7 Cosas que Debes Saber Antes de Subir Tu Perro a un Barco

Paseos en Bote con Perros

Historia en Breve -

  • Si estás pensando en subir a tu compañero canino a una embarcación este verano, hay varias cosas que debes considerar para asegurarte de que ambos lo disfruten con seguridad
  • Lo primero que debes hacer es revisar las leyes locales correspondientes a los animales en barcos, para que no haya sorpresas una vez hayas zarpado
  • Otros consejos de seguridad incluyen invertir en un chaleco salvavidas para perritos, para que tu perro se sienta cómodo en el agua, esté protegido de las quemaduras solares y el sobrecalentamiento

Por la Dra. Becker

Con la canícula de verano encima, muchos propietarios de perros podrían estar planeando un poco de diversión en el agua a medida que las temperaturas se elevan.

Si tus planes implican navegar con tu miembro canino de la familia a bordo, los siguientes son importantes tips de seguridad que asegurarán una navegación viento en popa para ti y tu mascota.

7 Tips de Seguridad para Navegar con Tu Perro

1. Revisa las Leyes Locales

Si bien no hay restricciones legales ni requisitos nacionales relacionados con los animales a bordo de barcos, es buena idea verificar las leyes locales, debido a que las regulaciones pueden variar según el estado.

2. Invierte en un Chaleco Salvavidas para Perro

No todos los perros pueden nadar o nadar bien (más sobre eso a continuación), e incluso si el tuyo es la versión canina de Michael Phelps debes colocarle un chaleco salvavidas mientras navegas, en especial sobre aguas turbulentas. Obtén un chaleco salvavidas con asa para que puedas levantarlo o jalarlo y ponerlo fuera de peligro si es necesario.

Asegúrate de seguir las recomendaciones de ajuste del chaleco salvavidas que planeas comprar para que sea del tamaño adecuado para tu perro.

También te recomiendo bastante que acostumbres a tu perro a usar su chaleco salvavidas antes de que se dirijan al barco--en especial si tu mascota nunca ha navegado. Incorpora posibles factores de estrés de uno por uno y permítele aclimatarse a cada uno antes de presentarle otro.

3. Haz Algunas Pruebas Primero

Antes de navegar, tu perro necesita tiempo para familiarizarse con el barco y la sensación de estar en el agua en lugar de en la tierra, así que súbelo a bordo mientras el barco esté anclado, para que pueda (con suerte) sentirse cómodo con esta nueva experiencia que va a tener.

Si se resiste a subir al barco, es posible que necesites hacer algunos viajes no más allá del muelle antes de intentar subirlo a bordo. Asegúrate de traer su juguete favorito y algunas golosinas, y de mantener un ambiente alegre y positivo.

Si se encuentra bien al subir al barco pero parece ansioso (ladra o llora, se lame los labios, babea, bosteza, mantiene su cola abajo o entre sus patas traseras, etc.) una vez a bordo, visita varias veces el barco anclado antes de partir, y una vez más, ármate de premios, paciencia y halagos.

No presiones a tu perro a ir más rápido de lo que lo haga sentir cómodo. Mantén cortos los primeros viajes en barco. Úsalos para ayudarlo a acostumbrarse a estar en el agua, así como para evaluar si es propenso a marearse.

4. Lleva Contigo las Provisiones Adecuadas para Perros

Asegúrate de llevar contigo todas las cosas que tu perro necesitará en un viaje en barco, incluyendo:

  • Suficiente agua dulce y un recipiente para el agua
  • Un suministro de premios y/o alimento si estarás en el agua a la hora de la comida
  • Tapetes absorbentes para cachorros si no planeas ir a tierra y parar para ir al baño
  • Algunos juguetes que floten
  • Algo cómodo para que tome una siesta

También es buena idea llevar una copia de los registros de salud de tu perro en caso de emergencia, y sin duda debes asegurarse de que traiga su etiqueta de identificación actualizada.

5. No Asumas que tu Perro es un Nadador Natural

Algunas personas creen erróneamente que todos los perros nacen con la habilidad natural de nadar. Aunque es verdad que la mayoría de los perros hacen un movimiento de pataleo instintivo si terminan en el agua, con frecuencia ese es todo el alcance de sus habilidades de natación. Ese movimiento no siempre es eficaz para todos los perros con el fin de mantenerse a flote, y muchos no tienen idea de cómo llegar hacia el barco o a la orilla.

Como regla general, las razas de tamaño de mediano a grande con pelajes resistentes al agua y membranas entre los dedos son fuertes nadadores. Estos perros han sido criados para el trabajo en el agua e incluyen a la mayoría de los labradores. Los perros que llevan la palabra "agua" en el nombre de sus razas se dan por sentado, como el Perro de Agua Portugués.

Los Terranova, a pesar de su enorme tamaño también son grandes nadadores. Otras razas que están cómodas en el agua incluyen a los Setter Inglés e Irlandés, Poodle estándar y al Schipperke.

Los perros que no están diseñados para la natación incluyen a las razas más "pesadas"—aquellas con pechos grandes y traseros pequeños. Los perros con hocicos cortos, incluidas las razas braquicefálicas y los perros con las piernas muy cortas tampoco son buenos para el agua. Por ejemplo, los Bulldogs, Dachshunds y Bóxers generalmente no son capaces de mantenerse a flote fácilmente durante largos períodos de tiempo.

Las razas braquicefálicas como el Pug, tienden a cansarse con facilidad debido a la estructura anormal de sus órganos respiratorios. Muchos perros pequeños pueden ser muy buenos nadadores, pero debido a que se enfrían muy rápido y tienden a asustarse en el agua, no siempre les va muy bien.

También es importante recordar que hasta el mejor nadador canino puede llegar a cansarse mucho—en especial en aguas profundas. Los perros más viejos y los cachorros se cansan con mayor facilidad que los perros adultos, y debes tener especial cuidado para no dejar que se excedan.

Al ir a navegar con tu perro, no importa que tan bueno sea en el agua, te recomiendo que le pongas su chaleco salvavidas—a excepción del momento en que el barco esté anclado--para nadar—y tú estés cuidándolo.

Los perros pueden caer al agua y pasar desapercibidos, y si vas a velocidad de crucero para cuando te hayas dado cuenta de que tu perro se fue por la borda podría ser demasiado tarde para salvarlo. Un chaleco salvavidas le ayudará a mantenerse en la parte superior del agua y también te ayudará a detectarlo con mayor facilidad.

Si tu perro está nadando en aguas desconocidas, ten cuidado con las corrientes fuertes, declives escarpados y cualquier otro peligro potencial que pudiera jalarlo o arrastrarlo antes de que puedas alcanzarlo.

6. Protege a tu Perro de las Quemaduras por el Sol

No siempre es seguro asumir que sólo porque tu perro tiene pelaje está protegido contra el cáncer de piel. Los perros que no deben excederse incluyen a aquellos que tienen pelo blanco, pelajes cortos o no tienen (sin pelo), perros con narices rosadas o de color claro y a los consagrados amantes del sol (en especial si se acuestan sobre sus espaldas).

Puedes proteger a tu perro de los perjudiciales rayos del sol con un protector solar atóxico y seguro para perros. Te recomiendo un producto que no sólo esté diseñado para ayudar a proteger a tu mascota de los rayos potencialmente dañinos, sino que también sirva para nutrir e hidratar la piel.

Busca un producto que no contenga ingredientes químicos peligrosos, parabenos, fragancias artificiales, nanopartículas ni aceites minerales.

Cuando le pongas protector solar a tu perro, asegúrate de evitar los ojos, pero sin duda cubre el área alrededor de su cara y orejas, al igual que su estómago si le gusta tomar con la panza hacia arriba. Si vas a estar afuera por un período prolongado, vuelve a aplicar protector solar cada dos horas.

7. Protege a Tu Perro del Sobrecalentamiento

Asegúrate de que tu perro tenga acceso a las áreas sombreadas del barco y un suministro constante de agua dulce potable. Si es braquicefálico, tiene sobrepeso, es mayor o tiene una enfermedad crónica, se sobrecalentará a temperaturas más bajas y con mayor velocidad.

También ten en cuenta que su chaleco salvavidas puede contribuir a que suba de temperatura.

Conoce los signos del calor excesivo, los cuales incluyen respiración y ritmo cardíaco acelerados, letargo, vómitos y diarrea. Si tu perro presenta alguno de estos síntomas, muévelo a un área sombreada del barco o a una sección con aire acondicionado. También puedes colocarle una sábana o una toalla encima, mojarla con agua fresca y ponerle un ventilador cerca si tienes uno disponible.

Si no puedes ayudarlo a aliviar sus síntomas o crees que está en problemas, tienes que dirigirte a la orilla de inmediato y llevarlo al área de emergencias del hospital veterinario más cercano. El sobrecalentamiento puede progresar a insolación, la cual puede tener consecuencias fatales muy rápido.

+ Fuentes y Referencias
Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo