Anniversary Sale Anniversary Sale

PUBLICIDAD

12 signos visibles de que una mascota puede estar sobrecalentada

Análisis escrito por Dra. Karen Shaw Becker
perro en el calor

Historia en Breve -

  • Nos encontramos en la temporada de verano, que es sinónimo de delicias de un clima caluroso, pero también de posibles riesgos para los miembros caninos de la familia
  • El mayor peligro frente a las altas temperaturas de la temporada de verano es el riesgo del sobrecalentamiento
  • Los síntomas de sobrecalentamiento incluyen jadeos, sed excesiva, temperatura elevada; y los perros que están en mayor riesgo de golpe de calor son las razas braquicefálicas, adultos mayores, cachorros y perros con enfermedades crónicas
  • Si piensas que tu mascota está sobrecalentada o experimenta un golpe de calor, debes tomar acción inmediata para bajar la temperatura de su cuerpo y buscar atención veterinaria
  • También es importante prevenir las quemaduras solares, en especial si se trata de una raza sin pelo, de pelo corto o pelaje blanco

La temporada de verano se encuentra en todo su esplendor y, aunque este período del año es muy agradable, es importante tener precaución con los cachorros cuando se divierten bajo los rayos del sol.

Los perros tienen una temperatura más elevada que los humanos, y menos habilidad para disminuirla. Si bien, nuestros cuerpos están cubiertos por glándulas sudoríparas, en los perros solo se encuentran en la nariz y almohadillas de sus patas.

Los perros regulan la temperatura de sus cuerpos principalmente por medio de jadeos, lo cual no es tan efectivo cuando se enfrentan a las altas temperaturas. En un corto período de tiempo, un perro sobrecalentado puede sufrir daño crítico en su cerebro, corazón, hígado y sistema nervioso.

Señales que debes vigilar

El golpe de calor, que es el resultado final y a menudo fatal del sobrecalentamiento, es causado por el incremento peligroso en la temperatura corporal del animal. Aunque sucede con mayor frecuencia en los perros dejados en automóviles durante los meses de verano, también puede suceder a finales de la primavera y en las primeras semanas del verano, si la mascota se encuentra expuesta a altas temperaturas antes de poder acostumbrarse al calor.

Algunos síntomas del sobrecalentamiento son:

Jadeos profundos y respiración acelerada

Alta temperatura del cuerpo

Sed excesiva

Debilidad, colapso

Ojos vidriosos

Pulso y ritmo cardiaco acelerado

Vómito, diarrea sanguinolenta

Convulsiones

Encías y lengua descolorida u oscura

Babeo excesivo

Mirada perdida, tropezones al caminar

Perdida de la consciencia

Aparte de los vehículos con altas temperaturas, otros factores que contribuyen al sobrecalentamiento en los perros pueden incluir la falta de agua para beber, condiciones húmedas, sobreesfuerzo y obesidad.

Algunas mascotas se encuentran en mayor riesgo de padecimientos relacionados con el calor que otras, en especial las razas braquicefálicas (perros con hocicos aplanados y narices cortas), así como las mascotas de edad más avanzada, cachorros y gatitos, animales que padecen enfermedades o algún padecimiento crónico, los que no están acostumbrados a temperaturas altas y algún perro dejado a la intemperie expuesto a altas temperaturas.

¿Cómo mantener a tu perro feliz y saludable cuando hay altas temperaturas?

Proporciónale una cantidad abundante de agua limpia y fresca para beber en todo momento — Aparte del sobrecalentamiento, tu perro puede deshidratarse muy rápidamente al estar expuesto a altas temperaturas. Una buena directriz general es que un perro saludable debe beber entre media a una onza de agua por libra de peso al día. Si estará al aire libre durante cualquier período de tiempo, debe tener acceso a un espacio bajo sombra total. Anímalo constantemente a jugar con el aspersor de agua o rocíalo ligeramente con agua para disminuir la temperatura de su cuerpo y prevenir el sobrecalentamiento.

Programa el ejercicio y tiempo de juego en el exterior en las horas más frescas del día — En la mayoría de las zonas sería temprano por la mañana o después del atardecer. Trata de permanecer bajo la sombra durante las horas del día, y sin importar la hora del día, no realices ejercicio o sesiones de juego excesivas. Incluso en un día nublado o por la tarde, hacer un esfuerzo físico excesivo durante un largo período del tiempo bajo altas temperaturas puede causarle un golpe de calor a tu perro.

Si la temperatura al aire libre alcanza los 90 °F, mantén a tu perro al interior de un espacio fresco.

Evita el pavimento caliente — El pavimento caliente durante un día con altas temperaturas no solo podría quemar las patas de tu perro; sino que el calor emitido por el concreto o asfalto puede sobrecalentar rápidamente a un animal que se encuentra cerca del suelo. También, debes evitar que permanezca de pie, camine o descanse en superficies calientes al aire libre, como aceras o estacionamientos.

Si debes llevarlo a caminar sobre pavimento durante la hora más caliente del día, elige la ruta más corta y camina a un ritmo veloz. Si no es tan grande o pesado, considera cargarlo hasta llegar a un lugar más fresco. Si las circunstancias anteriores no son posibles, los zapatos para perro pueden prevenir las quemaduras en sus patas.

Nunca dejes al peludo miembro de la familia solo en un automóvil estacionado, ni siquiera por un momento — Durante un día cálido, la temperatura en el interior de un vehículo puede incrementarse rápidamente hasta alcanzar cifras peligrosas. Por ejemplo, bajo una temperatura de 85 °F tomaría tan solo 10 minutos para que la temperatura en el interior del automóvil estacionado alcanzara los 102 °F. En media hora, podría alcanzar los 120 °F. Dejar las ventanas abiertas no disminuirá la temperatura dentro del vehículo, y dejar el carro encendido con el aire acondicionado es peligroso por un sinnúmero de razones.

Dejar a una mascota desatendida en un vehículo expuesto a temperaturas extremadamente altas o bajas es un delito en muchos estados y localidades. La mayoría de los estatutos consideran medidas de rescate que le permiten a ciertos individuos, por ejemplo, a los oficiales de la policía, bomberos, oficiales de control animal y empleados de tiendas hacer lo que sea necesario para rescatar a un animal atrapado en un vehículo expuesto a temperaturas extremas.

Durante la temporada de verano, lo mejor es dejar a tu mascota en el interior de tu hogar, así podrá mantenerse fresca, hidratada y a salvo.

Los "perros de exteriores" podrían necesitar estar en interiores o algún lugar más fresco, cuando la temperatura alcanza los 95 °F. La sombra (y agua caliente) no prevendrá un golpe de calor cuando las temperaturas son extremadamente altas.

Si tu perro se sobrecalienta

Si consideras que tu perro (o cualquier perro) experimenta un golpe de calor, debes tomar acción inmediata. Moviliza al animal a un área fresca, de preferencia con aire acondicionado. Como mínimo debes meterlo o alejarlo de la luz solar y colocarlo en un área bajo sombra.

Si puede levantarse, o al menos está consciente, debes ofrecerle una pequeña cantidad de agua para beber o tomarle la temperatura rectal si es posible. Si su temperatura es de 104 °F o inferior, continúa ofreciéndole pequeños sorbos de agua. Debes evitar proporcionarle una gran cantidad de agua de una sola vez, ya que podría causarle vómito y generar deshidratación. Cuando tu perro parezca más cómodo, comunícate con tu veterinario para recibir instrucciones sobre los pasos siguientes.

Si no puede levantarse por sí solo, no responde o presenta convulsiones, primero debes verificar su frecuencia cardiaca y respiratoria. Al mismo tiempo, alguien debe comunicarse con el hospital veterinario más cercano para informarles que van en camino con un perro.

Debes tratar de disminuir su temperatura de inmediato al mojarlo con agua fresca por medio de una manguera, toallas húmedas o cualquier otra fuente de agua fresca que tengas disponible. Debes enfocarte más en rociar con agua su cabeza, cuello y áreas internas de las patas traseras y delanteras. Si es posible, intenta verter un poco de agua sobre su lengua, pero no permitas que la trague ya que podría entrar en sus pulmones. Nunca viertas agua en la boca de una mascota que no puede tragarla por sí solo.

Si es posible coloca un abanico frente a tu perro, ya que podría enfriar más rápido su cuerpo. Si es posible, toma su temperatura. Después de algunos minutos, vuelve a verificar su temperatura. Si la temperatura es de 104 °F o inferior detén el proceso de enfriamiento para evitar que se formen coágulos sanguíneos o disminuya demasiado la temperatura de su cuerpo. Llévalo a una clínica veterinaria de inmediato, aún si parece haberse recuperado.

Las quemaduras solares en los perros son otras situaciones que deben evitarse durante los meses de verano

No debemos asumir que solo porque un perro tiene pelaje está protegido de padecer cáncer de piel. Los perros que no deben hacer ejercicio excesivamente incluyen a las razas:

  • Sin pelaje (sin pelo)
  • De pelo corto
  • Con pelaje blanco
  • Con narices rosas o de color claro
  • Los perros que pasan mucho tiempo acostados bajo los rayos del sol (en especial si se acuestan sobre su espalda)

Puedes proteger a tu perro de los rayos del sol perjudiciales con un protector solar que no sea tóxico y sea seguro para perros. Mi recomendación es utilizar un producto diseñado no solo para ayudar a proteger a tu mascota de los rayos del sol posiblemente perjudiciales, sino que nutra e hidrate su piel.

Busca un producto que no contenga ingredientes peligrosos, parabenos, fragancias artificiales, nanoparticulas y aceite mineral. Además, no debe ser comedogénico (es decir, que no irrite o tape sus poros) ni debe haberse desarrollado con prácticas crueles o pruebas realizadas en animales.

De igual manera, recomiendo utilizar productos que solo contengan óxido de zinc para protección contra los rayos UVA y UVB. A diferencia de algunos químicos en protectores solares que podrían absorber los rayos ultravioleta, el óxido de zinc puede reflejar o dispersar tanto los rayos UVA y UVB del cuerpo de tu mascota. El óxido de zinc se encuentra naturalmente en la superficie de la Tierra y es un ingrediente seguro para ayudar a prevenir la excesiva exposición a los rayos del sol.

Cuando coloques el protector solar en tu perro, debes estar seguro de evitar sus ojos, pero sí debes cubrir el área alrededor de su cara y orejas, así como su abdomen. Si tu mascota estará al aire libre por un largo período de tiempo, debes volver a aplicarle protector solar aproximadamente cada dos horas.

+ Fuentes y Referencias
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario