¿Por qué no se le presta atención a tiempo a esta enfermedad mortal hasta que es demasiado tarde?

Análisis escrito por Dra. Karen Shaw Becker
enfermedades cardiacas en felinos

Historia en Breve -

  • Al igual que los perros, los gatos pueden desarrollar enfermedades cardíacas, una de las más comunes es una afección conocida como miocardiopatía hipertrófica (MCH)
  • En la MCH, las paredes y ventrículos del corazón se engrosan y el músculo cardíaco se expande
  • Los síntomas de la MCH varían y con frecuencia dependen de qué tan grave sea la enfermedad. Los gatos con soplos cardíacos, arritmias, o ritmos con cadencia de galope deben ser revisados en busca de esta afección
  • La detección temprana es importante, pero, por desgracia, muchos gatos no son diagnosticados sino hasta que desarrollan una insuficiencia cardíaca congestiva
  • Hay algunas cosas que puedes hacer en casa para ayudarle a tu gato a evitar enfermedades del corazón. Además existe un análisis de sangre disponible para la detección temprana de estas afecciones

Al igual que los perros y los humanos, los gatos también pueden padecer enfermedades del corazón y, de hecho, afectan a alrededor del 15 % de la población general de gatos domésticos.1

Sin embargo, a diferencia de la mayoría de los caninos con problemas cardíacos, los gatos rara vez desarrollan una enfermedad valvular degenerativa. Esta enfermedad cardíaca que se ve con más frecuencia en los felinos, rara vez ocurre en los perros. Se llama cardiomiopatía hipertrófica (MCH) y representa el 80 % de los problemas cardiacos en felinos.2

Los gatos que pertenecen a las razas Maine Coon y Ragdoll están genéticamente predispuestos a padecer MCH, y existe una prueba genética para estas dos razas. Este problema también se ve en los gatos persas y en otras razas orientales, así como en el gato americano de pelo corto, pero puede ocurrirle a cualquier gato. Por lo general, los gatos desarrollan esta afección cuando alcanzan la mediana edad, pero puede ocurrir a cualquier edad.

Existen otros dos tipos de cardiomiopatía (la miocardiopatía restrictiva y la miocardiopatía dilatada) que son mucho menos comunes en los gatos. Sin embargo, la miocardiopatía dilatada (MCD) era bastante común antes de que se descubriera un vínculo entre la deficiencia de taurina y la MCD en 1980. Ahora que la taurina se agrega de manera rutinaria a los alimentos comerciales para gatos, la enfermedad se ve mucho menos en los gatos.

¿Qué es la miocardiopatía hipertrófica?

La palabra "hipertrófica" significa engrosada, por lo que es una enfermedad en la que las paredes y ventrículos cardiacos se hacen muy gruesos o hipertrofiados, lo cual provoca un crecimiento del músculo cardiaco. A diferencia de otros músculos del cuerpo, cuando se trata del músculo del corazón, estar más grande no es mejor.

La gravedad de la enfermedad depende de qué tan gruesa quede la pared muscular. Algunos gatos solo desarrollan engrosamientos menores, otros desarrollan un problema mucho más significativo.

Conforme la MCH va progresando, la estructura auténtica del corazón cambia y la función del corazón se ve afectada. Las paredes musculares engrosadas se vuelven menos flexibles y el ventrículo izquierdo ya no puede relajarse ni estirarse de manera eficiente para llenarse de sangre.

Estos cambios pueden provocar un soplo cardíaco debido a que las válvulas cardíacas no crecen a medida que el músculo cardíaco se agranda. Las válvulas se vuelven ineficientes. Esto también puede causar una acumulación de sangre en la aurícula izquierda del corazón, lo cual obliga al líquido a regresar a los pulmones y a la cavidad torácica, esto, en última instancia, provoca una insuficiencia cardíaca congestiva.

En algunos gatos desafortunados, el engrosamiento del corazón causa una arritmia que puede provocar la muerte súbita. Algunos gatos desarrollan tromboembolismo aórtico felino (FATE, por sus siglas en inglés), también conocido como trombo de silla, el cual es un coágulo de sangre que se forma en la aorta y bloquea el flujo de sangre, casi siempre, hacia las piernas traseras. El FATE provoca una parálisis repentina, la cual representa una tremenda cantidad de dolor para el gato, e incluso la muerte.

Síntomas de la MCH

Los síntomas de la miocardiopatía hipertrófica felina varían y en cierta medida dependen de la gravedad de la enfermedad. Los gatos que la padecen de manera leve no siempre manifiestan los síntomas. No obstante, por lo general, un gato con una gravedad significativa, presenta síntomas evidentes

El desafío para los padres de mascotas es que los gatos son expertos en ocultar sus enfermedades, por lo que hasta que la afección sea grave, es posible que incluso un gato muy enfermo no manifieste síntomas o que tenga síntomas muy leves que no son específicos y que no parecen indicar la presencia de una enfermedad cardíaca. Entre estos síntomas se encuentran la tendencia a esconderse más, comer menos o tener una actitud aletargada en general.

En gatos con síntomas evidentes, puede haber dificultad respiratoria causada por una insuficiencia cardíaca congestiva o parálisis de la pierna debido a un coágulo de sangre como se indicó en la sección anterior.

Los gatos que sufren de insuficiencia cardíaca congestiva tienden a respirar con la boca abierta y, a veces, jadean. Debes estar atento a las dificultades respiratorias durante la actividad física. Algunos gatos con MCH e insuficiencia cardíaca congestiva tienen dificultades para caminar cualquier distancia sin detenerse a descansar.

Opciones de tratamiento

En la actualidad, no hay cura para la MCH y los cambios que ocurren en el músculo cardíaco son permanentes. Sin embargo, si el problema cardíaco se desarrolló como resultado de otro problema subyacente, el tratamiento de la enfermedad primaria puede resultar en una resolución parcial o completa de la MCH.

El tratamiento convencional implica el uso de diuréticos e inhibidores de la ECA para tratar la insuficiencia cardíaca congestiva. Los medicamentos que afirman reducir la probabilidad de formar coágulos en la sangre a veces se usan en pacientes con MCH en riesgo de tromboembolismo.

Estos medicamentos deben monitorearse de cerca para evitar hemorragias y no ofrecen ninguna garantía, por lo que prefiero usar un suplemento natural con nattokinasa para reducir el riesgo de formación de coágulos sanguíneos.

Ningún medicamento ha demostrado ser eficaz para mejorar la función cardíaca en pacientes con MCH. Por desgracia, los gatos con MCH con frecuencia no son tratados sino hasta que desarrollan una insuficiencia cardíaca congestiva.

He tratado con éxito a muchos gatos con este trastorno usando una combinación de dosis altas de ubiquinol y ácidos grasos omega-3, así como ciertos aminoácidos, como la taurina, L-arginina y acetil L-carnitina. También utilizo hierbas para el corazón, incluyendo el espino.

Debido a que la deficiencia de aminoácidos puede potenciar la MCH, recomiendo encarecidamente que todos mis pacientes felinos lleven una alimentación basada en carne de grado humano y eliminar todos los rellenos, como granos y carbohidratos, que no son innecesarios para los gatos.

También creo que hemos subestimado el papel de la vitamina D en la medicina veterinaria y su papel en las enfermedades del corazón. Identificar y tratar la deficiencia de vitamina D es un paso importante para reducir el estrés cardiovascular relacionado con la alimentación. 

Pasos para proteger la salud cardíaca de tu gato

Por desgracia, los estudios demuestran que muchos gatos que parecen estar sanos tienen una afección cardíaca. Los soplos cardíacos, arritmias o cadencias de galope detectados en los exámenes físicos de rutina en gatos sanos sin duda justifican una investigación más a fondo.

También te recomiendo hablar con tu veterinario para realizar un análisis de sangre proBNP en tu gato. Esta prueba puede darte la tranquilidad de que tu gato no tiene signos tempranos de problemas cardíacos, o puede advertirte sobre un problema para que puedas tomar medidas para controlar de manera proactiva la salud cardíaca de tu felino.

Además, mantén a tu mascota delgada y en forma ofreciéndole una alimentación balanceada y adecuada para su especie que cumpla con los requisitos nutricionales de niveles óptimos de proteína, grasa saludable y coenzima Q10.

Creo que los carbohidratos innecesarios que se encuentran en la mayoría de los alimentos procesados para gatos contrarrestan la cantidad de proteínas que los gatos necesitan, haciendo de los carbohidratos un factor nutricional importante que contribuye a las enfermedades cardíacas en felinos.

Además, las altas temperaturas en que se procesan los alimentos desactivan a los delicados ácidos grasos, por lo que aunque la etiqueta diga que contiene la cantidad correcta de ácidos grasos esenciales para mantener una buena salud cardiovascular, éstos fueron desactivados durante el proceso de fabricación.

La cantidad de taurina, carnitina y CoQ10 que se encuentra de manera natural en la carne sin procesar es de vital importancia para la salud cardíaca de tu gato. En la mayoría de los alimentos secos, estos nutrientes vitales no se encuentran en cantidades adecuadas y el procesamiento disminuye aún más su biodisponibilidad. Esta es otra razón por la que recomiendo ofrecerle a los gatos alimentos libres de almidón (sin granos ni papas).

Si le brindas alimentos secos o enlatados, te recomiendo complementar la alimentación de tu mascota con la coenzima Q10 en forma de ubiquinol, así como con fuentes marinas adicionales de ácidos grasos omega-3 (como el aceite de kril), en especial si tienes un gato predispuesto a las enfermedades cardiovasculares.

Al ofrecerle a tu mascota CoQ10 (la forma reducida) de manera adicional, puedes asegurarte de que tiene la cantidad que su cuerpo necesita para mantener un músculo cardíaco saludable.