Asegúrate de que tu veterinario realice estos análisis, en especial si tu mascota tiene más de 7 años de edad

hipertiroidismo en gatos adultos

Historia en Breve -

  • En los Estados Unidos, se han incrementado significativamente los casos de gatos con hipertiroidismo; esta enfermedad es especialmente común en gatitos mayores de 10 años de edad
  • Los síntomas del hipertiroidismo felino incluyen mayor apetito, hipertensión, vómitos frecuentes e hiperactividad
  • Las posibles causas de la enfermedad en los gatitos incluyen la exposición a sustancias químicas retardantes de llama que se encuentran en el polvo de la casa, así como en los alimentos para gatos con sabor a pescado
  • Cuando hay sospecha de hipertiroidismo, es muy importante que los veterinarios realicen un conjunto completo de análisis sanguíneos de la tiroides en los gatos
  • La detección temprana de esta enfermedad es fundamental para aprovechar los protocolos de equilibrio natural de la tiroides en vez de cirugía, medicamentos u otro método que pueda ocasionar efectos secundarios

Por la Dra. Karen Shaw Becker

Si tienes un gato, es posible que sepas que el hipertiroidismo felino se ha convertido en una epidemia en los Estados Unidos; y es el trastorno endocrino más comúnmente diagnosticado en gatos domésticos, en especial en gatos de edad avanzada. De hecho, el 95 % de los gatos con enfermedad hipertiroidea tienen 10 años de edad o más.1

Por lo general, el hipertiroidismo es causado por un tumor benigno (adenoma) en la glándula tiroides, una glándula con forma de mariposa localizada en la base de la garganta, que causa la excesiva producción de la hormona tiroidea. Esta hormona regula el metabolismo, frecuencia cardíaca y función digestiva.

Cuando la glándula produce una cantidad excesiva de la hormona tiroidea, puede generar hipertiroidismo. La producción excesiva de la hormona tiroidea puede causar síntomas graves e incluso mortales en los gatitos.

¿Cuáles son los síntomas que debes monitorear, en especial en gatos mayores de 10 años?

Alrededor de la mitad de los gatitos que desarrollan hipertiroidismo manifiestan mayor apetito, pero finalmente, alrededor del 90 % pierde peso debido a que el metabolismo se acelera, un efecto secundario de los niveles excesivos de la hormona tiroidea. Algunos otros síntomas del hipertiroidismo incluyen:

  • Presión arterial alta
  • Vómitos frecuentes
  • Mayor temperatura del cuerpo, frecuencia respiratoria y cardiaca (debido a la regulación ascendente de los procesos metabólicos)
  • Hiperactividad
  • Problemas oculares en casos sin diagnosticar/tratar

Un signo definitivo de que un gato de edad avanzada podría tener una tiroides hiperactiva es una combinación de mayor apetito, pérdida de peso, así como repentinas e inesperadas ráfagas de energía; por lo que, es importante que hagas una cita con tu veterinario lo antes posible.

Posibles causas del hipertiroidismo felino

La exposición a sustancias químicas retardantes de llama (éteres de difenilo polibromados o PBDE) se ha relacionado con el desarrollo de hipertiroidismo felino. Los PBDE son conocidos disruptores endocrinos y tiroideos.

En un estudio realizado en 2015, los investigadores analizaron la sangre de 60 gatos domésticos para detectar la presencia de sustancias químicas retardantes de llama.

El objetivo del estudio fue evaluar las diferencias en los niveles de sustancias químicas en gatos sanos frente a gatos diagnosticados con hipertiroidismo. De los 60 gatos del estudio, 23 tenían una función tiroidea normal y 37 padecían hipertiroidismo.

Los resultados del estudio demostraron que los gatos con hipertiroidismo, tenían niveles sanguíneos más altos de PBDE con base en el peso de la grasa.

Otro estudio anterior sugirió que las sustancias químicas retardantes de llama en el polvo doméstico estaban relacionadas con la enfermedad de la tiroides en gatos. Los autores del estudio concluyeron que los gatos estaban expuestos principalmente a sustancias químicas retardantes de llamas al consumir el polvo de la casa, lo cual ocurre cuando se acicalan.2

Al parecer los gatos parecen tener una exposición extraordinaria a los PBDEs. En 2012, los investigadores suecos demostraron que los niveles séricos de PBDEs en los gatos de Suecia eran aproximadamente 50 veces más elevados que en la población humana sueca,3 y un estudio realizado en 2007 demostró que los niveles de PBDE en gatos de los Estados Unidos eran entre 20 y 100 veces mayores que los niveles medios en los adultos de Estados Unidos.4

Un estudio más reciente evidencia aún más la conexión entre los compuestos retardantes de llama y el hipertiroidismo felino, lo que sugiere que los alimentos para gatos con sabor a pescado podrían ser los responsables.5

Los científicos evaluaron los alimentos para gatos y muestras sanguíneas de los felinos y descubrieron que el tipo de bifenilos policlorados (PCBs) y subproductos de PBDE encontrados tanto en los alimentos y muestras de sangre se derivaban de organismos marinos.

Además, los investigadores pudieron simular la forma en que los cuerpos de los gatos convertían el tipo de sustancias químicas de los alimentos en el tipo de sustancia química que se observaba en las muestras sanguíneas de los gatos.

Con base en sus resultados, el equipo concluyó que probablemente los niveles altos de subproductos detectados en las muestras sanguíneas de los gatos provenían de alimentos para gatos con sabor a pescado y no de la exposición a PCBs o PBDEs. Sin embargo, es necesario investigar más para determinar el vínculo entre los metabolitos (subproductos) e hipertiroidismo.

Muy importante: Recomendaciones de una experta sobre las pruebas de tiroides en gatos

Según la Dra. Jean Dodds, experta en enfermedades de la tiroides en animales, uno de los problemas en el diagnóstico de mascotas con enfermedad de la tiroides es el uso de rangos de referencia clínicos estándar. Solo se utiliza un rango de referencia para los gatos, sin importar su edad, lo cual no es muy lógico, ya que gracias a los estudios científicos sabemos que la edad puede influir en los niveles de la tiroides.

Usualmente, los veterinarios realizan una serie de análisis sanguíneos cuando hacen los exámenes de bienestar de sus pacientes, uno es la prueba de T4 total (tiroxina). Sin embargo, los resultados de esta prueba de la función tiroidea podrían ser muy engañosos, ya que la T4 total es afectada por enfermedades no relacionadas con la tiroides, una amplia variedad de medicamentos y exceso de yodo en la alimentación.

Algunos veterinarios tratan a sus pacientes basándose solamente en el valor T4, cuando podría o no ser apropiado. La Dra. Dodds considera que para diagnosticar con precisión las enfermedades tiroideas, primero deberíamos determinar un perfil completo de anticuerpos tiroideos. Los veterinarios deben explicar a los clientes con antelación que si bien, la prueba es más costosa que un T4, también podría indicarnos qué debemos o no descartar.

Como parte de un perfil completo de anticuerpos tiroideos, la Dra. Dodds recomienda el T4 total y libre, y el T3 total y libre. Muchos profesionales de la comunidad veterinaria consideran que es inútil medir el T3 total y libre, pero ella está en desacuerdo.

Los valores T3 son necesarios porque en el caso de un animal enfermo que tiene niveles bajos en las cuatro medidas, es mucho más probable que se trate de una enfermedad no relacionada con la tiroides. El T3 total y T3 libre son los marcadores que indican un padecimiento no tiroideo.

Además, en ciertos casos la Dra. Dodds incluye una prueba de TSH (hormona estimulante de la tiroides), en particular en los gatitos de mayor edad que fueron tratados por hipertiroidismo, a menudo con terapia de yodo radioactivo. Estos gatos son propensos a padecer hipotiroidismo (no hay suficiente cantidad de hormona tiroidea circulante) en aproximadamente de 2 a 5 meses, porque su glándula ya no funciona.

La Dra. Dodds considera que la forma de controlar el hipotiroidismo en estos gatos es por medio de la prueba de TSH, porque es muy útil para regular las dosis de las hormonas T4 y T3 agregadas para que los gatitos vuelvan a un estado de equilibrio metabólico, lo cual podría crear un estado prehipertiroideo de nuevo.

La Dra. Dodds y otros endocrinólogos veterinarios con los que ha colaborado han decidido de manera concluyente que la TSH es el factor que debe controlarse en los gatos que se han vuelto iatrogénicamente hipotiroideos (lo que significa que el padecimiento fue inducido involuntariamente por un procedimiento de diagnóstico o tratamiento médico).

Así mismo, la prueba de TSH es importante para los gatos con enfermedad renal crónica (CKD), ya que la CKD puede influir en los niveles de T4, al disminuirlos al límite superior del rango normal. La TSH ha demostrado ser la prueba más predictiva de hipertiroidismo en gatos con enfermedad renal crónica.

De igual manera, la Dra. Dodds señala que suprimir la tiroides en gatos con insuficiencia renal podría empeorar la profusión de tejido renal (riñón), por lo que debemos tener mucho cuidado al tratar a estos gatitos. En realidad, algunos sobrellevan mejor una enfermedad renal cuando padecen un hipertiroidismo leve.

¿Cómo pueden tratarse los gatos con hipertiroidismo?

Si el desarrollo de la enfermedad aún se encuentra en etapas lo suficientemente tempranas, me gusta comenzar con terapias naturales que eviten muchos de los riesgos y efectos secundarios relacionados con enfoques más tradicionales. Es importante detectar la enfermedad a tiempo, que es la razón por la que comienzo a monitorear los niveles tiroideos de los gatos a los 7 años de edad.

Si hay un incremento lento pero constante en los niveles de la tiroides, comienzo a implementar de inmediato los protocolos de equilibrio natural de la tiroides.

Hay muchos remedios naturales que pueden ser beneficiosos para controlar el padecimiento de tu gato, si es detectado de forma temprana. Estos incluyen remedios homeopáticos, acupuntura, remedios a base de hierbas (oriental, occidental y ayurvédica) y nutracéuticos.

Cuando un enfoque natural es inefectivo mi segunda opción es la tiroidectomía, que es la extirpación quirúrgica del tumor benigno de la glándula tiroides del gato. Esta cirugía solo debe realizarla un cirujano experto en tejidos blandos que tenga mucha experiencia con estos procedimientos. Si la tiroidectomía es realizada con éxito, el paciente sanará, lo cual es el resultado positivo final.

Otra opción es la terapia con yodo radioactivo, pero a menudo el costo impide que las personas elijan este tratamiento. Una alternativa es aplicar un tratamiento médico para abordar la enfermedad, que significa utilizar un medicamento llamado metimazol, el cual puede inhibir la producción de la hormona tiroidea, que a su vez podría disminuir la cantidad de la hormona circulante en el gatito.

El metimazol podría ocasionar muchos efectos secundarios, incluyendo trastornos gastrointestinales (GI) que pueden producir vómitos; sin embargo, he tenido cierto éxito en evitar problemas GI al usar una pomada transdérmica compuesta de metimazol y aplicada por dentro de la oreja del gato.

Un paciente podría desarrollar una respuesta alérgica ocasional y casi inmediata al medicamento en forma de intensa picazón facial, que se produce después de que se administra la primera pastilla. Esta reacción significa que el medicamento no puede continuar suministrándose y se necesita otra opción de tratamiento.

Algunos otros efectos secundarios, que por fortuna son inusuales, son una menor cantidad de plaquetas y mayor cantidad de enzimas hepáticas. La desventaja del tratamiento médico es que los gatos deben tomar metimazol por el resto de sus vidas, y los niveles sanguíneos deben ser monitoreados de forma rutinaria.

Y ya que el hipertiroidismo puede ocultar los problemas renales en los gatos, es importante que los veterinarios vigilen no solo los niveles de sus hormonas tiroideas, sino también la función renal de los gatitos que toman metimazol.

Cuando obtengo un diagnóstico de hipertiroidismo felino siempre comienzo por suministrar un apoyo renal holístico a través de suplementos herbales y nutricionales. También, podría ser el momento perfecto para colaborar con un veterinario homeopático.

Recomendaciones para prevenir el hipertiroidismo en tu gato

Proporciónale una alimentación nutricionalmente balanceada, fresca y apropiada para su especie, que respete el consumo natural de yodo de un gato, y nunca lo alimentes con comida para perro

No compres alimentos enlatados que no indiquen que son libres de BPA

Evita proveerle una alimentación a base de pescado o cualquier alimento que contenga productos de soya

Elimina las sustancias químicas retardantes de llama de su entorno

Provéele una cama orgánica para mascotas

Compra un purificador de aire de alta calidad para su espacio

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario