Si tu perro hace este sonido aterrador, esto es lo que tiene

tráquea colapsada en perros

Historia en Breve -

  • El colapso traqueal es una enfermedad crónica y progresiva que afecta la respiración y la calidad de vida de una mascota; esta afección es más común en perros de razas pequeñas
  • La enfermedad se puede adquirir a lo largo del tiempo o al nacer; los perros con esta afección no se deben reproducir para evitar pasarlo a futuras camadas de cachorros
  • El primer signo de colapso traqueal suele ser una tos seca; conforme la enfermedad vaya avanzando, otros síntomas serán la intolerancia al ejercicio y dificultad para respirar
  • Por lo general, los casos más leves de colapso traqueal se pueden tratar con éxito implementando un enfoque de tratamiento integral; no obstante, en los casos más graves donde no se pueden tratar con medicamentos, puede recomendarse una intervención quirúrgica
  • Los perros con esta afección se desenvuelven mejor en un ambiente atóxico, natural y muy limpio, asimismo, se benefician de diversos suplementos para la formación del cartílago

Por la Dra. Karen Shaw Becker

Hoy quiero hablar de un trastorno potencialmente grave que afecta sobre todo a perros de razas pequeñas. Se denomina colapso traqueal, y es una enfermedad crónica y progresiva que afecta la tráquea. Conducto traqueal es el nombre científico de la tráquea, que es el tubo que conecta la nariz, boca y garganta con los pulmones.

Cuando tu perro inhala, el diafragma, el músculo liso que separa el abdomen de la cavidad torácica, se aplana y los músculos que se encuentran entre las costillas se mueven para ingresar el aire en sus pulmones.

Cuando exhala, los músculos se mueven en la dirección opuesta con el fin de expulsar el aire de los pulmones. La tráquea permite que el aire pase dentro y fuera de los pulmones.

Una parte de la tráquea se encuentra en la garganta, y una porción también se extiende hacia el tórax. Es un tanto similar al tubo de una aspiradora. Está hecha de un músculo conectado por pequeños anillos de cartílago que mantienen el tubo abierto. Estos anillos tienen forma de C, con una abertura orientada hacia arriba, hacia la espalda de tu perro.

A lo largo de la abertura superior de los anillos en C se encuentra una banda de tejido llamada ligamento traqueal dorsal, también conocido como membrana traqueal o membrana dorsal.

Los anillos en forma de C que le dan a la tráquea su forma redonda pueden debilitarse con el tiempo, lo que cambia su forma a una similar a la de una U. Asimismo, en algunos perros, los anillos del cartílago se deforman al nacer.

Qué es el colapso traqueal congénito y cuál es la importancia de elegir un cachorro saludable

Cuando la afección es congénita (que se presenta al nacer), suele ser el resultado de una deficiencia hereditaria en ciertos componentes de los anillos del cartílago, como calcio, condroitina, glucoproteínas y glucosaminoglicanos (glucosamina).

Por desgracia, si está considerando la posibilidad de comprar un cachorro de una raza predispuesta a este trastorno, aún no existe una prueba para detectar la afección. Pero sin duda alguna vale la pena ponerse en contacto con las referencias del criador en cuestión para averiguar si algún perro en el linaje de tu posible cachorro sufre este problema.

Por fortuna, cada vez más criadores responsables practican la crianza de conformación reparadora, lo que significa que están implementando medidas para tratar de eliminar características exageradas y ciertas afecciones congénitas de futuras camadas. Muchos criadores de perros pequeños eligen no criar a perros con colapso traqueal en su linaje.

Es muy importante que los perros con la condición no sean criados. Puedes poner tu granito de arena al rechazar comprar cachorros de tiendas de mascotas (casi todas obtienen sus animales de fábricas de cachorros), porque a la mayoría de estos minoristas y operadores de fábricas de cachorros no les importan los problemas de salud que los perros tengan o puedan desarrollar con el tiempo.

Si planeas hacer una inversión para adquirir un cachorro de una raza propensa al colapso traqueal, busca un criador que pueda explicarte lo que está haciendo para evitar engendrar camadas de cachorros con una tendencia congénita a la enfermedad.

Colapso traqueal adquirido

Asimismo, el colapso traqueal puede desarrollarse con el tiempo, y suele ser causado por una enfermedad respiratoria crónica, la enfermedad de Cushing o alguna cardiopatía. Independientemente de si es congénita o adquirida, los anillos debilitados en forma de C hacen que el ligamento ubicado a lo largo de la parte superior de la tráquea se distienda.

En lugar de tener una estructura parecida a una carpa a lo largo de la parte superior de la tráquea, la membrana se vuelve laxa y flexible. La tráquea puede colapsar a lo largo de toda su longitud, o solo en la parte de la garganta. En la mayoría de los casos, el colapso es peor en el área donde la tráquea se conecta al tórax.

Conforme los anillos del cartílago se van haciendo cada vez más planos, la tráquea eventualmente colapsará, lo que hará que el perro intente inhalar a través de lo que en esencia es un popote aplastado.

El jadeo o la respiración rápida empeora el colapso, lo que por desgracia provoca una respiración más rápida conforme va aumentando la ansiedad del perro. La afección también crea inflamación en la tráquea, que con el tiempo causa que los tejidos cambien y pierdan sus características normales, lo que agrava todavía más la enfermedad.

Los síntomas y factores de riesgo del colapso traqueal

El colapso traqueal se ve con mayor frecuencia en las razas toy, sobre todo en los poodles, yorkshire terriers y pomeranias tamaño toy. Por lo general, esta afección se torna problemática cuando un perro alcanza la adultez, sin embargo, puede presentarse a cualquier edad.

Muchos perros con colapso traqueal no muestran síntomas palpables hasta que se presenta un problema secundario. Algunos de los factores que pueden desencadenar el colapso traqueal son:

  • Irritantes respiratorios del ambiente, como el humo del cigarro, polvo u otras toxinas en el aire como aromatizantes en aerosol y eléctricos, además de velas perfumadas.
  • Administración de anestesia que implique la inserción de un tubo endotraqueal
  • Tos de las perreras u otra infección respiratoria
  • Un corazón agrandado
  • Obesidad

Uno de los primeros signos de colapso traqueal puede ser un repentino ataque de tos seca que suena como un graznido de ganso. Por lo general, el sonido similar al graznido progresa a una tos más constante, y se suele presentar cuando se ejerce presión sobre la tráquea del perro. Esto puede suceder cuando un perro es recogido o cuando su collar se jala contra su cuello.

Conforme la enfermedad vaya progresando, el perro puede desarrollar intolerancia al ejercicio, distensiones respiratorias evidentes y náuseas mientras come o bebe. Algunos perros que sufren colapso traqueal se vuelven azules cuando sienten emoción o estrés.

La cardiopatía secundaria se puede presentar cuando un perro se esfuerza constantemente por respirar. Además, algunos perros sufren parálisis laríngea y colapso traqueal. Por lo general, estos canes emiten un silbido al respirar.

Cómo se diagnostica el colapso traqueal

En ocasiones el colapso traqueal se puede ver en una radiografía estándar como un estrechamiento de la cavidad traqueal. La fluoroscopia, que es una radiografía en movimiento, le permitirá a tu veterinario observar la tráquea de tu perro mientras inhala y exhala.

Una endoscopia, en la que una cámara se introduce en su tráquea, les proporcionará una imagen dentro del órgano. Durante este procedimiento, tu veterinario también puede tomar muestras de la tráquea para realizar pruebas de cultivo y sensibilidad u otros análisis. A veces se recomienda un ecocardiograma para evaluar la función cardíaca.

Cualquier enfermedad de las vías respiratorias superiores o inferiores puede confundirse con un colapso traqueal, por ejemplo, un objeto extraño en el tracto respiratorio, parálisis laríngea, paladar blando y alargado, una infección de la tráquea o los pulmones, insuficiencia cardíaca y tumores o pólipos.

Es de suma importancia que tu veterinario descarte todas las demás posibles causas de los síntomas antes de emitir un diagnóstico de colapso traqueal.

Opciones de tratamiento y limpieza del entorno de tu perro

Por lo general el tratamiento médico convencional para abordar los casos leves o moderados de colapso traqueal implica el uso de antitusígenos, antiespasmódicos, broncodilatadores y agentes calmantes con el fin de ayudar a reducir los espasmos de tos y ansiedad relacionada que la mayoría de los perros llegan a sufrir.

Es importante interrumpir el ciclo de la tos, porque esta irrita las vías respiratorias y provoca más tos. Cuanto antes puedas administrarle remedios naturales para la tos, el resultado será mejor.

En lo particular suelo utilizar diversos remedios, como una tintura fría de olmo resbaladizo, raíz de regaliz, gordolobo o tés de corteza de cerezo silvestre y miel orgánica, lo cual puede ayudar a suprimir la tos.

Si un factor secundario desencadena o exacerba esta afección, con frecuencia el hecho de resolver ese problema (por ejemplo, tratar una infección respiratoria o controlar el peso de tu perro) también ayudará a reducir los síntomas del colapso traqueal.

También te recomiendo que evalúes el entorno de tu perro. Debe ser libre de humo y de otros contaminantes ambientales. Deshazte de las camas para perros tratadas con ignífugos (PDBE) y adquiere en una cama para mascotas sin tóxicos hecha con fibras totalmente naturales.

Procura utilizar limpiadores domésticos que sean orgánicos y desecha los aromatizantes eléctricos, además de aerosoles y velas perfumadas. Considera la posibilidad de adquirir un purificador de aire interior.

Cualquier perro con una tráquea colapsada solo debería caminar con un arnés o pechera, y no le debes poner un collar (paliacate, abrigo o suéter de cuello alto ni cualquier cosa alrededor de su cuello), ya que es fundamental reducir toda la presión en su garganta. Los collares tradicionales pueden exacerbar drásticamente el colapso traqueal ya que aplican una presión constante en la tráquea.

Suplementos beneficiosos para perros con una tráquea colapsada

El tratamiento médico y la supresión del desencadenante funcionan para casi el 70 % de los perros con colapso traqueal leve. Los veterinarios integradores (como esta servidora) también recomiendan los componentes constructores del cartílago para ayudar a mantener la integridad del cartílago en la tráquea.

Cuanto antes empieces a administrar estos suplementos que apoyan la tráquea, los resultados serán mejores. Si tu perro tiene una predisposición genética a esta afección, te recomiendo comenzar la suplementación cuando cumpla 6 meses y continúes administrado el soporte del cartílago durante el resto de su vida.

Este enfoque proactivo puede reducir radicalmente la manifestación y progresión de esta enfermedad degenerativa.

Algunos de estos suplementos pueden son:

Glucosamina

Mejillón perna (almeja de labios verdes)

Condroitina

Metilsulfonilmetano (MSM), que es una destacada fuente de azufre orgánico, un componente fundamental del cartílago sano

Membrana de cáscara de huevo

Miristoleato de cetilo (CMO, por sus siglas en inglés)

Muchos perros también se benefician de suplementos orgánicos de oligoelementos o fuentes de alimentos enteros de sílice, manganeso y magnesio, así como suplementos de vitamina C. Asimismo, los antiinflamatorios naturales, como las enzimas proteolíticas y la cúrcuma también pueden ser beneficiosas para reducir la inflamación traqueal.

Además, el aceite de cannabidiol (CBD) puede ser muy beneficioso para aliviar los síntomas, como la ansiedad.

En algunos perros, los tratamientos quiroprácticos y la acupuntura han ayudado a reducir la intensidad y duración de los episodios de tos, y tanto la homeopatía como la medicina china también pueden ayudar con esta afección.

Cirugía para el colapso traqueal

En mi opinión, se debe evitar la cirugía para esta afección, excepto en situaciones de peligro mortal. La intervención quirúrgica debe reservarse solo para los casos más graves que no responden al tratamiento médico.

Si el colapso se presenta en el cuello o en la entrada torácica, los anillos de plástico se colocarán quirúrgicamente alrededor de la tráquea. Si el colapso es más profundo en el tórax, se colocará una endoprótesis, también conocida como stent – un pequeño resorte que mantiene la tráquea abierta.

La colocación de la endoprótesis logra mejorar los signos clínicos en la mayoría de los perros, pero por desgracia, las complicaciones son comunes en unos cuantos años y pueden requerir la colocación de una segunda endoprótesis.

La reparación quirúrgica de una tráquea colapsada es un procedimiento muy especializado que conlleva una posibilidad significativa de complicaciones. Estos procedimientos solo deben ser realizados por un cirujano veterinario con amplia experiencia y un hospital bien equipado con personal capacitado para ayudar a que tu perro se recupere de manera adecuada.

En lo particular recomiendo evitar la cirugía a menos que ya hayan intentado todas las formas de terapia y tu perro no pueda movilizar el oxígeno, lo que podría convertirse en una situación potencialmente mortal. Por fortuna, estos casos son bastante inusuales.

Colapso traqueal y enfermedad hepática

Curiosamente, un estudio publicado en 2006 sugiere que la enfermedad hepática puede ir de la mano con la tráquea colapsada.1 Los investigadores estudiaron a 26 perros que sufrían colapso traqueal y compararon sus pruebas de función hepática con 42 perros con tráqueas normales. La gran mayoría de los perros con colapso traqueal – 92 % – presentaron resultados anormales en la prueba de función hepática.

Cuando algunos de los perros recibieron endoprótesis traqueales para aliviar los síntomas, mejoraron sus valores hepáticos. Los investigadores concluyeron que la privación de oxígeno por la tráquea colapsada puede afectar la salud del hígado y, por lo tanto, la función hepática debe evaluarse rutinariamente en perros con síndrome de tráquea colapsada u otra enfermedad respiratoria de gravedad. Algo que también recomiendo.

El colapso traqueal puede ser una enfermedad sumamente aterradora y frustrante para los dueños. Los perros cuya condición puede ser tratada exitosamente mediante el uso de medicamentos tienen un pronóstico favorable para tener una calidad de vida normal.

Las previsiones para los perros en un estado más grave o quienes se someten a una endoprótesis son menos optimistas.

Si la tráquea de tu perro ha colapsado, su angustia puede llegar a ser tan grave que su boca y membranas mucosas, que por lo general son de color rosa y tienen un aspecto saludable, pueden volverse azuladas y sufrir un desmayo.

Si tu perro tiene un malestar extremo o pierde el conocimiento, se trata de una verdadera emergencia médica y debes llevarlo cuanto antes con tu veterinario o al hospital veterinario de emergencia más cercano.

En caso de que tu perro esté lidiando con una tráquea colapsada, la mejor opción es disminuir la progresión de la enfermedad con medidas proactivas. Te recomiendo comenzar un protocolo que apoye el cartílago en razas de alto riesgo aproximadamente a los 3 años de edad con el fin de ayudar a prevenir el deterioro del cartílago en este órgano.

Tu segunda mejor opción es abordar el problema desde el primer síntoma, antes de que la enfermedad progrese más.

Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo