Ocultar
Corte de Orejas y Cola

Historia en Breve -

  • Los investigadores canadienses realizaron un estudio sobre la conciencia y percepción del público en general acerca del corte de cola y orejas de los perros
  • Los investigadores descubrieron que un significativo porcentaje de personas parecen creer que algunos perros de ciertas razas simplemente nacen con las colas y orejas cortadas
  • También, aprendieron que los perros quirúrgicamente alterados son percibidos como más agresivos y dominantes, en comparación con los perros que tienen sus colas y orejas naturales
  • Los investigadores creen que muchas personas ignoran lo que involucra el corte de cola y orejas, ya que los hace sentir incómodos
  • Los mayores defensores de estos innecesarios procedimientos médicos en los Estados Unidos, son los criadores de perros y el American Kennel Club
 

Casi la Mitad Aún Cree Este Doloroso Mito Canino - ¿Y Tú?

Noviembre 2, 2016 | 2,996 vistas
| Available in EnglishAvailable in English

Por la Dra. Becker

Recientemente, los investigadores de la Columbia Británica realizaron un estudio sobre la conciencia y percepción de las personas en torno a la práctica de amputar la cola y cortar las orejas de los perros.1 Los estudios anteriores han involucrado principalmente a los criadores de perros y veterinarios; sin embargo, este estudio fue diseñado para el público en general.

El estudio capto totalmente mi interés, ya que, como señala la escritora Karen Brulliard en su artículo para Washington Post:

"Los perros nacen con orejas y colas. Deberían poder mantenerlos."2

No podría estar más de acuerdo. Nunca he realizado estas cirugías estrictamente cosméticas en ningún perro. También, me niego a hacer desungulación en gatos o desvocalización en perros ("extirpación de las cuerdas vocales") — otros dos procedimientos médicos innecesarios “solo por conveniencia humana”, que son crueles e incuestionablemente inhumanos.

El Estudio Destacó 4 Razas a las Que a Menudo Se les Corta la Cola y Orejas

En el experimento 1, del estudio de la Columbia Británica, participaron 810 habitantes de los Estados Unidos, entre ellos 474 hombres y 336 mujeres con una edad media de 44 años. De los 810 participantes, 318 eran los principales dueños de un perro.

Para el estudio, los investigadores utilizaron imágenes de cuatro razas de perros — Dóberman Pinscher, Schnauzer miniatura, Bóxer, y Grifón de Bruselas. Los perros que pertenecen a cada una de estas razas son sometidos rutinariamente a corte de cola y orejas.

A los participantes se les mostraron dos imágenes de cada una de las cuatro razas, una natural (con la cola y las orejas con las que el perro nació), y una con la cola y orejas recortadas.

Dóberman Pinscher Natural

Dóberman Pinscher: Natural

Dóberman Pinscher Alterado

Dóberman Pinscher: Alterado Quirúrgicamente

Se les dijo que los pares de perros eran hermanos, y les solicitaron que explicaran por qué pensaban que las orejas y colas parecían diferentes.

Muchos de los Participantes del Estudio Afirmaron Creer Que los Perros Nacían Sin Cola y con las Orejas Recortadas

Los investigadores informaron que el 58 % de los participantes respondió correctamente que los perros con las colas y orejas cortadas habían sido alterados quirúrgicamente después de su nacimiento. Sin embargo, sorprendentemente, el otro 42 % dijo no saber que los perros no nacían sin colas y las orejas recortadas.

Estas personas creían que la apariencia de orejas y colas más cortas era simplemente una variación genética. Ellos creían que los perros de la misma raza hasta variaban en apariencia, e incluso que había colas y orejas de diferentes formas y tamaños.

Schnauzer Miniatura Natural

Schnauzer Miniatura: Natural

Schnauzer Miniatura Alterado

Schnauzer Miniatura: Alterado Quirúrgicamente

No es algo sorprendente que los dueños de perros fueran más propensos a responder correctamente que los que no son dueños de perros.

Los Perros Quirúrgicamente Alterados Son Percibidos Como Más Agresivos y Dominantes

En el experimento 2 del estudio participaron 392 habitantes de los Estados Unidos, entre ellos 241 hombres y 151 mujeres con una edad media de 34 años. En este segundo grupo, 149 de los participantes eran los principales dueños de los perros.

En este experimento, los investigadores querían saber si la apariencia física de los perros hacia que los participantes hicieran suposiciones acerca de sus rasgos de personalidad.

Bóxer Natural

Bóxer: Natural

Bóxer Alterado

Bóxer: Alterado Quirúrgicamente

Los participantes en el experimento 2 percibieron que los perros quirúrgicamente alterados eran más agresivos con las personas y otros perros — y más dominantes — que los perros naturales. Ellos percibieron a los perros naturales como más juguetones y atractivos.

El Estudio También Reveló Cómo Son Percibidos los Dueños de Perros "Modificados"

En un tercer experimento donde participaron 420 habitantes de los Estados Unidos, 235 eran hombres y 151 eran mujeres con una edad media de 34 años, los investigadores evaluaron cómo eran percibidos los dueños de perros naturales versus los alterados quirúrgicamente.

Los participantes del estudio consideraron a los dueños de perros quirúrgicamente alterados como "más agresivos y narcisistas, así como menos alegres, comunicativos y cálidos, en comparación de los dueños de perros naturales".3 Curiosamente, el género también desempeñó un papel en estas percepciones.

Si el dueño de un perro alterado era una mujer, era percibida por los participantes como más agresiva, dominante, narcisista, y competente, en comparación con la dueña de un perro natural. Los hombres que eran dueños de perros alterados quirúrgicamente eran considerados más narcisistas, así como menos cálidos y competentes, en comparación con los hombres que eran dueños de perros naturales.

Grifón de Bruselas Natural

Grifón de Bruselas: Natural

Grifón de Bruselas Alterado

Grifón de Bruselas: Alterado Quirúrgicamente

La Coautora del Estudio Considera Que las Personas "Simplemente No Quieren Saber" Sobre los Detalles del Corte de Cola y Orejas

Marina A.G. von Keyserlingk, profesora de bienestar animal en la Universidad de la Columba Británica y coautora del estudio, dijo para Washington Post que los resultados del estudio sugieren que simplemente a muchas personas no se les ocurre que la apariencia física de los perros podría ser el resultado de las decisiones humanas impuestas en ellos.

La coautora Katelyn Mills, una estudiante de posgrado de von Keyserlingk, considera que la falta de conciencia podría ser deliberada. "Las personas también se desconectan de cuestiones si les resultan incómodas", dijo Mills. "No quieren saber acerca de ellas".4

"No son procedimientos particularmente agradables de conocer", dice Post’s Bruilliard.

"La amputación de la cola es realizada por los veterinarios o criadores cuando los cachorros tienen de tres a cinco días de nacidos, ya sea al cortar la cola con unas tijeras o un escalpelo, o al poner una banda elástica o liga alrededor de ella para restringir la circulación y hacer que se caiga. Rara vez se utiliza anestesia.

Por lo general, aunque no siempre, los veterinarios cortan las orejas de los cachorros entre las siete y doce semanas de edad y utilizan anestesia.

Después de cortar las orejas en la forma elegida por el dueño (los Dóberman podrían tener un ‘corte militar’ o un ‘corte para exhibición’), las orejas se mantienen en posición vertical durante meses, al principio con un vaso de unicel y luego con cinta adhesiva, hasta que se curen y mantengan levantadas por sí solas". 5

Atención Criadores de Perros y Asociaciones de Criadores: Es el Momento de Denunciar Estos Procedimientos Barbáricos

El corte de cola y orejas están prohibidos en gran parte de Europa y Australia. Por desgracia, los procedimientos continúan realizándose de forma rutinaria en los Estados Unidos y Canadá, a pesar del hecho de que las asociaciones médicas veterinarias estadounidenses y canadienses han tomado una posición en contra de ellos.

En los Estados Unidos, el American Kennel Club (AKC) y los criadores son los que se niegan a cambiar de opinión. Muchos de los estándares de raza de AKC requieren la amputación y recorte, y ninguno de los perros de esas razas a los que se les haya permitido mantener sus orejas y cola podrán presentarse en los eventos afiliados a la AKC. O bien, no se les permitirá competir, o no tendrán ninguna posibilidad de ganar.

Los argumentos para cortar las orejas y amputar la cola no están bajo escrutinio, especialmente porque en la actualidad, la mayoría de los perros en los Estados Unidos viven en hogares familiares y no son utilizados para cazar o buscar en madrigueras. Hoy en día, estos procedimientos dolorosos son realizados por una de tres razones: como una "mejora" cosmética, por "tradición", o para hacer que un perro parezca más intimidante.

Trágicamente, aunque las personas aman a sus perros y los consideran como miembros de la familia y mejores amigos; al mismo tiempo, muchos también los consideran como bienes materiales que pueden ser comprados, vendidos, intercambiados, ignorados, maltratados, "mejorados quirúrgicamente", o abandonados.

Hasta que esta perspectiva cambie en el público en general, y ciertamente entre los criadores y clubes canófilos, los seres humanos seguirán generando y alterando quirúrgicamente la apariencia de los perros, en vez de preservar y proteger su diseño natural.