

La estomatitis también puede presentarse en la parte trasera de la garganta, en la orofaringe, y el hueso inferior de la boca puede inflamarse o infectarse. La inflamación se presenta como tejido irritado, rojo e inflamado en la boca del gato.

Otro problema bucal que puede causar babeo, especialmente en los gatos mayores, es un tumor oral, que podría ser benigno o canceroso.

Enfermedad Renal Crónica

Si tu gato tiene enfermedad renal crónica (ERC), significa que sus riñones se han ido deteriorando gradual e irreversiblemente durante un periodo de meses o años. Por desgracia, la ERC es extremadamente común entre los gatos domésticos mayores y es una de las causas principales de la muerte de los gatitos.

Los síntomas de los riñones deteriorados pueden ser: más sed y micción, pérdida de orina (especialmente en la noche), vómitos, diarrea, falta de apetito, pérdida de peso, depresión, anemia y debilidad corporal general.

Otras señales del deterioro renal pueden ser las fracturas ocasionadas por los huesos débiles, presión arterial alta que puede ocasionar ceguera súbita, comezón en la piel, sangrado hacia el estómago, moretones en la piel y llagas dolorosas en la lengua y encías, que causan salivación excesiva y babeo.

Los gatos con insuficiencia renal también se deshidratan con frecuencia, lo que causa babeo.

Si sospechas que tu gatito tiene problemas renales, es importante que hagas una cita con el veterinario lo antes posible. Si la enfermedad renal de tu mascota se debe a un daño irreversible en los riñones, en muchos casos, la función renal se estabilizará durante varias semanas, o incluso meses, por vez.

La enfermedad seguirá progresando y la función renal continuará su deterioro, aunque los síntomas de tu gato pueden minimizarse con un tratamiento de soporte.

La terapia de fluidos es la base del tratamiento para los animales con insuficiencia renal, principalmente para evitar la deshidratación. Podría ser necesaria la administración subcutánea de fluidos y muchos dueños de mascotas aprenden a hacer esto en casa.

Venenos

Casi cualquier tipo de toxina a la que tu gato está expuesto puede hacerlo babear. Una lista corta de ejemplos:

Fertilizantes y pesticidas para el césped

Anticongelante

Productos de nicotina

Medicamentos humanos, especialmente los tópicos

Ciertas plantas que contienen cristales de oxalato de calcio insolubles (por ejemplo, la flor de la paz y Schefflera)

Flores aromáticas líquidas

Capsulas de detergente para ropa

Limpiadores domésticos

Si sospechas que tu gato ingirió una sustancia venenosa, llama inmediatamente a tu veterinario, al hospital local de emergencias veterinarias o a la línea de control de venenos, como el Centro de Control de Venenos ASPCA al 1-888-426-4435. La línea directa tiene atención las 24 horas, 365 días del año.

Trauma o un Cuerpo Extraño

Los gatos que tienen permitido salir sin supervisión están especialmente en riesgo de muchos factores que amenazan su seguridad y su salud. Si un gatito que anda libremente en el exterior experimenta trauma en la cabeza debido a que lo golpeó un auto o lo atacó un perro, las lesiones a la mandíbula o a la articulación temporomandibular pueden evitar que cierre la boca y causar mucho babeo.

Otra situación grave que puede ocasionar que un gato babee es la presencia de un objeto extraño alojado en la lengua, el paladar blando o duro, o en la parte trasera de la garganta.

Los gatitos no comen indiscriminadamente como muchos perros, sin embargo, hay ciertos objetos extraños que parecen tentarlos, por ejemplo, las decoraciones del árbol de navidad, las barras de neón y la joyería, y las agujas con hilo.

La mejor forma de proteger a tu gato de este tipo de lesiones es permitirle salir a pasear únicamente contigo usando un arnés y correa, o dentro de un área cerrada segura para los gatos. También es importante no dejar al alcance de tu gatito cualquier objeto que pudiera causarle atragantamiento.

Mareo Por Movimiento/Náuseas

Es muy raro que un gatito disfrute un viaje en auto y no es inusual que desarrolle mareo por movimiento un gato que no está acostumbrado a viajar. Incluso podría no ser el movimiento del vehículo lo que desencadene las náuseas de tu gato – podría solo ser el estrés que experimenta.

Los gatos prefieren quedarse cerca de casa y se sienten amenazados por los lugares, espectáculos, sonidos y olores extraños. Les gusta sentir que tienen el control donde sea que estén, por lo que, estar aprisionado dentro de tu auto mientras va velozmente por la carretera es muy estresante para tu gatito.

Una de las primeras señales de que tu gato siente náuseas es el babeo excesivo. Otros síntomas son el llanto fuerte, inmovilidad inducida por el miedo, orinar o defecar y, por supuesto, vomitar o regurgitar.

Las esencias florales, como Rescue Remedy o Easy Traveler de Spirit Essences de Jackson Galaxy pueden ser benéficas para calmar a un gato asustado o estresado. Además, Feliway es un producto calmante de feromonas que puedes rociar en la transportadora de tu gato 15 minutos antes de meterlo para salir de casa.

Si tu gato tiene episodios de babeo en casa, en combinación con vómitos o menos apetito, es importante que descubras la razón al hacer una cita con el veterinario.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias