Ocultar
Gatos con Dolor

Historia en Breve -

  • El comportamiento de un gato siempre es un buen indicador de cómo se siente, y un grupo de expertos veterinarios ha identificado 25 signos que son indicadores fiables del dolor felino
  • Si consideras que tu gato podría estar lastimado, lo primero que debes hacer es solicitar una cita con tu veterinario para determinar la causa del dolor
  • Si el dolor es causado por un trastorno subyacente tratable, atender la enfermedad también debe resolver el dolor
  • En el caso de una enfermedad crónica dolorosa como la artritis, si bien hay algunos analgésicos que son seguros para los gatos, hay muchos otros remedios naturales disponibles para aliviar el dolor
  • Una de las mejores maneras para evitar que tu gato sufra algún dolor a medida que envejece es mantenerlo delgado y con buena condición a través de hacer ejercicio diario
 

25 Signos Que Indican Dolor en Tu Gato

Noviembre 1, 2016 | 7,306 vistas
| Available in EnglishAvailable in English

Por la Dra. Becker

Si tienes un gato, probablemente estas muy consciente de lo magistrales que pueden ser nuestros compañeros felinos para mantener ocultos sus dolores y molestias. Pero posiblemente, lo que no te has dado cuenta, es que esto es por cuestión de diseño.

Aunque los gatos silvestres son cazadores consumados, los gatos monteses más pequeños también son presa de animales más grandes. Mostrar enfermedades, dolor, o cualquier vulnerabilidad en ese entorno invita a la depredación. Es por eso que tu gato, y todos los gatos, están diseñados para aparentar estar en condiciones "normales" mientras que enfrentan una enfermedad o malestar significativo.

Para complicar más las cosas, ya que los gatos tienden a ocultar o guardarse para sí mismos cuando no se siente bien, es fácil malinterpretar o simplemente pasar por alto los signos de que tu peludo miembro de la familia está lastimado.

El Comportamiento de Tu Gato es Una Ventana Hacia Su Dolor

Afortunadamente, en los últimos años, el tema del dolor felino ha recibido más atención de parte de la comunidad veterinaria. Los fondos para los estudios de veterinaria han favorecido históricamente a los perros, así que es agradable observar a un cuerpo de investigación cada vez más robusto sobre temas relacionados con felinos.

Un reciente estudio dirigido por investigadores de la Facultad de ciencias de la vida de la Universidad Lincoln en el Reino Unido, investigó los signos de dolor en los gatos.1 Los signos de dolor felino están principalmente relacionados con el comportamiento (que es la razón por la que siempre insto a los dueños de gatos a observar el comportamiento de sus mininos en busca de signos que indiquen que no están bien de salud).

Los investigadores del Reino Unido encuestaron a un panel internacional de 19 expertos veterinarios, a través de una variedad de disciplinas. Primero, a los expertos se les solicitó enlistar los trastornos que consideraban consistente e intrínsecamente dolorosos en los gatos. Enseguida, se les pidió evaluar el comportamiento relacionado con el dolor en los gatos, de acuerdo a los siguientes criterios:

  • Presencia de comportamiento en enfermedades agudas y/o crónicas y/o trastornos que se desconoce que son dolorosos
  • Fiabilidad en el comportamiento como indicador de dolor
  • Probabilidad de que el comportamiento esté presente en un gato que experimenta un bajo nivel de dolor
  • Probabilidad de que el comportamiento esté presente en un gato que experimenta un alto nivel de dolor

Con base en los resultados de la encuesta, los investigadores identificaron 25 signos que consideran suficientes para indicar dolor. Sin embargo, ninguno de los 25 signos se consideró necesario para saber si un gato realmente tenía dolor.

25 Señales de Que Tu Gato Está Lastimado

Los 25 signos de comportamiento considerados por los expertos veterinarios por ser "fiables y sensibles para la evaluación del dolor en los gatos, a través de una serie de diferentes trastornos clínicos", son:

Cojera

Postura encorvada

Dificultad para saltar

Desplazamiento del peso

Paso anormal

Lamer una zona particular del cuerpo

Renuencia a moverse

Baja postura de la cabeza

Reacción a la palpación

Blefaroespasmo (contracción del párpado)

Retraído o escondido

Modificación de la conducta alimenticia

Falta de aseo

Evasión de áreas brillantes

Menor jugueteo

Gruñidos

Menor apetito

Gemidos

Menor actividad general

Ojos cerrados

Menor frotación con las personas

Esfuerzo para orinar

Estado de ánimo general

Coletazo con la cola

Temperamento

Los investigadores concluyeron que:

"Estos resultados nos proporcionan una mayor comprensión sobre este tema, pero se necesita realizar más estudios con el fin de evaluar su validez y viabilidad clínica (especialmente en relación a diferentes intensidades de dolor) para ayudar a los veterinarios y dueños de gatos a reconocer eficazmente el dolor en esta especie y lo más temprano que sea posible, para maximizar el bienestar del gato".2

Creo Que Mi Gato Podría Tener Dolor. Ahora, ¿Qué Hago?

La forma de controlar el dolor de tu gato está en función de lo que lo causa, por lo que es de vital importancia hacer una cita con tu veterinario para realizar un examen detallado. Por ejemplo, si lo que causa el dolor es una infección, curar la infección también debería aliviar el dolor.

Pero si tu veterinario determina que tu gato tiene un trastorno doloroso crónico, tal como la artritis, la cual es muy común en los gatos de edad avanzada, los felinos son fisiológicamente únicos y existen algunos analgésicos eficaces que pueden ser administrados de forma segura y a largo plazo para controlar el dolor de enfermedades crónicas como la artritis.

Sin embargo, hay una serie de acciones que puedes realizar para aliviar el dolor de tu gato y mejorar su movilidad. Éstas incluyen:

  • Quiropráctica
  • Masaje terapéutico
  • Ayudar a tu gato a estirarse
  • Acupuntura
  • Terapia con láser

También hay algunas terapias nuevas que he utilizado con buenos resultados, incluyendo el Assisi Loop, una forma de terapia de campo electromagnético pulsado.

También, hay ciertos suplementos que puedes agregar a la alimentación de tu gato, que le proporcionan las materias primas para reparar y mantener el cartílago, incluyendo el sulfato de glucosamina, metilsulfonilmetano (MSM, por sus siglas en inglés) y la membrana de la cáscara de huevo; homeopáticos, con base ​​en los síntomas de tu gato, pero podría incluir Rhus Tox y árnica; ubiquinol; cúrcuma; espirulina y astaxantina; fórmulas antiinflamatorias naturales; complejo de ácidos grasos esterificados (EFAC, por sus siglas en inglés); y aceite de kril.

Yo recomiendo trabajar con un veterinario holístico o integrativo para determinar cómo atender mejor la inflamación y el dolor causado por la artritis de tu mascota, así como la forma de nutrir el cartílago restante. También, pregúntale al veterinario acerca de las inyecciones Adequan, que puedan estimular muy rápidamente el líquido articular en las mascotas que padecen artritis.

La Importancia del Ejercicio Para Mantener a los Gatos Libres de Dolor

Mantener a tu gato delgado y en buenas condiciones es clave para ayudar a que tenga menor cantidad de dolores a medida que envejece. Hacer ejercicio diario es lo que puede estimular mejor la fuerza muscular del gato, flexibilidad de las articulaciones y salud general.

Aquí están algunas sugerencias de la revista veterinaria dvm360 y de la Dra. Kara Amstutz, para hacer y mantener a tu gato activo:3

Ten disponibles plumas en una vara o punteros láser para que tu gato los persiga. Empieza por hacerlo 5 minutos diarios y aumenta hasta 15 minutos de tiempo de juego activo. Esto puede ser en una sola vez o a lo largo del día.

A menudo, los gatos son más activos durante la noche, por lo que debes realizar un plan de ejercicios de 15 minutos durante su rutina nocturna.

Toma parte de los alimentos diarios para tu gato y divídelos en varios tazones colocados alrededor de la casa. Él tendrá que ir de una habitación a otra para encontrar su comida.

También, considera colocar los platos con alimentos en plataformas elevadas que requieran desafío mental y físico.

Comienza por agregar un solo tazón adicional, para que se acostumbre a la idea de "cazar" para obtener sus alimentos.

Anima a tu gato a jugar al mantener sus juguetes disponibles. Cámbialos para mantenerlo interesado.

Coloca un árbol para gato u otro aparato para trepar, para ayudar lea tu gato a fortalecer sus músculos.

Proporciona premios con moderación, para hacer que tu gato salte sobre una silla y retroceda de nuevo.