Advertencia, aplicarle esto a tu mascota podría causarle convulsiones y temblores

productos peligrosos para eliminar las plagas

Historia en Breve -

  • La FDA emitió una advertencia para los dueños de mascotas y veterinarios sobre los productos antipulgas y garrapatas que contienen isoxazolina
  • Se ha informado que estos productos causan síntomas neurológicos en perros y gatos, incluidos temblores musculares, pérdida de control muscular y convulsiones
  • Otros productos antipulgas y garrapatas que podrían ser tóxicos para las mascotas incluyen aquellos que contienen metaflumizona, amitraz, fipronil y tetraclorvinfos
  • Los productos químicos antipulgas y garrapatas pueden ser extremadamente peligrosos para los gatos
  • Todos los productos químicos contra las pulgas y garrapatas disponibles en el mercado pueden causar efectos adversos en las mascotas; en la medida de lo posible evita estos químicos y opta por alternativas seguras y atóxicas

Por la Dra. Karen Shaw Becker

La Administración Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos emitió una alerta para los dueños de mascotas y veterinarios sobre posibles efectos neurológicos adversos en perros y gatos tratados con productos antipulgas y garrapatas que contienen isoxazolina, un parasiticida (insecticida químico).1

Los efectos secundarios bastante graves que las mascotas han experimentado luego de ser tratados con productos que contienen isoxazolina incluyen temblores musculares, ataxia (pérdida de control muscular) y convulsiones.

Los productos involucrados que han recibido la aprobación de la FDA para "tratar y prevenir las infestaciones de pulgas, y para el tratamiento y control de las infestaciones de garrapatas", son los siguientes:

  • Bravecto
  • Nexgard
  • Simparica
  • Credelio (recientemente aprobado)

En su advertencia, la FDA no proporciona ninguna información específica sobre la cantidad de eventos adversos que se han reportado o si involucran principalmente a los felinos, caninos o mascotas de cierto peso.

La agencia está pidiendo a los fabricantes de estos productos que cambien su etiquetado "...con el fin de proporcionar a los veterinarios y dueños de mascotas la información que necesitan para tomar decisiones de tratamiento para cada una de las mascotas de forma individual".

La FDA también sugiere que "los veterinarios deben usar su capacitación especializada para revisar el historial clínico de sus pacientes y determinar, en conjunto con los dueños de las mascotas, si un producto de la clase de la isoxazolina es apropiado para la mascota".

Supongo que la mayoría de los veterinarios que prescriben productos químicos antipulgas y garrapatas de manera habitual solo considerarían que las mascotas con antecedentes de problemas neurológicos se encuentran en riesgo. Después de todo, no hay forma de predecir un posible problema en animales saludables, sin embargo, la FDA advierte que "... los animales sin ningún antecedente podrían presentar convulsiones".2

Los químicos antipulgas y garrapatas posiblemente más tóxicos

Prácticamente todos los productos químicos contra las pulgas y garrapatas disponibles en el mercado pueden causar efectos adversos en las mascotas. El propósito de estos productos es matar criaturas, lo que hace que todos tengan cierto nivel de toxicidad. Esto también explica su pasado falso.

Metaflumizona y amitraz (Productos descontinuados antipulgas y garrapatas: ProMeris) — Hace muchos años, Pfizer dejó de producir ProMeris, un tratamiento tópico contra las pulgas y garrapatas para perros y gatos.

El producto ProMeris para perros, también llamado ProMeris Duo, contenía dos insecticidas activos: Metaflumizona y amitraz. El ProMeris para gatos solo contenía metaflumizona. La metaflumizona tiene el objetivo de matar las pulgas y el amitraz mata las garrapatas.

El uso veterinario de la metaflumizona puede provocar pérdida de coordinación muscular (el mismo problema antes señalado en los productos que contienen isoxazolina), mutación genética, pérdida de peso, anomalías de la sangre y huesos, toxicidad hepática así como toxicidad en el desarrollo reproductivo.3

El amitraz, segundo ingrediente de este producto, es tóxico para los caballos, potencialmente tóxico para gatos y conejos, y no debe usarse en perros Chihuahua o canes que sufren estrés térmico. Los perros de más edad, cuya salud está deteriorada y las razas muy pequeñas, tienen más probabilidades de experimentar una reacción adversa al amitraz.4

El amitraz tiene varios posibles efectos secundarios, uno de los cuales es, como era de esperarse, la pérdida de coordinación muscular. Además, un estudio publicado en la revista Veterinary Dermatology indicó que los perros tratados con ProMeris Duo corrían el riesgo de adquirir una variante de la afección pénfigo foliáceo (PF).5

Fipronil (Productos antipulgas y garrapatas: Frontline, Sentry, Hartz para gatos y Parastar)6 — El fipronil es un insecticida antipulgas para adultos que se encuentra en algunos productos contra las pulgas y garrapatas (p. Ej., Parastar para perros de Elanco) y ha sido clasificado por la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos como un carcinógeno del grupo C (posible carcinógeno humano) debido a un incremento en los tumores tiroideos en ratas macho y hembra.7

El Fipronil actúa al alterar el sistema nervioso central de los insectos. La revista Biomarkers in Toxicology indica:

“La administración de Fipronil por vía oral puede producir signos de neurotoxicidad, incluyendo convulsiones, temblores, marcha anormal y postura encorvada, en animales de laboratorio. Se pueden producir signos similares después de la exposición por inhalación.

Los perros y gatos intoxicados suelen manifestar síntomas de temblores, convulsiones, epilepsia y muerte. La toxicidad del Fipronil por exposición dérmica es más pronunciada en conejos que en ratas y ratones. Los seres humanos expuestos al Fipronil por consumo pueden mostrar síntomas de dolor de cabeza, convulsiones tonicoclónicas, epilepsia, parestesia, neumonía y muerte".8

Parece claro que los efectos secundarios de los insecticidas en los animales (incluidos los humanos) invariablemente implican síntomas neurológicos.

Tetraclorvinfos (Productos antipulgas y garrapatas: Hartz, Zodiac y Biospot)9 — Los estudios sobre este pesticida han producido evidencia contundente de carcinogenicidad en animales. Esta toxina está prohibida en la Unión Europea, pero en los Estados Unidos todavía se emplea para el ganado y animales de compañía, incluso en collares de antipulgas para mascotas.

Hace tres años, la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés), que forma parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS), informó que los plaguicidas organofosforados son cancerígenos.10

En mayo del 2016 se publicó un resumen del estudio de la IARC en la revista The Lancet Oncology.11 Los 17 expertos de 11 países que prepararon el informe calificaron al tetraclorvinfos como "posiblemente carcinógeno para los humanos", y hay evidencia suficiente de que los cuatro productos químicos restantes son carcinogénicos para los animales.12

Los repelentes tópicos presentan un riesgo significativo para gatos y perros pequeños

A pesar de la propaganda constante de los fabricantes de medicamentos veterinarios, médicos veterinarios convencionales y, cada vez más anuncios impresos y de difusión que promueven los preventivos contra las pulgas y garrapatas, estos productos químicos no son tan inocuos como sus defensores nos quieren hacer creer.

Esto resulta especialmente cierto para los felinos, y de hecho, hace algunos años en la región de Pittsburg, PA, cuatro gatos murieron en un período de cuatro semanas luego de ser tratados con repelentes tópicos para perros.13

En un caso trágico, los propietarios observaron pulgas en sus dos gatos, por lo que aplicaron "una sola gota" de un tratamiento tópico antipulgas en cada gatito. En cuestión de horas, ambos gatos estaban muy enfermos y uno presentaba convulsiones. Los dueños llevaron a los dos gatitos a una clínica veterinaria de inmediato, pero ninguno sobrevivió.

Los dueños de los gatos sabían que el tratamiento contra las pulgas era para perros, pero pensaron que una pequeña cantidad sería segura para sus gatitos.

Hace algún tiempo, en el año 2008, la Agencia de Protección Ambiental emitió una recomendación sobre aproximadamente 70 productos para el control de pulgas y garrapatas debido a un sorprendente aumento (del 50 %) en los reportes de eventos adversos.14 Las reacciones incluían irritación y quemaduras cutáneas, convulsiones y muerte.

La primera vez que escribí sobre esta recomendación, en el año 2010, se habían reportado más de 44 000 casos de reacciones adversas, incluidas 600 muertes. En marzo del 2010, la EPA publicó los resultados de un estudio de un año de duración sobre los productos spot-on. Sus hallazgos incluyen lo siguiente:

  • La mayoría de las reacciones adversas se observaron en perros que pesaban entre 10 y 20 libras
  • Se informaron reacciones en perros de razas mixtas con mayor frecuencia, sin embargo, las razas chihuahua, shih tzu, poodle miniatura, pomerania, dachshund, maltés, yorkshire terrier y bichon frise parecen estar especialmente en riesgo
  • Los productos que contienen cifenotrina y permetrina fueron especialmente problemáticos para los perros de razas pequeñas
  • La mayoría de los incidentes se presentaron en perros menores de tres años, quizás en su primera exposición a un producto de este tipo
  • Los rangos de dosificación se consideraron demasiado amplios en algunos casos y se identificó que en muchos casos el etiquetado de los productos necesitaba ser actualizado

Con base en sus hallazgos, la EPA determinó que es necesario que las etiquetas de los productos tópicos proporcionen advertencias más claras contra el uso felino de tratamientos destinados a los perros. La agencia también recomendó que los fabricantes reduzcan las dosis recomendadas para algunas mascotas con el fin de evitar la medicación excesiva.

Con base en un folleto veterinario para clientes, titulado: "Don’t use your dog’s flea and tick medicine on your cat!" (No use el medicamento antipulgas y garrapatas de su perro en un gato), el cual leí hace poco, los problemas con los repelentes tópicos continúan vigentes.15 El documento advierte:

“Muchos medicamentos recetados y de venta libre contra las pulgas y garrapatas que cuentan con la etiqueta de que están destinados para perros (por lo general son los que se aplican por vía tópica en lugar de la vía oral) contienen un compuesto sintético llamado permetrina, que es seguro para los perros pero tóxico para los gatos.

Si un producto que contiene permetrina se le administra por error a un gato o es consumido por el mismo, podría causarle convulsiones, coma e incluso la muerte".

El folleto explica que los productos contra las pulgas y garrapatas que contienen permetrina tienen la advertencia de nunca ser empleados en gatos, "...pero estas advertencias a veces son pequeñas y difíciles de leer". También sugiere almacenar los productos antipulgas y garrapatas para perros y gatos por separado, ya que... “tienen empaques similares y letras pequeñas", lo que facilita "...usar el producto equivocado por error".

Este documento también recomienda mantener a los perros que acaban de recibir un preventivo contra pulgas y garrapatas lejos de los gatos, "...ya que incluso el contacto cercano con la permetrina podría perjudicar a los gatos".

Cómo evitar por completo las sustancias químicas antipulgas y garrapatas

Existen alternativas seguras y atóxicas para controlar las pulgas y garrapatas en las mascotas, que no tienen efectos secundarios, a diferencia de prácticamente todas las formas de pesticidas químicos.

Es importante percatarse de que no porque un producto químico de aplicación tópica se puede aplicar externamente significa que tu mascota no va a absorberlo. Cualquier sustancia que se aplique sobre el pelaje y piel de una mascota puede ser absorbida por su cuerpo.

Los pesticidas naturales funcionan mejor para prevenir la presencia de infestaciones, en lugar de tratar las plagas después de que se desarrollen. Puede ser difícil tratar una casa infestada de manera natural y efectiva, por ello la clave es evitar que los problemas de parásitos sucedan en primer lugar.

Algunas de las alternativas que recomiendo son:

Aplicar un producto para prevenir las plagas que sea seguro y natural (consulte las siguientes recetas para perros y gatos aquí)

Aceite de cedro (específicamente fabricado para fomentar la salud de las mascotas)

Tierra de diatomeas natural, de grado alimenticio, para aplicación tópica

Ajo fresco (colabora con tu veterinario integral u holístico para determinar una cantidad segura en función del peso corporal de tu mascota)

Bríndale una alimentación nutricionalmente balanceada y apropiada para su especie (cuanto más saludable se encuentre tu perro o gato, menos atractivo será para los parásitos, además llevar una alimentación biológicamente apropiada podría mantener fuerte su sistema inmunológico)

Baña o cepilla a tu mascota de forma regular y realizarle inspecciones frecuentes en todo el cuerpo para comprobar la presencia de parásitos (si pasas mucho tiempo al aire libre, es importante que, todas las noches durante la temporada de garrapatas, te revises al igual que a tu mascota para comprobar la presencia de estos bichos)

Usa un peine antipulgas y garrapatas para exfoliar de forma natural la piel de tu mascota mientras retiras o expones las plagas (nada reemplaza en lo absoluto la inspección física para buscar garrapatas)

Asegúrate de que tus espacios tanto internos como externos sean poco atractivos para las plagas

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario