Como darle una pastilla a tu gato (aún y cuando sea quisquilloso)

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Marzo 05, 2018 | 2,980 vistas

Historia en Breve

  • Darle una pastilla a tu mascota puede ser todo un reto – y en el caso de los gatos, es mucho mayor
  • Existen diversos métodos para que un minino trague una pastilla, sin embargo, he encontrado uno en particular que parece funcionar para muchos dueños. El punto es controlar los movimientos del minino mientras colocas la pastilla en la parte posterior de su lengua
  • Muchos gatos entienden rápidamente cómo funciona la rutina y se vuelven expertos en fingir haber tragado la pastilla para luego escupirla tan pronto como puedan moverse. Estas instrucciones para darle una pastilla a tu minino explican cómo saber si realmente la ha tragado o si está intentando engañarte

Por la Dra. Karen Shaw Becker

Si alguna vez has intentado darle a tu minino una pastilla o suplemento en forma de píldora, probablemente te des cuenta rápidamente de que no es tan fácil como parece.

Existen diversos métodos para suministrar pastillas a los gatos. Todo el mundo parece tener técnicas un tanto diferentes, sin embargo, he encontrado que este método es eficaz para muchos dueños, sobre todo si no cuentas con alguien que te pueda ayudar.

(Estas instrucciones son para personas diestras. Si eres zurdo, deberás modificarlas en consecuencia).

8 pasos sencillos para darle a tu gato una pastilla o suplemento en forma de píldora

Lee estas instrucciones y practica los pasos unas cuantas veces en tu mente antes de ponerlas en práctica con tu gato; cuanto más hábil seas con tu gato, el proceso será más sencillo.

Coloca al minino sobre una superficie firme y plana como una mesa. Por naturaleza, tu gato intentará alejarse de la pastilla, por lo que debes apoyar el brazo derecho sobre la mesa y colocarlo en el hueco del codo derecho para evitar el inevitable retroceso.

Si intentas acercarte a tu gato desde el frente, retrocederá y escapará tanto de ti como de la pastilla. Por este motivo, tu cuerpo debe estar detrás del gato, con ambos mirando en la misma dirección.

Sujeta la pastilla con tu mano izquierda.

Coloca el pulgar de tu mano derecha en un lado de la mejilla de tu gato y tu dedo índice en la otra mejilla, a continuación, levanta con cuidado su nariz hacia el techo. Esto hará que su boca se abra un poco.

Ahora utiliza un dedo de tu mano izquierda para abrir su mandíbula un poco más. Esta posición le impide morder porque no puede controlar su mandíbula inferior.

Coloca la pastilla lo más atrás de su boca que puedas, luego suéltala, pero mantén a tu gato metido en el espacio entre tu codo. Si relame sus labios, es una señal de que ha tragado la pastilla.

Recuerda: Es inútil, además de peligroso, tratar de darle a tu gato una pastilla con su cabeza en posición natural. Lo más probable es que te morderá, razón por la cual debes colocar su cabeza en posición vertical.

Muchos gatos son expertos en fingir haber tragado la pastilla cuando no fue así. Tan pronto como pueden moverse, escupirán la pastilla y se irán con desdén.

Así que antes de que tu minino se vaya, busca la pastilla dentro de su hocico. Los gatos se dan cuenta bastante rápido que esperamos a que se relaman y ha habido casos en que muchos astutos felinos hacen dicho movimiento con la pastilla todavía dentro de su boca.

Si aún puedes ver la pastilla dentro de su hocico, vuélvelo abrir como se describe previamente, mete uno de tus dedos y si es posible, coloca la pastilla más atrás de la lengua. Si eso no funciona, deja que tu minino escupa la pastilla y comienza de nuevo.

Si es posible, puedes intentar vaciar una pequeña cantidad de agua en la boca de tu gato para ayudarlo a tragar. Un cuentagotas o un émbolo con agua funciona bien para este fin. Esto ayuda a extraer la pastilla de la lengua y enviarla hacia el estómago.

¡Ayuda! ¡Mi gato no pone de su parte!

Si tu gato simplemente se resiste a tragar la pastilla, sin importar qué tan bien sigas los pasos anteriores, deberás buscar otra forma de administrarle sus medicamentos o suplementos. Lo que buscamos es suministrarle la pastilla con el menor trauma posible para ambos. Si tu gato tiene miedo o se opone, no exacerbes el problema. Intenta algo diferente.

Una sugerencia es encontrar una farmacia de compuestos en tu área, explicar tu problema y ver si pueden crear un sistema de suministro alternativo para lo que sea que debas darle a tu minino. Algunas opciones podrían ser medicamentos en forma líquida o tabletas masticables de sabores que le gusten a los gatos.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • VeterinaryPartner.com