Estos Molestos Síntomas Vienen Y Van--¿Cuándo Deberías Preocuparte?

sintomas de IBS en perros

Historia en Breve -

  • El síndrome del intestino irritable en perros (IBS, por sus siglas en inglés) es un diagnóstico de exclusión, el cual se obtiene después de que se descartan todas las demás posibles causas de síntomas digestivos en un perro
  • El síntoma más común de IBS son los episodios repetidos de diarrea y/o estreñimiento; otros síntomas podrían incluir dolor abdominal y vómitos
  • Un tratamiento eficaz para los perros que padecen IBS requiere de la aplicación de un protocolo completo para abordar los problemas alimenticios, así como suplementos apropiados, incluyendo probióticos y fibra
  • Además, es muy importante controlar el estrés para ayudar a que los perros con síndrome del intestino irritable se sientan mejor

Por la Dra. Becker

A menudo, el término síndrome del intestino irritable (IBS), se utiliza de forma indistinta con la enfermedad inflamatoria intestinal (IBD, por sus siglas en inglés); pero, en realidad son padecimientos un poco diferentes. Sin embargo, considero que, si no son atendidos, IBS podría progresar hasta convertirse en una IBD totalmente desarrollada en los perros.

En el caso del IBD, este produce una inflamación intestinal crónica. Sin embargo, por lo general, los perros que padecen IBS tienen lo que denomino una inflamación "consistentemente intermitente", lo que significa que, sin duda, esta aparecerá y desaparecerá.

El síndrome del intestino irritable, también frecuentemente llamado "estómago sensible", en realidad, es menos común en perros, en comparación con otras enfermedades gastrointestinales, aunque es posible que no lo parezca, porque cuando los problemas digestivos de un perro son diagnosticados con precisión o exhaustivamente, a menudo es asumido que se trata de IBS.

Posibles Causas y Síntomas de IBS en los Perros

Existen algunas causas presumibles de un "verdadero" IBS incluyendo:

  • Una anormal motilidad y actividad mioeléctrica del colon
  • Cambios en la regulación neural o neuroquímica de la función del colon
  • Estrés
  • Intolerancia alimenticia
  • Falta de fibra alimenticia

Los síntomas más comunes del síndrome del intestino irritable involucran episodios de diarrea intermitentes, pero consistentes, frecuentes intentos para eliminar pequeñas cantidades de heces, mucosidad y estreñimiento. Además, algunos perros padecen dolor abdominal, náuseas, vómitos y distensión abdominal.

Diagnóstico del Síndrome del Intestino Irritable

El IBS es un diagnóstico de exclusión; es decir, un diagnóstico que se obtiene después de descartar otros padecimientos que manifiestan síntomas similares. La mayoría de los trastornos gastrointestinales (GI) comparten una larga lista de síntomas, así que, se tienen que descartar muchos otros antes de poder diagnosticar la enfermedad como una IBS en perros.

Algunos de los padecimientos que posiblemente necesiten ser descartados son:

  • Gusanos intestinales (por ejemplo, tricocéfalos) o parásitos (por ejemplo, giardia, coccidia)
  • Colitis inflamatoria
  • Una infección bacteriana, fúngica o de algún otro tipo
  • Tumores en el colon
  • Torsión intestinal anormal (inversión cecal)

Puesto que la enfermedad inflamatoria intestinal es una causa muy común de problemas gastrointestinales en perros, y dado que la diarrea es un síntoma tanto de IBS como de IBD, casi siempre compruebo la presencia de IBD en los perros que presentan problemas gastrointestinales.

La falta de una digestión saludable es una causa común de infecciones secundarias. Dado a que más de la mitad de la función inmunológica de la mascota se realiza en su tracto gastrointestinal, los intestinos disfunciones comprometen al sistema inmunológico. Es algo común que los pacientes con IBD tengan una falla secundaria en los órganos.

Además, existe un riesgo significativo de que se produzcan deficiencias alimenticias, debido a que la inflamación gastrointestinal interfiere en gran medida con la capacidad de un perro para procesar y absorber los nutrientes de su alimentación.

Para comprobar la presencia de IBD--como mínimo--es necesario realizar pruebas del funcionamiento gastrointestinal. Estos análisis sanguíneos proporcionan información sobre los niveles de absorción de folato (una vitamina B hidrosoluble) y cobalamina, otra vitamina B que se une a la proteína.

El hecho de que haya un bajo nivel de folato indica una de dos cuestiones--ya sea, que la capacidad de tu perro para absorber los nutrientes esté comprometida, o que padezca una enfermedad del intestino delgado. Si el nivel de folato es demasiado alto, podría indicar otro problema conocido como SIBO—que se refiere a un excesivo crecimiento bacteriano en el intestino delgado.

Si el nivel de cobalamina es bajo, es otro indicador de que su intestino delgado no se encuentra del todo bien. Los niveles de cobalamina son un indicador de digestión. También, se realizaron dos pruebas adicionales de las funciones--TLI y PLI--que evalúan la función pancreática.

Existe otra prueba conocida como prueba de "confirmación" de IBD, que implica una biopsia para buscar cambios en la constitución del tracto gastrointestinal, característico de la enfermedad. Esta no es mi primera opción porque es invasiva, costosa y requiere anestesia, pero es la única opción para diferenciar el linfoma ocasionado por IBD.

Recomendaciones Alimenticias Para Perros Que Padecen IBS

Si tu perro fue diagnosticado con el síndrome del intestino irritable, te recomiendo colaborar con un veterinario integrativo para crear un protocolo integral que aborde los problemas de alimentación y suplementos apropiados, incluyendo proporcionar un probiótico para mascotas de alta calidad, para sanar y repoblar el intestino con bacterias saludables.

Todo el tracto digestivo de tu mascota--cuando está sano--se encuentra recubierto con un buen balance de bacterias que lo protegen contra invasores externos, partículas de alimentos sin digerir, toxinas y parásitos.

Las bacterias intestinales beneficiosas sirven como un antibiótico natural y también contienen propiedades antifúngicas y antivirales. Además promueven una respuesta inmunológica apropiada contra los invasores.

Cuando las bacterias intestinales (el microbioma de tu perro) están descontroladas, básicamente, las paredes intestinales no están protegidas y se encuentran subalimentadas. Un equilibrio saludable de bacterias proporciona una elevada fuente de energía y nutrición para el revestimiento del tracto gastrointestinal. Además, la terapia de restauración del microbioma podría ser una herramienta económica y profundamente eficaz para equilibrar las bacterias internas de tu mascota.

En función de los síntomas que manifieste tu perro, el veterinario podría recomendar una dieta blanda. La dieta blanda que prefiero consiste en un menú sin granos, que incluye carne de pavo molida y cocida y calabaza enlatada (calabaza pura, sin los rellenos que se utilizan para hacer pays) o batata dulce cocida. Al mismo tiempo, asegúrate de evitar proporcionarle premios comprados en el supermercado.

Cuando sea seguro debes dejar de proporcionarle una dieta blanda a tu perro; te recomiendo colaborar con tu veterinario integrativo para crear un régimen de alimentación a base de proteínas novedosas. Eso le proporcionará un descanso a su tracto gastrointestinal y sistema inmunológico.

Los tipos de alimentación que contienen proteínas novedosas son elaboradas con alimentos que tu perro no haya consumido anteriormente. Además, recomiendo que a un perro con IBS se le proporcione un descanso de todas las fuentes de contaminantes alimenticios, incluyendo a los alimentos que fueron procesados a altas temperaturas que producen AGEs, modificados genéticamente, que se les añadió sabor y color, así como vitaminas sintéticas.

Después de 3 meses de llevar un régimen de alimentación a base de proteínas novedosas, deberías hacer la transición gradual a una alimentación a base de alimentos frescos, balanceados, adecuados para su especie, incluyendo premios saludables.

Asimismo, debes analizar con tu veterinario sobre los suplementos que son adecuados, además de un probiótico para mascotas de alta calidad, por ejemplo, las enzimas digestivas. De igual manera, existen numerosas opciones homeopáticas y nutracéuticos que podrían ser muy beneficiosos para ayudar a reducir la inflamación gastrointestinal y síntomas de IBS.

No recomiendo en lo absoluto que a las mascotas con IBS se les proporcionen esteroides como único plan de tratamiento, la cual actualmente es la forma en que son controlados la mayoría de estos casos.

También, debes asegurarte de que tu perro tenga un continuo suministro de agua filtrada, fresca, sin fluoruro ni cloro. Adicionalmente, recomiendo dejar de abastecerte constantemente de sustancias químicas para la limpieza del hogar, así como de rociadores para habitación, plug-ins y desodorantes para tejidos.

Como Agregar Fibra en la Alimentación de Tu Perro

El síndrome del intestino irritable podría causar tanto diarrea como estreñimiento, y proporcionarle fibra suplementaria podría abordar ambos síntomas.

Si tu perro viviera en estado salvaje, sus presas naturales le proporcionarían una amplia cantidad de fibra en forma de piel, plumas y contenido intestinal predigerido. Ya que los animales domésticos no obtienen la fibra de presas animales a través de sus alimentos, podría ser beneficioso añadir fibra en la alimentación de un perro con IBS, para ayudar a que los alimentos no tengan problemas de movimiento en su tracto digestivo--no muy rápido ni muy lento. Las mejores opciones son:

Polvo de cáscara de psyllium: 1/2 cucharadita por cada 10 libras de peso corporal, 1 a 2 veces por día en los alimentos

Verduras de hojas verdes oscuras molidas: 1 cucharadita por cada 10 libras de peso corporal, 1 a 2 veces por día con alimentos

Aceite de coco: ½ cucharadita por cada 10 libras de peso corporal, 1 a 2 veces por día

Calabaza al 100 % enlatada: 1 cucharadita por cada 10 libras de peso corporal, 1 a 2 veces por día en los alimentos

Vinagre de sidra de manzana orgánico: sin filtrar ni procesar: 1/8 cucharadita por cada 10 libras de peso corporal, 1 a 2 veces por día en los alimentos

Jugo de Aloe (no gel tópico): 1/4 cucharadita por cada 10 libras de peso corporal, 1 a 2 veces por día en los alimentos

Fibra de acacia: 1/8 cucharadita por cada 10 libras de peso corporal, 1 a 2 veces por día, como fibra prebiótica

Una vez más, es muy importante que los perros que padecen IBS permanezcan bien hidratados, por lo que debes asegurarte de que tu mascota tenga acceso a agua limpia, fresca y filtrada para beber en todo momento. Coloca unos tazones por toda la casa.

También, podrías considerar colocar una fuente de agua para mascotas, para animar a tu perro a beber más cantidad. De igual manera debes considerar agregar caldo de hueso en sus alimentos.

Cómo Controlar el Estrés en los Perros con Síndrome de Intestino Irritable

Dado que el estrés es un problema que se presenta particularmente en los perros que padecen IBS, una de las mejores maneras de ayudar a una mascota con el síndrome del intestino irritable es tomar medidas para controlar su estrés.

Es importante considerar que los factores de estrés en los perros son muy diferentes a los factores de estrés que se manifiestan en los seres humanos, y las investigaciones demuestran que el estrés podría afectar la salud y longevidad de un perro.

Los 10 factores de estrés más comunes en los perros son:1

1. Novedades: exposición a nuevos objetos, personas, animales, etc.

2. Métodos de entrenamiento con castigo--collares de choque, gritos, golpes, etc.

3. Ruidos fuertes--fuegos artificiales, tormentas eléctricas, etc.

4. Invasión del espacio personal--interrupción al descansar, abrazos, besos, restricción de la libertad por la fuerza, etc.

5. Mudanzas—moverse a un nuevo hogar, embarque, etc.

6. Falta de fuentes de desfogue para las conductas normales de la raza--pastorear, correr, recuperar, etc.

7. Cambios en los miembros del hogar—un nuevo bebé, nueva mascota, la pérdida de una mascota o muerte de una persona, huéspedes en la casa, etc.

8. Separación de los miembros de la familia humana--ansiedad por separación, etc.

9. Cambios en la rutina del hogar--nuevo horario de trabajo, niños que regresan a la escuela, vacaciones, etc.

10. Mala relación (tensión) con otros miembros del hogar, ya sean otras mascotas o seres humanos, etc.

Cuando tu perro se encuentra bajo estrés, su cuerpo libera una cantidad excesiva de noradrenalina, la hormona de lucha o huida, lo que podría alterar su microbioma intestinal e interferir con la motilidad de su tracto gastrointestinal, lo cual obviamente es problemático para una mascota que padece IBS.

Afortunadamente, hay muchas medidas que podrías aplicar para minimizar el estrés en la vida de tu perro.

17 Consejos Para Reducir el Estrés de Tu Perro

1. Reemplaza un entrenamiento a base de castigos por un entrenamiento de comportamiento con refuerzo positivo.

2. Asegúrate de que todos en el hogar comprendan y respeten las necesidades de tu perro para que tenga un sueño ininterrumpido, así como un manejo apropiado y respetuoso.

3. La mayoría de los perros, especialmente las razas atléticas y de trabajo, necesitan hacer una mayor cantidad de ejercicio de la que realizan, por lo que un punto importante para comenzar a reducir el estrés de tu mascota es aumentar su nivel de actividad física diaria.

4. Los perros son criaturas sociales que se sienten solitarias y aburridas cuando son obligadas a permanecer solas durante largos períodos de tiempo. Si no hay nadie en el hogar durante el día que pueda acompañar a los perros, recomiendo contratar a un amigo, vecino o paseador de perros para que al menos lo saque a dar un paseo por la cuadra. Una alternativa es dejarlo en una guardería para perros.

5. Dale a tu perro una prenda de ropa o una manta que tenga tu olor.

6. Proporciónale a tu perro un juguete dispensador de premios, para que se enfoque en él cuando estés ausente. Coloca premios pequeños por toda la casa para que él las descubra, junto con sus juguetes favoritos.

7. Añade en su agua potable una mezcla de esencias florales como Separation Anxiety y ponle un poco de música relajante para perro antes de salir.

8. Invierte en un difusor o collar Adaptil para tu perro. Estos productos liberan una feromona que está diseñada para tener un efecto relajante en los perros.

9. Asegúrate de que tu perro haga mucho ejercicio y tenga mucho tiempo de juego, estimulación mental, así como tiempo, atención y cuidados atentos y cariñosos (TLC, por sus siglas en inglés). Cuanto más completa se encuentre su vida cuando te encuentres cerca, más tranquila estará tu mascota cuando no estés presente.

10. Reproduce música calmada y relajante antes de que ocurra un posible factor de estrés. Esto podría relajar a tu perro y proporcionar la ventaja adicional de amortiguar los ruidos angustiosos.

11. Si tu perro parece responder bien a la presión aplicada sobre su cuerpo, hay envolturas disponibles (por ejemplo, Thundershirt, envolturas para la ansiedad TTouch) que muchos dueños de mascotas y veterinarios encuentran extremadamente útiles.

12. TTouch es una técnica de masaje específico que podría ser útil en las mascotas con ansiedad.

13. Consulta a tu veterinario holístico sobre las opciones homeopáticas, MTC (Medicina Tradicional China), Rescue Remedy, así como otros remedios específicos de flores de Bach, que podrían ser útiles para aliviar el estrés de tu perro.

Entre los productos que utilizo--siempre en combinación con una modificación del comportamiento—se encuentran el acónito homeopático (o cualquier remedio que se adapte mejor a los síntomas de tu mascota), Hyland's Calms Forte, o proteínas relajantes de leche (existen varias marcas).

14. Entre las nutracéuticos y hierbas relajantes que podrían ser beneficiosas se encuentran la albahaca santa, l-teanina, rhodiola, ashwagandha, GABA, 5-HTP y manzanilla. Consulta a tu veterinario holístico sobre todas las opciones que sean adecuadas para tu mascota.

15. Además, el aceite esencial de lavanda ha demostrado disminuir la respuesta al estrés de un perro. Recomiendo colocar unas gotas en su cama o cuello, si es posible, antes de que se presente un factor de estrés, o esparcir un aceite alrededor de tu casa para tener un efecto relajante general.

16. Si has adoptado a un perro que podría haber tenido un mal inicio en su vida, también te recomiendo encarecidamente utilizar un programa que se llama A Sound Beginning, que está diseñado para ayudar a los perros rescatados y padres adoptivos a aprender a comunicarse de manera efectiva y formar un vínculo inquebrantable.

17. Si el estrés de tu perro parece empeorar, en vez de mejorar, considera aplicar un enfoque individualizado para controlar su ansiedad, al permitirle elegir lo que le relaja mejor a través de la zoofarmacognosia aplicada (técnicas de autosanación proporcionadas por un profesional capacitado).

Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo